In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial: el am­pli­fi­ca­dor de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na

Al­ta di­rec­ción: Pi­lar Ló­pez.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Pi­lar Ló­pez Ál­va­rez pre­si­de Mi­cro­soft Es­pa­ña des­de ju­lio de 2015. Li­cen­cia­da en Di­rec­ción y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, con es­pe­cia­li­za­ción en Fi­nan­zas por ICADE, ha desa­rro­lla­do gran par­te de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Te­le­fó­ni­ca, com­pa­ñía a la que se in­cor­po­ró en 1999. An­te­rior­men­te, ocu­pó di­fe­ren­tes pues­tos di­rec­ti­vos en J.P. Mor­gan en Ma­drid, Lon­dres y Nue­va York.

En su eta­pa en Te­le­fó­ni­ca, desem­pe­ñó su la­bor en las áreas fi­nan­cie­ra y de es­tra­te­gia de ne­go­cio en Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca, ocu­pan­do los car­gos de Fi­nan­cial Con­tro­ller en Te­le­fó­ni­ca Mó­vi­les, di­rec­to­ra de Es­tra­te­gia en Te­le­fó­ni­ca de Es­pa­ña, Chief Fi­nan­cial Of­fi­cer de O2 en Lon­dres y Chief Fi­nan­cial Of­fi­cer de Te­le­fó­ni­ca Eu­ro­pe en Ma­drid.

Con un tono di­vul­ga­ti­vo y prag­má­ti­co, Pi­lar Ló­pez ex­pli­có a los di­rec­ti­vos con­gre­ga­dos por la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos y Eje­cu­ti­vos en uno de sus De­sa­yu­nos de tra­ba­jo las im­pli­ca­cio­nes de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA): “To­dos re­cor­da­mos lo que ha su­pues­to In­ter­net y el mi­cro­pro­ce­sa­dor en tér­mi­nos de bie­nes­tar, de co­la­bo­ra­ción, de co­mu­ni­ca­ción, de ese sal­to que ha po­di­do dar la hu­ma­ni­dad. Pues bien, en es­te mo­men­to, la tec­no­lo­gía que es­tá de­trás de un cam­bio tan pro­fun­do co­mo el que es­ta­mos vi­vien­do es la IA”.

La IA en el ám­bi­to em­pre­sa­rial

En Mi­cro­soft cree­mos que la IA no es una sus­ti­tu­ción de la ca­pa­ci­dad hu­ma­na, sino al­go ca­paz de au­men­tar­la y am­pli­fi­car­la, pa­ra so­lu­cio­nar los gran­des pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad. Igual que la má­qui­na de va­por per­mi­tió que nues­tros múscu­los lle­ga­ran más le­jos, la IA per­mi­ti­rá que nues­tra in­te­li­gen­cia lle­gue más le­jos. Po­de­mos apli­car IA pa­ra au­men­tar las ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas de ra­zo­na­mien­to, de en­ten­di­mien­to y de in­ter­ac­ción en­tre el hom­bre y la má­qui­na de una for­ma mu­cho más na­tu­ral, pa­ra me­jo­rar la ha­bi­li­dad de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na.

Se es­ti­ma que el 85% de las em­pre­sas mun­dia­les usa­rán IA en 2020, y que en los pró­xi­mos tres años es­ta ge­ne­ra­rá 1,1 bi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les de in­gre­sos pa­ra las em­pre­sas. En Mi­cro­soft lle­va­mos más de 20 años tra­ba­jan­do en in­ves­ti­ga­ción de la IA y re­cien­te­men­te he­mos mo­vi­do to­da esa ac­ti­vi­dad a pro­duc­to, lo que aho­ra nos es­tá per­mi­tien­do bus­car es­ce­na­rios no de com­pe­ti­ción, sino de coope­ra­ción y crea­ción de va­lor. Gra­cias a es­to, po­de­mos em­pe­zar a po­ner el mun­do ar­ti­fi­cial en to­das nues­tras apli­ca­cio­nes y tec­no­lo­gía, y co­men­zar a de­mo­cra­ti­zar­lo, pa­ra que las per­so­nas vean que es­to no es cien­cia fic­ción.

