El desafío de la tran­si­ción ener­gé­ti­ca: una vi­sión des­de la em­pre­sa

Opi­nión de ex­per­tos: Jo­su Jon Imaz, CEO de Rep­sol

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

“C omo in­te­gran­tes del sec­tor del gas y el pe­tró­leo, for­ma­mos par­te del pro­ble­ma de la sos­te­ni­bi­li­dad del sis­te­ma ener­gé­ti­co glo­bal, pe­ro he de sub­ra­yar que tam­bién que­re­mos ser par­te de la so­lu­ción, por­que te­ne­mos el con­ven­ci­mien­to de que so­lo así ga­ran­ti­za­re­mos nues­tro fu­tu­ro”. Con es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes arran­có su in­ter­ven­ción el CEO de Rep­sol, Jo­su Jon Imaz, du­ran­te el en­cuen­tro de ESADE­geo: “Energy Tran­si­tions: Mo­ving Be­yond

Sce­na­rios”.

“So­mos una em­pre­sa ener­gé­ti­ca y de mo­vi­li­dad con un mo­de­lo in­te­gra­do, que com­bi­na tan­to el ne­go­cio de Ups­tream co­mo el de Downs­tream, don­de el 65% de nues­tra pro­duc­ción y el 75% de nues­tras re­ser­vas son de gas na­tu­ral. Te­ne­mos seis gran­des ins­ta­la­cio­nes, de las cua­les cin­co es­tán en Es­pa­ña, y 4.700 es­ta­cio­nes de ser­vi­cio. So­mos uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de bio­com­bus­ti­ble eu­ro­peos con 3.800 to­ne­la­das al año. En los úl­ti­mos años, he­mos in­ver­ti­do mu­cho en el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ras en Es­pa­ña pa­ra vehícu­los eléc­tri­cos, con más de 1.000 pun­tos de re­car­ga”. Tras es­ta breve des­crip­ción de la mul­ti­na­cio­nal, que a fi­na­les del pa­sa­do mes de ju­nio anun­ció la ad­qui­si­ción de ac­ti­vos de ba­jas emi­sio­nes de Vies­go por 750 mi­llo­nes de eu­ros, pa­san­do a ser un ac­tor re­le­van­te en el mer­ca­do es­pa­ñol de elec­tri­ci­dad, el Con­se­je­ro De­le­ga­do de Rep­sol com­par­tió va­rias ideas acer­ca del pa­pel del sec­tor en el ca­mino ha­cia la tran­si­ción ener­gé­ti­ca y la ma­ne­ra de afron­tar los re­tos que es­te re­pre­sen­ta.

Un “tri­le­ma” afec­ta­do por va­rias me­ga­ten­den­cias

Nos en­fren­ta­mos a un “tri­le­ma” que tie­ne tres ob­je­ti­vos: ac­ce­so uni­ver­sal, com­pe­ti­ti­vi­dad y ne­ce­si­dad de re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2. To­dos ellos re­pre­sen­tan un gran re­to en sí mis­mo, y tie­nen que com­bi­nar­se.

Nues­tro sec­tor des­co­no­ce lo que le de­pa­ra el fu­tu­ro en re­la­ción a la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, pe­ro exis­ten al­gu­nas me­ga­ten­den­cias que nos van a im­pac­tar.

Más ener­gía pa­ra más gen­te

Di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do con el ob­je­ti­vo del ac­ce­so uni­ver­sal, en­con­tra­mos una de las pri­me­ras me­ga­ten­den­cias: la de­mo­gra­fía.

