Sus­pen­so pa­ra Es­pa­ña en li­de­raz­go fe­me­nino y em­pre­sa­rial

Opi­nión de ex­per­tos: Nu­ria Chin­chi­lla y Est­her Ji­mé­nez.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Es­pa­ña ocu­pa la oc­ta­va po­si­ción en el Ín­di­ce I-WIL (IESEWo­men in Lea­ders­hip), un es­tu­dio que ana­li­za el li­de­raz­go fe­me­nino y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en 34 paí­ses de la OCDE, com­pa­ran­do la si­tua­ción ac­tual (2018) con la que exis­tía en 2006. El es­tu­dio, pa­tro­ci­na­do por Cell­nex Te­le­com y co­di­ri­gi­do por Nu­ria Chin­chi­lla, pro­fe­so­ra del IESE y ti­tu­lar de la Cá­te­dra Mu­jer y Li­de­raz­go, y Est­her Ji­mé­nez, de­ca­na de la Uni­ver­si­tat In­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya (UIC) y pro­fe­so­ra del IESE, se cen­tra en cua­tro di­men­sio­nes: per­so­nal, po­lí­ti­ca, em­pre­sa­rial y so­cial, a par­tir de 17 in­di­ca­do­res.

Los paí­ses nór­di­cos son el re­fe­ren­te en li­de­raz­go fe­me­nino e igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res. Sue­cia, Is­lan­dia y No­rue­ga en­ca­be­zan el ran­king, fren­te a Tur­quía, Ja­pón y Co­rea del Sur, que lo cie­rran; si bien son Hun­gría, Nue­va Ze­lan­da y Aus­tria los que pier­den más po­si­cio­nes res­pec­to a su si­tua­ción en 2006. Es­pa­ña avan­za un pues­to des­de ese año, si­tuán­do­se en la oc­ta­va po­si­ción, por de­trás de Es­lo­ve­nia y Fran­cia –los dos paí­ses que más han avan­za­do en la úl­ti­ma dé­ca­da–, Fin­lan­dia y Por­tu­gal; y por de­lan­te de Bél­gi­ca y Reino Uni­do, que cie­rra el top ten.

“Con res­pec­to a otros ín­di­ces, es­te po­ne el fo­co en un ni­vel pa­ra no­so­tras fun­da­men­tal, co­mo es el em­pre­sa­rial y el so­cial. Ele­gi­mos el año 2006 pa­ra ver el im­pac­to que ha­bía te­ni­do la Ley de Igual­dad en es­tos ám­bi­tos”, ex­pli­ca Est­her Ji­mé­nez. “El que Es­pa­ña es­té en la oc­ta­va po­si­ción se de­be ex­clu­si­va­men­te al li­de­raz­go per­so­nal y po­lí­ti­co de la mu­jer, es­te úl­ti­mo gra­cias al efec­to de las cuo­tas im­pues­tas por los pro­pios par­ti­dos po­lí­ti­cos en sus lis­tas de can­di­da­tos o por las le­gis­la­cio­nes im­pul­sa­das pa­ra con­se­guir par­la­men­tos más pa­ri­ta­rios. A ni­vel per­so­nal, la mu­jer tie­ne una fuer­za in­creí­ble; sin em­bar­go, no tie­ne nin­gún apo­yo em­pre­sa­rial ni so­cial; es de­cir, la Ley no se ha ma­te­ria­li­za­do en es­tos ni­ve­les”.

