Ilu­mi­nan­do des­de la ra­cio­na­li­dad

En­tre­vis­ta con Jo­sep Pi­qué, ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res. Au­tor de El mun­do que nos vie­ne

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Por en­ci­ma de su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca –fue por­ta­voz del Go­bierno, mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, y de Cien­cia y Tec­no­lo­gía du­ran­te la era Az­nar, así co­mo pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar y del Gru­po Par­la­men­ta­rio de di­cho par­ti­do en Ca­ta­lu­ña has­ta 2007–, y más allá de su desem­pe­ño en el sec­tor pri­va­do –en­tre 2007 y 2013 pre­si­dió Vue­ling y has­ta 2016 fue con­se­je­ro de­le­ga­do y vi­ce­pre­si­den­te de OHL–, si hay al­go que ver­da­de­ra­men­te de­fi­ne a Jo­sep Pi­qué es su in­gen­te co­no­ci­mien­to e in­te­rés vo­ca­cio­nal por las Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les.

Ex­per­to en el aná­li­sis, el di­se­ño y la apli­ca­ción de la Po­lí­ti­ca Ex­te­rior y de la Ges­tión In­dus­trial, le en­tre­vis­ta­mos con mo­ti­vo de la pu­bli­ca­ción de El mun­do que nos vie­ne (Deusto), un libro que es­cri­bió en­tre fi­na­les del pa­sa­do año e ini­cios de 2018. Pi­qué sa­be bien que los gi­ros co­per­ni­ca­nos que ca­rac­te­ri­zan el con­tex­to ac­tual ha­cen di­fí­cil cual­quier pre­dic­ción, por eso na­da mejor que es­ta con­ver­sa­ción pa­ra ac­tua­li­zar al­gu­nos te­mas y es­cla­re­cer in­cer­ti­dum­bres. FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: Ja­son Bren­nan, pro­fe­sor de Es­tra­te­gia, Eco­no­mía, Éti­ca y Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en McDo­nough Bu­si­ness School de Geor­ge­town, nos ha­bla­ba de la epis­to­cra­cia co­mo al­ter­na­ti­va a la de­mo­cra­cia. Él plan­tea un “go­bierno por orácu­lo si­mu­la­do”, don­de to­do el mun­do pue­de vo­tar, pe­ro no to­dos los vo­tos tie­nen el mis­mo pe­so, se­gún el ni­vel de co­no­ci­mien­to del ciu­da­dano. Por otra par­te, ve­mos un ma­yor cre­ci­mien­to y me­jo­res re­sul­ta­dos en de­mo­cra­cias “a me­dias” o en “dic­ta­du­ras blan­das” que en en­tor­nos de­mo­crá­ti­cos pu­ros. ¿Có­mo se su­pera es­ta di­co­to­mía de una de­mo­cra­cia que, al mis­mo tiem­po, nos fre­na? JO­SEP PI­QUÉ: Creo que hay que ha­cer un po­co de his­to­ria acer­ca de las ac­tua­les de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas de Oc­ci­den­te, las de­mo­cra­cias li­be­ra­les, en el sen­ti­do más pre­ci­so del tér­mino; pues nos ha cos­ta­do mu­cho lle­gar has­ta aquí.

Cuan­do ha­bla­mos de su­fra­gio uni­ver­sal en­tre hom­bres y mu­je­res, ol­vi­da­mos que du­ran­te bue­na par­te del si­glo XIX, in­clu­so a prin­ci­pios del XX, el su­fra­gio era cen­si­ta­rio en fun­ción de los ni­ve­les de ren­ta, y que el vo­to de la mu­jer no se con­si­guió has­ta bien en­tra­do el si­glo XX. En el ca­so de Es­pa­ña fue en los años 30, y no sin un ten­so y lar­go de­ba­te en el Par­la­men­to. Por tan­to, to­do es­to es fru­to de una evo­lu­ción, si bien es cier­to que aho­ra, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, po­de­mos ha­blar de bá­si­ca­men­te tres mo­ti­vos: la glo­ba­li­za­ción y la di­gi­ta­li­za­ción, jun­to con la gran re­ce­sión de la úl­ti­ma dé­ca­da.

Es­te úl­ti­mo ha su­pues­to una cri­sis de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de ma­triz oc­ci­den­tal, en tér­mi­nos de des­arrai­go de los ciu­da­da­nos res­pec­to a las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Al mis­mo tiem­po, en vir­tud de la glo­ba­li­za­ción, es­ta­mos vien­do mo­de­los po­lí­ti­cos di­rec­ta­men­te no de­mo­crá­ti­cos. Es de­cir, au­to­ri­ta­rios y ade­más con com­po­nen­tes en al­gu­nos ca­sos to­ta­li­ta­rios, en­ten­di­dos co­mo vo­lun­tad de con­tro­lar no so­lo la po­lí­ti­ca, sino la so­cie­dad –sien­do Chi­na el ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co–, o de­mo­cra­cias ili­be­ra­les, en ex­pre­sión del pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro Vik­tor Or­ban, que po­nen en­ci­ma de la me­sa la su­pre­ma­cía del eje­cu­ti­vo, y por lo tan­to po­nen en cues­tión la di­vi­sión de po­de­res. Aun­que es­tos no cues­tio­nan los pro­ce­sos elec­to­ra­les ni la con­for­ma­ción de ma­yo­rías pa­ra go­ber­nar, son muy res­tric­ti­vos res­pec­to a la in­de­pen­den­cia del po­der ju­di­cial, a la su­pe­di­ta­ción del eje­cu­ti­vo al le­gis­la­ti­vo y a al­gu­nas de las li­ber­ta­des bá­si­cas, em­pe­zan­do por la de in­for­ma­ción.