La IA ya es­tá aquí. Por ejem­plo, es­ta­mos tra­ba­jan­do con com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en la in­ves­ti­ga­ción con­tra el cán­cer, apli­can­do IA pa­ra en­ten­der có­mo fun­cio­nan las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas y pro­gra­mar los com­po­nen­tes pa­ra ata­car­las. Tam­bién es­ta­mos ofre­cien­do ca­pa­ci­dad de compu­tación y ser­vi­cios de IA al Hos­pi­tal La Paz pa­ra po­der acor­tar de ma­ne­ra dra­má­ti­ca los tiem­pos en los que se ha­ce un aná­li­sis ge­né­ti­co, con to­das las im­pli­ca­cio­nes que eso pue­de te­ner en re­la­ción a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, etc.

Mu­chas de es­tas ideas que aho­ra es­ta­mos apli­can­do ya es­ta­ban en la ca­be­za de los téc­ni­cos, los in­ge­nie­ros, los mé­di­cos…, pe­ro es aho­ra cuan­do po­de­mos ha­cer­las reali­dad. El ele­men­to prin­ci­pal no son so­lo los al­go­rit­mos que, en gran me­di­da, ya es­ta­ban ahí, sino la compu­tación en la nu­be, que es ca­paz de de­mo­cra­ti­zar el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y po­ner­la en ma­nos de las per­so­nas con esas ideas y bu­si­ness ca­ses pa­ra po­der lle­var­los a ca­bo, sien­do ca­pa­ces de usar can­ti­da­des in­gen­tes de da­tos, in­ter­pre­tar­los y acor­tar los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sión.

La IA no es una sus­ti­tu­ción de la ca­pa­ci­dad hu­ma­na, sino al­go ca­paz de au­men­tar la ca­pa­ci­dad de en­ten­di­mien­to, de ra­zo­na­mien­to y de in­ter­ac­ción en­tre los hu­ma­nos y las má­qui­nas

Exis­ten mu­chos ca­sos reales, co­mo el del ban­co sui­zo UBS que es ca­paz de ha­cer su pro­ce­so de aná­li­sis de ries­go y acor­tar un cre­dit sco­ring que les lle­va­ba 22 días a 15 mi­nu­tos. O el de UPS, que uti­li­za bots y ha­ce a tra­vés de IA prác­ti­ca­men­te to­da la in­ter­ac­ción con sus clien­tes en el se­gui­mien­to de los pe­di­dos, pu­dien­do ade­más aten­der­les en el len­gua­je del país en el que es­tán tra­ba­jan­do.

Po­ten­cial de la IA en la trans­for­ma­ción di­gi­tal

En Mi­cro­soft in­ver­ti­mos 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año en se­gu­ri­dad El ele­men­to prin­ci­pal no son so­lo los al­go­rit­mos que, en gran me­di­da, ya es­ta­ban ahí, sino la compu­tación en la nu­be, que ha de­mo­cra­ti­za­do el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y a can­ti­da­des in­gen­tes de da­tos

Co­nec­tar con los clien­tes. La IA per­mi­te de­tec­tar có­mo han cam­bia­do los há­bi­tos de los con­su­mi­do­res con la tec­no­lo­gía y per­so­na­li­zar la pres­ta­ción de ser­vi­cios. To­dos es­ta­mos bus­can­do una for­ma en la que sea­mos ca­pa­ces de lle­var las prác­ti­cas a las que nos he­mos acos­tum­bra­do en el mun­do on­li­ne al mun­do fí­si­co. En eso, la tec­no­lo­gía y la IA jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal.