Pues­to 25 en li­de­raz­go em­pre­sa­rial

A ni­vel glo­bal, el in­for­me I-WIL se­ña­la el es­tan­ca­mien­to en el nú­me­ro de mu­je­res ma­na­gers, que ape­nas ha cre­ci­do una dé­ci­ma en la úl­ti­ma dé­ca­da (del 4,4% en 2006 al 4,5% en 2018) y el per­sis­ten­te des­equi­li­brio en­tre hom­bres y mu­je­res. En es­ta di­men­sión, Es­pa­ña se si­túa en­tre los úl­ti­mos pues­tos del ran­king, el nú­me­ro 25, sien­do No­rue­ga, Sue­cia e Ir­lan­da, los paí­ses con ma­yor li­de­raz­go em­pre­sa­rial fe­me­nino en 2018, unos pues­tos que les vie­nen da­dos por te­ner un por­cen­ta­je de mu­je­res en los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción su­pe­rior a la me­dia del ín­di­ce, ba­jas ta­sas de tra­ba­jo par­cial in­vo­lun­ta­rio y de pa­ro fe­me­nino, así co­mo una po­bla­ción ac­ti­va más equi­li­bra­da en­tre hom­bres y mu­je­res.

Con res­pec­to a los Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, Es­pa­ña se en­cuen­tra en la me­dia de mu­je­res en es­te ór­gano de go­bierno, res­pec­to al con­jun­to de la mues­tra. En el país se ha do­bla­do la pre­sen­cia fe­me­ni­na en los Con­se­jos, pa­san­do del 10% en el año 2006 al 20% en 2018. Sin em­bar­go, es­te 20% que­da muy le­jos de los por­cen­ta­jes de paí­ses co­mo Is­lan­dia (44%), No­rue­ga (41%) o Fran­cia (37%), que en­ca­be­zan la cla­si­fi­ca­ción. La Ley de Igual­dad de 2007 re­co­mien­da (si bien no obli­ga) a las so­cie­da­des del IBEX 35 y a las que cuen­tan con más de 250 em­plea­dos a in­cluir el 40% de mu­je­res en sus Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción. El pla­zo pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo era el año 2015. Es­te úl­ti­mo año, el Có­di­go de Buen Go­bierno de la CNMV in­cor­po­ró, en­tre las obli­ga­cio­nes de la po­lí­ti­ca de se­lec­ción de con­se­je­ros, que al me­nos el 30% del to­tal de miem­bros de es­te ór­gano fue­ran mu­je­res en el año 2020, con su­je­ción al prin­ci­pio de “cum­plir o ex­pli­car”.

A ni­vel per­so­nal, la mu­jer tie­ne una fuer­za in­creí­ble; sin em­bar­go, no tie­ne nin­gún apo­yo em­pre­sa­rial ni so­cial; es de­cir, la Ley de Igual­dad no se ha ma­te­ria­li­za­do en es­tos ni­ve­les

“En el año 2002 la pre­sen­cia fe­me­ni­na en los Con­se­jos de Ad­mi­nis­tra­ción de las com­pa­ñías del IBEX 35 era del 2% y, a día de hoy, he­mos lle­ga­do al 24%. En el con­jun­to to­tal de em­pre­sas es­pa­ño­las (in­clu­yen­do las fa­mi­lia­res, don­de la pre­sen­cia de mu­je­res en es­te ór­gano es más al­ta), el por­cen­ta­je se ele­va al 33%”, ex­pli­ca Nu­ria Chin­chi­lla.

Es­pa­ña es uno de los paí­ses con más mu­je­res con tra­ba­jo par­cial in­vo­lun­ta­rio, con el 14,7%, so­lo su­pe­ra­da por Ita­lia, con el 19,1%. En los paí­ses que fa­ci­li­tan la con­ci­lia­ción per-

so­nal, la­bo­ral y fa­mi­liar, el por­cen­ta­je de tra­ba­jo par­cial in­vo­lun­ta­rio se si­túa en ci­fras in­fe­rio­res al 10%, fren­te a Ita­lia y Es­pa­ña, en los que el nú­me­ro de mu­je­res que rea­li­zan es­te ti­po de jor­na­da re­pre­sen­ta por­cen­ta­jes más al­tos. En to­dos los paí­ses, es­te in­di­ca­dor es in­fe­rior en el ca­so de los hom­bres. En Es­pa­ña, es­ta ci­fra se si­túa en el 14,7% pa­ra las mu­je­res fren­te al 5,5% de los va­ro­nes.

