Un ca­mino rea­lis­ta pa­ra una eco­no­mía ba­ja en car­bono

Opi­nión de ex­per­tos: Ja­vier So­la­na y Da­vid G. Vic­tor.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Or­ga­ni­za­do por ESADE­geo-Cen­ter for Glo­bal Eco­nomy and Geo­po­li­tics, y con el apo­yo de Obra So­cial “la Cai­xa” y Fun­da­ción Rep­sol, a prin­ci­pios de ma­yo la se­de ma­dri­le­ña de la ci­ta­da es­cue­la de ne­go­cios aco­gió el en­cuen­tro “Energy Tran­si­tions: Mo­ving Be­yond Sce­na­rios”.

Des­de su ori­gen, es­te Cen­tro tra­ba­ja con la mi­sión de pro­por­cio­nar a las or­ga­ni­za­cio­nes las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra or­ga­ni­zar y ela­bo­rar es­tra­te­gias en un mun­do glo­ba­li­za­do. Có­mo fo­men­tar la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma ener­gé­ti­co mun­dial co­mo una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co fue el fo­co de de­ba­te de es­te en­cuen­tro, mo­de­ra­do por Ja­vier So­la­na, pre­si­den­te del ESADE­geo-Cen­ter for Glo­bal Eco­nomy and Geo­po­li­tics. Pa­ra abor­dar es­ta te­má­ti­ca, y gra­cias a ESA­DE, Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce re­co­ge­rá en es­te y en pró­xi­mos nú­me­ros las opi­nio­nes de los po­nen­tes: el pro­fe­sor Da­vid Vic­tor; el CEO de Rep­sol, Jo­su Jon Imaz, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ener­gía, Da­niel Na­via.

Ja­vier So­la­na fue Al­to Re­pre­sen­tan­te pa­ra la Po­lí­ti­ca Ex­te­rior y de Se­gu­ri­dad Co­mún de la Unión Eu­ro­pea, car­go que os­ten­tó du­ran­te una dé­ca­da, has­ta 2009. Con an­te­rio­ri­dad fue Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la OTAN (1995-1999), ade­más de mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, de Edu­ca­ción y Cien­cia, por­ta­voz del Go­bierno y mi­nis­tro de Cul­tu­ra, con el PSOE.

Ja­vier So­la­na: Avan­zar en los có­mos de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca

Du­ran­te la pre­sen­ta­ción del even­to, So­la­na des­ta­có que “el có­mo se avan­za en la im­ple­men­ta­ción de las ac­cio­nes con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo eu­ro­peo o glo­bal, es uno de los ma­yo­res re­tos a los que nos en­fren­ta­mos. El pro­ble­ma con­sis­te en có­mo esas pre­gun­tas bá­si­cas que nos he­mos for­mu­la­do res­pec­to del cam­bio cli­má­ti­co co­mien­zan a trans­for­mar­se en reali­da­des.

Es­te es el en­torno en el que de­be­mos aden­trar­nos, co­men­zar a ver có­mo ha­ce­mos la tran­si­ción des­de la si­tua­ción ac­tual con el mix ener­gé­ti­co exis­ten­te a lo que de­be­re­mos de rea­li­zar en el fu­tu­ro pró­xi­mo, si real­men­te que­re­mos res­pe­tar los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les, trans­for­mán­do­los en una reali­dad. Es­to es al­go im­por­tan­te pa­ra no­so­tros co­mo es­pa­ño­les, pe­ro tam­bién co­mo eu­ro­peos y ciu­da­da­nos glo­ba­les.

Siem­pre he creí­do que cual­quier per­so­na que ten­ga re­la­ción con la ener­gía se­rá al­guien que se sien­te ciu­da­dano glo­bal. Da­vid Vic­tor es uno de los es­ta­dou­ni­den­ses que pro­ba­ble­men­te es­té me­jor po­si­cio­na­do pa­ra ha­blar­nos de la cues­tión ener­gé­ti­ca y de la tran­si­ción ha­cia las ener­gías lim­pias. Co­mo aca­dé­mi­co, ha es­ta­do en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y en la ac­tua­li­dad, en la Uni­ver­si­dad de San Die­go.

En­fren­tar­se al te­ma de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, pa­san­do des­de las teo­rías a una reali­dad que nos per­mi­ta man­te­ner la sos­te­ni­bi­li­dad de los sis­te­mas ener­gé­ti­cos, es uno de los ma­yo­res re­tos del pro­fe­sor”.

