Vi­vi­mos en una de­mo­cra­cia ocu­lar

Opi­nión de ex­per­tos: Da­niel In­ne­ra­rity.

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

La ciu­da­da­nía tie­ne a su dis­po­si­ción una de las he­rra­mien­tas más po­de­ro­sas de la his­to­ria: la tec­no­lo­gía. Los cam­bios ex­pe­ri­men­ta­dos en la úl­ti­ma dé­ca­da han de­ja­do ob­so­le­tos los vie­jos pa­ra­dig­mas y obli­gan a crear un nue­vo mar­co con­cep­tual pa­ra com­pren­der y ana­li­zar la so­cie­dad. La irrup­ción de un ar­ma tan po­de­ro­sa co­mo la tec­no­lo­gía abre un cam­po in­fi­ni­to de po­si­bi­li­da­des pa­ra los ciu­da­da­nos ac­tua­les que “ac­ce­den a la in­for­ma­ción, crean opi­nión, se or­ga­ni­zan en nó­du­los y re­des, con­ver­san y, en de­fi­ni­ti­va, se ha­cen cons­cien­tes de que ya nun­ca vol­ve­rán a ser su­je­tos pa­si­vos de la co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va o po­lí­ti­ca”. Es­ta es, co­mo re­su­me Jo­sé An­to­nio Llo­ren­te, so­cio fun­da­dor y pre­si­den­te de Llo­ren­te & Cuen­ca en el pró­lo­go, la prin­ci­pal te­sis que sos­tie­ne Ciu­da­da­nía, un li­bro desa­rro­lla­do por el Cen­tro de Li­de­raz­go a tra­vés del Co­no­ci­mien­to crea­do por la con­sul­to­ra.

La obra re­co­pi­la una se­rie de ar­tícu­los e in­for­mes rea­li­za­dos a lo lar­go de 2017 por los pro­fe­sio­na­les se­nior de la fir­ma, en los cua­les se re­fle­xio­na so­bre los re­tos que su­po­ne la ges­tión de una nue­va ciu­da­da­nía co­nec­ta­da, reac­ti­va y con po­der de in­fluir en la con­ver­sa­ción so­cial.

In­vi­ta­dos por Ar­tu­ro Pi­ne­do, so­cio y di­rec­tor ge­ne­ral de Llo­ren­te & Cuen­ca Es­pa­ña y Por­tu­gal, asis­ti­mos a la pre­sen­ta­ción del li­bro en Ma­drid que con­tó con la pre­sen­cia de Da­niel In­ne­ra­rity, es­cri­tor, in­ves­ti­ga­dor y ca­te­drá­ti­co en Fi­lo­so­fía Po­lí­ti­ca y So­cial, quien ex­pu­so su par­ti­cu­lar vi­sión so­bre la ciu­da­da­nía y ofre­ció al­gu­nas pau­tas pa­ra apren­der a mo­ver­se en un es­ce­na­rio cam­bian­te y des­co­no­ci­do co­mo el ac­tual.

De­cep­ción de­mo­crá­ti­ca

El ex­per­to ase­gu­ra que la de­mo­cra­cia es un sis­te­ma po­lí­ti­co de­silu­sio­nan­te. Ade­más, los ciu­da­da­nos ac­tua­les ca­re­cen del ni­vel de com­pe­ten­cia, de co­no­ci­mien­to y de com­pro­mi­so pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do. “La de­mo­cra­cia es un sis­te­ma po­lí­ti­co que ge­ne­ra de­cep­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do se ha­ce bien. Los pun­tos de desafec­to ciu­da­dano más co­mu­nes ha­cia nues­tros re­pre­sen­tan­tes son la co­rrup­ción y el desacuer­do. Pe­ro hay otra fuen­te de de­cep­ción de­mo­crá­ti­ca que tie­ne que ver con nues­tra in­com­pe­ten­cia prác­ti­ca a la ho­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas y to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes. El pro­ble­ma de la de­mo­cra­cia ac­tual es que, en el plano nor­ma­ti­vo, se es­pe­ra que los ciu­da­da­nos vi­gi­len a sus go­ber­nan­tes, pe­ro es­to con­tras­ta con la ca­pa­ci­dad real que tie­nen las per­so­nas pa­ra ha­cer­lo. ¿En­ten­de­ría­mos el sis­te­ma po­lí­ti­co, y ejer­ce­ría­mos me­jor nues­tras fun­cio­nes cí­vi­cas, si los po­lí­ti­cos fue­ran más sin­ce­ros? Pro­ba­ble­men­te no, por­que no tie­ne que ver con la sin­ce­ri­dad. La di­fi­cul­tad que te­ne­mos a la ho­ra de lle­var a ca­bo es­tas res­pon­sa­bi­li­da­des cí­vi­cas es que la po­lí­ti­ca nos re­sul­ta inin­te­li­gi­ble. El ciu­da­dano ac­tual no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar la in­for­ma­ción ca­co­fó­ni­ca y ex­ce­si­va que le ro­dea. Por tan­to, te­ne­mos una de­mo­cra­cia que pre­su­po­ne un ti­po de ac­to­res que ella mis­ma es in­ca­paz de pro­du­cir”, afir­ma.

