“Pen­sar en el bien de to­da la so­cie­dad de­be ser un ob­je­ti­vo im­por­tan­te pa­ra em­pre­sa­rios y di­rec­ti­vos”

En­tre­vis­ta con Franz Heu­kamp, di­rec­tor ge­ne­ral del IESE

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Tras ca­tor­ce años for­man­do par­te del claus­tro del IESE, el pro­fe­sor Franz Heu­kamp to­mó –ha­ce es­ca­sos dos años– las rien­das de la pri­me­ra es­cue­la del mun­do en for­ma­ción de di­rec­ti­vos. Le ilu­sio­na con­tri­buir a se­guir desa­rro­llan­do la in­ter­na­cio­na­li­dad, la ca­li­dad aca­dé­mi­ca y la in­ves­ti­ga­ción de la ins­ti­tu­ción. Ade­más, afron­ta los re­tos del si­glo XXI sin per­der de vis­ta las prio­ri­da­des del IESE: aten­der las ne­ce­si­da­des de los di­rec­ti­vos y es­tar al ser­vi­cio de la so­cie­dad des­de la me­jo­ra del mun­do em­pre­sa­rial. EXE­CU­TI­VE EX­CE­LLEN­CE: El IESE se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te mun­dial en la for­ma­ción de di­rec­ti­vos. En los úl­ti­mos cua­tro años ha li­de­ra­do el

ran­king del Fi­nan­cial Ti­mes. ¿Có­mo des­cri­bi­ría la es­cue­la que hoy en­ca­be­za? FRANZ HEU­KAMP: Du­ran­te los 60 años que tie­ne el IESE, los pro­fe­so­res han apor­ta­do su do­cen­cia, su in­ves­ti­ga­ción y su la­bor de con­tac­to di­rec­to con las em­pre­sas, al­go que nos ha per­mi­ti­do com­pren­der y ayu­dar a los di­rec­ti­vos. El ac­tual ni­vel de la for­ma­ción tam­bién es fru­to del tra­ba­jo de los equi­pos di­rec­ti­vos, que han sa­bi­do pro­fe­sio­na­li­zar mu­cho la or­ga­ni­za­ción, la se­lec­ción de alum­nos y el mar­ke­ting de los pro­gra­mas. Ade­más, re­sul­ta fun­da­men­tal el tra­ba­jo del

staff, por­que per­mi­te que el par­ti­ci­pan­te que lle­ga al IESE pue­da ver una or­ga­ni­za­ción im­pe­ca­ble. E.E.: ¿Qué mar­ca la di­fe­ren­cia en una es­cue­la de ne­go­cios? F.H.: Ob­te­ner una vi­sión com­ple­ta de la em­pre­sa y me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des di­rec­ti­vas pa­ra en­ten­der la di­men­sión in­ter­na­cio­nal, la di­rec­ción de per­so­nas y la ca­pa­ci­dad de ver un pro­ble­ma y to­mar una de­ci­sión des­de el pun­to de vis­ta del CEO e in­te­grar las di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas. Aun­que ha­bría que aña­dir la po­si­bi­li­dad de que la es­cue­la me brin­de una red de con­tac­tos que no sean sim­ples “ami­gue­tes” que me abran puer­tas, sino más bien com­pa­ñe­ros o ami­gos que me ayu­den a re­fle­xio­nar so­bre mis de­ci­sio­nes. E.E.: ¿Cuá­les son, en su opi­nión, los re­tos a los que se en­fren­tan las em­pre­sas en los