Da­vid Vic­tor: Co­nec­tan­do la teo­ría con la reali­dad

Pro­fe­sor de la Es­cue­la de Po­lí­ti­ca y Es­tra­te­gia Glo­bal de la UC San Die­go y di­rec­tor del nue­vo La­bo­ra­to­rio de De­re­cho In­ter­na­cio­nal y Re­gu­la­ción de la Es­cue­la, la ac­ti­vi­dad in­ves­ti­ga­do­ra de Da­vid Vic­tor se cen­tra en las in­dus­trias al­ta­men­te re­gu­la­das y en có­mo la re­gu­la­ción afec­ta al fun­cio­na­mien­to de los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de ener­gía.

Es au­tor de Glo­bal War­ming Grid­lock, don­de ex­pli­ca por qué el mun­do no ha lo­gra­do un gran avan­ce di­plo­má­ti­co en el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co, a la vez que ex­plo­ra nue­vas es­tra­te­gias más efi­ca­ces. La po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca, el rol fu­tu­ro del gas na­tu­ral, la re­for­ma del mer­ca­do de ener­gía eléc­tri­ca o el desa­rro­llo ener­gé­ti­co ru­ral son al­gu­nas de sus áreas de es­pe­cia­li­za­ción. Es­tas fue­ron sus re­fle­xio­nes du­ran­te el En­cuen­tro.

Un mun­do des­co­no­ci­do

“Cuan­do Ja­vier So­la­na me pre­sen­ta co­mo uno de los nor­te­ame­ri­ca­nos que pue­den ha­blar de es­ta te­má­ti­ca, quie­ro sub­ra­yar que no creo que ha­ya na­die ca­paz de ha­blar de es­ta cues­tión con cer­te­za des­de la pers­pec­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos. Es evi­den­te que la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na es­tá un po­co “des­en­ca­ja­da”. De lo que sí pue­do ha­blar es de có­mo veo las tran­si­cio­nes ener­gé­ti­cas en el mun­do real. Exis­te una in­gen­te can­ti­dad de li­te­ra­tu­ra que teo­ri­za so­bre el te­ma, con ideas que sus­cri­ben di­plo­má­ti­cos y que tra­tan de tran­si­cio­nes ha­cia es­ce­na­rios y di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de eco­no­mías de ba­ja car­bo­ni­za­ción. Cuan­do esas vi­sio­nes se co­nec­tan con la reali­dad, el sub­con­jun­to de pu­bli­ca­cio­nes

se re­du­ce tan­to que ca­si lle­ga a ser inexis­ten­te. De­be­mos en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca es­ta res­tric­ción que plan­tea la reali­dad pa­ra las di­fe­ren­tes vi­sio­nes que hay so­bre la eco­no­mía ba­ja en car­bono.

Me pa­re­ce par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te te­ner es­ta con­ver­sa­ción en una es­cue­la de ne­go­cios. Soy pro­fe­sor de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, y mis alum­nos pro­ce­den de es­te ám­bi­to, pe­ro tam­bién de Ocea­no­gra­fía e In­ge­nie­ría. Las con­ver­sa­cio­nes que man­te­ne­mos con los cien­tí­fi­cos preo­cu­pa­dos por el cam­bio cli­má­ti­co, así co­mo con in­ge­nie­ros que apor­tan nue­vas ideas pa­ra la re­duc­ción de emi­sio­nes, es­tán ca­da vez más des­co­nec­ta­das de la reali­dad. Es­tas con­ver­sa­cio­nes rea­li­za­das en es­cue­las de ne­go­cios es­tán me­jor po­si­cio­na­das pa­ra co­nec­tar­se con la reali­dad, por­que en es­tos lu­ga­res no se pien­sa ex­clu­si­va­men­te en la vi­sión, sino en có­mo se co­nec­ta es­ta con el mer­ca­do de ca­pi­ta­les, con las em­pre­sas reales ges­tio­na­das por eje­cu­ti­vos que es­tán so­me­ti­dos a pre­sio­nes co­mo la ren­ta­bi­li­dad de los ac­cio­nis­tas, y si­mi­la­res.

Me gus­ta­ría ha­blar de los ca­mi­nos rea­lis­tas pa­ra lo­grar eco­no­mías ba­jas en car­bono. Pa­ra ello creo que es im­por­tan­te sub­ra­yar el ta­ma­ño del re­to, dán­do­le una es­ca­la. Los úl­ti­mos pro­yec­tos de aná­li­sis glo­bal de CO2 nos mues­tran di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, sien­do el fu­tu­ro de to­dos ellos un ca­len­ta­mien­to glo­bal de en­tre cua­tro y seis gra­dos y con un im­pac­to des­co­no­ci­do, da­do que los mo­de­los que te­ne­mos pa­ra re­fle­jar ese im­pac­to no son na­da efec­ti­vos.

