Mu­tua Ma­dri­le­ña: el re­to de cam­biar y con­ser­var los va­lo­res

En­tre­vis­ta con Ig­na­cio Ga­rral­da, pre­si­den­te de Mu­tua Ma­dri­le­ña

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Ade­más de im­pul­sar el cre­ci­mien­to ren­ta­ble y una ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción, el nue­vo Plan Es­tra­té­gi­co sien­ta las ba­ses de una as­pi­ra­ción a más lar­go pla­zo, co­mo es la de cu­brir en to­do mo­men­to las ne­ce­si­da­des ase­gu­ra­do­ras, de aho­rro y mo­vi­li­dad de nues­tros clien­tes

Des­de que en 2008 Ig­na­cio Ga­rral­da to­ma­ra las rien­das de Mu­tua Ma­dri­le­ña, la com­pa­ñía ini­ció un re­di­se­ño es­tra­té­gi­co y un fuer­te pro­ce­so de di­ver­si­fi­ca­ción, que se han tra­du­ci­do en un cre­ci­mien­to es­ta­ble y sos­te­ni­do. Una dé­ca­da des­pués, si­gue afron­tan­do desafíos, pe­ro con unas ba­ses só­li­das y una po­si­ción de li­de­raz­go.

Li­cen­cia­do en De­re­cho y no­ta­rio en ex­ce­den­cia, a lo lar­go de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal Ga­rral­da ha si­do agen­te de Cam­bio y Bol­sa, pre­si­den­te de Ban­co­val y co­fun­da­dor y vi­ce­pre­si­den­te de AB Ase­so­res Bur­sá­ti­les, la pri­me­ra em­pre­sa in­de­pen­dien­te de ban­cos y ca­jas que se de­di­có al aná­li­sis y la in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra en Es­pa­ña. Tam­bién ha si­do fun­da­dor y pre­si­den­te de la Fun­da­ción Leal­tad y, en la ac­tua­li­dad, es su vi­ce­pre­si­den­te en re­pre­sen­ta­ción de la Fun­da­ción Mu­tua Ma­dri­le­ña.

En ju­nio de 2002 en­tró en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Mu­tua Ma­dri­le­ña, tres años más tar­de fue de­sig­na­do vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do, y en enero de 2008 pa­só a ocu­par la pre­si­den­cia del Gru­po. Des­de es­te pues­to con­ti­núa li­de­ran­do los cam­bios in­ter­nos y ex­ter­nos que se ave­ci­nan en un sec­tor con una al­ta exi­gen­cia re­gu­la­to­ria, co­mo son las ne­ce­si­da­des sur­gi­das a par­tir de la innovación tec­no­ló­gi­ca, la apa­ri­ción de nue­vos pla­yers o una apro­xi­ma­ción di­fe­ren­te al clien­te. So­bre to­dos ellos, y mu­cho más, ha­bla­mos con Ig­na­cio Ga­rral­da. EXE­CU­TI­VE EX­CE­LLEN­CE: La dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca es­tá afec­tan­do a to­das las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. La ban­ca es­tá de­mos­tran­do có­mo sec­to­res tra­di­cio­na­les, con es­truc­tu­ras gran­des y com­ple­jas, son ca­pa­ces de apro­ve­char to­da esa po­ten­cia­li­dad tec­no­ló­gi­ca y li­de­rar un cam­bio no so­lo de ne­go­cio, sino de cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va y de ma­ne­ra de ha­cer las co­sas. ¿Có­mo es­tá im­pac­tan­do en la in­dus­tria del se­gu­ro? ¿Has­ta qué pun­to la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca (y la ve­lo­ci­dad de las in­no­va­cio­nes) es­tá su­po­nien­do una trans­for­ma­ción del sec­tor? IG­NA­CIO GA­RRAL­DA: En los diez años que lle­vo al fren­te de Mu­tua Ma­dri­le­ña ha cam­bia­do mu­cho la so­cie­dad que nos ro­dea, y más que va a cam­biar en los años ve­ni­de­ros, so­lo que aho­ra ese cam­bio se va a pro­du­cir de for­ma mu­cho más ace­le­ra­da. Por ello, to­das las em­pre­sas, del sec­tor se­gu­ros o de cual­quier otro, han de pre­pa­rar­se pa­ra un en­torno mu­cho más com­ple­jo y com­pe­ti­ti­vo, do­mi­na­do por los efec­tos, to­da­vía in­cier­tos, que nos de­pa­ra­rán cam­bios tec­no­ló­gi­cos que co­mien­zan a desa­rro­llar­se, y en el que ten­dre­mos que com­pe­tir no so­lo con los agen­tes tra­di­cio­na­les de nues­tros pro­pios mer­ca­dos, sino tam­bién con nue­vos ope­ra­do­res lle­ga­dos de otros sec­to­res.

