Los ‘de­cen­nials’, una ge­ne­ra­ción hi­ja de la fi­lan­tro­pía

Opi­nión de ex­per­tos: Jau­me Gi­ró, di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa” y pre­si­den­te de Cor­po­ra­te Ex­ce­llen­ce

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

La Alian­za pa­ra la Va­cu­na­ción In­fan­til ha va­cu­na­do a 4,5 mi­llo­nes de ni­ños y ni­ñas de

Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca. Una ge­ne­ra­ción que, sin va­cu­nas, no hu­bie­ra te­ni­do fu­tu­ro. Son los‘de­cen­nials’, en re­fe­ren­cia a su pri­me­ra dé­ca­da de vi­da

Diez años di­fí­ci­les, pe­ro con mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za. Diez años son los que pue­de du­rar un ci­clo eco­nó­mi­co, co­mo el que he­mos vi­vi­do, de se­ve­ra cri­sis y de len­ta re­cu­pe­ra­ción. Diez años son tam­bién los que agru­pan a las per­so­nas na­ci­das en una mis­ma ge­ne­ra­ción, la de los 70, los 80, la de los mi­lle­nials... A la de los na­ci­dos en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da se ha con­ve­ni­do en lla­mar­les ge­ne­ra­ción

T o ge­ne­ra­ción tác­til. La pri­me­ra que ha na­ci­do y cre­ci­do con las nue­vas tec­no­lo­gías ba­jo el bra­zo. Pe­ro no to­dos. Mu­chos, en dis­tin­tas par­tes del mun­do, no han te­ni­do un ac­ce­so fá­cil a los dis­po­si­ti­vos tác­ti­les. Ni tam­po­co a las mí­ni­mas con­di­cio­nes de ali­men­ta­ción, vi­vien­da y edu­ca­ción. So­lo pue­den con­fiar su fu­tu­ro a la la­bor so­cial y de­sin­te­re­sa­da de mu­chas en­ti­da­des fi­lan­tró­pi­cas.

To­dos, de al­gu­na ma­ne­ra, he­mos pa­de­ci­do du­ran­te es­tos años los efec­tos de la cri­sis. En “la Cai­xa” he­mos lu­cha­do con to­das nues­tras fuer­zas por man­te­ner nues­tra con­tri­bu­ción a la so­cie­dad y por dar más opor­tu­ni­da­des a las per­so­nas que más las ne­ce­si­ta­ban. In­clu­so en los peo­res mo­men­tos de la cri­sis, en­tre 2008 y 2016, “la Cai­xa” con­tó con un pre­su­pues­to anual de 500 mi­llo­nes de eu­ros, que en 2017 se in­cre­men­tó ya a 510, y que es­te año es de 520 mi­llo­nes de eu­ros.

La me­jo­ra de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca se ha tra­du­ci­do en un au­men­to ge­ne­ral de la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en las ins­ti­tu­cio­nes. Tam­bién se ha ido to­man­do con­cien­cia de que no to­dos los ban­cos ac­tua­ron igual du­ran­te la cri­sis. Se co­me­tie­ron erro­res, pe­ro no ex­tra­po­la­bles a to­do el sec­tor fi­nan­cie­ro. En pa­ra­le­lo, la con­fian­za en la Obra So­cial y en la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa” ha cre­ci­do y se ha re­for­za­do de ma­ne­ra sus­tan­cial.

No de­be ser ajeno a es­te he­cho que dos de los pro­gra­mas so­cia­les más em­ble­má­ti­cos de la Fun­da­ción, los de Em­pleo (In­cor­po­ra) e In­fan­cia, na­cie­ran en 2007 y aca­ben de ce­le­brar su dé­ci­mo aniver­sa­rio. Aun­que la cri­sis no se ha­bía des­en­ca­de­na­do en to­da su vi­ru­len­cia, sí es cier­to que al­gu­nos sín­to­mas so­cia­les preo­cu­pan­tes ya em­pe­za­ban a dar se­ña­les de aviso. Y aquí, de la mano de Isi­dro Fai­né, mo­tor y ga­ran­tía de la esen­cia de “la Cai­xa”, fun­cio­na­ron una vez más los pilares bá­si­cos de la Fun­da­ción: pru­den­cia, fle­xi­bi­li­dad y an­ti­ci­pa­ción. En es­pe­cial es­te úl­ti­mo.