Lo in­tere­san­te de to­da la li­te­ra­tu­ra pu­bli­ca­da es que hay mu­chos es­ce­na­rios, pe­ro to­dos tie­nen en co­mún no in­cre­men­tar la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal por en­ci­ma de los dos gra­dos, ob­je­ti­vo plan­tea­do en la COP21 de Pa­rís. Hoy no es­ta­mos, ni por apro­xi­ma­ción, en ese ca­mino de los dos gra­dos. Si su­má­se­mos to­dos los com­pro­mi­sos na­cio­na­les que se rea­li­za­ron en­ton­ces, po­si­ble­men­te es­ta­ría­mos en un ter­cio del ca­mino en­tre el pun­to en el que es­tá­ba­mos an­tes del Acuer­do de Pa­rís y el pun­to al que te­ne­mos que lle­gar pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de los dos gra­dos. De he­cho, aún no es­ta­mos vien­do la im­ple­men­ta­ción de es­tos com­pro­mi­sos na­cio­na­les. La fo­to ac­tual es tal que mis co­le­gas in­ge­nie­ros y cien­tí­fi­cos desa­rro­llan grá­fi­cos que afir­man que es fac­ti­ble al­can­zar esos ob­je­ti­vos, pe­ro que hay que ser rea­lis­ta con la es­ca­la de es­fuer­zo que se ne­ce­si­ta; y, hoy por hoy, no hay nin­gún ca­mino que nos lle­ve a ellos.

Sa­be­mos que, his­tó­ri­ca­men­te, dar­le la vuel­ta a to­da la in­fra­es­truc­tu­ra de un sis­te­ma ener­gé­ti­co –co­mo fue la tran­si­ción de la bio­ma­sa al car­bón–, cues­ta de 40 a 70 años. Es­to plan­tea im­por­tan­tes res­tric­cio­nes a la ve­lo­ci­dad con la cual pen­sa­mos que se pue­den rea­li­zar gran­des re­duc­cio­nes en las emi­sio­nes. Es­ta es, cu­rio­sa­men­te, una de las ra­zo­nes por las cua­les la ma­yo­ría de los es­tu­dios se ba­san en la elec­tri­fi­ca­ción, pues uti­li­zan­do una red que ya es­tá cons­trui­da, y ex­pan­dién­do­la, po­de­mos ima­gi­nar cam­biar el sis­te­ma ener­gé­ti­co de for­ma mu­cho más rá­pi­da de lo que his­tó­ri­ca­men­te he­mos vis­to.

Siem­pre he creí­do que cual­quier per­so­na que ten­ga re­la­ción con la ener­gía se­rá al­guien que se sien­te ciu­da­dano glo­bal

Las con­ver­sa­cio­nes que man­te­ne­mos con los cien­tí­fi­cos preo­cu­pa­dos por el cam­bio cli­má­ti­co, así co­mo con in­ge­nie­ros que apor­tan nue­vas ideas pa­ra la re­duc­ción de emi­sio­nes, es­tán ca­da vez más des­co­nec­ta­das de la reali­dad

Cuan­do pen­sa­mos so­bre la enor­mi­dad del tra­ba­jo a rea­li­zar, y las li­mi­ta­cio­nes que ya exis­ten, vin­cu­la­das con la di­fi­cul­tad del cam­bio en las in­fra­es­truc­tu­ras, des­co­no­ce­mos qué úni­co ca­mino nos lle­va­ría a un fu­tu­ro de ba­jas emi­sio­nes de CO2. Pro­ba­ble­men­te so­lo co­no­ce­re­mos la res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta cuan­do ha­ya­mos lle­ga­do, pues es­ta­mos en el mun­do de lo des­co­no­ci­do.

Aun­que no­so­tros, los aca­dé­mi­cos, ten­de­mos al ex­ce­so de con­fian­za res­pec­to de lo que de­ci­mos so­bre el fu­tu­ro, de­be­mos me­jo­rar mu­cho al ha­blar de lo que des­co­no­ce­mos.

Cua­tro ele­men­tos ga­ran­ti­za­dos

In­de­pen­dien­te­men­te de cuál sea el ca­mino que se es­co­ja, exis­ten cua­tro ele­men­tos que pro­ba­ble­men­te for­ma­rán par­te de él. Es­tos ele­men­tos nos per­mi­ten ob­ser­var par­te de lo que po­dría lle­gar a pa­sar, y nos pue­den ayu­dar a re­fle­xio­nar so­bre el fu­tu­ro de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les, así co­mo de las in­ver­sio­nes del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do.