En nues­tro ca­so, por lo tan­to, no so­lo ten­dre­mos que en­fren­tar­nos a esa nue­va com­pe­ten­cia, sino tam­bién a un cam­bio pro­fun­do de los usos y cos­tum­bres so­cia­les, que afec­ta­rán tan­to a nues­tra for­ma de vi­da co­mo, so­bre to­do, a la de nues­tros hi­jos.

Los nue­vos há­bi­tos de vi­da y las nue­vas tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles da­rán a los usua­rios más ac­ce­si­bi­li­dad a los ser­vi­cios que pres­tan las em­pre­sas, les ha­rán re­que­rir­les nue­vas so­lu­cio­nes más per­so­na­li­za­das, y tam­bién de­man­da­rán de ellas in­me­dia­tez a la ho­ra de sa­tis­fa­cer esos re­que­ri­mien­tos. Las com­pa­ñías que no es­tén a la al­tu­ra de es­tas de­man­das irán per­dien­do te­rreno, que­da­rán atrás y, fi­nal­men­te, no ter­mi­na­rán la ca­rre­ra.

Co­mo bien pue­de ima­gi­nar, en nues­tros más de 85 años de his­to­ria, Mu­tua ha te­ni­do que en­fren­tar­se a múl­ti­ples re­tos, pe­ro siem­pre si­guien­do un mis­mo mo­de­lo de ne­go­cio. En es­ta oca­sión, no obs­tan­te, el re­to que te­ne­mos de­lan­te es de tal ca­li­bre que va a re­que­rir la trans­for­ma­ción ace­le­ra­da de nues­tra em­pre­sa a ese nue­vo en­torno en el que va­mos a te­ner que com­pe­tir.

Por ello, nues­tro nue­vo Plan Es­tra­té­gi­co, ade­más de se­guir im­pul­san­do el cre­ci­mien­to ren­ta­ble de nues­tro Gru­po y su ma­yor di­ver­si­fi­ca­ción, sien­ta las ba­ses de una as­pi­ra­ción a más lar­go pla­zo, co­mo es la de cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des ase­gu­ra­do­ras, de aho­rro y mo­vi­li­dad de nues­tros clien­tes, du­ran­te to­da su vi­da.

Es por ello por lo que nues­tra trans­for­ma­ción di­gi­tal, aun­que afec­ta­rá a nues­tras ca­pa­ci­da­des y pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos pa­ra ha­cer de Mu­tua una or­ga­ni­za­ción más innovadora y trans­ver­sal, de­be­rá per­se­guir tam­bién que nues­tros ase­gu­ra­dos –los de aho­ra y los del fu­tu­ro– pue­dan se­guir en­con­tran­do en nues­tro gru­po em­pre­sa­rial la mejor com­bi­na­ción de pre­cios y ser­vi­cios que pue­da exis­tir en to­do lo que les ofre­ce­mos.

Nues­tra trans­for­ma­ción, por lo tan­to, se­rá pa­ra nues­tros ase­gu­ra­dos, no pa­ra Mu­tua en sí mis­ma. Siem­pre he­mos pues­to a nues­tros mu­tua­lis­tas y clien­tes en el cen­tro de to­do, y así se­gui­rá sien­do, pues­to que lo­grar una ma­yor cer­ca­nía al ase­gu­ra­do y al clien­te es otro de los ejes de nues­tro nue­vo Plan Es­tra­té­gi­co 2018-2020. E.E.: Es­tas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas tam­bién de­ri­van en nue­vos ries­gos y nue­vos há­bi­tos, sus­cep­ti­bles de ser cu­bier­tos. ¿Re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad pa­ra la crea­ción de nue­vos pro­duc­tos de se­gu­ros? I.G.: En Mu­tua Ma­dri­le­ña ya he­mos lan­za­do nue­vos pro­duc­tos (co­mo se­gu­ros de vi­da ries­go on­li­ne o se­gu­ros de ho­gar on­li­ne) adap­ta­dos a las nue­vas de­man­das de los clien­tes. Sin du­da he­mos acer­ta­do por­que, en el ca­so de las pó­li­zas de vi­da ries­go, el cre­ci­mien­to ex­pe­ri­men­ta­do el pri­mer año ha su­pe­ra­do el 100%, con un 20% de me­jo­ra en la pri­ma me­dia.

El ám­bi­to de la au­to­mo­ción tam­bién es­tá cam­bian­do sus­tan­cial­men­te por las nue­vas tec­no­lo­gías. El re­to es ir ca­da vez más a una ta­ri­fi­ca­ción más per­so­na­li­za­da en ba­se al aná­li­sis de los múl­ti­ples da­tos dis­po­ni­bles. El mer­ca­do asegurador tra­ba­ja aho­ra mis­mo en es­ta lí­nea, pre­ci­sa­men­te por las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la trans­for­ma­ción di­gi­tal.