“Los asun­tos que nos afec­tan en la ac­tua­li­dad son ca­da vez más com­ple­jos. Es di­fí­cil lle­gar a com­pren­der por qué se ha pro­du­ci­do la cri­sis del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co o el im­pac­to de la ro­bo­ti­za­ción. Es­to ha des­per­ta­do múl­ti­ples sen­ti­mien­tos co­mo ciu­da­dano, pe­ro no nos ca­pa­ci­ta pa­ra ejer­cer el con­trol so­bre las po­lí­ti­cas que se es­tán lle­van­do a ca­bo en es­tos ám­bi­tos. La ciu­da­da­nía no es­tá en­ten­dien­do bien cuál es el sis­te­ma po­lí­ti­co del si­glo XXI por­que hay va­rios con­cep­tos que se han que­da­do ob­so­le­tos y hay que re­no­var. En mo­men­tos de in­cer­ti­dum­bre co­mo es­te, po­de­mos ser ins­tru­men­ta­li­za­dos o en­viar se­ña­les equi­vo­ca­das al sis­te­ma po­lí­ti­co. Nos he­mos da­do cuen­ta de que iden­ti­fi­car cul­pa­bles es inú­til, por­que no es un pro­ble­ma que ten­ga que ver so­lo con la cul­pa­bi­li­dad, sino con fa­llos sis­té­mi­cos de to­do ti­po. Si­gue ha­bien­do mal­va­dos, pe­ro su iden­ti­fi­ca­ción y neu­tra­li­za­ción no arre­gla el pro­ble­ma”, con­ti­núa.

La de­mo­cra­cia es un sis­te­ma po­lí­ti­co que ge­ne­ra de­cep­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do se ha­ce bien

Ciu­da­da­nos pa­si­vos en una de­mo­cra­cia ocu­lar

El fi­ló­so­fo in­sis­te en la idea de que la ciu­da­da­nía, en mu­chas oca­sio­nes, se ha con­ver­ti­do en un es­pec­ta­dor pa­si­vo de es­te sis­te­ma. “Des­de Aris­tó­te­les a Rous­seau he­mos po­di­do com­pro­bar que la de­mo­cra­cia só­lo fun­cio­na en en­tor­nos de cier­ta fa­mi­lia­ri­dad don­de to­do es abar­ca­ble. Sin em­bar­go, vi­vi­mos en un en­torno mu­cho más com­ple­jo en el que la po­lí­ti­ca no es­tá con­si­guien­do cum­plir una de sus fun­cio­nes más bá­si­cas: ha­cer su fun­ción com­pren­si­ble pa­ra la gen­te co­rrien­te. Con es­te pa­no­ra­ma, es di­fí­cil re­cu­pe­rar esa fun­ción de ciu­da­da­nos ac­ti­vos y nos he­mos con­ver­ti­do en lo que yo lla­mo una de­mo­cra­cia ocu­lar”, re­co­no­ce.

Asi­mis­mo, ase­gu­ra que el pro­ble­ma se ve agra­va­do por el ex­ce­so de in­for­ma­ción. “Si hay po­ca in­for­ma­ción se exi­ge trans­pa­ren­cia, pe­ro el ex­ce­so de in­for­ma­ción abru­ma y con-

fun­de. Hoy en día hay de­ma­sia­do spam po­lí­ti­co. La ciu­da­da­nía es­tá so­bre­ex­pues­ta y so­bre­ex­ci­ta­da. La in­for­ma­ción es ba­ra­ta y fá­cil de con­se­guir, pe­ro es­to no ha­ce más que com­pli­car la com­pren­sión de de­ter­mi­na­dos te­mas. Es ne­ce­sa­rio eco­no­mi­zar nues­tra aten­ción y ges­tio­nar la in­for­ma­ción pa­ra sa­ber a qué aten­der y a qué no. Los te­mas cam­bian a tal ve­lo­ci­dad que tien­den a des­va­lo­ri­zar­se, y úni­ca­men­te con­se­gui­re­mos pres­tar la aten­ción ne­ce­sa­ria y em­po­de­rar­los si re­du­ci­mos nues­tro ni­vel de in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, se tra­ta de un pro­ce­so muy di­fí­cil, por­que la in­for­ma­ción trans­for­ma­da en co­no­ci­mien­to es un pro­ce­so na­rra­ti­vo, no me­ra­men­te adi­ti­vo, es de­cir, tie­ne que te­ner un sen­ti­do. Es­ta­mos ago­ta­dos, y es­to ex­pli­ca­ría que es­te­mos fun­da­men­tal­men­te dis­traí­dos en cues­tio­nes ba­na­les, y no es­ta­mos yen­do a trans­for­ma­cio­nes de fon­do”, de­cla­ra.