Así, la Obra So­cial se pro­pu­so rom­per el círcu­lo de la po­bre­za in­fan­til he­re­di­ta­ria a tra­vés de la edu­ca­ción, y lo hi­zo con el pro­gra­ma Cai­xaP­roin­fan­cia, que se ini­ció en los diez te­rri­to­rios más po­bla­dos de Es­pa­ña. Los re­sul­ta­dos del pro­gra­ma de­mues­tran una re­duc­ción con­si­de­ra­ble del aban­dono es­co­lar y, des­de en­ton­ces has­ta 2017, se han be­ne­fi­cia­do del mis­mo 283.500 ni­ñas y ni­ños.

Tam­bién en 2007 se creó el pro­gra­ma In­cor­po­ra, a par­tir de la con­cien­cia de las di­fi­cul­ta­des adi­cio­na­les que se en­cuen­tran las per­so­nas de co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles pa­ra ac­ce­der a un pues­to de tra­ba­jo en las em­pre­sas. Per­so­nas co­mo pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia, per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad psí­qui­ca, fí­si­ca, sen­so­rial o en­fer­me­dad men­tal, jó­ve­nes e in­mi­gran­tes. Per­so­nas pa­ra las que In­cor­po­ra ha con­se­gui­do más de 168.000 con­tra­tos la­bo­ra­les des­de el ini­cio del pro­gra­ma, po­ten­cian­do ade­más el au­to­em­pleo.

En el año del es­ta­lli­do de la cri­sis, 2008, coin­ci­die­ron dos he­chos ex­tra­or­di­na­rios. Pri­me­ro, la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa”, ter­ce­ra fun­da­ción del mun­do, se vin­cu­ló con la pri­me­ra, la Fun­da­ción Bill y Me­lin­da Ga­tes, a tra­vés de la co­la­bo­ra­ción con GAVI, the Vac­ci­ne Allian­ce, la pri­me­ra alian­za mun­dial pú­bli­co-pri­va­da que lu­cha con­tra la mor­ta­li­dad in­fan­til. Y en se­gun­do lu­gar, es­ta unión dio co­mo fru­to la

Alian­za pa­ra la Va­cu­na­ción In­fan­til, que cons­ti­tu­ye una mues­tra ejemplar de la apli­ca­ción del con­cep­to ‘fi­lan­tro­pía’, al ofre­cer a las em­pre­sas la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar en la lu­cha con­tra la mor­ta­li­dad in­fan­til, co­mo par­te de su Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va. A es­ta ac­ción se su­man apor­ta­cio­nes de par­ti­cu­la­res, clien­tes de Cai­xa­Bank y em­plea­dos del Gru­po “la Cai­xa”.

Du­ran­te sus diez años de exis­ten­cia, la Alian­za pa­ra la Va­cu­na­ción In­fan­til ha va­cu­na­do a 4,5 mi­llo­nes de ni­ños y ni­ñas de Áfri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca, gra­cias a la in­ver­sión por par­te de la Fun­da­ción que ex­ce­de los 25 mi­llo­nes de eu­ros. 4,5 mi­llo­nes de ni­ños y ni­ñas, prác­ti­ca­men­te una ge­ne­ra­ción en­te­ra. Una ge­ne­ra­ción que, sin va­cu­nas, no hu­bie­ra te­ni­do fu­tu­ro. Una nue­va ge­ne­ra­ción de na­ci­dos du­ran­te es­tos diez años, de la que nos sen­ti­mos es­pe­cial­men­te or­gu­llo­sos. Una ge­ne­ra­ción que, an­tes que ge­ne­ra­ción tác­til, he­mos de­ci­di­do de­no­mi­nar ‘de­cen­nials’, en re­fe­ren­cia a es­ta, su pri­me­ra dé­ca­da de vi­da.

“Cam­bia­mos pre­sen­tes, cons­trui­mos fu­tu­ros”, el le­ma del Plan Es­tra­té­gi­co 2016-2019 de la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa”, se ha­ce es­pe­cial­men­te evi­den­te a la luz de un ejem­plo así.