La ca­pa­ci­dad pa­ra ca­li­brar ries­gos de for­ma per­so­na­li­za­da y el pa­go por uso es una ten­den­cia que se ge­ne­ra­li­za­rá en los pró­xi­mos años y a la que Mu­tua, pre­vi­si­ble­men­te, se su­ma­rá con el de­sa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos, siem­pre que sean úti­les pa­ra nues­tros clien­tes.

En es­te con­tex­to, la co­la­bo­ra­ción que ya es­tá desa­rro­llan­do Mu­tua con

in­sur­tech y start-ups es­pe­cia­li­za­das en el ám­bi­to asegurador es­tá ge­ne­ran­do una sim­bio­sis de co­no­ci­mien­tos. Los

part­ners es­pe­cia­li­za­dos en innovación nos brin­dan la opor­tu­ni­dad de me­jo­rar en la ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios adap­ta­dos a las nue­vas ten­den­cias y de­man­das de los con­su­mi­do­res. E.E.: Vi­vi­mos in­mer­sos en la era del

big da­ta. Ro­ber­to Ri­go­bon, pro­fe­sor del MIT y uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas de es­ta área, nos lla­ma­ba la aten­ción so­bre la im­por­tan­cia del aná­li­sis de esos da­tos, si real­men­te que­re­mos trans­for­mar la da­ta en co­no­ci­mien­to. Las com­pa­ñías de se­gu­ros atesoran una in­gen­te can­ti­dad de da­tos, pe­ro ¿có­mo trans­for­man en Mu­tua Ma­dri­le­ña esos da­tos del clien­te en in­for­ma­ción de va­lor? I.G.: Mu­tua Ma­dri­le­ña es pio­ne­ra en el sec­tor en apro­ve­char el uso del big

da­ta en el mar­co de su trans­for­ma­ción di­gi­tal, prin­ci­pal­men­te pa­ra op­ti­mi­zar la ge­ne­ra­ción de de­man­da, me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de pri­cing y sus­crip­ción y op­ti­mi­zar la aten­ción a clien­tes. El big

da­ta nos per­mi­te ali­men­tar de “in­te­li­gen­cia” to­da la ca­de­na de va­lor, des­de el di­se­ño de pro­duc­to a los pro­ce­sos de ven­ta y ser­vi­cio.

Nues­tra apues­ta di­gi­tal se tra­du­ce en au­men­tos del vo­lu­men de con­tra­ta­ción. Por ejem­plo, la sus­crip­ción on­li­ne de se­gu­ros de au­to en­tre par­ti­cu­la­res re­pre­sen­ta ya en torno al 45% de la nue­va pro­duc­ción de la com­pa­ñía. Y hoy en día los ca­na­les di­gi­ta­les ya su­pe­ran los dos mi­llo­nes de vi­si­tas men­sua­les. E.E.: Ve­mos tam­bién có­mo em­pie­zan a in­tere­sar­se por en­trar en el sec­tor nue­vos pla­yers 100% di­gi­ta­les, co­mo Ama­zon (con mu­cha in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to de las per­so­nas, muy ágil y a pre­cios más ba­jos), así co­mo la pre­sen­cia de pe­que­ñas em­pre­sas de se­gu­ros co­mo Os­car o Vi­ta­lity, con un en­fo­que cus­to­mer cen­tric y con ca­pa­ci­dad de ofre­cer res­pues­tas ági­les a los clien­tes. ¿Có­mo va­lo­ra es­ta com­pe­ten­cia y có­mo cree que evo­lu­cio­na­rá? I.G.: En nues­tro ca­so, la innovación y la di­ver­si­fi­ca­ción son va­lo­res y ob­je­ti­vos cla­ves pa­ra en­ca­rar es­ta nue­va era. Tam­bién lo se­rán pa­ra po­der ha­cer fren­te a los nue­vos ope­ra­do­res que ya co­mien­zan a com­pe­tir en nues­tro ne­go­cio. Efec­ti­va­men­te, gran­des cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ama­zon y Fa­ce­book ya han anun­cia­do pla­nes pa­ra apro­xi­mar­se a la ac­ti­vi­dad ase­gu­ra­do­ra, y ello es so­lo un pri­mer aviso de que nos va­mos a te­ner que en­fren­tar a una ca­da vez ma­yor com­pe­ten­cia en nues­tra fun­ción em­pre­sa­rial.