Si hoy so­mos 7.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, en 25 años el mun­do ten­drá 9.000 mi­llo­nes. Una po­bla­ción su­pe­rior sig­ni­fi­ca ma­yor de­man­da de ener­gía, sin ol­vi­dar­nos de que una gran par­te de la po­bla­ción me­jo­ra­rá su es­ta­tus, con­vir­tién­do­se en cla­se me­dia, con lo cual tam­bién po­de­mos es­pe­rar un cre­ci­mien­to del con­su­mo ener­gé­ti­co per cá­pi­ta. So­lo en Asia, los 600 mi­llo­nes de per­so­nas que hoy con­for­man su cla­se me­dia se trans­for­ma­rán en más de 3.000 en dos o tres dé­ca­das, con el con­si­guien­te in­cre­men­to del con­su­mo ener­gé­ti­co y de la mo­vi­li­dad. Tam­po­co po­de­mos ob­viar que el 50% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to del mun­do ten­drá su ori­gen en Asia en el año 2050. Es­te con­tex­to, que su­po­ne un desafío, tie­ne al­gu­nas ten­den­cias muy po­si­ti­vas que nos ayu­da­rán a en­fren­tar los re­tos que te­ne­mos .

Una de ellas son los nue­vos pa­tro­nes de con­su­mo –y la eco­no­mía com­par­ti­da sub­ya­cen­te–, que con­tri­bui­rán a re­du­cir la pre­sión so­bre los re­cur­sos. Ana­li­zan­do las pre­fe­ren­cias de con­su­mo, ve­mos có­mo los jó­ve­nes es­tán en­fo­ca­dos ha­cia ex­pe­rien­cias más “soft” en su en­tre­te­ni­mien­to y es­ti­lo de vi­da, otor­gan­do gran im­por­tan­cia al me­dio am­bien­te a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes. Es­tas orien­ta­cio­nes res­pe­tuo­sas con el con­su­mo de ener­gía van a mi­ni­mi­zar la pre­sión so­bre los re­cur­sos, cu­ya es­ca­sez glo­bal agra­va la si­tua­ción.

Hoy nues­tra so­cie­dad es­tá preo­cu­pa­da por el cam­bio cli­má­ti­co y te­mas co­mo la eco­no­mía cir­cu­lar, la con­ser­va­ción de re­cur­sos co­mo el agua, o la con­cien­cia­ción em­pre­sa­rial que im­pul­sa la trans­for­ma­ción de las com­pa­ñías son reali­da­des que nos van a be­ne­fi­ciar en es­te es­ce­na­rio.

Y por su­pues­to, otra ten­den­cia es la innovación, que siem­pre ha for­ma­do par­te de nues­tra so­cie­dad, pe­ro que tie­ne hoy un ci­clo más ace­le­ra­do de lo que po­día­mos ima­gi­nar. Es­to se ob­ser­va en múl­ti­ples ejem­plos, co­mo la evo­lu­ción de los cos­tes de la ener­gía fo­to­vol­tai­ca, que pa­re­ce se­guir un prin­ci­pio si­mi­lar al de la Ley de Moo­re.

Un mo­de­lo ener­gé­ti­co ha de com­bi­nar las ga­ran­tías de ac­ce­so uni­ver­sal y la se­gu­ri­dad en el su­mi­nis­tro con pre­cios com­pe­ti­ti­vos, y sin com­pro­me­ter el fu­tu­ro de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes y el me­dio am­bien­te: ¡un

“tri­le­ma” com­ple­jo!

Sin du­da, la evo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca se­rá uno de nues­tros desafíos más re­le­van­tes en re­la­ción al con­su­mo ener­gé­ti­co. Ac­tual­men­te un 17% de la po­bla­ción glo­bal no tie­ne ac­ce­so a elec­tri­ci­dad. Es­tos, y los que se irán su­man­do, ha­rán que 2.500 mi­llo­nes de per­so­nas se unan al mun­do de los con­su­mi­do­res eléc­tri­cos en las dos o tres pró­xi­mas dé­ca­das, lo que sig­ni­fi­ca mu­chos más re­cur­sos ne­ce­sa­rios.