Po­ten­ciar el ta­len­to. Ca­da vez más, el ta­len­to va a ele­gir aque­llos pro­yec­tos y com­pa­ñías ver­da­de­ra­men­te in­no­va­do­ras y que sean ca­pa­ces de po­ten­ciar su ta­len­to, por eso es­tá cam­bian­do la for­ma en la que las em­pre­sas se re­la­cio­nan con los em­plea­dos. La tec­no­lo­gía per­mi­te au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Op­ti­mi­zar ope­ra­cio­nes. Has­ta aho­ra se creía que so­lo las gran­des em­pre­sas con mu­chos re­cur­sos po­dían ac­ce­der a tec­no­lo­gías, pe­ro las ven­ta­jas de la nu­be y de la IA per­mi­ten rom­per es­ta ba­rre­ra y ha­cer que cual­quier em­pre­sa –con in­de­pen­den­cia del ta­ma­ño– que ten­ga una idea y el ta­len­to pue­da ac­ce­der a la mis­ma tec­no­lo­gía en cual­quier lu­gar del mun­do, pa­ra op­ti­mi­zar su pro­duc­ción.

Trans­for­mar los mo­de­los de ne­go­cio. Ya es po­si­ble trans­for­mar nues­tra ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios ha­cia al­go mu­cho más di­gi­tal, po­nien­do en va­lor los da­tos que ge­ne­ra­mos en nues­tra ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial y en nues­tras ope­ra­cio­nes con los clien­tes.

Mi­cro­soft: una mi­sión di­fe­ren­cial

La mi­sión de Mi­cro­soft es: “To em­po­wer every per­son and every or­ga­ni­za­tion on the pla­net to achie­ve mo­re”. La pri­me­ra par­te ha­bla de las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas en su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal, ahí cree­mos que so­mos úni­cos; y la se­gun­da, de nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio. Creo que es­te sta­te­ment nos

Las ven­ta­jas de la nu­be y de la IA per­mi­ten que cual­quier em­pre­sa que ten­ga una idea y el ta­len­to pue­da ac­ce­der a la tec­no­lo­gía, en cual­quier lu­gar del mun­do, pa­ra op­ti­mi­zar su pro­duc­ción

Co­mo com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca, cree­mos que es­te es un ne­go­cio de con­fian­za, la cual se ga­na tra­ba­jan­do mu­cho en, al me­nos, cua­tro ejes: se­gu­ri­dad, pri­va­ci­dad, trans­pa­ren­cia y cum­pli­mien­to de to­das las le­gis­la­cio­nes

di­fe­ren­cia de nues­tros com­pe­ti­do­res, por­que desa­rro­lla­mos tec­no­lo­gía pa­ra ven­dér­se­la a nues­tros clien­tes y que es­tos ha­gan con ella lo que se pro­pon­gan (achie­ve mo­re). Eso nos per­mi­te te­ner una po­si­ción y un mo­de­lo de ne­go­cio muy cla­ros en cues­tio­nes con­tro­ver­ti­das co­mo pri­va­ci­dad, se­gu­ri­dad y trans­pa­ren­cia de los da­tos, pues nues­tra mi­sión co­mo com­pa­ñía no es ha­cer na­da con unos da­tos que no son nues­tros, sino que sean los clien­tes quie­nes ha­gan con ellos lo que se pro­pon­gan.

La es­tra­te­gia cam­bia, pe­ro la mi­sión es al­go que tie­ne que es­tar ahí pa­ra per­ma­ne­cer y po­der vol­ver a ella a la ho­ra de cual­quier du­da. Es en nues­tra mi­sión don­de es­tá la di­fe­ren­cia­ción. Co­mo com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca, cree­mos que es­te es un ne­go­cio de con­fian­za, y que la con­fian­za so­lo se ga­na tra­ba­jan­do mu­cho en, al me­nos, cua­tro ejes: se­gu­ri­dad, pri­va­ci­dad co­mo un bien pre­cia­do que hay que pro­te­ger, trans­pa­ren­cia y, por su­pues­to, cum­pli­mien­to de to­das las le­gis­la­cio­nes (in­clui­da la eu­ro­pea que en­tra en vi­gor y que con­si­de­ra­mos que va a ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal, en tér­mi­nos de es­tan­da­ri­za­ción y ho­mo­ge­nei­za­ción, pa­ra que las em­pre­sas eu­ro­peas pue­dan par­ti­ci­par y ga­nar en es­ta ca­rre­ra, por­que en Asia y Es­ta­dos Uni­dos los mar­cos re­gu­la­to­rios son dis­tin­tos. En nin­gún mo­men­to, eso de­be­ría de ser un fac­tor que res­te com­pe­ti­ti­vi­dad a las em­pre­sas eu­ro­peas).