To­do eso tie­ne gra­da­ción, por­que no es lo mis­mo Tur­quía, con ha­bi­tua­les aten­ta­dos a la li­ber­tad de pren­sa, de in­for­ma­ción y de opi­nión, que Ru­sia o que, por ejem­plo, los paí­ses de Vi­se­gra­do más dís­co­los co­mo Po­lo­nia o Hun­gría, con plan­tea­mien­tos con­tra­rios a prin­ci­pios bá­si­cos de la UE. A pe­sar de es­tas di­fe­ren­cias, a to­dos ellos les une una crí­ti­ca a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les tra­di­cio­na­les.

Pe­ro más allá de eso, creo que el prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­nen las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de ma­triz oc­ci­den­tal es que, en vir­tud de esos tres fe­nó­me­nos, exis­te un ale­ja­mien­to de los ciu­da­da­nos, in­clu­so un de­bi­li­ta­mien­to del víncu­lo afec­ti­vo en­tre los mis­mos

La sa­li­da a la ac­tual cri­sis de las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas so­lo pue­de ser pro­fun­di­zar en la de­mo­cra­cia, no re­tro­ce­der en la mis­ma, y ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia al po­der ju­di­cial

Las éli­tes ca­ta­la­nas siem­pre han si­do más im­por­tan­tes y han ejer­ci­do más su li­de­raz­go cuan­do Ca­ta­lu­ña no ha dis­pues­to de po­der po­lí­ti­co pro­pio

y las ins­ti­tu­cio­nes. A eso ha con­tri­bui­do tam­bién al­go muy tó­xi­co, que es la co­rrup­ción, es­pe­cial­men­te en al­gu­nos paí­ses co­mo el nues­tro.

Cuan­do ha­bla­mos de la cri­sis de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les, nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la cri­sis de las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas, que se han ba­sa­do en la exis­ten­cia de un in­ter­me­dia­rio tra­di­cio­nal en­tre los ciu­da­da­nos y el po­der que lla­ma­mos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. To­das las cri­sis de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les se es­tán ma­ni­fes­tan­do en la rup­tu­ra, y en al­gu­nos ca­sos in­clu­so la de­mo­li­ción, de los sis­te­mas de re­pre­sen­ta­ción clá­si­cos y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les.

No es ba­la­dí que en Fran­cia nin­guno de los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que fi­nal­men­te se dispu­taron la se­gun­da vuel­ta per­te­ne­cie­ra a al­guno de los dos gran­des mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les; lo mis­mo ca­be de­cir de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Aus­tria o en otros paí­ses, con la apa­ri­ción de los di­fe­ren­tes po­pu­lis­mos.

Pro­ba­ble­men­te, ha­blan­do de las de­mo­cra­cias eu­ro­peas, el úni­co lu­gar, y con mu­chí­si­mos ma­ti­ces, en el que se con­ser­va el sis­te­ma tra­di­cio­nal sea Reino Uni­do, don­de sus par­ti­dos po­lí­ti­cos de siem­pre se sos­tie­nen bas­tan­te, aun­que han apa­re­ci­do fe­nó­me­nos co­mo UKIP o los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses que tras­to­can el es­que­ma ha­bi­tual. Tam­bién se man­tie­ne en Ale­ma­nia, pe­ro en es­tos mo­men­tos las en­cues­tas nos di­cen que in­clu­so la gran coa­li­ción en­tre la CDU, la CSU y el SPD no ten­dría ma­yo­ría ab­so­lu­ta –al­go que se­ría no­ve­do­so en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ale­mán–, y es­ta­mos vien­do el ca­so de Es­pa­ña, con la apa­ri­ción a de­re­cha e iz­quier­da de dos fuer­zas po­lí­ti­cas adi­cio­na­les y al­ter­na­ti­vas a los dos gran­des par­ti­dos que han ro­ta­do en el po­der des­de ha­ce 40 años.

Es ver­dad que ca­da país tie­ne sus es­pe­ci­fi­ci­da­des, pe­ro es in­ne­ga­ble que hay una cri­sis de las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas. La sa­li­da so­lo pue­de ser pro­fun­di­zar en la de­mo­cra­cia, no re­tro­ce­der en la mis­ma, y ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia al po­der ju­di­cial. Des­de lue­go no com­par­to en ab­so­lu­to apro­xi­ma­cio­nes de su­fra­gio cen­si­ta­rio co­mo el que se nos plan­tea, no en tér­mi­nos de ren­ta o de ri­que­za sino en tér­mi­nos de co­no­ci­mien­to, por­que ¿dón­de es­tán los lí­mi­tes y quién los de­ter­mi­na? Ahí se da un com­po­nen­te de au­to­ri­ta­ris­mo, más o me­nos cer­cano al des­po­tis­mo ilus­tra­do, que me in­quie­ta pro­fun­da­men­te. No se me ocu­rre na­da mejor que el su­fra­gio uni­ver­sal mas­cu­lino y fe­me­nino. F.F.S.: El pro­fe­sor de IN­SEAD, Jo­sé Luis Álvarez, nos lla­ma­ba la aten­ción so­bre el ac­tual de­sin­te­rés por la po­lí­ti­ca na­cio­nal o lo­cal de “las ver­da­de­ras éli­tes, es de­cir, aque­llos que pue­den ele­gir dón­de vi­vir y tra­ba­jar, por­que pien­san que ya no es im­pres­cin­di­ble su in­vo­lu­cra­ción”. ¿Dón­de nos pue­de lle­var es­ta au­sen­cia de la éli­te in­te­lec­tual, que an­tes guia­ba y era la par­te éti­ca de la so­cie­dad, y que aho­ra en un mun­do glo­ba­li­za­do ha de­ci­di­do se­guir otros ca­mi­nos? J.P.: Un vie­jo mar­xis­ta di­ría, en lu­gar de uti­li­zar la pa­la­bra “éli­tes”, que es­ta­mos an­te una de­ja­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des por par­te de la bur­gue­sía, y yo creo que te­ne­mos va­rios ejem­plos de esa de­ja­ción. Uno de ellos muy cer­cano, co­mo es la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña, que res­pon­de en gran me­di­da a la ab­di­ca­ción po­lí­ti­ca de sus res­pon­sa­bi­li­da­des por lo que an­tes lla­má­ba­mos bur­gue­sía, y que hoy po­dría­mos de­no­mi­nar las éli­tes ca­ta­la­nas des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y cultural. No de­ja de ser una pa­ra­do­ja, y es al­go que siem­pre me ha lla­ma­do la aten­ción, que las éli­tes en Ca­ta­lu­ña –o la bur­gue­sía si se quie­re– siem­pre han si­do más im­por­tan­tes y han ejer­ci­do más su li­de­raz­go cuan­do Ca­ta­lu­ña no ha dis­pues­to de po­der po­lí­ti­co pro­pio. Ade­más, se da una co­rre­la­ción in­ver­sa: cuan­to más po­der po­lí­ti­co pro­pio me­nos sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y me­nos in­vo­lu­cra­ción en la co­sa pú­bli­ca por par­te de esas éli­tes bur­gue­sas.