A día de hoy un 38% de la po­bla­ción mun­dial uti­li­za bio­ma­sa (de ma­de­ra, re­si­duos, etc.) pa­ra co­ci­nar, con las con­se­cuen­cias que im­pli­ca su uso, co­mo la de ser una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del cán­cer en mu­je­res en In­dia, de­bi­do a su ma­la com­bus­tión; o la más ge­né­ri­ca, co­mo es la eli­mi­na­ción de bue­na par­te de la ma­sa fo­res­tal, esen­cial pa­ra la ab­sor­ción del CO2.

En los si­guien­tes años, 1.500 mi­llo­nes de per­so­nas ten­drán ac­ce­so a re­cur­sos más lim­pios pa­ra co­ci­nar (GLP, ener­gías re­no­va­bles, gas na­tu­ral, elec­tri­ci­dad…), re­cur­sos que son el ori­gen del 70% de las emi­sio­nes de CO2 glo­ba­les. El sec­tor ener­gé­ti­co de­be ga­ran­ti­zar el ac­ce­so uni­ver­sal a la ener­gía, y al ha­cer­lo se im­po­ne pre­sión so­bre sí mis­mo.

Prio­ri­zan­do los in­tere­ses es­tra­té­gi­cos na­cio­na­les

En una tran­si­ción ener­gé­ti­ca, la com­pe­ti­ti­vi­dad es esen­cial, y es­ta re­pre­sen­ta un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te re­le­van­te en Eu­ro­pa y Es­pa­ña. Es­ta­dos Uni­dos pa­re­ce orien­ta­do a una rein­dus­tria­li­za­ción, gra­cias a los ba­jos cos­tes ener­gé­ti­cos, pe­ro en Eu­ro­pa ese no es el ca­so. Eu­ro­pa ne­ce­si­ta in­cre­men­tar su in­dus­tria­li­za­ción, pues apor­ta pues­tos de tra­ba­jo es­ta­bles y bien pa­ga­dos. Un mo­de­lo ener­gé­ti­co ha de com­bi­nar las ga­ran­tías de ac­ce­so uni­ver­sal y la se­gu­ri­dad en el su­mi­nis­tro con pre­cios com­pe­ti­ti­vos y sin com­pro­me­ter el fu­tu­ro de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes y el me­dio am­bien­te: ¡un “tri­le­ma” com­ple­jo!

Exis­ten di­fe­ren­tes ca­mi­nos pa­ra la tran­si­ción ener­gé­ti­ca, en fun­ción del ti­po de ener­gías que con­vi­van y las me­di­das que se to­men. Ca­da re­gión, país o sec­tor pue­de adop­tar sen­das dis­tin­tas pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Es evi­den­te que ca­da uno ha de cui­dar sus in­tere­ses es­tra­té­gi­cos.

Chi­na tie­ne que per­mi­tir que su po­bla­ción ru­ral crez­ca en po­der ad­qui­si­ti­vo y evo­lu­cio­ne ha­cia una cla­se me­dia; Fran­cia cuen­ta con una in­fra­es­truc­tu­ra nu­clear que ha­ce que par­ta de una po­si­ción muy di­fe­ren­te a la de otros paí­ses, co­mo Ale­ma­nia, que de­be­rá so­lu­cio­nar la im­por­tan­cia que en la ac­tua­li­dad con­ce­de a los pues­tos de tra­ba­jo de­ri­va­dos del car­bón…, y en Es­pa­ña de­be­mos pen­sar en nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad in­dus­trial y nues­tra eco­no­mía.

Creo en una Es­pa­ña mo­der­na con una eco­no­mía com­pe­ti­ti­va. Nues­tro país ha su­pe­ra­do una cri­sis muy du­ra, que ha de­ja­do una he­ren­cia de sa­la­rios ba­jos y pre­ca­rios.