pró­xi­mos años? F.H.: Creo que vi­vi­mos en un mo­men­to de gran­des cam­bios e in­cer­ti­dum­bre. Des­ta­ca­ría prin­ci­pal­men­te el cam­bio di­gi­tal y los nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, sin ol­vi­dar que hoy la eco­no­mía avan­za a ba­se de innovación y que el em­pren­di­mien­to es ya una ca­pa­ci­dad muy va­lo­ra­da en cual­quier con­tex­to. El uso de la tec­no­lo­gía di­gi­tal apor­ta nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar las em­pre­sas y la so­cie­dad. Sin em­bar­go, pa­ra di­ri­gir no bas­ta con el co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co, al fi­nal se tra­ta de ges­tio­nar per­so­nas. En de­fi­ni­ti­va, el ma­yor re­to es –y de­be­ría ser– se­guir dan­do sen­ti­do al tra­ba­jo y al pa­pel de la em­pre­sa co­mo fuer­za pa­ra te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad. E.E.: El de­sem­pleo es uno de los pro­ble­mas más im­por­tan­tes de mu­chas so­cie­da­des desa­rro­lla­das, pe­ro es­pe­cial­men­te de Es­pa­ña. ¿En el IESE exis­ten ini­cia­ti­vas pa­ra com­ba­tir­lo? F.H.: El de­sem­pleo es un gran pro­ble­ma pa­ra las per­so­nas que lo su­fren y pa­ra la so­cie­dad. Por eso, las or­ga­ni­za­cio­nes de­be­mos bus­car los mo­dos de in­cor­po­rar a to­do el mun­do al mer­ca­do la­bo­ral: pro­por­cio­nan­do mejor for­ma­ción a aque­llos que la ne­ce­si­ten y adap­tan­do el mar­co le­gal pa­ra fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de más per­so­nas en el mer­ca­do la­bo­ral. Des­de el IESE, tra­ba­ja­mos en su­ge­ren­cias prác­ti­cas so­bre có­mo se po­drían me­jo­rar al­gu­nos as­pec­tos de la for­ma­ción de los más jó­ve­nes, y pro­po­ne­mos cons­tan­te­men­te for­mas de crear un en­torno la­bo­ral más abier­to y más ágil. E.E.: La tec­no­lo­gía es­tá afec­tan­do pro­fun­da­men­te a las so­cie­da­des en mu­chos as­pec­tos. ¿Có­mo se de­be ges­tio­nar la lle­ga­da de es­tas nue­vas ten­den­cias en el mun­do de la em­pre­sa? F.H.: Por una par­te, exis­ten avan­ces tec­no­ló­gi­cos que per­mi­ten que mu­chos tra­ba­jos pue­dan rea­li­zar­se por má­qui­nas al ser­vi­cio de las per­so­nas y, por lo tan­to, se tra­ta de una me­jo­ra de nues­tra vi­da. Por otra, al­gu­nas ta­reas aca­ban por des­apa­re­cer, pe­ro es al­go que siem­pre ha su­ce­di­do. Lo más im­por­tan­te es con­se­guir que las per­so­nas que lle­va­ban a ca­bo es­tas ta­reas se for­men pa­ra rea­li­zar otros tra­ba­jos. Re­sul­ta fun­da­men­tal en­ten­der que la for­ma­ción no aca­ba nun­ca y es­te es­tí­mu­lo in­te­lec­tual creo que es muy po­si­ti­vo.