Creo que es­te he­cho nos tie­ne que mo­ver a una re­fle­xión, por­que lo que hay tras esa de­ja­ción es una so­bre­pon­de­ra­ción del po­der po­lí­ti­co por una par­te y una so­bre­pon­de­ra­ción de la opi­nión de los ciu­da­da­nos, ex­pre­sa­da di­rec­ta­men­te a tra­vés de los me­ca­nis­mos aso­cia­dos a las nue­vas tec­no­lo­gías –y fun­da­men­tal­men­te a las re­des so­cia­les–, don­de ma­ni­fies­tan sus opi­nio­nes sin in­ter­me­dia­rios y sin fil­tros, con lo que eso su­po­ne de tri­via­li­za­ción del de­ba­te pú­bli­co y de fri­vo­li­za­ción de mu­chas ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos. Esa es la ba­se de los po­pu­lis­mos y los na­cio­na­lis­mos: ofre­cer res­pues­tas sim­ples a pro­ble­mas com­ple­jos… To­dos sa­be­mos que así no se re­suel­ven, pe­ro tam­bién sa­be­mos que, en si­tua­cio­nes de in­quie­tud, an­gus­tia y preo­cu­pa­ción, la pro­pen­sión a asu­mir so­lu­cio­nes pre­ten­di­da­men­te fá­ci­les fren­te a pro­ble­mas di­fí­ci­les es mu­cho ma­yor, y creo que es lo que nos es­tá su­ce­dien­do.

¿Có­mo po­de­mos re­cu­pe­rar ese pro­ta­go­nis­mo y esa asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des por par­te de las éli­tes? Es al­go ca­da vez más di­fí­cil, por­que la pro­pia glo­ba­li­za­ción es­tá di­lu­yen­do los an­ti­guos es­pa­cios po­lí­ti­cos na­cio­na­les y con­ven­cio­na­les; y des­de lue­go las nue­vas tec­no­lo­gías ha­cen que la voz de los ciu­da­da­nos es­té mu­cho más me­dia­ti­za­da de lo que ellos creen, por­que hay otros in­ter­me­dia­rios vir­tua­les mu­chí­si­mo más poderosos que los tra­di­cio­na­les, co­mo pue­de ser Goo­gle o Fa­ce­book. To­do eso com­pli­ca el pa­pel de li­de­raz­go de las éli­tes, que era mu­cho ma­yor cuan­do los es­pa­cios es­ta­ban más com­par­ti­men­ta­dos, y por lo tan­to te­nían una ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia su­pe­rior.

Es una si­tua­ción di­fí­cil de re­sol­ver, que Moi­sés Naim ana­li­za muy bien en su libro El fin del po­der. Él ex­pli­ca que aho­ra los po­de­res con­ven­cio­na­les ro­tan mu­cho más que an­tes, que es mu­cho más fá­cil ac­ce­der a ellos, pe­ro tam­bién per­der­los; y eso va­le pa­ra to­das las ins­ti­tu­cio­nes. No so­lo ha­bla de los Es­ta­dos, sino de las gran­des cor­po­ra-

Las nue­vas tec­no­lo­gías ha­cen que la voz de los ciu­da­da­nos es­té mu­cho más me­dia­ti­za­da de lo que ellos creen, por­que hay otros in­ter­me­dia­rios vir­tua­les más poderosos que los tra­di­cio­na­les

Ca­da vez que un de­ter­mi­na­do sis­te­ma po­lí­ti­co y so­cial ha per­di­do ca­pa­ci­dad de es­cu­char y aten­der a sus in­te­lec­tua­les, ese po­der ha ten­di­do a des­apa­re­cer La po­lí­ti­ca ex­te­rior eu­ro­pea so­lo ten­drá ple­na cre­di­bi­li­dad si cuen­ta con ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción pro­pia en coor­di­na­ción, o en pa­ra­le­lo, con la OTAN; nun­ca en con­tra