La eco­no­mía cir­cu­lar, la con­ser­va­ción de re­cur­sos co­mo el agua, o la con­cien­cia­ción em­pre­sa­rial que im­pul­sa la trans­for­ma­ción de las com­pa­ñías son reali­da­des que nos van a be­ne­fi­ciar

Te­ne­mos que ga­ran­ti­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía en es­ta tran­si­ción y ser efec­ti­vos en re­duc­ción de emi­sio­nes

En Es­pa­ña va­mos por buen ca­mino y mu­chos paí­ses eu­ro­peos que pre­su­men de po­lí­ti­cas ver­des tie­nen peo­res pers­pec­ti­vas

De­be­mos mo­der­ni­zar y ha­cer más com­pe­ti­ti­va la eco­no­mía, al tiem­po que cum­pli­mos los ob­je­ti­vos de des­car­bo­ni­za­ción. Co­mo el res­to de los paí­ses, Es­pa­ña ha de ana­li­zar la for­ma más efi­cien­te que de­fi­na el ca­mino ha­cia una tran­si­ción ener­gé­ti­ca, con­si­de­ran­do sus in­tere­ses es­tra­té­gi­cos. En es­te ca­mino, to­das las ener­gías pue­den for­mar par­te de la so­lu­ción.

En sus pre­dic­cio­nes pa­ra 2040, la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía, en lí­nea con el Acuer­do de la COP21, es­ti­ma que los hi­dro­car­bu­ros con­ti­nua­rán re­pre­sen­tan­do un 52% de la ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca. Si avan­za­mos en la re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 si­guien­do el ca­mino del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble más ade­cua­do pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de cre­ci­mien­to de la tem­pe­ra­tu­ra en so­lo 2°C, el con­su­mo de hi­dro­car­bu­ros pa­ra la ge­ne­ra­ción ener­gé­ti­ca de­be­ría ser del 48%.

Lo que ha de preo­cu­par­nos más es el tre­men­do in­cre­men­to en la de­man­da ener­gé­ti­ca en to­dos los es­ce­na­rios que se plan­tean. Si bien en los paí­ses de la OCDE, pre­vi­si­ble­men­te, los com­por­ta­mien­tos van a ser po­si­ti­vos y a la ba­ja, en los paí­ses emer­gen­tes la de­man­da va a cre­cer mu­cho.

El mun­do ne­ce­si­ta más ener­gía. Una po­bla­ción en con­ti­nuo au­men­to nos obli­ga a am­pli­fi­car las po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so, sin ol­vi­dar­nos de que el con­jun­to de ha­bi­tan­tes irá in­cre­men­tan­do su es­tán­dar de vi­da. Y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca se­rá crí­ti­ca en es­te pro­ce­so, in­de­pen­dien­te­men­te del mix ener­gé­ti­co.

La ba­ta­lla por la com­pe­ti­ti­vi­dad

El se­gun­do re­to, en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos, es que va­mos ha­cia una ener­gía eco­nó­mi­ca, al­go qui­zás más evi­den­te en Eu­ro­pa (y en Es­pa­ña) que en otras par­tes del mun­do. Si se com­pa­ra el pre­cio me­dio de la ener­gía en Eu­ro­pa con el de los Es­ta­dos Uni­dos u otras par­tes del mun­do, las evi­den­cias son no­to­rias. Es­ta di­fe­ren­cia de pre­cios es con­se­cuen­cia de di­ver­sos fac­to­res, co­mo la fal­ta de re­cur­sos na­tu­ra­les o de in­fra­es­truc­tu­ras co­mu­nes.

Nues­tras pe­tro­quí­mi­cas, nues­tras ace­rías o nues­tras fá­bri­cas de pa­pel han de com­pe­tir con las de otros paí­ses, y no so­lo en el cos­te de nues­tra mano de obra fren­te a la de paí­ses asiá­ti­cos, sino en el cos­te de la ener­gía con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos.

Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar a los con­su­mi­do­res. Ca­da me­di­da que se to­ma so­bre la ener­gía tie­ne un im­pac­to cla­ro en los pre­cios; por lo tan­to, ca­da me­di­da adop­ta­da en po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca de­be­ría ser ana­li­za­da en pro­fun­di­dad, te­nien­do en cuen­ta di­cho im­pac­to. Por ejem­plo, hoy se de­be­rían con­si­de­rar los ni­ve­les de ma­du­rez de las ener­gías que se pro­mue­ven, por­que las con­se­cuen­cias de no ha­cer­lo in­cre­men­ta­rán el pe­so fi­nan­cie­ro que ya arras­tra­mos. Tan­to en Es­pa­ña co­mo en Eu­ro­pa, to­da­vía es­ta­mos pa­gan­do el pe­so de las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas del pa­sa­do.

De­be­mos fo­ca­li­zar­nos en el cos­te y dar la má­xi­ma prio­ri­dad a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, bus­can­do las for­mas más eco­nó­mi­cas de dis­mi­nuir las emi­sio­nes y sien­do fle­xi­bles en es­te pro­ce­so de re­duc­ción del CO2.

La tran­si­ción ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña

El pro­ce­so de tran­si­ción ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña tie­ne que ser com­pa­ti­ble con las ne­ce­si­da­des de nues­tra in­dus­tria, al tiem­po que cons­trui­mos un fu­tu­ro pa­ra nues­tros jó­ve­nes. Te­ne­mos que pro­mo­ver la innovación, las tec­no­lo­gías y los pues­tos de tra­ba­jo cua­li­fi­ca­dos. Pa­ra po­der lo­grar es­tos ob­je­ti­vos, ne­ce­si­ta­mos una in­dus­tria que pue­da so­por­tar el pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción de nues­tra eco­no­mía.

Si que­re­mos al­can­zar los ob­je­ti­vos del Acuer­do de Pa­rís, la di­men­sión es de tal ca­li­bre que no se po­dría emi­tir una to­ne­la­da más de la que se emi­te. No­so­tros es­ta­mos to­tal­men­te ali­nea­dos con los ob­je­ti­vos de CO2 es­ta­ble­ci­dos en la COP21, pe­ro pa­ra al­can­zar­los y con­ti­nuar pro­gre­san­do en el fu­tu­ro, he­mos de in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo.

Des­de una pers­pec­ti­va em­pre­sa­rial, re­sal­ta­ría tres ideas pa­ra po­der lle­var ade­lan­te es­ta tran­si­ción ener­gé­ti­ca en Es­pa­ña: 1) El ren­di­mien­to de Es­pa­ña es­tá por en­ci­ma de la me­dia. Si bien te­ne­mos que ha­cer más, va­mos por buen ca­mino. Nues­tras emi­sio­nes ten­drán que ha­ber­se re­du­ci­do un 36% en el año 2030. Más de un 60% del ob­je­ti­vo ya se ha con­se­gui­do, que­da un 23% que hay que rea­li­zar en 12 años. Mu­chos paí­ses eu­ro­peos que pre­su­men de sus po­lí­ti­cas ver­des tie­nen peo­res pers­pec­ti­vas.

2) De­be­mos se­guir el ca­mino de la efi­cien­cia en la re­duc­ción de emi­sio­nes. Sub­si­diar un co­che eléc­tri­co con 10.000 eu­ros pue­de per­mi­tir la re­duc­ción de emi­sio­nes en sie­te to­ne­la­das de CO2 a lo lar­go de la vi­da útil del mis­mo. En cier­tas con­di­cio­nes, el cos­te ais­la­do de re­duc­ción de una to­ne­la­da de car­bón se pue­de va­lo­rar en 20 eu­ros... ¿Qué ca­mino de­be­mos se­guir? Si no to­ma­mos la ru­ta de la efi­cien­cia, es­ta­re­mos uti­li­zan­do mal los im­pues­tos de los ciu­da­da­nos y los re­cur­sos de la so­cie­dad. Ase­gu­rar que em­plea­mos ca­da eu­ro de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble en el re­to de fre­nar el ca­len­ta­mien­to glo­bal de­be ser no so­lo una prio­ri­dad, sino una obli­ga­ción en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