1. La elec­tri­fi­ca­ción. En las pro­yec­cio­nes exis­ten­tes pa­ra los di­fe­ren­tes mo­de­los ener­gé­ti­cos –con es­tra­te­gias efi­cien­tes de rea­li­za­ción y cos­te, pa­ra ob­te­ner gran­des re­duc­cio­nes en emi­sio­nes y que nos den una opor­tu­ni­dad ra­zo­na­ble de pa­rar el ca­len­ta­mien­to glo­bal–, las ne­ce­si­da­des de in­ver­sión pa­ra las dos pró­xi­mas dé­ca­das re­pre­sen­tan un in­cre­men­to anual de cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en lo que es la elec­tri­ci­dad, y otro gran in­cre­men­to de in­ver­sión en re­no­va­bles. Tam­bién es­tán pre­sen­tes en es­tos mo­de­los la ener­gía nu­clear (con to­do el de­ba­te que hay en torno a ella), las cen­tra­les ener­gé­ti­cas con cap­tu­ra y al­ma­ce­na­mien­to de car­bono, y una re­duc­ción de las tec­no­lo­gías ac­tua­les que no dis­mi­nu­yen sus emi­sio­nes, in­clui­da la ex­trac­ción de ener­gías fó­si­les, que se re­du­ci­rá de for­ma ma­si­va. To­do es­to vie­ne ro­dea­do de una gran me­jo­ra en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca.

Es­tos mo­de­los son muy sus­cep­ti­bles a las op­cio­nes que en ellos in­clui­mos, pe­ro hay un re­sul­ta­do que se des­pren­de cla­ra­men­te de es­tos tra­ba­jos: un mun­do des­car­bo­ni­za­do ca­si se­gu­ro que se­rá un mun­do elec­tri­fi­ca­do. De he­cho, creo que la pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos hoy es si se­rá un mun­do mu­cho más elec­tri­fi­ca­do, o com­ple­ta­men­te elec­tri­fi­ca­do. Ese es el de­ba­te que es­ta­mos te­nien­do en la ac­tua­li­dad en Ca­li­for­nia, mi Es­ta­do. El nue­vo edi­fi­cio de ge­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley fun­cio­na al 100% con elec­tri­ci­dad y su con­su­mo ne­to de ener­gía es ce­ro. Sa­be­mos có­mo cons­truir sis­te­mas ab­so­lu­ta­men­te eléc­tri­cos, y por ello sa­be­mos que son te­rri­ble­men­te ca­ros. 10 ve­ces más ca­ros cuan­do in­ten­ta­mos eli­mi­nar de la ecua­ción al gas na­tu­ral pa­ra ca­le­fac­ción. Pa­ra mí, es­te es el gran de­ba­te al­re­de­dor de la elec­tri­ci­dad. ¿Ve­re­mos una elec­tri­fi­ca­ción mo­des­ta o com­ple­ta? Aun­que no sa­be­mos to­da­vía las res­pues­tas, nues­tro fu­tu­ro ener­gé­ti­co gi­ra­rá al­re­de­dor de es­to.

2. El pa­pel de las re­no­va­bles. El pro­gre­so en re­no­va­bles ha si­do ex­tra­or­di­na­rio, me­jor in­clu­so del que ha­bían pre­di­cho los ex­per­tos, que han fa­lla­do es­tre­pi­to­sa­men­te en sus pro­nós­ti­cos. Los es­tu­dios de 2007 de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía ha­cían unas pre­dic­cio­nes so­bre el des­plie­gue de ener­gía so­lar pa­ra Chi­na en el 2020 que hoy ya han si­do su­pe­ra­das en 50 ve­ces. Ca­da año, las pre­dic­cio­nes se vuel­ven más agre­si­vas. La tec­no­lo­gía ha me­jo­ra­do el pre­cio de tal ma­ne­ra que el cos­te me­dio de la ener­gía pro­ve­nien­te del car­bón, en Chi­na, es aho­ra la mi­tad del cos­te de la so­lar, que con­ti­núa me­jo­ran­do. Es­ta es una his­to­ria que apor­ta op­ti­mis­mo y nos di­ce que las re­no­va­bles van a con­ti­nuar cre­cien­do en el fu­tu­ro. Aho­ra bien, me preo­cu­pa mu­cho que se ex­tra­po­len es­tas ci­fras y ha­ya quien plan­tee un fu­tu­ro en el que se cuen­te so­lo con sis­te­mas de ener­gías re­no­va­bles, que es un es­ce­na­rio com­ple­ta­men­te irreal.