cio­nes em­pre­sa­ria­les o de las di­fe­ren­tes igle­sias. La reali­dad es que ca­da vez que un de­ter­mi­na­do sis­te­ma po­lí­ti­co y so­cial ha per­di­do ca­pa­ci­dad de es­cu­char y aten­der a sus in­te­lec­tua­les, ese po­der ha ten­di­do a des­apa­re­cer. F.F.S.: En re­la­ción a la ex­pre­sión de los ciu­da­da­nos, Ngai­re Woods, de­ca­na de la Bla­vat­nik School of Go­vern­ment, coin­ci­de con el eco­no­mis­ta ale­mán Juer­gen Don­ges al pen­sar que los re­fe­rén­dums son de­ja­ción de fun­cio­nes por par­te de los po­lí­ti­cos. Un ejem­plo de las con­se­cuen­cias de esa de­ja­ción fue el Bre­xit, don­de se ha de­mos­tra­do que mu­chos de quie­nes vo­ta­ron a fa­vor pen­sa­ban, por ejem­plo, que las ta­sas de in­mi­gra­ción en su país os­ci­la­ban en­tre el 10% y el 20%, cuan­do la reali­dad era que no su­pe­ra­ban el 5%. ¿Có­mo so­lu­cio­nar es­tas inep­ti­tu­des que tie­nen tan­to efec­to? J.P.: So­lo tie­ne una res­pues­ta, y es que los po­lí­ti­cos asu­man de ver­dad sus res­pon­sa­bi­li­da­des, to­man­do las de­ci­sio­nes en fun­ción de la in­for­ma­ción de la que dis­po­nen y trans­mi­tien­do la ne­ce­si­dad y la bon­dad de esas de­ci­sio­nes co­rrec­ta­men­te a la opi­nión pú­bli­ca.

Com­par­to ple­na­men­te que los re­fe­rén­dums hay que guar­dar­los pa­ra apro­bar una Cons­ti­tu­ción y po­cas cues­tio­nes más. Eso sí me pa­re­ce ra­zo­na­ble, pe­ro no que se so­me­ta a re­fe­rén­dum de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de ca­la­do, por de­fi­ni­ción com­ple­jas, y que re­quie­ren de mu­chos ma­ti­ces. Co­mo men­cio­na­ba, el ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co es el re­fe­rén­dum del Bre­xit, aun­que he­mos vis­to a los bri­tá­ni­cos ex­ce­si­va­men­te pro­cli­ves a es­ta prác­ti­ca, pues con an­te­rio­ri­dad ce­le­bra­ron un re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia, que por for­tu­na sa­lió bien. Sin em­bar­go, tam­bién po­dría ha­ber ido mal o ha­ber­se que­da­do más bri­tá­ni­cos en ca­sa que una can­ti­dad de vo­tan­tes que no res­pon­den a la ma­yo­ría del elec­to­ra­do, pe­ro cu­ya con­sis­ten­cia efí­me­ra po­dría ha­ber aca­ba­do de­ci­dien­do na­da me­nos que la rup­tu­ra de un Es­ta­do que tie­ne cin­co si­glos de exis­ten­cia.

Un even­tual re­fe­rén­dum de es­te ti­po so­lo po­dría lle­gar des­pués de un lar­guí­si­mo pro­ce­so de aná­li­sis y ne­go­cia­ción en­tre los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos pa­ra que, al fi­nal, una vez des­bro­za­das to­das las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des, se les pue­da pre­gun­tar a los ciu­da­da­nos si es­tán de acuer­do con lo que los po­lí­ti­cos han de­ci­di­do, que es jus­ta­men­te lo con­tra­rio de los re­fe­rén­dums que se han he­cho. Co­mo los po­lí­ti­cos no de­ci­den, pre­gun­tan a los ciu­da­da­nos; cuan­do el pro­ce­so ha de ser in­ver­so. F.F.S.: El que fue­ra em­ba­ja­dor de los Es­ta­dos Uni­dos en la OTAN, Ni­cho­las Burns, afir­ma­ba que lo ocu­rri­do en Cri­mea de­no­ta una inac­ti­vi­dad en po­lí­ti­ca ex­te­rior de la UE, pe­ro al mis­mo tiem­po, y por pri­me­ra vez, se es­tán dan­do pa­sos pa­ra la crea­ción de un cuer­po de in­ter­ven­ción mi­li­tar de la UE, in­de­pen­dien­te de la OTAN. ¿Có­mo de im­por­tan­te es que la UE ad­quie­ra per­so­na­li­dad pro­pia en fa­ce­tas co­mo es­ta, pa­ra trans­mi­tir un sen­ti­do de uni­dad y per­te­nen­cia a las po­bla­cio­nes de sus Es­ta­dos miem­bros? ¿Es po­si­ble te­ner una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mún y una fuer­za de in­ter­ven­ción pro­pia?

J.P.: Es im­po­si­ble te­ner una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mún, si no se tie­ne tam­bién una po­lí­ti­ca de de­fen­sa co­mún. Pa­ra ello hay que dis­po­ner de ins­tru­men­tos de to­do ti­po, de soft y de hard po­wer, con los que po­der de­fen­der tus po­si­cio­nes y que sean creí­bles y sir­van pa­ra que, an­tes de to­mar de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes, se se­pa que hay que es­cu­char, en es­te ca­so a la UE.

Has­ta aho­ra, no con­tá­ba­mos con al­go así, por­que en el es­ce­na­rio de la Gue­rra Fría quien mo­no­po­li­za­da es­te

hard po­wer era EE.UU., a tra­vés de una Alian­za Atlán­ti­ca ab­so­lu­ta­men­te he­ge­mo­ni­za­da por di­cho país. Yo soy muy par­ti­da­rio de man­te­ner esa Alian­za y el víncu­lo Atlán­ti­co, par­ti­cu­lar­men­te en unos mo­men­tos en los que es­ta­mos vien­do un re­plie­gue del mun­do an­glo­sa­jón. El ar­gu­men­to de­fen­di­do por al­gu­nos eu­ro­peos de: “EE.