3) He­mos de cui­dar nues­tros sec­to­res es­tra­té­gi­cos. Si bien no nos co­rres­pon­de a las em­pre­sas de­fi­nir cuá­les son di­chos sec­to­res, es evi­den­te que en la eco­no­mía es­pa­ño­la la fa­bri­ca­ción de vehícu­los ocu­pa un lu­gar prio­ri­ta­rio, re­pre­sen­tan­do el 10,5% del PIB. So­mos el se­gun­do fa­bri­can­te de vehícu­los en Eu­ro­pa –tras Ale­ma­nia–, y es­ta reali­dad de­be­ría te­ner­se en cuen­ta en el pro­ce­so de de­ci­sión de nues­tra tran­si­ción ener­gé­ti­ca.

Ase­gu­rar que em­plea­mos ca­da eu­ro de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble en el re­to de fre­nar el ca­len­ta­mien­to glo­bal de­be ser no so­lo una prio­ri­dad, sino una obli­ga­ción en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas pú­bli­cas He­mos de cui­dar nues­tros sec­to­res es­tra­té­gi­cos, que de­ben te­ner­se en cuen­ta en el pro­ce­so de de­ci­sión de nues­tra tran­si­ción ener­gé­ti­ca

Al­ter­na­ti­vas me­nos con­ta­mi­nan­tes

La pro­duc­ción ener­gé­ti­ca de elec­tri­ci­dad es la pri­me­ra fuente de emi­sio­nes eu­ro­pea. La elec­tri­ci­dad es, sin du­da, par­te de la so­lu­ción –y las tec­no­lo­gías en es­te sec­tor es­tán más avan­za­das que en otros–; pe­ro tam­bién tie­ne im­por­tan­tes re­tos que de­be afron­tar.

La in­ter­mi­ten­cia de las re­no­va­bles an­te las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas reales es un in­con­ve­nien­te. No da la im­pre­sión de que va­ya a ha­ber más plan­tas nu­clea­res en Eu­ro­pa; y nos van a que­dar al­gu­nos años de con­vi­ven­cia con el car­bón. Ac­tual­men­te, es­te pro­du­ce el 25% de la ener­gía eléc­tri­ca en Eu­ro­pa, y ge­ne­ra el 75% de las emi­sio­nes de CO2 por ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca.

En cam­bio, la con­ta­mi­na­ción del mo­tor de com­bus­tión in­ter­na se ha re­du­ci­do de una for­ma no­ta­ble. Si bien se pue­de se­guir avan­zan­do, en los úl­ti­mos 12 años los co­ches de Eu­ro­pa han dis­mi­nui­do sus emi­sio­nes en una me­dia del 26%, de una for­ma efi­cien­te y sin sub­si­dios. Ade­más, el pre­cio de es­tos vehícu­los ha des­cen­di­do, y los es­fuer­zos en es­te te­rreno van a con­ti­nuar.

La pri­me­ra fuente de re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 en el trans­por­te en el año 2030 en Eu­ro­pa no se­rán ni los co­ches eléc­tri­cos ni los co­ches a gas, sino la efi­cien­cia en el dié­sel y la ga­so­li­na. Sin de­jar de pro­gre­sar en las otras es­tra­te­gias, de­be­mos cen­trar­nos allí don­de la efi­cien­cia ten­ga más im­pac­to, y hoy por hoy es el mo­tor de com­bus­tión in­ter­na.

El gas ad­quie­re ca­da día más re­le­van­cia. En Es­ta­dos Uni­dos se han re­du­ci­do las emi­sio­nes en un 13% du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da, mien­tras que en Ale­ma­nia so­lo han des­cen­di­do un 4,5%. La di­fe­ren­cia es­tri­ba en la uti­li­za­ción de gas na­tu­ral.