To­dos es­tos cam­bios nos obli­ga­rán a rea­li­zar im­por­tan­tes es­fuer­zos, eco­nó­mi­cos y or­ga­ni­za­ti­vos, pa­ra trans­for­mar­nos y do­tar­nos de nue­vas ca­pa­ci­da­des y re­cur­sos. No­so­tros, no obs­tan­te, lo ha­re­mos sin te­ner que tras­la­dar a nues­tras ta­ri­fas au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de pre­cios, gra­cias a nues­tra ca­pa­ci­dad y sol­ven­cia. Es­ta úl­ti­ma ha si­do nues­tra po­lí­ti­ca en los úl­ti­mos ejer­ci­cios y así que­re­mos que si­ga su­ce­dien­do.

El he­cho de ser una or­ga­ni­za­ción só­li­da, bien ges­tio­na­da y su­ma­men­te sol­ven­te va a per­mi­tir a nues­tro Gru­po en­ca­rar unas in­ver­sio­nes en tec­no­lo-

La ca­pa­ci­dad pa­ra ca­li­brar ries­gos de for­ma per­so­na­li­za­da y el pa­go por uso es una ten­den­cia a la que Mu­tua se su­ma­rá con el de­sa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos, siem­pre que sean úti­les pa­ra nues­tros clien­tes

De­be­mos per­se­guir que nues­tros ase­gu­ra­dos pue­dan se­guir en­con­tran­do en el Gru­po Mu­tua la mejor com­bi­na­ción de pre­cios y ser­vi­cios

gía, adi­cio­na­les a las que te­nía­mos ya pre­vis­tas, de 175 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos tres años, ta­rea de gran com­ple­ji­dad que nos re­que­ri­rá un im­por­tan­te es­fuer­zo de ges­tión y de con­trol, así co­mo man­te­ner unos cri­te­rios de má­xi­ma efi­cien­cia.

Con ello que­re­mos ga­ran­ti­zar que es­ta in­ver­sión cum­pla, de for­ma efec­ti­va, con el ob­je­ti­vo de trans­for­mar nues­tra or­ga­ni­za­ción pa­ra ha­cer­la más di­ná­mi­ca, co­la­bo­ra­ti­va, efi­cien­te, útil y cer­ca­na pa­ra to­dos nues­tros ase­gu­ra­dos. E.E.: El sec­tor asegurador en Es­pa­ña es al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo. En un en­torno de fuer­tes com­pe­ti­do­res (Map­fre, Allianz, AXA…), ¿cuál es el va­lor aña­di­do de Mu­tua Ma­dri­le­ña? I.G.: La in­su­pe­ra­ble re­la­ción ca­li­dad­pre­cio de nues­tros ser­vi­cios. Mu­tua Ma­dri­le­ña cuen­ta con la ma­yor ra­tio de fi­de­li­dad en­tre sus ase­gu­ra­dos, su­pe­rior al 92%, fren­te al 80% de me­dia del sec­tor. Esa con­fian­za que nos otor­gan los ase­gu­ra­dos no es fru­to de la ca­sua­li­dad, sino de la aten­ción y efi­ca­cia con la que pres­ta­mos los ser­vi­cios, y creo que ava­la mi afir­ma­ción an­te­rior.

En los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te du­ran­te la cri­sis, los ase­gu­ra­dos se han be­ne­fi­cia­do de nues­tra tra­di­cio­nal po­lí­ti­ca de no ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios a cos­ta de nues­tros mu­tua­lis­tas, así co­mo de la de no re­per­cu­tir­les al­zas co­mo la subida de pre­cios de los ta­lle­res o el in­cre­men­to le­gal de las in­dem­ni­za­cio­nes. Pe­ro he­mos ido mu­cho más allá, y du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años he­mos con­ge­la­do las pri­mas que pa­gan por su se­gu­ro de au­to a las dos ter­ce­ras par­tes de nues­tros mu­tua­lis­tas.

Nin­gu­na otra em­pre­sa del sec­tor asegurador ha lle­va­do a ca­bo en Es­pa­ña una po­lí­ti­ca de pre­cios se­me­jan­te du­ran­te el úl­ti­mo lus­tro. Ha­ber­lo he­cho man­te­nien­do al mis­mo tiem­po los már­ge­nes, la ren­ta­bi­li­dad y el ni­vel de ser­vi­cio ex­ce­len­te al que te­ne­mos acos­tum­bra­dos a nues­tros clien­tes for­ma par­te del va­lor aña­di­do de Mu­tua. E.E.: Los úl­ti­mos da­tos del Fo­ro de Da­vos re­ve­lan que de aquí a 2020 se van a per­der 7,5 mi­llo­nes de pues­tos de em­pleo ne­tos, co­mo con­se­cuen­cia de la robotización y la ra­pi­dez con la que me­jo­ran los soft­wa­res de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, fun­da­men­tal­men­te los desa­rro­lla­dos pa­ra la aten­ción al clien­te. ¿Qué es­ce­na­rio con­tem­plan