UU. ya no es nues­tro pro­tec­tor o no es un alia­do fia­ble, y por lo tan­to nos te­ne­mos que res­pon­sa­bi­li­zar ab­so­lu­ta­men­te de nues­tra de­fen­sa y se­gu­ri­dad”, me pa­re­ce muy pe­li­gro­so. Creo que te­ne­mos que au­to-res­pon­sa­bi­li­zar­nos ca­da día más de nues­tra de­fen­sa y se­gu­ri­dad, com­par­tien­do el es­fuer­zo con EE.UU. Ade­más, el pro­yec­to po­lí­ti­co de Eu­ro­pa no ten­drá con­ti­nui­dad ni pro­fun­di­dad si no le aña­di­mos ese com­po­nen­te de una po­lí­ti­ca co­mún de de­fen­sa y se­gu­ri­dad, pe­ro veo com­pa­ti­ble –aun­que no fá­cil– la exis­ten­cia de una ca­pa­ci­dad, in­clu­so de in­ter­ven­ción mi­li­tar, por par­te de la UE, y su coor­di­na­ción con la Alian­za Atlán­ti­ca.

Otro de­ba­te se­ría qué sen­ti­do tie­ne esa Alian­za en sus tér­mi­nos his­tó­ri­cos, por­que na­ció pa­ra pro­te­ger a Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y EE.UU.; es de­cir, an­te pro­ble­ma de se­gu­ri­dad in­ter­na de EE.UU. fren­te a una ame­na­za evi­den­te co­mo era la Unión So­vié­ti­ca. Eso ya no se plan­tea, si bien Ru­sia es­tá te­nien­do una po­lí­ti­ca ex­te­rior muy agre­si­va, al igual que otros paí­ses, al­gu­nos de ellos de ma­triz cla­ra­men­te au­to­ri­ta­ria.

Por lo tan­to, la pers­pec­ti­va de la OTAN, pe­ro no de ma­ne­ra ad hoc sino de ma­ne­ra más ela­bo­ra­da es­tra­té­gi­ca­men­te, po­dría ser la de­fen­sa de los va­lo­res oc­ci­den­ta­les allí don­de pu­die­ran es­tar en pe­li­gro. He di­cho que se ha he­cho de ma­ne­ra ad hoc, por­que por ejem­plo la OTAN lle­va mu­chos años en Af­ga­nis­tán, que es un te­rri­to­rio muy le­jano del es­ce­na­rio eu­ro­peo, que en prin­ci­pio era el ob­je­to fun­da­men­tal de pro­tec­ción por par­te de la Alian­za Atlán­ti­ca; pe­ro pa­ra eso es muy im­por­tan­te que exis­ta un en­ten­di­mien­to po­lí­ti­co en­tre la UE y los EE.UU., y hoy es muy di­fí­cil por dos mo­ti­vos. Evi­den­te­men­te, lo es con un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano ais­la­cio­nis­ta, que no cree en la UE ni en el víncu­lo Atlán­ti­co, aun­que el es­ta­blish­ment ame­ri­cano sí. Ha­ce unos días leía una vi­ñe­ta que ve­nía a de­cir: “Po­de­mos su­frir cua­tro años de Trump, y al fi­nal ad­mi­nis­trar ese tiem­po, pe­ro qui­zá ocho ya nos ha­ga mu­cho da­ño”; es de­cir, cua­tro los po­de­mos di­ge­rir, por­que la fuer­za del

es­ta­blish­ment, en­ten­di­do en un sen­ti­do am­plio, pue­de ser muy fuer­te.

Otra par­te de res­pon­sa­bi­li­dad co­rres­pon­de a la UE, que no es­tá sien­do ca­paz de de­fi­nir una po­si­ción co­mún res­pec­to a es­tos asun­tos, a pe­sar de avan­ces co­mo la PESCO (Coope­ra­ción Es­truc­tu­ra­da Per­ma­nen­te en ma­te­ria de De­fen­sa). Es­to es fun­da­men­tal­men­te un acuer­do pa­ra ra­cio­na­li­zar, y en con­se­cuen­cia bus­car si­ner­gias en tér­mi­nos de las in­dus­trias na­cio­na­les de de­fen­sa. A ve­ces, cuan­do se in­sis­te en la ne­ce­si­dad de de­di­car el 2% del PIB na­cio­nal a la OTAN, no nos da­mos cuen­ta de que es una exi­gen­cia po­lí­ti­ca so­bre la cual el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano tie­ne ade-

Si no so­mos ca­pa­ces de man­te­ner la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de las per­so­nas, Eu­ro­pa pue­de per­ma­ne­cer co­mo una gran unión adua­ne­ra, una zo­na de li­bre co­mer­cio y un lu­gar en el que al­gu­nas po­lí­ti­cas se com­par­tan, pe­ro no se­rá un pro­yec­to po­lí­ti­co La pers­pec­ti­va de la OTAN po­dría ser la de­fen­sa de los va­lo­res oc­ci­den­ta­les allí don­de pu­die­ran es­tar en pe­li­gro

He­mos ido avan­zan­do en la iden­ti­fi­ca­ción de in­ter­lo­cu­to­res que son vis­tos des­de el ex­te­rior co­mo la voz de Eu­ro­pa

más mu­cha pri­sa, por­que sa­be que no se va a po­der con­se­guir en el cor­to pla­zo, y le per­mi­te man­te­ner una po­si­ción de fuer­za ne­go­cia­do­ra. Co­mo no se pue­de lo­grar, la úni­ca ma­ne­ra de lle­gar a un ni­vel del 2% es ad­qui­rien­do ar­ma­men­to nor­te­ame­ri­cano.