Si ve­mos es­ta si­tua­ción con pers­pec­ti­va, aun­que las es­ca­las de des­plie­gue de las re­no­va­bles si­guen me­jo­ran­do, el out­put ener­gé­ti­co anual que ob­ser­va­mos es muy di­fe­ren­te. So­lo Aus­tra­lia y Di­na­mar­ca, en to­do el mun­do, se apro­xi­man a un 50% de con­su­mo de ener­gía re­no­va­ble del to­tal de sus ne­ce­si­da­des. Di­na­mar­ca lo ha­ce por su am­plia in­ter­co­ne­xión con re­des ve­ci­nas, y Aus­tra­lia del Sur de­bi­do a sus po­bres in­ter­co­ne­xio­nes y pro­ble­mas de fia­bi­li­dad. To­dos he­mos vis­to gran­des ins­ta­la­cio­nes de ener­gía so­lar y eó­li­ca, pe­ro son va­ria­bles e in­ter­mi­ten­tes. Po­de­mos pen­sar que se­rán in­te­gra­das en las re­des y que se con­se­gui­rá gran fle­xi­bi­li­dad apro­ve­chan­do mu­cha ener­gía hi­dráu­li­ca. Des­de mi pun­to de vis­ta, el de­ba­te so­bre el te­ma de las re­no­va­bles de­be de­jar de ha­blar de cos­tes equi­li­bra­dos de elec­tri­ci­dad y de la me­jo­ra en los pa­ne­les so­la­res y mo­li­nos de vien­to, y fo­ca­li­zar­se en un re­to tan co­no­ci­do en Es­pa­ña y Ale­ma­nia, co­mo es la in­te­gra­ción.

Es in­dis­cu­ti­ble que con po­lí­ti­cas agre­si­vas se pue­den ima­gi­nar fu­tu­ros don­de exis­te mu­cha ener­gía eó­li­ca y so­lar en el sis­te­ma ener­gé­ti­co. Las pro­yec­cio­nes de Bloom­berg

Sa­be­mos que, his­tó­ri­ca­men­te, se tar­da de 40 a 70 años en dar­le la vuel­ta a to­da la in­fra­es­truc­tu­ra de un sis­te­ma ener­gé­ti­co

El de­ba­te so­bre el te­ma de las re­no­va­bles de­be pa­sar a fo­ca­li­zar­se en un re­to tan co­no­ci­do en Es­pa­ña y Ale­ma­nia co­mo es la in­te­gra­ción

que, co­mo to­das las del sec­tor, se han equi­vo­ca­do con­sis­ten­te­men­te, nos dan al­gu­nas ideas acer­ca de lo que se pien­sa pa­ra Chi­na. Allí, ca­si to­das las nue­vas in­ver­sio­nes en ge­ne­ra­ción se­rán esen­cial­men­te re­no­va­bles, ha­brá al­go de ener­gía nu­clear y gas na­tu­ral; y las emi­sio­nes de car­bono se re­du­ci­rán po­co a po­co, al ser sus­ti­tui­das las plan­tas po­co efi­cien­tes por otras más efi­cien­tes. El cre­ci­mien­to pro­ven­drá ma­yo­ri­ta­ria­men­te de las re­no­va­bles.

Es­to ya es­tá su­ce­dien­do en Chi­na, y se es­pe­ra que ha­yan al­can­za­do el má­xi­mo de con­su­mo de car­bón en es­ta épo­ca, pro­du­cién­do­se ba­ja­das en el fu­tu­ro. For­mo par­te del equi­po com­pues­to por ana­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos lí­de­res en la ma­te­ria, que es­tá ana­li­zan­do los es­ce­na­rios en los que las re­no­va­bles for­man el 100% de la ge­ne­ra­ción. Cuan­do se con­tem­pla un es­ce­na­rio ex­clu­si­va­men­te ba­sa­do en ener­gía so­lar y eó­li­ca, es­te no su­pera la prue­ba de la reali­dad de la cual ha­bla­ba Ja­vier So­la­na. No se con­tem­pla se­ria­men­te la ne­ce­si­dad de in­te­grar al­tos ni­ve­les de se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro con la in­ter­mi­ten­cia de di­chas ener­gías.

Cuan­do ana­li­za­mos esas pro­yec­cio­nes de vien­to y sol, hay que bus­car dón­de es­tá el tru­co de ma­gia, igual que cuan­do va­mos a ver un ma­go y al fi­nal ter­mi­na sa­can­do un co­ne­jo de la chis­te­ra. Al­gu­nas ve­ces ese tru­co es asu­mir que las per­so­nas pue­den ajus­tar sus con­duc­tas de for­ma rá­pi­da a su­mi­nis­tros va­ria­bles. Otras se ba­san en la in­te­gra­ción de las re­des con al­tos ni­ve­les de ge­ne­ra­ción re­no­va­ble con re­des de paí­ses ve­ci­nos, que es al­go que es­tán apren­dien­do a ha­cer los ve­ci­nos de Ale­ma­nia, y los sui­zos muy par­ti­cu­lar­men­te. El otro tru­co real­men­te má­gi­co, y que mu­chos ana­lis­tas uti­li­zan, es asu­mir que la ge­ne­ra­ción hi­dráu­li­ca se pue­de in­cre­men­tar, pe­ro la reali­dad