En Mi­cro­soft te­ne­mos tres cur­sos obli­ga­to­rios pa­ra to­dos los em­plea­dos: com­plian­ce, di­ver­si­dad e in­clu­sión, y pri­va­ci­dad. Es­te úl­ti­mo abor­da el tra­ta­mien­to de los da­tos de los clien­tes, por­que, lle­va­do al ex­tre­mo del día a día, mu­chas ve­ces po­dría­mos te­ner ac­ce­so a da­tos ca­si sin dar­nos cuen­ta, y es fun­da­men­tal no te­ner es­ta op­ción, sal­vo por una cues­tión de ne­go­cio, y que en ese ca­so sea el clien­te quien lo au­to­ri­ce.

Creo que los da­tos de cual­quier com­pa­ñía es­tán más se­gu­ros en la nu­be de Mi­cro­soft que en otro si­tio, por­que in­ver­ti­mos 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año en se­gu­ri­dad pa­ra es­tar a la van­guar­dia y ga­nar­nos la con­fian­za de nues­tros clien­tes.

Edu­ca­ción y tec­no­lo­gía

Con un pro­yec­to edu­ca­ti­vo de­trás, la tec­no­lo­gía per­mi­te la per­so­na­li­za­ción y el tra­ba­jo en equi­po a la vez. En es­te sen­ti­do, la IA tie­ne un enor­me re­to en la edu­ca­ción a to­dos los ni­ve­les: es­cue­la, for­ma­ción pro­fe­sio­nal, uni­ver­si­dad, for­ma­ción con­ti­nua den­tro de la em­pre­sa… No po­de­mos per­der de vis­ta la ne­ce­si­dad de rein­ven­ción a la que nos es­ta­mos en­fren­tan­do. Creo que ha­ce fal­ta un cam­bio de men­ta­li­dad, por­que to­do el mun­do pue­de apren­der y rein­ven­tar­se, es una cues­tión de ac­ti­tud.

La tec­no­lo­gía no arre­gla na­da por sí so­la; pe­ro, en el ám­bi­to es­co­lar, cree­mos que es ca­paz de ha­cer po­si­ble la per­so­na­li­za­ción, pues ca­da ni­ño apren­de a un rit­mo, y el tra­ba­jo en equi­po. En Mi­cro­soft de­fen­de­mos que el fu­tu­ro de la edu­ca­ción es­tá en la ca­pa­ci­dad de com­pa­gi­nar esos dos ejes. En­se­ña­mos a los ni­ños a com­pe­tir, cuan­do com­pe­tir vie­ne de se­rie, es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia; mien­tras que co­la­bo­rar y tra­ba­jar en equi­po es mu­cho más di­fí­cil.

Fle­xi­bi­li­dad, me­ri­to­cra­cia y ges­tión por ob­je­ti­vos

En Mi­cro­soft ha­bla­mos mu­cho de fle­xi­bi­li­dad, que en reali­dad es lo que per­mi­te con­ci­liar la vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Po­dría de­cir­se que pa­ra no­so­tros el pre­sen­tis­mo no exis­te. Ade­más, la ges­tión y el desa­rro­llo por ob­je­ti­vos nos per­mi­te te­ner un en-

La IA tie­ne un enor­me re­to en la edu­ca­ción a to­dos los ni­ve­les. Creo que ha­ce fal­ta un cam­bio de men­ta­li­dad, por­que to­do el mun­do pue­de apren­der y rein­ven­tar­se; es una cues­tión de ac­ti­tud

torno de me­ri­to­cra­cia, don­de hom­bres y mu­je­res pue­den pros­pe­rar por igual. Tam­bién ha­ce­mos un es­fuer­zo de­li­be­ra­do de ges­tión en ám­bi­tos co­mo el re­clu­ta­mien­to ex­terno. Cual­quier head­hun­ter que tra­ba­je con Mi­cro­soft sa­be que no pue­de sen­tar­se a ha­blar con no­so­tros si no hay, al me­nos, un 40% de mu­je­res en la lis­ta, por­que de lo con­tra­rio no va­mos a po­der ele­gir a la me­jor per­so­na. Igual­men­te, en nues­tros pla­nes de su­ce­sión, in­ter­nos o ex­ter­nos, apli­ca­mos el mis­mo cri­te­rio.