La sus­crip­ción

on­li­ne de se­gu­ros de au­to en­tre par­ti­cu­la­res re­pre­sen­ta ya en torno al 45% de la nue­va pro­duc­ción de la com­pa­ñía

en Mu­tua Ma­dri­le­ña al res­pec­to? ¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do el em­pleo en los úl­ti­mos años? I.G.: Tam­bién hay múl­ti­ples in­for­mes que se­ña­lan lo con­tra­rio: que la di­gi­ta­li­za­ción va a crear mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, en mu­chos ca­sos en ocupaciones que hoy en día to­da­vía no exis­ten, lo que re­que­ri­rá un im­por­tan­te es­fuer­zo en for­ma­ción y re­ci­cla­je de los pro­fe­sio­na­les.

En nues­tro ca­so, es­tá pre­vis­to que la plan­ti­lla del Gru­po Mu­tua crez­ca a lo lar­go de es­te año más de un 8%, lo que re­pre­sen­ta cer­ca de 600 per­so­nas en to­da la com­pa­ñía, has­ta su­pe­rar las 8.000 per­so­nas, gra­cias al au­men­to de la ac­ti­vi­dad y la bue­na evo­lu­ción de nues­tros ne­go­cios ase­gu­ra­do­res.

El cre­ci­mien­to del em­pleo en el Gru­po Mu­tua Ma­dri­le­ña ha si­do cons­tan­te y es­ta­ble du­ran­te los úl­ti­mos años y con­fia­mos en que si­ga sien­do así en el fu­tu­ro. Las áreas que más he­mos re­for­za­do han si­do tan­to las li­ga­das al de­sa­rro­llo de ne­go­cio y aten­ción al clien­te co­mo las vin­cu­la­das a la im­plan­ta­ción de nue­vas nor­ma­ti­vas en el sec­tor.

En­tre los per­fi­les más so­li­ci­ta­dos hoy en día en nues­tra em­pre­sa des­ta­can, pre­ci­sa­men­te, los re­la­cio­na­dos con la trans­for­ma­ción di­gi­tal. Re­cien­te­men­te he­mos fir­ma­do una alian­za con Goo­gle pa­ra desa­rro­llar la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial en el sec­tor se­gu­ros, y eso sin du­da es muy atrac­ti­vo pa­ra los pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­dos con las nue­vas tec­no­lo­gías, lo que nos per­mi­te atraer ta­len­to. E.E.: Ma­rio Ar­me­ro, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de AN­FAC, nos ex­pli­ca­ba có­mo “la in­dus­tria es­tá re­co­nec­tan­do con la gen­te jo­ven a tra­vés del vehícu­lo co­nec­ta­do y, ló­gi­ca­men­te, con­si­de­ran­do fór­mu­las de mo­vi­li­dad di­fe­ren­tes a la pro­pie­dad”. ¿Se plan­tean en­trar en el ne­go­cio del car sha­ring? I.G.: En Mu­tua que­re­mos cu­brir to­das las ne­ce­si­da­des de mo­vi­li­dad de nues­tros clien­tes, ac­tua­les y fu­tu­ros, por eso en nues­tro plan es­tra­té­gi­co no des­car­ta­mos en­trar en nue­vos ne­go­cios

de mo­vi­li­dad, y el car sha­ring es uno de ellos. Es una de las ope­ra­cio­nes que va­lo­ra­re­mos, den­tro de nues­tro pro­ce­so de di­ver­si­fi­ca­ción. E.E.: El In­ter­net de las Co­sas se ex­tien­de a múl­ti­ples ám­bi­tos, en­tre ellos la sa­lud, con apli­ca­cio­nes que per­mi­ten una co­ne­xión 24/7 y que ayu­dan es­pe­cial­men­te a la pro­mo­ción y pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. ¿Cuá­les son las ten­den­cias en los se­gu­ros de sa­lud y có­mo le van a dar res­pues­ta des­de Ades­las? I.G.: Cree­mos que innovación y sa­lud de­ben es­tar uni­das, ya que es­te bi­no­mio re­sul­ta cla­ve, jun­to con la orien­ta­ción al clien­te, pa­ra afron­tar los re­tos fu­tu­ros que se nos plan­tean. Por eso, de los 175 mi­llo­nes que in­ver­ti­re­mos en tec­no­lo­gía en el Gru­po Mu­tua, unos 100 mi­llo­nes irán des­ti­na­dos a Se­gu­rCai­xa Ades­las.