Nos he­mos da­do cuen­ta de que iden­ti­fi­car cul­pa­bles es inú­til, por­que el pro­ble­ma es­tri­ba en fa­llos sis­té­mi­cos de to­do ti­po Hoy en día hay de­ma­sia­do spam po­lí­ti­co. Es ne­ce­sa­rio eco­no­mi­zar nues­tra aten­ción y ges­tio­nar la in­for­ma­ción pa­ra sa­ber a qué aten­der y a qué no

El re­sul­ta­do de es­ta ato­mi­za­ción in­for­ma­ti­va es que lo ideo­ló­gi­co ha pa­sa­do a un se­gun­do plano, y las gran­des trans­for­ma­cio­nes se es­tán pro­du­cien­do fue­ra del sis­te­ma po­lí­ti­co. Por eso, una de las so­lu­cio­nes que pro­po­ne In­ne­ra­rity es de­le­gar en los ex­per­tos. Es­tos, afir­ma, no tie­nen la so­lu­ción, pe­ro no po­de­mos de­jar de con­fiar en ellos. “Nos en­con­tra­mos en un mun­do que no se pue­de ar­ti­cu­lar a par­tir de nues­tra ex­pe­rien­cia per­so­nal; la com­ple­ji­dad nos re­mi­te al jui­cio de otros. Sa­bría­mos muy po­co si so­lo su­pié­ra­mos lo que sa­be­mos por no­so­tros mis­mos. Es­ta­mos con­de­na­dos a fiar­nos de al­guien. Pe­ro esa con­fian­za en los ex­per­tos ha fa­lla­do mu­chas ve­ces. Por ejem­plo, los que de­be­rían ha­ber an­ti­ci­pa­do la cri­sis fa­lla­ron es­tre­pi­to­sa­men­te. Y no por­que tu­vie­ran ma­la cien­cia eco­nó­mi­ca, sino por­que creían que la te­nían me­jor de la que la te­nían. Es de­cir, las pre­vi­sio­nes de­ma­sia­do exac­tas de la eco­no­mía la han con­ver­ti­do en una cien­cia exac­ta ma­te­má­ti­ca­men­te, pe­ro con una gran inexac­ti­tud so­cial. Al fi­nal, los ex­per­tos es­tán sor­pren­di­dos y no­so­tros de­cep­cio­na­dos, por­que qui­zá he­mos de­le­ga­do de­ma­sia­do y el re­sul­ta­do es un ver­da­de­ro desas­tre”, re­cal­ca.

In­cen­ti­var la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va

El fi­ló­so­fo apues­ta por com­ba­tir coope­ra­ti­va­men­te la ig­no­ran­cia, y no cen­trar­nos en juz­gar las com­pe­ten­cias a ni­vel in­di­vi­dual. “La com­pe­ten­cia o in­com­pe­ten­cia que nos de­be preo­cu­par no es la de las per­so­nas, sino la del sis­te­ma. El pro­ble­ma no es que unos cuan­tos no vo­ten ade­cua­da­men­te, sino que el sis­te­ma no de­ci­de ade­cua­da­men­te. En es­te pun­to, no se tra­ta de es­tu­diar mu­cho y for­mar­se bien, sino de com­ba­tir coope­ra­ti­va­men­te la ig­no­ran­cia po­nien­do el acen­to en los com­po­nen­tes ins­ti­tu­cio­na­les y or­ga­ni­za­ti­vos de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va. La fal­ta de com­pe­ten­cia po­lí­ti­ca no es in­di­vi­dual, es un fa­llo co­lec­ti­vo. Te­ne­mos que crear un sis­te­ma en el que los go­ber­nan­tes ten­gan me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra es­ca­par de nues­tro con­trol. Por tan­to, no se tra­ta de me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les, sino de for­ta­le­cer aque­llos as­pec­tos del sis­te­ma que in­cre­men­tan las ca­pa­ci­da­des de coope­ra­ción”, ar­gu­men­ta.

El in­ves­ti­ga­dor ase­gu­ra que, a pe­sar de to­dos es­tos pro­ble­mas, no exis­te una cri­sis de la de­mo­cra­cia, sino un cre­ci­mien­to de la con­cien­cia de­mo­crá­ti­ca n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.