Si bien cre­ce ocho pun­tos la ta­sa de po­bla­ción ac­ti­va fe­me­ni­na con res­pec­to a 2006, al­can­zan­do el 70,2%, si­gue sien­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor a la mas­cu­li­na (80,5%). Ade­más, Es­pa­ña es uno de los paí­ses con el por­cen­ta­je más ele­va­do de pa­ro fe­me­nino (21,2%). En la úl­ti­ma dé­ca­da, es­te ha pa­sa­do del 10,9% del año 2006 al 21,4% del 2018, mien­tras que el mas­cu­lino se ha in­cre­men­ta­do del 6,2 al 18,1%. Es­ta di­men­sión ana­li­za el apo­yo que re­ci­ben las mu­je­res y el im­pac­to de las ba­rre­ras que en­cuen­tran pa­ra in­te­grar su vi­da per­so­nal, fa­mi­liar y la­bo­ral, uti­li­zan­do in­di­ca­do­res co­mo la edad a la que tie­nen su pri­mer hi­jo, la du­ra­ción de la ba­ja de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad, o la ta­sa de es­co­la­ri­za­ción de los ni­ños de tres a cin­co años.

Los paí­ses con ma­yor li­de­raz­go so­cial en 2018 se­gún el ín­di­ce I-WIL son Is­rael, Reino Uni­do y Fran­cia. De es­te úl­ti­mo, las au­to­ras del es­tu­dio des­ta­can el uso de “che­ques de ser­vi­cio uni­ver­sal, que ayu­dan a que las fa­mi­lias pue­dan avan­zar”, mien­tras que Es­pa­ña se que­da con el pues­to 29.

Chin­chi­lla y Ji­mé­nez lla­man la aten­ción so­bre la ta­sa de fer­ti­li­dad en Es­pa­ña, que ac­tual­men­te “se si­túa en el 1,3… ¡y lle­va así des­de ha­ce dos dé­ca­das! Cuan­do en Es­pa­ña, el de­seo es del 2,7”. Am­bas se­ña­lan a la im­po­si­bi­li­dad de con­ci­liar vi­da fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal co­mo la prin­ci­pal ba­rre­ra pa­ra su­pe­rar esa ta­sa. “Se pe­na­li­za a la mu­jer no por su gé­ne­ro, sino por te­ner hi­jos. En Es­pa­ña exis­te una fal­ta de con­si­de­ra­ción por la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, que es la ba­se de la so­cie­dad, des­de la de­mo­cra­cia”, ma­ti­za Nu­ria Chin­chi­lla.

2ª y 7ª po­si­ción en li­de­raz­go per­so­nal y po­lí­ti­co

El ac­ce­so a la edu­ca­ción y a la for­ma­ción su­pe­rior es el mo­tor del desa­rro­llo del ta­len­to fe­me­nino y, por tan­to, una de las cla­ves pa­ra al­can­zar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res. En es­ta di­men­sión del li­de­raz­go per­so­nal, el avan­ce es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, ya que la me­dia de mu­je­res con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en­tre 25 y 34 años su­pera la de los hom­bres en to­dos los paí­ses ana­li­za­dos, sal­vo en Mé­xi­co, Sui­za y Tur­quía, don­de exis­te pa­ri­dad. En el ca­so de Es­pa­ña, mien­tras que la evo­lu­ción en el por­cen­ta­je de mu­je­res de 25 a 34 años con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios (46% en 2006 y 47% en 2018) y se­cun­da­rios (70% en 2006 y 71,1% en 2018) ha va­ria­do po­co en la úl­ti­ma dé­ca­da, sí que ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el de mu­je­res de en­tre 35 y 44 años con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios (del 30% en 2006 al 46,3% en 2018). Es­to se de­be a que, en es­ta ge­ne­ra­ción, se pro­du­jo un fuer­te avan­ce en el ac­ce­so a la edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria.