Pe­ro más im­por­tan­te que to­do es, pre­ci­sa­men­te, que ese avan­ce en los es­fuer­zos pre­su­pues­ta­rios se con­si­ga a tra­vés de la pues­ta en co­mún de pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la de­fen­sa en­tre las di­fe­ren­tes in­dus­trias na­cio­na­les, y eso es la PESCO. Se tra­ta de al­go po­si­ti­vo, pe­ro al fi­nal la po­lí­ti­ca ex­te­rior eu­ro­pea so­lo ten­drá ple­na cre­di­bi­li­dad si cuen­ta con ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción pro­pia en coor­di­na­ción, o en pa­ra­le­lo, con la OTAN, nun­ca en con­tra de; y eso to­da­vía es­tá en pa­ña­les. F.F.S.: El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de, nos ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de una elec­ción de­mo­crá­ti­ca de un pre­si­den­te pa­ra la UE, un lí­der eu­ro­peo su­pra­na­cio­nal ca­paz de co­mu­ni­car a la po­bla­ción la im­por­tan­cia del pro­yec­to. ¿Es­to es una en­te­le­quia o tie­ne su sen­ti­do? J.P.: Hoy por hoy es una qui­me­ra. No ol­vi­de­mos lo que cos­tó que hu­bie­ra un pre­si­den­te del Con­se­jo que fue­ra más allá de los se­mes­tres con­ven­cio­na­les a los que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos con los tur­nos de las pre­si­den­cias eu­ro­peas su­ce­si­vas.

Aho­ra lo que te­ne­mos es una es­pe­cie de “mul­ti­ca­ras”. In­ten­tan­do res­pon­der a la fa­mo­sa pre­gun­ta de Kis­sin­ger de ha­ce unas dé­ca­das: “Si quie­ro ha­blar con Eu­ro­pa, no sé a qué te­lé­fono ten­go que lla­mar”; aho­ra te­ne­mos a un pre­si­den­te del Con­se­jo, dé­bil por­que es­tá cues­tio­na­do por su pro­pio país; te­ne­mos a un pre­si­den­te de una Co­mi­sión que no ha si­do ma­lo pe­ro que en ape­nas un año afron­ta unas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, y te­ne­mos a un pre­si­den­te del Par­la­men­to que res­pon­de a una ma­yo­ría ac­tual, si bien no sa­be­mos cuál va a ser la com­po­si­ción del Par­la­men­to en el fu­tu­ro. Es de­cir, te­ne­mos di­fe­ren­tes ca­ras que se pue­den iden­ti­fi­car con lo que lla­ma­ría­mos Eu­ro­pa.

Es cier­to que se ha pro­du­ci­do un pro­gre­so, y hoy se po­dría res­pon­der a Kis­sin­ger que, si tie­nes que ha­blar con Eu­ro­pa pa­ra tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos, lla­ma a Mog­he­ri­ni, que es la Al­ta Re­pre­sen­tan­te pa­ra la Po­lí­ti­ca Ex­te­rior y vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mi­sión; si quie­res tra­tar te­mas co­mer­cia­les, ha­bla con la Co­mi­sión y con la co­mi­sa­ria de Co­mer­cio; si ne­ce­si­tas abor­dar cues­tio­nes eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ras, con­tac­ta con el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po… Es ver­dad que he­mos ido avan­zan­do en la iden­ti­fi­ca­ción de in­ter­lo­cu­to­res que sean vis­tos des­de el ex­te­rior co­mo voz de Eu­ro­pa.

La pro­pues­ta de Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de es por qué no uni­fi­ca­mos esas di­fe­ren­tes ca­ras en una so­la, y la do­ta­mos de le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca so­bre la ba­se de una vo­ta­ción di­rec­ta. Pe­ro si no he­mos si­do ca­pa­ces de po­ner­nos de acuer­do so­bre la fi­gu­ra de un mi­nis­tro eu­ro­peo de Fi­nan­zas, que sea pre­ci­sa­men­te quien re­pre­sen­te al Eu­ro­gru­po, pe­ro tam­bién a la Co­mi­sión y que ade­más sea el pre­si­den­te del Me­ca­nis­mo Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad (MEDE) pa­ra con­ver­tir­lo en un Fon­do Mo­ne­ta­rio Eu­ro­peo –que es una de las pro­pues­tas que es­tán en­ci­ma de la me­sa tan­to de la Co­mi­sión co­mo de Macron–, veo mu­chí­si­mo más di­fí­cil que, por ejem­plo, los paí­ses de Vi­se­gra­do o los paí­ses Nór­di­cos acep­ten una elec­ción di­rec­ta de un pre­si­den­te eu­ro­peo. Des­de lue­go, a los bri­tá­ni­cos ja­más se les hu­bie­ra ocu­rri­do acep­tar una pro­pues­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

No obs­tan­te, to­do lo que sea pro­fun­di­zar en el de­ba­te es muy im­por­tan­te. El te­ma de fon­do, co­mo siem­pre ha si­do, es el em­pu­je fran­co-ale­mán, por­que la UE es el re­sul­ta­do de pro­gre­si­vos en­ten­di­mien­tos en­tre am­bos paí­ses; a ve­ces con apoyos ex­ter­nos. Ese em­pu­je ha que­da­do muy de­bi­li­ta­do en los úl­ti­mos años, pe­ro aho­ra te­ne­mos una opor­tu­ni­dad de que se re­vi­ta­li­ce, a pe­sar de la de­bi­li­dad del go­bierno ale­mán –que es pro­ba­ble­men­te uno de nues­tros prin­ci­pa­les pro­ble­mas–, pen­san­do en la in­te­gra­ción po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa. Tam­bién te­ne­mos a los paí­ses de Vi­se­gra­do, que no quie­ren per­der so­be­ra­nía; a los nue­vos eu­ro­es­cép­ti­cos, em­pe­zan­do por Ho­lan­da, e in­clu­yen­do a los Nór­di­cos e Ir­lan­da; y a los paí­ses del Sur don­de, des­pués del nue­vo go­bierno en Ita­lia, so­lo la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca es­tá en con­di­cio­nes de ju­gar un cier­to pa­pel pro­po­si­ti­vo y proac­ti­vo, par­ti­cu­lar­men­te Es­pa­ña por di­men­sión.