No es un ca­so ais­la­do. Las de­no­mi­na­cio­nes ge­ne­ra­ción T y de­cen­nials no son in­com­pa­ti­bles. Mu­chos ni­ños de paí­ses de Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na y el Sud­es­te Asiá­ti­co pa­de­cen la lla­ma­da brecha edu­ca­ti­va y tec­no­ló­gi­ca. La Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa”, jun­to a la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca, han pues­to en mar­cha el pro­yec­to ProFu­tu­ro, con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a una edu­ca­ción uni­ver­sal de ca­li­dad me­dian­te la apli­ca­ción de me­to­do­lo­gías di­gi­ta­les in­no­va­do­ras.

El nu­do que li­ga to­dos es­tos pro­gra­mas y alian­zas tie­ne un nom­bre: fi­lan­tro­pía. Una pa­la­bra an­ti­gua, por su ori­gen grie­go, pe­ro al mis­mo tiem­po nue­va, en es­pe­cial en los paí­ses no an­glo­sa­jo­nes, por­que de­fi­ne una nue­va con­cep­ción del com­pro­mi­so so­cial. Una nue­va con­cep­ción que en “la Cai­xa” es más que cen­te­na­ria.

Nues­tro com­pro­mi­so, des­de que Fran­cesc Mo­ra­gas im­pul­sa­ra en 1904 el na­ci­mien­to de “la Cai­xa”, en Bar­ce­lo­na, im­pli­ca de for­ma di­rec­ta, ade­más de a la en­ti­dad, a sus em­plea­dos, clien­tes y ac­cio­nis­tas. Por ello, la Alian­za pa­ra la Va­cu­na­ción es un ejem­plo per­fec­to de fi­lan­tro­pía.

¿Es nue­va, pues, la fi­lan­tro­pía? No se pue­de de­cir que no exis­tan ini­cia­ti­vas fi­lan­tró­pi­cas en el sur de Eu­ro­pa du­ran­te el si­glo XIX y XX, pe­ro qui­zás las ha­ya­mos con­cep­tua­li­za­do más, co­mo un es­fuer­zo per­so­nal, ais­la­do, de al­gu­nos me­ce­nas y aban­de­ra­dos de la so­cie­dad ci­vil, más que co­mo una obli­ga­ción mo­ral y so­cial de em­pre­sas y ciu­da­da­nos.

Esa ne­ce­si­dad de su­mar es­fuer­zos y la ra­zón de ser fun­da­cio­nal de la Obra So­cial “la Cai­xa”, “fi­lan­tró­pi­ca”, si quie­ren lla­mar­la así, de lle­gar a los co­lec­ti­vos más ne­ce­si­ta­dos, nos lle­va de ma­ne­ra na­tu­ral a bus­car la ini­cia­ti­va pú­bli­co-pri­va­da en to­dos los te­rre­nos. Una so­cie­dad que bus­ca el bien co­lec­ti­vo se ca­rac­te­ri­za por la im­pli­ca­ción y la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en pro­yec­tos de in­te­rés ge­ne­ral. No ha­bla­mos de cas­ti­llos en el ai­re. Es­ta­mos ha­blan­do de re­ver­tir una dé­ca­da de cri­sis en una una dé­ca­da de vi­da, opor­tu­ni­da­des y fu­tu­ro.

A ello de­di­ca­mos nues­tros es­fuer­zos, día a día, des­de la Fun­da­ción Ban­ca­ria “la Cai­xa”, ha­cien­do bueno el le­ma de nues­tro fun­da­dor, Fran­cesc Mo­ra­gas: “El tra­ba­jo en la ca­be­za y las per­so­nas en el co­ra­zón”. Y po­nien­do en prác­ti­ca una má­xi­ma que a me­nu­do re­pi­te nues­tro pre­si­den­te, Isi­dro Fai­né: “El bien no ha­ce rui­do y el rui­do no ha­ce bien”. Y es, pre­ci­sa­men­te, en la su­ma de am­bas don­de se con­den­sa la esen­cia de nues­tra fi­lan­tro­pía

El nu­do que li­ga to­dos nues­tros pro­gra­mas y alian­zas tie­ne un nom­bre: fi­lan­tro­pía. Una pa­la­bra an­ti­gua, pe­ro que de­fi­ne una nue­va con­cep­ción del com­pro­mi­so so­cial. Una nue­va con­cep­ción que en “la Cai­xa” es más que cen­te­na­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.