Hoy en día, la so­cie­dad es­tá cam­bian­do su per­cep­ción y com­por­ta­mien­to en lo re­fe­ren­te al cui­da­do de la sa­lud, es­pe­cial­men­te en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Las per­so­nas le dan ca­da vez más im­por­tan­cia al cui­da­do de su sa­lud, no so­lo cuan­do es­tán en­fer­mos, sino tam­bién cuan­do no lo es­tán. Pi­den más in­for­ma­ción y quie­ren que es­ta sea más cla­ra y ac­ce­si­ble. En de­fi­ni­ti­va: más trans­pa­ren­cia.

En Se­gu­rCai­xa Ades­las que­re­mos li­de­rar es­ta ten­den­cia so­cial, dan­do res­pues­ta al nue­vo re­to que nos plan­tean nues­tros clien­tes. Pa­ra ello, es­ta­mos tra­ba­jan­do en pro­yec­tos que aña­dan va­lor y sean in­no­va­do­res en los en­tor-

La apro­xi­ma­ción a la ac­ti­vi­dad ase­gu­ra­do­ra de mul­ti­na­cio­na­les co­mo Ama­zon y Fa­ce­book nos obli­ga­rá a trans­for­mar­nos, pe­ro sin te­ner que tras­la­dar

a las ta­ri­fas au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, gra­cias a nues­tra ca­pa­ci­dad y sol­ven­cia Fru­to de la aten­ción y efi­ca­cia en la pres­ta­ción de ser­vi­cios, Mu­tua Ma­dri­le­ña cuen­ta con la ma­yor ra­tio de fi­de­li­dad en­tre sus ase­gu­ra­dos, su­pe­rior al 92%, fren­te al 80% de me­dia del sec­tor

nos del bie­nes­tar y la pre­ven­ción, que im­pli­can apro­ve­char to­do el po­ten­cial de la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la sa­lud pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de aten­ción de los pa­cien­tes. En es­te sen­ti­do, la com­pa­ñía es­tá desa­rro­llan­do un am­plio pro­gra­ma, que pon­drá a dis­po­si­ción de sus ase­gu­ra­dos pró­xi­ma­men­te, cen­tra­do en fa­ci­li­tar mo­de­los pa­ra man­te­ner­se sano, así co­mo en rea­li­zar el se­gui­mien­to de sus ne­ce­si­da­des asis­ten­cia­les, cuan­do sea opor­tuno, usan­do las más mo­der­nas tec­no­lo­gías ac­tua­les. E.E.: En 2011 Mu­tua Ma­dri­le­ña en­tra­ba en Se­gu­rCai­xa Ades­las con una par­ti­ci­pa­ción del 50% me­dian­te fon­dos pro­pios, sien­do la ma­yor ope­ra­ción en el cam­po de los se­gu­ros que se ha rea­li­za­do en Es­pa­ña (con una in­ver­sión de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros). ¿Qué be­ne­fi­cios ha re­por­ta­do es­ta alian­za? ¿Ba­ra­jan rea­li­zar nue­vas ad­qui­si­cio­nes? I.G.: La ad­qui­si­ción del 50% de Se­gu­rCai­xa Ades­las, su in­te­gra­ción en nues­tro Gru­po em­pre­sa­rial y la alian­za es­tra­té­gi­ca pa­ra la dis­tri­bu­ción de se­gu­ros con Cai­xa­Bank es, sin du­da, el mejor acuer­do de ban­ca­se­gu­ros de to­do el sec­tor. Es­ta­mos muy con­ten­tos con la ope­ra­ción que hi­ci­mos en 2011 y los re­sul­ta­dos así lo de­mues­tran. Nos ha per­mi­ti­do si­tuar­nos en las pri­me­ras po­si­cio­nes del asegurador es­pa­ñol, ade­más de pro­por­cio­nar­nos un im­por­tan­te sal­to cua­li­ta­ti­vo en nues­tras cuen­tas.

ran­king

Se­gu­rCai­xa Ades­las cre­ce en to­dos los ra­mos im­por­tan­tes más que el res­to del sec­tor, por­que dis­po­ne de unos ca­na­les de ven­ta muy po­ten­tes que dan una enor­me ca­pi­la­ri­dad y per­mi­ten es­tar muy cer­ca del clien­te: ban­ca­se­gu­ros, ca­na­les ase­gu­ra­do­res y em­pre­sas. Así po­de­mos ase­so­rar­les y ofre­cer­les pro­duc­tos y ser­vi­cios que cu­bren sus ne­ce­si­da­des. La com­pa­ñía ha desa­rro­lla­do un mo­de­lo de re­la­ción con clien­tes que es­tá dan­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. La es­tra­te­gia mul­ti­ca­nal y mu­ti­rra­mo es­tá fun­cio­nan­do muy bien.