Con to­do, creo que ac­tual­men­te exis­te la opor­tu­ni­dad de te­ner un ni­vel de in­ter­lo­cu­ción muy fran­co, abier­to y po­si­ti­vo con fran­ce­ses y ale­ma­nes, pa­ra que esos te­rri­to­rios nue­vos de en­cuen­tro pue­dan dar­se en la prác­ti­ca, sa­bien­do que la vi­sión de Fran­cia y de Ale­ma­nia acer­ca de la in­te­gra­ción eu­ro­pea son, des­de siem­pre, muy dis­tin­tas. La pri­me­ra de­fien­de la pos­tu­ra de ins­ti­tu­cio­na­li­zar Eu­ro­pa pa­ra que eso nos pro­te­ja, mien­tras que la se­gun­da apues­ta por adop­tar re­glas co­mu­nes que nos obli­guen a to­dos, y así evi­tar que al­gu­nos “es­pa­bi­la­dos” se apro­ve­chen del ri­gor de otros. Am­bas apro­xi­ma­cio­nes son ab­so­lu­ta­men­te le­gí­ti­mas y he­mos si­do ca­pa­ces en el pa­sa­do de ir en­con­tran­do te­rri­to­rios co­mu­nes.

Aho­ra es­te es el gran re­to, que abar­ca la go­ber­nan­za del eu­ro, la de­fen­sa y se­gu­ri­dad, la po­lí­ti­ca co­mer­cial y de­fen­sa del li­bre co­mer­cio –don­de se es­tán ha­cien­do las co­sas bien, co­mo el acuer­do con Ja­pón, con Ca­na­dá, el even­tual acuer­do con Mer­co­sur…– y el gran te­ma de la in­mi­gra­ción, que es­tá en la ba­se del con­cep­to po­lí­ti­co de Eu­ro­pa. Al fi­nal Eu­ro­pa son cua­tro li­ber­ta­des, y una de ellas es la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de las per­so­nas. Si no so­mos ca­pa­ces de te­ner eso, Eu­ro­pa pue­de per­ma­ne­cer co­mo una gran unión adua­ne­ra, co­mo una zo­na de li­bre co­mer­cio y un lu­gar en el que al­gu­nas po­lí­ti­cas se com­par­tan, pe­ro no se­rá un pro­yec­to po­lí­ti­co. F.F.S.: Ha­ble­mos so­bre tec­no­lo­gía, que es otro ám­bi­to que co­no­ce en pro­fun­di­dad. Vi­vi­mos una era de in­ti­mi­dad tec­no­ló­gi­ca. Nues­tros da­tos se re­co­pi­lan y le mues­tran al mun­do –y a las em­pre­sas– co­sas so­bre no­so­tros que ni si­quie­ra sa­bía­mos: nues­tros gus­tos, es­ta­dos de áni­mo, há­bi­tos... ¿So­mos cons­cien­tes del po­der que es­to re­pre­sen­ta? ¿Has­ta qué pun­to es le­gí­ti­mo que en­tor­nos ex­ter­nos ob­ten­gan es­te co­no­ci­mien­to? J.P.: La pér­di­da de pri­va­ci­dad y de in­ti­mi­dad aso­cia­da a es­tos gran­des in­ter­me­dia­rios, pe­ro tam­bién a un uso po­co ri­gu­ro­so de las re­des so­cia­les, no de­be lle­var­nos en nin­gún ca­so a in­ten­tar po­ner­le puer­tas al cam­po, en tér­mi­nos de fre­nar los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Lo que hay que ver es có­mo se re­gu­la.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que es­ta­mos an­te fe­nó­me­nos ab­so­lu­ta­men­te glo­ba­les so­bre los cua­les la au­to­ri­dad so­be­ra­na, in­clu­so de los paí­ses más im­por­tan­tes del mun­do, co­mo EE.UU. o co­mo Chi­na, no es ca­paz de cu­brir en su to­ta­li­dad. Es esen­cial que ha­ya una ini­cia­ti­va mul­ti­la­te­ral y que las re­gio­nes y los po­de­res más im­por­tan­tes del mun­do se pon­gan de acuer­do en có­mo se re­gu­la el uso de los da­tos de las per­so­nas, y al mis­mo tiem­po con­cien­ciar a los ciu­da­da­nos de que tie­nen que ser mu­cho más cui­da­do­sos con su pro­pia in­ti­mi­dad.

Creo que el des­cu­bri­mien­to de que a tra­vés de Fa­ce­book se han uti­li­za­do ile­gí­ti­ma­men­te da­tos per­so­na­les pa­ra in­ten­tar in­fluir en com­por­ta­mien­tos elec­to­ra­les ha ser­vi­do pa­ra des­per­tar mu­chas con­cien­cias. Otros as­pec­tos, co­mo la in­tro­duc­ción de le­yes de pri­va­ci­dad –en es­te ca­so ade­más a tra­vés de di­rec­ti­vas eu­ro­peas y por lo tan­to ini­cia­ti­vas mul­ti­la­te­ra­les– tam­bién sir­ven pa­ra que los ciu­da­da­nos se pre­gun­ten si no es­tán sien­do de­ma­sia­dos abier­tos a la ho­ra de des­cu­brir su in­ti­mi­dad. El pro­ble­ma es que he­mos re­ci­bi­do tal ava­lan­cha de pe­ti­cio­nes de con­for­mi­dad con las po­lí­ti­cas de pri­va­ci­dad, que al fi­nal pro­vo­ca can­san­cio y la gen­te desis­te. Con­fío en que eso se irá per­fec­cio­nan­do y per­fi­lan­do, pe­ro sí que hay una re­fle­xión de fon­do.