Du­ran­te 60 años, los pro­fe­so­res del IESE han apor­ta­do su do­cen­cia, su in­ves­ti­ga­ción y su la­bor de con­tac­to di­rec­to con las em­pre­sas, al­go que nos ha per­mi­ti­do com­pren­der y ayu­dar a los di­rec­ti­vos

Los pro­gra­mas

de Exe­cu­ti­ve Edu­ca­tion

re­nue­van con­ti­nua­men­te la ofer­ta de for­ma­ción, pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des del di­rec­ti­vo a lo lar­go de to­da su vi­da

En un fu­tu­ro pró­xi­mo, el pro­pó­si­to es dis­po­ner de tec­no­lo­gías de tan­to ni­vel que po­dre­mos es­co­ger el mé­to­do y las he­rra­mien­tas más ade­cua­das pa­ra ca­da ob­je­ti­vo edu­ca­ti­vo

E.E.: ¿Có­mo se pre­pa­ra el IESE en es­te sen­ti­do? F.H.: Las tra­yec­to­rias pro­fe­sio­na­les se es­tán pro­lon­gan­do y to­ma más pe­so el

li­fe­long lear­ning. En es­te cam­po, es fun­da­men­tal la la­bor de los pro­gra­mas de

Exe­cu­ti­ve Edu­ca­tion, por­que re­nue­van con­ti­nua­men­te la ofer­ta de for­ma­ción pa­ra adap­tar­la a las ne­ce­si­da­des del di­rec­ti­vo a lo lar­go de to­da su vi­da. A su vez, la Aso­cia­ción de An­ti­guos Alum­nos ofre­ce un pro­gra­ma de for­ma­ción con­ti­nua muy com­ple­to. E.E.: ¿Có­mo se ima­gi­na la for­ma­ción en los pró­xi­mos años? F.H.: Ac­tual­men­te, en el IESE ya te­ne­mos pro­gra­mas lla­ma­dos “hí­bri­dos”, por­que com­bi­nan se­sio­nes pre­sen­cia­les con el uso de la tec­no­lo­gía en se­sio­nes a dis­tan­cia, en dis­tin­tos for­ma­tos. Em­pe­za­mos ha­ce ya quin­ce años con el Glo­bal Exe­cu­ti­ve MBA; hoy con­ta­mos in­clu­so con unos mó­du­los en la pla­ta­for­ma Cour­se­ra. Aun así, en la es­cue­la cree­mos que el mejor mé­to­do de apren­di­za­je di­rec­ti­vo es el apren­di­za­je ba­sa­do en la dis­cu­sión, que hoy se da mejor en el au­la, con in­ter­ac­ción di­rec­ta de los par­ti­ci­pan­tes. En un fu­tu­ro pró­xi­mo, el pro­pó­si­to es dis­po­ner de tec­no­lo­gías de tan­to ni­vel que po­dre­mos es­co­ger el mé­to­do y las he­rra­mien­tas más ade­cua­das pa­ra ca­da ob­je­ti­vo edu­ca­ti­vo. E.E.: Sien­do ale­mán y des­de la pers­pec­ti­va glo­bal que da di­ri­gir el IESE, ¿có­mo ve el fu­tu­ro de Eu­ro­pa? F.H.: Creo que es es­pe­ran­za­dor, por­que Eu­ro­pa siem­pre ha si­do una co­mu­ni­dad de paí­ses que se han sa­bi­do adap­tar a cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes. Di­cho es­to, tam­bién es cier­to que hay una pre­sión po­pu­lis­ta que se ha ido for­man­do a raíz de una cier­ta de­sa­ten­ción a los pro­ble­mas reales de los ciu­da­da­nos. En es­te sen­ti­do, es­pe­ro que los res­pon­sa­bles pú­bli­cos pue­dan reac­cio­nar y aten­der mejor los pro­ble­mas, pa­ra, así, re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da. E.E.: Via­ja con fre­cuen­cia a Asia. ¿Qué lec­cio­nes po­de­mos apren­der de ellos? F.H.: Las eco­no­mías asiá­ti­cas han sa­bi­do desa­rro­llar­se mu­cho en las úl­ti­mas dé­ca­das. Co­mo es­cue­la de di­rec­ción de em­pre­sas, he­mos apren­di­do mu­cho y se­gui­mos ha­cién­do­lo de un en­torno tan op­ti­mis­ta, di­ná­mi­co y de al­to cre­ci­mien­to que, a su vez, nos per­mi­te apor­tar nues­tra ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to. Lo que más me lla­ma la aten­ción de ellos es su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a los cam­bios y su agi­li­dad a la ho­ra de im­ple­men­tar no­ve­da­des. Lo ve­mos tam­bién en los par­ti­ci­pan­tes de nues­tros pro­gra­mas: más del 25% de nues­tros alum­nos del MBA ya pro­ce­den de al­gún país asiá­ti­co. Su pre­sen­cia apor­ta

Mu­chas ve­ces, el pro­ble­ma es­tá en sa­ber com­pa­gi­nar la vo­lun­tad na­tu­ral de las per­so­nas de que­rer ha­cer el bien con los dis­tin­tos re­que­ri­mien­tos, pre­sio­nes y ten­sio­nes a los que es­tán so­me­ti­das

nue­vos pun­tos de vis­ta que obli­gan a los oc­ci­den­ta­les a re­pen­sar nues­tros es­que­mas. E.E.: Por su ex­pe­rien­cia di­ri­gien­do los pro­gra­mas MBA, co­no­ce muy bien