En prin­ci­pio, nues­tras pre­vi­sio­nes se ba­san en cre­ci­mien­to or­gá­ni­co, pe­ro siem­pre es­ta­mos aten­tos a las opor­tu­ni­da­des que se pue­dan pre­sen­tar. Hay una cla­ra ten­den­cia a la con­so­li­da­ción en el sec­tor que pue­de su­po­ner la des­apa­ri­ción de mu­chas pe­que­ñas com­pa­ñías in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te al in­cre­men­to de los gas­tos de es­truc­tu­ra que exi­ge la nue­va re­gu­la­ción. E.E.: Es­pa­ña es el país con ma­yor es­pe­ran­za de vi­da de la UE. ¿Es­tán los se­gu­ros de vi­da y sa­lud pre­pa­ra­dos pa­ra la ma­yor lon­ge­vi­dad de la po­bla­ción? I.G.: La ma­yor im­por­tan­cia que el ciu­da­dano me­dio con­fie­re hoy al cui­da­do de su sa­lud es, sin du­da al­gu­na, un pro­ce­so aso­cia­do a la me­jo­ra del ni­vel de vi­da y a la ma­yor lon­ge­vi­dad de las per­so­nas. Sin em­bar­go, aun­que la ten­den­cia es cum­plir más años ca­da vez, no to­das las per­so­nas lo ha­cen con la mis­ma sa­lud. Por eso, a tra­vés de Ades­las ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­tos nue­vos co­lec­ti­vos, con el fin de adap­tar los ser­vi­cios ofre­ci­dos a sus ne­ce­si­da­des reales.

El he­cho de que ca­da vez más per­so­nas se de­can­ten por ha­cer­se un se­gu­ro de sa­lud es­tá re­la­cio­na­do con el atrac­ti­vo in­du­da­ble de los se­gu­ros que se ofre­cen en Es­pa­ña y que se ba­san en

una co­ber­tu­ra am­plia de las ne­ce­si­da­des sanitarias, con ac­ce­so a nu­me­ro­sos y cua­li­fi­ca­dos pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, y to­do ello a pre­cios real­men­te com­pe­ti­ti­vos. E.E.: ¿Cuá­les son los pla­nes de cre­ci­mien­to de Mu­tua Ma­dri­le­ña den­tro de Es­pa­ña? ¿Y en el ex­te­rior? ¿Su­ma­rán nue­vas com­pras al 40% de la ase­gu­ra­do­ra chi­le­na BCI Se­gu­ros en La­ti­noa­mé­ri­ca? I.G.: Creo que cual­quier em­pre­sa que quie­ra lo­grar y ase­gu­rar­se un de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble en el fu­tu­ro tie­ne que mi­rar fue­ra de las fron­te­ras de nues­tro país. Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con el de­sa­rro­llo de la alian­za con la ase­gu­ra­do­ra chi­le­na BCI, no so­lo por la bue­na mar­cha de la so­cie­dad y el re­torno que he­mos ob­te­ni­do de la in­ver­sión (cer­ca de 10,8 mi­llo­nes de eu­ros el pa­sa­do año), sino tam­bién por la bue­na sin­to­nía y áni­mo de co­la­bo­ra­ción que se ha es­ta­ble­ci­do en­tre los equi­pos de am­bas com­pa­ñías. Y es­to ha su­ce­di­do tan­to a tra­vés de los di­rec­ti­vos que he­mos des­pla­za­do has­ta allí, pa­ra que par­ti­ci­pen en su ges­tión dia­ria, co­mo me­dian­te nues­tra pre­sen­cia en el Con­se­jo de la com­pa­ñía, en el que ocu­pa­mos una vi­ce­pre­si­den­cia.

Es­ta bue­na mar­cha de nues­tra in­ver­sión en Chi­le nos ani­ma, ade­más, a se­guir ex­plo­ran­do los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y ana­li­zar las bue­nas opor­tu­ni­da­des que se nos pre­sen­ten pa­ra am­pliar nues­tra pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, mo­ti­vo por el que he­mos crea­do la Di­rec­ción Ge­ne­ral Ad­jun­ta de In­ter­na­cio­nal y Par­ti­ci­pa­das, al fren­te de la cual es­tá Mi­ren­chu Vi­lla. No es una ta­rea fá­cil si que­re­mos, co­mo he­mos he­cho has­ta aho­ra, en­con­trar bue­nas em­pre­sas y bue­nos so­cios, pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que avan­zar en nues­tro pro­ce­so de di­ver­si­fi­ca­ción es una for­ma más de ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de Mu­tua Ma­dri­le­ña. E.E.: En un en­torno de in­tere­ses ne­ga­ti­vos, ¿dón­de ve el fu­tu­ro? I.G.: Los ti­pos de in­te­rés en mí­ni­mos his­tó­ri­cos afec­tan de for­ma sus­tan­cial a la po­lí­ti­ca de in­ver­sio­nes de to­do el sec­tor asegurador, aun­que to­do apun­ta a que la si­tua­ción ten­de­rá a cam­biar. En Eu­ro­pa asis­ti­mos ya al fi­nal del pro­gra­ma de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, y en Es­ta­dos Uni­dos el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de los ti­pos de in­te­rés ya es­tá co­gien­do for­ma.