Tam­bién ha­bla­mos mu­cho de di­ver­si­dad de gé­ne­ro, aun­que ca­da vez más hay que lle­var el con­cep­to de di­ver­si­dad al de in­clu­sión. Al­guien de mi equi­po di­ce que di­ver­si­dad es que te in­vi­ten a la fies­ta e in­clu­sión, que te lo pa­ses bien. Ya es­ta­mos po­nien­do el fo­co no so­lo en el gé­ne­ro, sino en la di­ver­si­dad ge­ne­ra­cio­nal, fun­cio­nal, etc. Pa­ra el mun­do de la tec­no­lo­gía, es­te ti­po de po­lí­ti­cas se es­tán con­vir­tien­do en un di­fe­ren­cia­dor de la eco­no­mía del ta­len­to don­de la gen­te eli­ge el pro­yec­to y la em­pre­sa en la que quie­re tra­ba­jar.

En re­la­ción a la ges­tión de ta­len­to, nues­tro sis­te­ma de eva­lua­ción y desem­pe­ño in­cor­po­ra as­pec­tos co­mo la for­ma en la que te apo­yas en el tra­ba­jo de otros, y có­mo otros se apo­yan en el tu­yo, co­mo un ele­men­to cla­ve de la va­lo­ra­ción, jun­to con el per­for­man­ce per­so­nal. Pa­ra Mi­cro­soft es de­ter­mi­nan­te em­pe­zar a in­cen­ti­var aque­llo que quie­res cam­biar y que crees que es muy im­por­tan­te pa­ra ti, co­mo com­pa­ñía, y pa­ra tus em­plea­dos.

Da­do que la IA nos va a per­mi­tir ser mu­cho más pro­duc­ti­vos y ha­cer co­sas de una ma­ne­ra que has­ta aho­ra no ha­bía­mos si­do ca­pa­ces de ha­cer, don­de real­men­te te­ne­mos que afian­zar­nos es en un es­pa­cio de crea­ti­vi­dad, que mu­chos con­si­de­ran co­mo la nue­va pro­duc­ti­vi­dad. La tec­no­lo­gía jue­ga un pa­pel muy re­le­van­te en el eje de la co­la­bo­ra­ción y el tra­ba­jo en equi­po, y la crea­ti­vi­dad ca­da vez par­te más del apo­yo en el tra­ba­jo de otros, pa­ra lue­go con­se­guir al­go real­men­te vi­sual. Lo­grar que la in­for­ma­ción que quie­res ver sea atrac­ti­va y que per­mi­ta fle­xi­bi­li­dad y mo­vi­li­dad, pe­ro sa­bien­do que tus da­tos no los es­tá vien­do na­die, es el cri­te­rio con el que desa­rro­lla­mos la tec­no­lo­gía. Ha­cer al­go vi­sual, do­ta­do de la mo­vi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad que el clien­te ne­ce­si­ta, ga­ran­ti­zan­do la se­gu­ri­dad de sus da­tos, son tres ele­men­tos esen­cia­les pa­ra no­so­tros

En Mi­cro­soft prac­ti­ca­mos la fle­xi­bi­li­dad, la me­ri­to­cra­cia y la ges­tión por ob­je­ti­vos. Es­tas po­lí­ti­cas se es­tán con­vir­tien­do en un di­fe­ren­cia­dor de la eco­no­mía del ta­len­to, don­de la gen­te eli­ge el pro­yec­to y la em­pre­sa en la que quie­re tra­ba­jar Nues­tro sis­te­ma de eva­lua­ción y desem­pe­ño in­cor­po­ra as­pec­tos co­mo la for­ma en la que te apo­yas en el tra­ba­jo de otros, y es­tos en el tu­yo, co­mo un ele­men­to cla­ve de la va­lo­ra­ción, jun­to con el

per­for­man­ce per­so­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.