Si re­cor­da­mos, ha­ce unos po­cos años, Ti­me eli­gió co­mo per­so­na­je del año al ciu­da­dano (“You”), por­que pa­re­cía que por pri­me­ra vez en nues­tra his­to­ria es­te te­nía ac­ce­so fá­cil y ba­ra­to a to­da la in­for­ma­ción re­le­van­te, co­mo pa­ra po­der to­mar de ma­ne­ra efi­cien­te sus de­ci­sio­nes. Es­to no ha­bía su­ce­di­do nun­ca en el pa­sa­do, por­que la in­for­ma­ción era cos­to­sa en tiem­po y en di­ne­ro, y por eso exis­tían los in­ter­me­dia­rios. Sin em­bar­go, ese ac­ce­so a in­for­ma­ción re­le­van­te más la exis­ten­cia de mer­ca­dos com­pe­ti­ti­vos le da­ban por pri­me­ra vez sen­ti­do al con­cep­to de so­be­ra­nía del con­su­mi­dor, muy ha­bi­tual en la teo­ría eco­nó­mi­ca pe­ro no en la reali­dad. Creía­mos en­ton­ces que quien man­da­ba era el con­su­mi­dor, por­que po­día cam­biar sus pre­fe­ren­cias de acuer­do con la in­for­ma­ción re­le­van­te, y por con­si­guien­te ha­bía un des­pla­za­mien­to de po­der des­de la ofer­ta ha­cia la de­man­da.

Lo que he­mos vis­to con pos­te­rio­ri­dad es que la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos, y que pen­sa­mos que es su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der ele­gir de for­ma li­bre, mu­chas ve­ces es­tá enor­me­men­te con­di­cio­na­da por los ca­na­les a tra­vés de los cua­les nos lle­ga, y ese es uno de los gran­des de­ba­tes del mo­men­to, aso­cia­do a esa pér­di­da de in­ti­mi­dad y a esa de­man­da de pri­va­ci­dad, so­bre to­do cuan­do se ha com­pro­ba­do que pue­de

Es esen­cial que ha­ya una ini­cia­ti­va mul­ti­la­te­ral y que los po­de­res acuer­den una re­gu­la­ción del uso de los da­tos, y al mis­mo tiem­po con­cien­ciar a los ciu­da­da­nos pa­ra ser más cui­da­do­sos con su pro­pia in­ti­mi­dad

afec­tar y dis­tor­sio­nar sen­si­ble­men­te co­sas tan im­por­tan­tes co­mo los com­por­ta­mien­tos elec­to­ra­les. F.F.S.: Exis­te una re­la­ción en­tre nues­tros va­lo­res co­mo per­so­nas y los al­go­rit­mos que se cons­tru­yen, pe­ro al mis­mo tiem­po exis­ten al­go­rit­mos que in­flu­yen en nues­tro com­por­ta­mien­to. Si pen­sa­mos que la IA tie­ne la vir­tud de ser neu­tral en la to­ma de ci­sio­nes, de no co­me­ter erro­res, etc., es­ta­mos ob­vian­do que los al­go­rit­mos son cons­trui­dos por per­so­nas… Por eso, la par­ti­cu­lar vi­sión so­bre la pri­va­ci­dad del CEO de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, es tras­la­da­da a su pla­ta­for­ma e in­flu­ye en 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas… J.P.: Así es. Por es­te mo­ti­vo, la creen­cia naif de que ha­bía­mos con­se­gui­do por fin la so­be­ra­nía del con­su­mi­dor ya sa­be­mos que no es cier­ta, por­que la ca­pa­ci­dad de es­tos gran­des me­ca­nis­mos pa­ra ofre­cer una vi­sión de la reali­dad que po­de­mos per­ci­bir co­mo ve­rí­di­ca y cer­te­ra, aun­que no lo sea, es muy gran­de. Creo que el prin­ci­pal pro­ble­ma es có­mo dis­cer­ni­mos lo que de­ri­va de una vi­sión ob­je­ti­va de la reali­dad de la vi­sión de esa reali­dad que nos lle­ga a tra­vés de es­tos nue­vos in­ter­me­dia­rios.

No sé cuál pue­da ser la so­lu­ción, pe­ro so­lo se me ocu­rre una apro­xi­ma­ción a ella: que los po­de­res po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos se to­men muy en se­rio es­tas cues­tio­nes, por­que la ten­ta­ción de los no de­mo­crá­ti­cos pa­ra uti­li­zar es­tos re­cur­sos en su pro­pio be­ne­fi­cio es muy fuer­te. A ellos no les in­tere­sa tan­to la ex­pre­sión li­bre de la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos, sino pre­ci­sa­men­te con­di­cio­nar las ac­ti­tu­des de es­tos pa­ra ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia en el po­der. Por eso, la pér­di­da de pe­so re­la­ti­vo de las de­mo­cra­cias li­be­ra­les o la pér­di­da de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de mu­chas de ellas, em­pe­zan­do por EE.UU., va en la di­rec­ción con­tra­ria de có­mo abor­dar to­dos es­tos asun­tos.

La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es un ins­tru­men­to po­de­ro­sí­si­mo y po­si­ti­vo en mu­chos ám­bi­tos, pe­ro plan­tea un di­le­ma mo­ral, y es has­ta qué pun­to esa IA em­bo­ta las in­te­li­gen­cias nor­ma­les de los ciu­da­da­nos co­mu­nes. De nue­vo, có­mo po­ner­le puer­tas a ese cam­po es ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­fí­cil. So­lo se me ocu­rre ac­tuar des­de la po­lí­ti­ca, pe­ro con vi­sión glo­bal y mul­ti­la­te­ral, por­que no es­ta­mos ha­blan­do de al­go que nin­gún país pue­da arre­glar por sí mis­mo, por po­de­ro­so que sea

La ten­ta­ción de los no de­mo­crá­ti­cos pa­ra ser­vir­se de los nue­vos in­ter­me­dia­rios es muy fuer­te. A ellos no les in­tere­sa tan­to la ex­pre­sión li­bre de la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos, sino con­di­cio­nar sus ac­ti­tu­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.