Asi­mis­mo, el por­cen­ta­je de in­ven­to­ras que re­gis­tran pa­ten­tes, so­bre el to­tal de pa­ten­tes re­gis­tra­das, se ha in­cre­men­ta­do en un pun­to (del 14,7% al 15,7%), co­lo­can­do a Es­pa­ña en el se­gun­do país del ran­king en es­te in­di­ca­dor, su­pe­ra­do so­lo por Por­tu­gal (19,9%). Por úl­ti­mo, el por­cen­ta­je de mu­je­res em­pre­sa­rias ha­ce re­fe­ren­cia a las au­tó­no­mas con em­plea­dos a su car­go. Nue­va Ze­lan­da, Gre­cia y Es­pa­ña en­ca­be­zan es­ta va­ria­ble, pe­ro en la úl­ti­ma dé­ca­da, se ha re­du­ci­do el nú­me­ro de em­pre­sa­rias en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses ob­je­to de es­tu­dio del Ín­di­ce

Con res­pec­to al li­de­raz­go po­lí­ti­co, el por­cen­ta­je de mu­je­res en el par­la­men­to y li­de­ran­do un mi­nis­te­rio son los dos in­di­ca­do­res ana­li­za­dos. En 2018, las cin­co pri­me­ras po­si­cio­nes las ocu­pan Sue­cia, Is­lan­dia, Es­lo­ve­nia, Fin­lan­dia y Di­na­mar­ca, se­gui­das por No­rue­ga y Es­pa­ña. En pro­me­dio, la pre­sen­cia de dipu­tadas en los 34 paí­ses de los que cons­ta el Ín­di­ce se ha in­cre­men­ta­do en seis pun­tos des­de 2006.

El Ín­di­ce I-WIL se­ña­la el es­tan­ca­mien­to glo­bal en el nú­me­ro de mu­je­res ma­na­gers, que ape­nas ha cre­ci­do una dé­ci­ma en la úl­ti­ma dé­ca­da (del 4,4% en 2006 al 4,5% en

2018) y el per­sis­ten­te des­equi­li­brio en­tre hom­bres y mu­je­res

Y al 29 en li­de­raz­go so­cial En Es­pa­ña exis­te una fal­ta de con­si­de­ra­ción por la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar, que es la ba­se de la so­cie­dad

Pro­pues­tas pa­ra el cam­bio

Los re­sul­ta­dos al­can­za­dos por Es­pa­ña en el Ín­di­ce I-WIL de­jan pa­ten­te la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas, pro­gra­mas y me­di­das a cor­to y lar­go pla­zo pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a los li­de­raz­gos em­pre­sa­rial y so­cial. Nu­ria Chin­chi­lla y Est­her Ji­mé­nez plan­tean sie­te pro­pues­tas pa­ra co­men­zar a re­ver­tir el es­ce­na­rio ac­tual.

1. Ho­ra­rios

Las au­to­ras pro­mue­ven el uso de ho­ra­rios la­bo­ra­les ra­cio­na­les, ha­cien­do com­pa­ti­ble el ho­ra­rio es­co­lar con el la­bo­ral y re­cu­pe­ran­do el uso ho­ra­rio que co­rres­pon­de a Es­pa­ña por su geo­gra­fía, en­tre otras me­di­das. “So­mos el ter­cer país por la co­la en pro­duc­ti­vi­dad ho­ra­ria”, afir­man.

2. Fle­xi­bi­li­dad

A pe­sar de que nu­me­ro­sos es­tu­dios re­ve­lan que la fle­xi­bi­li­dad fa­vo­re­ce la con­ci­lia­ción y la pro­duc­ti­vi­dad, se ha­ce ne­ce­sa­rio más que nun­ca re­cla­mar que es­ta se fa­ci­li­te en tiem­po (en­tra­da y sa­li­da, jor­na­das par­cia­les…) y for­ma (te­le­tra­ba­jo, sus­ti­tu­cio­nes…). Se­gún Ji­mé­nez, “el Go­bierno de­be­ría apo­yar la po­lí­ti­ca de sus­ti­tu­cio­nes en el en­torno em­pre­sa­rial”. Pa­ra Chin­chi­lla, “la fle­xi­bi­li­dad ge­ne­ra com­pro­mi­so y con­fian­za, es de­cir, ayu­da a fi­de­li­zar –que no re­te­ner– al ta­len­to”. Sin em­bar­go, en Es­pa­ña to­da­vía im­pe­ra el pre­sen­tis­mo y los di­rec­ti­vos no es­tán for­ma­dos en la ges­tión de la fle­xi­bi­li­dad.