Uti­li­zan­do y ex­pan­dien­do una red que ya es­tá cons­trui­da, co­mo la eléc­tri­ca, po­de­mos ima­gi­nar cam­biar el sis­te­ma ener­gé­ti­co de for­ma mu­cho más rá­pi­da de lo que he­mos vis­to

El mo­de­lo de ne­go­cio pa­ra la ma­yo­ría de las mi­cro-re­des eléc­tri­cas se ba­sa en es­tar an­cla­das en gas

es que ca­da vez es más di­fí­cil cons­truir pre­sas. Ade­más, cuan­to más va­ria­ble sea el uso que se les da a los re­cur­sos hi­dráu­li­cos, más ele­va­do es el im­pac­to eco­ló­gi­co. Al fi­nal, el test de reali­dad de So­la­na po­ne al des­cu­bier­to las de­fi­cien­cias pre­dic­ti­vas exis­ten­tes.

3. El fu­tu­ro del gas na­tu­ral. Los úl­ti­mos es­tu­dios de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía so­bre el con­su­mo de gas na­tu­ral pa­ra el año 2040 pre­vén que el con­su­mo se­gui­rá cre­cien­do, y así lo ve tam­bién la ma­yor par­te de la in­dus­tria. In­clu­so, si las emi­sio­nes de re­du­cen de for­ma drás­ti­ca, el con­su­mo de gas se man­ten­dría plano, pe­ro no ba­ja­ría. Si bien en la ma­yo­ría de las dis­cu­sio­nes en­tre aca­dé­mi­cos se tra­tan las ener­gías re­no­va­bles, la cues­tión más im­por­tan­te se cen­tra en el fu­tu­ro del gas. Mu­cho me preo­cu­pa que la in­dus­tria no va­lo­re lo que nos ju­ga­mos. Glo­bal­men­te, son mu­chas las em­pre­sas que pien­san que el gas es bueno pa­ra el me­dioam­bien­te, y por lo tan­to es­ta­rá pre­sen­te en gran­des vo­lú­me­nes. Es­to pue­de ser cier­to en al­gu­nas con­di­cio­nes don­de ha­ya cap­tu­ra del CO2, pe­ro no es cier­to en con­di­cio­nes de al­ta des­car­bo­ni­za­ción.

Las úl­ti­mas es­ti­ma­cio­nes de emi­sio­nes de gas mues­tran có­mo es­tas van cre­cien­do, mien­tras que las de car­bón y pe­tró­leo se re­du­cen. Sin em­bar­go, el im­pac­to glo­bal del gas co­mo pro­vee­dor de ener­gía útil es me­jor que el del res­to de las ener­gías fó­si­les, pues evi­den­te­men­te el gas es más lim­pio que el pe­tró­leo o el car­bón co­mo fuen­te de ener­gía.

La pre­gun­ta real­men­te com­ple­ja es có­mo ir más allá del gas na­tu­ral ha­cia un fu­tu­ro de ba­jas emi­sio­nes. Una idea de ello nos la pue­den dar las mi­cro-re­des des­cen­tra­li­za­das fren­te a las re­des cen­tra­li­za­das. El mo­de­lo de ne­go­cio pa­ra la ma­yo­ría de las mi­cro-re­des eléc­tri­cas se ba­sa en es­tar an­cla­das en gas. El gas es lim­pio cuan­do se con­su­me lo­cal­men­te, com­pa­ra­do con otras fuen­tes de ener­gía, y tie­ne la ven­ta­ja de que el ca­lor pro­du­ci­do du­ran­te la com­bus­tión lo­cal pue­de ser uti­li­za­do pa­ra ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción. La efi­cien­cia de es­tos sis­te­mas es ex­tra­or­di­na­ria. Lo que se es­tá ob­ser­van­do en to­dos los mo­de­los es que, al ir mo­vién­do­se ha­cia un mo­de­lo con gas con apli­ca­cio­nes de al­ta efi­cien­cia, las emi­sio­nes se ve­rán al­go re­du­ci­das gra­cias a su efi­cien­cia y al in­trín­se­co me­nor va­lor de car­bono del gas.

Si uti­li­za­mos gas na­tu­ral co­mo una ener­gía lo­cal muy efi­cien­te, re­sul­ta muy di­fí­cil pa­sar a sis­te­mas ab­so­lu­ta­men­te re­no­va­bles, pues es­tos no pue­den pro­veer de los mis­mos ser­vi­cios de ener­gía. Po­de­mos ima­gi­nar for­mas pa­ra cam­biar ese fu­tu­ro, co­mo pue­de ser in­cluir hi­dró­geno en el sis­te­ma de gas na­tu­ral; po­de­mos fo­men­tar los de­no­mi­na­dos ga­ses na­tu­ra­les re­no­va­bles, pe­ro cuan­do se ana­li­za la eco­no­mía de ese sis­te­ma y se va­lo­ra su es­ca­la­bi­li­dad, no es via­ble. Es­te es un as­pec­to real­men­te crí­ti­co, pe­ro pa­ra el que aún no te­ne­mos nin­gu­na so­lu­ción.