a los de­no­mi­na­dos mi­llen­nials. ¿Qué ofre­ce el IESE a es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de lí­de­res? F.H.: Los mi­llen­nials son, en ge­ne­ral, per­so­nas muy com­pro­me­ti­das con el im­pac­to que pue­den te­ner a tra­vés de su pro­fe­sión. Se im­pli­can en cau­sas muy no­bles, y son es­tas cau­sas y sus ob­je­ti­vos los que de­ter­mi­nan sus de­ci­sio­nes vi­ta­les. En es­te sen­ti­do, hay una co­ne­xión muy na­tu­ral del IESE con ellos, por­que no­so­tros siem­pre ha­bla­mos del im­pac­to es­pe­cí­fi­ca­men­te a tra­vés de la in­te­gri­dad, de la pro­fe­sio­na­li­dad y del es­pí­ri­tu de ser­vi­cio. Por eso, creo que el MBA del IESE re­sul­ta es­pe­cial­men­te atrac­ti­vo pa­ra ellos, por el én­fa­sis que po­ne en es­tas di­men­sio­nes. E.E.: En lí­nea con las as­pi­ra­cio­nes de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, ¿qué pue­den ha­cer los di­rec­ti­vos pa­ra com­ba­tir las de­sigual­da­des de las que so­mos tes­ti­gos en to­do el pla­ne­ta? F.H.: Un mo­tor es­pe­cial­men­te bueno pa­ra com­ba­tir la de­sigual­dad y la po­bre­za es la bue­na ges­tión de las em­pre­sas, por­que, a tra­vés del tra­ba­jo, de la for­ma­ción y del cui­da­do de las per­so­nas, se con­tri­bu­ye a me­jo­rar en gran me­di­da el bie­nes­tar de la so­cie­dad. Es el ca­so, por ejem­plo, de la Afri­ca Ini­tia­ti­ve del IESE, don­de creo que es­ta­mos ha­cien­do un tra­ba­jo im­por­tan­te con em­pre­sa­rios que, al re­ci­bir una bue­na for­ma­ción, pue­den ayu­dar mu­chí­si­mo a las co­mu­ni­da­des en las que re­si­den. E.E.: Ha­ble­mos de su sec­tor. Us­ted ha de­fen­di­do que las es­cue­las de di­rec­ción de­ben re­di­ri­gir­se ha­cia el bien co­mún. ¿De qué mo­do pue­de lle­var­se es­to a ca­bo? F.H.: En la cri­sis fi­nan­cie­ra de los años 2008 y 2009, sur­gie­ron crí­ti­cas muy se­rias a las es­cue­las de di­rec­ción en cuan­to a los mo­de­los de ne­go­cio y las ac­ti­tu­des que se ha­bían trans­mi­ti­do a los di­rec­ti­vos en al­gu­nas de ellas. Te­ne­mos que re­co­no­cer que, se­gu­ra­men­te, es­to es ver­dad, y creo que el bien co­mún, es de­cir, pen­sar en el bien de to­da la so­cie­dad, tie­ne que ser un ob­je­ti­vo im­por­tan­te pa­ra em­pre­sa­rios y di­rec­ti­vos. Les te­ne­mos que ayu­dar a con­cre­tar cuál de­be ser es­te bien co­mún y có­mo in­cor­po­rar­lo a su to­ma de de­ci­sio­nes. Creo que, de ma­ne­ra na­tu­ral, las per­so­nas quie­ren ha­cer el bien, y, mu­chas ve­ces, el pro­ble­ma es­tá en sa­ber com­pa­gi­nar es­ta vo­lun­tad con los dis­tin­tos re­que­ri­mien­tos, pre­sio­nes y ten­sio­nes a los que es­tán so­me­ti­das. E.E.: Exis­te la opi­nión de que, a ve­ces, las es­cue­las co­mo el IESE rea­li­zan in­ves­ti­ga­ción que es­tá al­go ale­ja­da de los in­tere­ses de las em­pre­sas. ¿Có­mo se con­si­gue pu­bli­car en re­vis­tas cien­tí­fi­cas, que plan­tean exi­gen­cias más téc­ni­cas, y, a la vez, re­sul­tar útil pa­ra los di­rec­ti­vos? F.H.: La cla­ve es la re­le­van­cia. Una idea re­le­van­te pa­ra di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios, bien pre­pa­ra­da y pre­sen­ta­da, tam­bién me­re­ce es­tar en­tre in­ves­ti­ga­cio­nes de pri­mer ni­vel mun­dial. Exis­ten nu­me­ro­sos ejem­plos de ideas que se han pu­bli­ca­do pri­me­ro en un for­ma­to más cien­tí­fi­co y de las que lue­go se han sa­bi­do ex­traer lec­cio­nes im­por­tan­tes pa­ra las em­pre­sas. Pre­ci­sa­men­te, en el IESE es­ta­mos en una muy bue­na po­si­ción pa­ra con­se­guir­lo, por­que au­na­mos el co­no­ci­mien­to em­pre­sa­rial y el ri­gor cien­tí­fi­co. E.E.: ¿Qué ob­je­ti­vos tie­ne el IESE pa­ra los pró­xi­mos años? F.H.: El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es se­guir es­tan­do al ser­vi­cio de la so­cie­dad: ofre­cer una muy bue­na for­ma­ción a di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios pa­ra, a tra­vés de to­dos ellos, ayu­dar a me­jo­rar las or­ga­ni­za­cio­nes y la so­cie­dad. Creo que nues­tro fu­tu­ro de­pen­de de la ca­pa­ci­dad que ten­ga­mos pa­ra ser re­le­van­tes en es­ta gran ta­rea. Es un ám­bi­to crí­ti­co, por­que los pro­ble­mas de la so­cie­dad y de las or­ga­ni­za­cio­nes son múl­ti­ples, y de­be­mos es­tar ahí pa­ra con­tri­buir y ayu­dar a los di­rec­ti­vos y em­pre­sa­rios a for­mu­lar las res­pues­tas ade­cua­das

Fo­to: Edu Fe­rrer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.