En cual­quier ca­so, en Mu­tua Ma­dri­le­ña es­ta­mos tra­ba­jan­do de for­ma de­ci­di­da en in­ver­sio­nes al­ter­na­ti­vas des­de ha­ce va­rios años, con un equi­po de in­ver­sión es­pe­cia­li­za­do y ex­per­to en es­te ti­po de ac­ti­vos, al­go di­fe­ren­cial en el sec­tor, lo que nos per­mi­te ob­te­ner ma­yo­res ren­di­mien­tos que los que ofre­ce el mer­ca­do ac­tual­men­te. He­mos com­pro­me­ti­do ya en es­te ti­po de in­ver­sio­nes más de 400 mi­llo­nes de eu­ros, re­par­ti­dos en pri­va­te equity, in­fra­es­truc­tu­ras y prés­ta­mos a em­pre­sas.

Des­de el año pa­sa­do es­ta­mos in­ten­si­fi­can­do el pro­ce­so de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras con el ob­je­ti­vo de se­guir di­ver­si­fi­can­do nues­tra car­te­ra de in­ver­sio­nes y lo­grar ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des, pe­ro man­te­nien­do nues­tra tra­di­cio­nal es­tra­te­gia con­ser­va­do­ra. E.E.: Mu­tua Ma­dri­le­ña con­tri­bu­ye a la me­jo­ra so­cial de su en­torno, no so­lo a tra­vés de las ac­cio­nes de su Fun­da­ción, sino co­mo par­te su mo­de­lo em­pre­sa­rial. ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne el de­sa­rro­llo so­cial pa­ra la com­pa­ñía? I.G.: Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que la RSC con­tri­bu­ye, sin du­da, al cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y ren­ta­ble de la com­pa­ñía y que, co­mo no­so­tros, otras mu­chas em­pre­sas tie­nen es­ta mis­ma con­vic­ción. In­cre­men­tar la in­vo­lu­cra­ción y las ac­cio­nes de RSC en la ges­tión de una em­pre­sa fa­vo­re­ce la con­se­cu­ción del éxi­to del pro­yec­to. Así su­ce­de, al me­nos, en Mu­tua.

Ca­da vez más la so­cie­dad de­man­da una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas en asun­tos de ca­rác­ter so­cial. En el ca­so de Mu­tua y de su Fun­da­ción, que es­te año ce­le­bra su 15 aniver­sa­rio, nues­tros gru­pos de in­te­rés son cla­ra­men­te cons­cien­tes de nues­tra gran im­pli­ca­ción en es­te sen­ti­do. La fi­lo­so­fía de ges­tión de la RSC en Mu­tua Ma­dri­le­ña tie­ne im­pac­to de for­ma de­ci­si­va en la per­cep­ción ex­ter­na de nues­tra ima­gen, cul­tu­ra y va­lo­res.

De he­cho, gra­cias a su va­lo­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to nos en­con­tra­mos ya en el pues­to 10 del ín­di­ce de las em­pre­sas más res­pon­sa­bles y con mejor go­bierno cor­po­ra­ti­vo, en el pues­to 11 del ran­king de em­pre­sas con mejor repu­tación y en el pues­to 12 del in­di­ca­dor que mi­de las me­jo­res em­pre­sas pa­ra tra­ba­jar en Es­pa­ña, se­gún los úl­ti­mos da­tos del

ran­king de Mer­co.

La ac­tual po­lí­ti­ca de Re­cur­sos Hu­ma­nos que lle­va­mos a ca­bo, por ejem­plo, nos ha con­ver­ti­do en un cla­ro re­fe­ren­te na­cio­nal por nues­tros pro­gra­mas de de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal, por nues­tras me­di­das de con­ci­lia­ción e igual­dad o por la inexis­ten­cia –cer­ti­fi­ca­da de for­ma ex­ter­na– de brecha sa­la­rial.

En Mu­tua con­si­de­ra­mos que lle­var a ca­bo una ges­tión éti­ca y com­pro­me­ti­da tie­ne su re­fle­jo en el ba­lan­ce de la com­pa­ñía. Ser una or­ga­ni­za­ción ín­te­gra, res­pon­sa­ble y sos­te­ni­ble es fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir el éxi­to em­pre­sa­rial

En

Mu­tua con­si­de­ra­mos que lle­var a ca­bo una ges­tión éti­ca y com­pro­me­ti­da tie­ne su re­fle­jo en el ba­lan­ce de la com­pa­ñía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.