Si uti­li­za­mos gas na­tu­ral co­mo una ener­gía lo­cal muy efi­cien­te, re­sul­ta di­fí­cil pa­sar a sis­te­mas ab­so­lu­ta­men­te re­no­va­bles, pues es­tos no pue­den pro­veer de los mis­mos ser­vi­cios de ener­gía

4. El li­de­raz­go. En Eu­ro­pa, Ca­li­for­nia y Ja­pón se pres­ta mu­cha aten­ción a es­tos te­mas, co­sa que no ocu­rre en el res­to del mun­do. Te­ne­mos que ser cons­cien­tes del im­pac­to de nues­tro li­de­raz­go en el pa­no­ra­ma glo­bal de emi­sio­nes, que es el que real­men­te im­por­ta.

Po­de­mos pen­sar en el mun­do, des­de la pers­pec­ti­va de las emi­sio­nes, co­mo si es­tu­vie­ra di­vi­di­do en cua­tro gru­pos:

- El pri­me­ro es­tá for­ma­do por paí­ses que son plau­si­ble­men­te ver­des, que quie­ren gas­tar di­ne­ro, in­clu­so mu­cho, en pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les glo­ba­les.

- Un se­gun­do gru­po es­tá en el ex­tre­mo opues­to, y se de­di­ca al ne­go­cio de la ex­por­ta­ción de hi­dro­car­bo­nos. Nin­gu­na de es­tas po­lí­ti­cas de des­car­bo­ni­za­ción de la eco­no­mía le en­tu­sias­ma. Es­te es el ca­so tí­pi­co de Ru­sia.

- El ter­cer gru­po es el de los paí­ses po­bres y en desa­rro­llo, que ob­via­men­te es­tán fo­ca­li­za­dos en su pro­gre­so. Sus emi­sio­nes ener­gé­ti­cas son ba­jas –aun­que no ce­ro–, pe­ro sus emi­sio­nes de ga­ses de­ri­va­dos de usos agrí­co­las son muy ele­va­das, re­pre­sen­tan­do un cuar­to de las glo­ba­les. - El úl­ti­mo gru­po es el de los paí­ses re­ti­cen­tes, las eco­no­mías emer­gen­tes que es­tán dis­pues­tas a ha­cer al­go so­bre los pro­ble­mas glo­ba­les, pe­ro cu­ya preo­cu­pa­ción es­tá cen­tra­da en la com­pe­ti­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Son re­ti­cen­tes a uti­li­zar sus re­cur­sos, pe­ro es­tán dis­pues­tos a in­cor­po­rar­se a la dis­cu­sión glo­bal. Chi­na es el ejem­plo más in­tere­san­te.

Ha­blo de es­tas ca­te­go­rías, por­que a lo lar­go del tiem­po las emi­sio­nes que ca­da una de ellas ha ido pro­du­cien­do han va­ria­do. En los años 90, la ma­yo­ría de las emi­sio­nes las pro­du­cían los paí­ses hoy ver­des, y si hu­bie­sen pues­to en mar­cha una po­lí­ti­ca de con­trol se po­dría ha­ber he­cho mu­cho. A día de hoy, las de los paí­ses rea­cios han cre­ci­do, mien­tras que las de los paí­ses ver­des se han re­du­ci­do en tér­mi­nos re­la­ti­vos. Si ana­li­za­mos las zo­nas real­men­te ver­des, co­mo las cos­tas de Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa, es­tas re­pre­sen­tan en­tre un 10% y un 12% de las emi­sio­nes glo­ba­les. Los paí­ses que es­tán en la me­jor po­si­ción pa­ra li­de­rar hoy son, iró­ni­ca­men­te, los que ca­da vez for­man me­nos par­te del pro­ble­ma.

Las zo­nas real­men­te ver­des, co­mo las cos­tas de Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa, re­pre­sen­tan en­tre un 10% y un 12% de las emi­sio­nes glo­ba­les. Los paí­ses que es­tán en la me­jor po­si­ción pa­ra li­de­rar hoy son, iró­ni­ca­men­te, los que ca­da vez for­man me­nos par­te del pro­ble­ma

Es­ta ma­te­má­ti­ca po­lí­ti­ca ha va­ria­do a lo lar­go del tiem­po. No­so­tros, co­mo lí­de­res, te­ne­mos que pres­tar mu­cha más aten­ción a lo que ha­ce­mos pa­ra ge­ne­rar se­gui­do­res. Es­te es un gran re­to, pues si ha­ce­mos cos­to­sos edi­fi­cios to­tal­men­te eléc­tri­cos aquí o en Ca­li­for­nia, el im­pac­to so­bre la si­tua­ción glo­bal es prác­ti­ca­men­te nu­lo.