3. Ma­ter­ni­dad

Sen­si­bi­li­zar so­bre los be­ne­fi­cios de no re­tra­sar la ma­ter­ni­dad y no pe­na­li­zar en la em­pre­sa a las mu­je­res que de­ci­den ser ma­dres son dos cues­tio­nes pen­dien­tes. Las pro­fe­so­ras del IESE reivin­di­can el cam­bio real en el ám­bi­to em­pre­sa­rial, don­de “hay po­lí­ti­cas, pe­ro lue­go la cul­tu­ra no fa­ci­li­ta el cam­bio real y nos en­con­tra­mos con man­dos in­ter­me­dios que no apli­can esas me­di­das, sino to­do lo con­tra­rio, aco­san y pe­na­li­zan a la mu­jer. Una co­sa es in­tro­du­cir una ley o una po­lí­ti­ca, y otra cam­biar la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes”, afir­man. Igual­men­te, lla­man la aten­ción so­bre la dis­tan­cia que exis­te en­tre la ta­sa de fer­ti­li­dad real y la desea­da, y de­nun­cian la fal­ta de apo­yo a la ho­ra de te­ner un hi­jo.

4. Di­ver­si­dad

Es­ta pro­pues­ta ha­ce re­fe­ren­cia a una cues­tión don­de aún que­da mu­cho mar­gen de me­jo­ra: el im­pul­so del li­de­raz­go fe­me­nino y los be­ne­fi­cios de con­tar con equi­pos di­rec­ti­vos he­te­ro­gé­neos y com­ple­men­ta­rios.

5. Fa­mi­lia

Re­va­lo­ri­zar el pa­pel so­cial de la fa­mi­lia e in­ver­tir en ella se al­za co­mo una de­man­da esen­cial, “por­que no so­mos in­di­vi­duos, no so­mos is­las; sino per­so­nas con hi­jos, con per­so­nas ma­yo­res a nues­tro car­go…”, re­mar­ca Chin­chi­lla. “Hay que apli­car la co­rres­pon­sa­bi­li­dad y tra­ba­jar en las com­pe­ten­cias que desa­rro­lla­mos a la ho­ra de dis­tri­buir ta­reas, por ejem­plo”, ex­pli­ca Ji­mé­nez.

6. Es­te­reo­ti­pos

“Fal­tan re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos en to­dos los sec­to­res”, in­sis­ten las au­to­ras. Hay que erra­di­car los mi­cro­ma­chis­mos y eli­mi­nar los es­te­reo­ti­pos en aque­llos es­tu­dios y tra­ba­jos con­si­de­ra­dos co­mo mas­cu­li­nos (STEM), fren­te a otros que se con­si­de­ran fe­me­ni­nos.

7. Au­to-cuo­tas en ca­da em­pre­sa

Las pro­fe­so­ra del IESE po­nen de ma­ni­fies­to que au­di­tar pa­ra sa­ber dón­de es­tá la em­pre­sa en ma­te­ria de igual­dad es im­por­tan­te, pe­ro no su­fi­cien­te: “Ca­da or­ga­ni­za­ción de­be sa­ber de dón­de par­te y qué es lo más ade­cua­do de aquí a cin­co años, pe­ro tie­ne que ser un aná­li­sis per­so­na­li­za­do”. Nu­ria Chin­chi­lla re­cla­ma, es­pe­cial­men­te, la ne­ce­si­dad de un es­fuer­zo por par­te de los al­tos car­gos y pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, es­to es, de dos ór­ga­nos cla­ve de las com­pa­ñías, co­mo son el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción y el Co­mi­té de Di­rec­ción

Una co­sa es in­tro­du­cir una ley o una po­lí­ti­ca, y otra cam­biar la cul­tu­ra de las or­ga­ni­za­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.