El fir­me com­pro­mi­so de Rep­sol

Ade­más de alen­tar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en el trans­por­te, Rep­sol tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la pro­mo­ción del gas na­tu­ral y en ga­ran­ti­zar que no sea una par­te del pro­ble­ma. Hay que con­tro­lar las pér­di­das de me­tano a la at­mós­fe­ra, y te­ne­mos que ser un pla­yer im­por­tan­te en la cap­tu­ra y el al­ma­ce­na­mien­to de CO2. Evi­den­te­men­te, la di­gi­ta­li­za­ción au­men­ta­rá la efi­cien­cia de to­dos los sec­to­res em­pre­sa­ria­les, el nues­tro in­clui­do, y tam­bién po­de­mos con­tri­buir me­dian­te la pro­mo­ción de bio­com­bus­ti­bles sos­te­ni­bles.

Des­de ha­ce va­rios años, diez de las com­pa­ñías del sec­tor del pe­tró­leo y el gas más im­por­tan­tes del mun­do in­te­gra­mos la Oil and Gas Cli­ma­te Ini­tia­ti­ve pa­ra, uti­li­zan­do con­jun­ta­men­te to­do nues­tro co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co, no so­lo fa­vo­re­cer el uso de gas na­tu­ral, sino tam­bién re­du­cir las emi­sio­nes a

Ca­da mo­lé­cu­la de CO2 es igual, y por eso te­ne­mos que bus­car la for­ma más eco­nó­mi­ca pa­ra cap­tu­rar­la o evi­tar que se emi­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de una tec­no­lo­gía u otra Diez de las com­pa­ñías del sec­tor del pe­tró­leo y el gas más im­por­tan­tes del mun­do in­te­gra­mos la Oil and Gas Cli­ma­te Ini­tia­ti­ve pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes

la at­mós­fe­ra que se pro­du­cen du­ran­te la extracción. Pa­ra ello he­mos pro­mo­vi­do un fon­do de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, con el que fi­nan­ciar tan­to in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas co­mo star­tups que apor­ten va­lor y so­lu­cio­nes.

Un área don­de real­men­te creo que se pro­du­ci­rán gran­des avan­ces es pre­ci­sa­men­te en la cap­tu­ra, el al­ma­ce­na­mien­to y la uti­li­za­ción del CO2. Por ejem­plo, ac­tual­men­te en Rep­sol pro­du­ci­mos po­liu­re­ta­nos en Puer­to­llano uti­li­zan­do CO2 co­mo ma­te­ria pri­ma. Si bien no es una so­lu­ción pa­ra mi­llo­nes de to­ne­la­das, sí nos per­mi­te eli­mi­nar mi­les de ellas de una for­ma efi­cien­te. Es­toy con­ven­ci­do de que una pa­no­plia de cien­tos o mi­les de me­di­das co­mo es­ta pue­den cam­biar nues­tro fu­tu­ro. Otro ejem­plo es la re­fi­ne­ría de Rep­sol en Car­ta­ge­na, que ya es­tá pre­pa­ra­da pa­ra di­vi­dir los ga­ses y al­ma­ce­nar el CO2. Si bien hoy no es fac­ti­ble por el cos­te, tec­no­ló­gi­ca­men­te se­ría po­si­ble ha­cer­lo.