Pa­ra ter­mi­nar, qui­sie­ra re­sal­tar que una par­te del li­de­raz­go es ha­cer lo que uno di­ce que va a ha­cer, y nin­guno de los gran­des paí­ses de la OCDE lo es­tá ha­cien­do. Ab­so­lu­ta­men­te to­dos ellos es­tán re­tra­sa­dos en sus com­pro­mi­sos pa­ra es­ta­bi­li­zar el ca­len­ta­mien­to glo­bal en dos gra­dos, co­mo se ha­bían com­pro­me­ti­do en Pa­rís. Iró­ni­ca­men­te, los paí­ses en vías de desa­rro­llo sí es­tán cum­plien­do sus ob­je­ti­vos, aun­que es ver­dad que les re­sul­tan más fá­ci­les de al­can­zar. Los paí­ses de la OCDE se com­pro­me­tie­ron con ob­je­ti­vos real­men­te am­bi­cio­sos –lo cual es­tá muy bien–, pe­ro no es­tán cum­plien­do y es­to re­pre­sen­ta un gran pro­ble­ma pa­ra el li­de­raz­go.

Con­clu­sio­nes so­bre el pro­ce­so

Co­no­ce­mos cua­tro as­pec­tos so­bre el pro­ce­so de mo­ver­nos ha­cia un ca­mino rea­lis­ta, aun­que to­da­vía no se­pa­mos cuál va a ser es­te ca­mino. Lo pri­me­ro es que va a lle­var mu­cho tiem­po, lo que sig­ni­fi­ca que va­mos a crear den­tro del sis­te­ma emi­sio­nes más al­tas de las que se­rían óp­ti­mas, y nos ve­re­mos, por tan­to, obli­ga­dos a adap­tar­nos mu­cho más al cam­bio cli­má­ti­co por la iner­cia que exis­te en el sis­te­ma ac­tual.

La si­guien­te cues­tión es que, pro­ba­ble­men­te, mu­chas so­cie­da­des in­vier­tan en ex­ce­so en re­no­va­bles. Es­tas son po­lí­ti­ca­men­te po­pu­la­res en to­dos los es­pec­tros ideo­ló­gi­cos y, des­de una pers­pec­ti­va de in­ge­nie­ría, va­mos a cons­truir sis­te­mas que ten­gan un ex­ce­so de re­no­va­bles y gra­ves pro­ble­mas de in­te­gra­ción.

El ter­cer as­pec­to ha­ce re­fe­ren­cia al pro­ble­ma in­di­vi­dual más im­por­tan­te: el fu­tu­ro del gas na­tu­ral. Es la pie­dra de to­que de la tec­no­lo­gía de la ener­gía, ya que pa­ra la in­te­gra­ción efi­cien­te de las re­no­va­bles nos apo­ya­mos en él.

Y por úl­ti­mo el li­de­raz­go, don­de creo que te­ne­mos que pres­tar más aten­ción pa­ra ase­gu­rar­nos de no ejer­cer­lo pa­ra sen­tir­nos me­jor, sino por­que fa­ci­li­ta al res­to del mun­do se­guir es­ta lí­nea. Si no lo ha­ce­mos así, uti­li­za­re­mos mi­les de mi­llo­nes de eu­ros en al­go que no tie­ne im­pac­to a ni­vel glo­bal”.

Co­mo Ja­vier So­la­na apun­ta­ba al ini­cio, es ne­ce­sa­rio te­ner una con­ver­sa­ción ho­nes­ta y ló­gi­ca so­bre la tran­si­ción ener­gé­ti­ca. La plan­tea­da por Da­vid Vic­tor no so­lo es ob­je­ti­va, sino un ex­ce­len­te preám­bu­lo pa­ra la pos­te­rior in­ter­ven­ción de Jo­su Jon Imaz, que re­co­ge­re­mos en el pró­xi­mo nú­me­ro de Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce

De­be­mos pres­tar mu­cha más aten­ción a lo que ha­ce­mos pa­ra ge­ne­rar se­gui­do­res. Es­te es un gran re­to, pues si cons­trui­mos cos­to­sos edi­fi­cios to­tal­men­te eléc­tri­cos aquí o en Ca­li­for­nia, el im­pac­to so­bre la si­tua­ción glo­bal es prác­ti­ca­men­te nu­lo

Las emi­sio­nes ener­gé­ti­cas de los paí­ses po­bres y en desa­rro­llo son ba­jas –aun­que no ce­ro–, pe­ro sus emi­sio­nes de ga­ses de­ri­va­dos de usos agrí­co­las son muy ele­va­das, re­pre­sen­tan­do un cuar­to de las glo­ba­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.