Co­mo sec­tor, de­be­mos pro­mo­ver la in­ves­ti­ga­ción, de ma­ne­ra que con­tri­bu­ya­mos de­ci­si­va­men­te a so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas. Des­de el año 2010, he­mos re­du­ci­do un 23% las emi­sio­nes en las ac­ti­vi­da­des de nues­tras cin­co re­fi­ne­rías en Es­pa­ña. In­clu­so he­mos lle­ga­do a acuer­dos con los sin­di­ca­tos pa­ra que la par­te va­ria­ble del sa­la­rio de nues­tros em­plea­dos se li­gue a los ni­ve­les de emi­sión de di­chas plan­tas. Lo in­tere­san­te de es­tos pro­ce­sos de re­duc­ción es que sue­len ir acom­pa­ña­dos de una dis­mi­nu­ción de los cos­tes ener­gé­ti­cos, que en nues­tro ca­so ha si­do de 250 mi­llo­nes de dó­la­res al año en­tre las cin­co plan­tas. Pa­ra fi­nan­ciar es­te pro­ce­so, aco­me­ti­mos un bono ver­de de 500 mi­llo­nes de eu­ros a cin­co años con un in­te­rés 0,5%, con­vir­tién­do­nos en la pri­me­ra em­pre­sa de nues­tro sec­tor en rea­li­zar una ac­ción de es­te ti­po.

Por otro la­do, pa­ra avan­zar en un ca­mino real­men­te efi­cien­te en la lu­cha por la des­car­bo­ni­za­ción, creo que de­be­ría exis­tir un pre­cio glo­bal, y pa­ra to­dos, del car­bono. Aun­que qui­zá hoy sea una for­ma de pen­sar po­co rea­lis­ta, no po­de­mos que­dar­nos pa­ra­dos. In­ter­na­men­te, en Rep­sol he­mos es­ta­ble­ci­do un pre­cio de CO2 que co­mien­za en 25 dó­la­res por to­ne­la­da, y lle­ga has­ta los 40. To­das y ca­da una de las in­ver­sio­nes que pro­mo­ve­mos en la com­pa­ñía se ana­li­zan te­nien­do en cuen­ta es­tos pa­rá­me­tros y pre­pa­ran­do nues­tros ac­ti­vos y nues­tro por­ta­fo­lio pa­ra ser re­si­lien­tes en un mun­do de me­no­res emi­sio­nes. Aten­dien­do a es­tos ob­je­ti­vos, es­ta­mos pro­mo­vien­do los sis­te­mas de vehícu­los eléc­tri­cos, los ser­vi­cios de gas na­tu­ral, las pla­ta­for­mas de co­ches com­par­ti­dos, la eco­no­mía cir­cu­lar…

Pa­ra con­cluir, creo que un asun­to tan re­le­van­te y com­ple­jo co­mo el que nos ocu­pa de­be com­bi­nar tres ob­je­ti­vos, y ca­da uno de ellos re­pre­sen­ta un re­to:

- La de­man­da va a cre­cer.

- Te­ne­mos que ga­ran­ti­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tra eco­no­mía en es­ta tran­si­ción.

- De­be­mos ser efec­ti­vos, en tér­mi­nos de re­duc­ción de nues­tros ni­ve­les de emi­sión de CO .

2 No exis­te un so­lo es­ce­na­rio, sino que ca­da país de­be­rá di­se­ñar el su­yo pro­pio y ser ca­paz de rea­li­zar la tran­si­ción de la for­ma más efec­ti­va y efi­cien­te, te­nien­do en men­te a sus sec­to­res es­tra­té­gi­cos, pa­ra que es­tos pue­dan rea­li­zar esa tran­si­ción ener­gé­ti­ca en un es­ce­na­rio que les per­mi­ta te­ner éxi­to.

Pa­ra aca­bar, me gus­ta­ría com­par­tir una úl­ti­ma re­fle­xión. Creo que la neu­tra­li­dad tec­no­ló­gi­ca de­be de ser res­pe­ta­da, de­bién­do­se apos­tar por to­das las tec­no­lo­gías de for­ma con­jun­ta. Ca­da mo­lé­cu­la de CO2 es igual, y por eso te­ne­mos que bus­car la for­ma más eco­nó­mi­ca pa­ra cap­tu­rar­la o evi­tar que se emi­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de una tec­no­lo­gía u otra

n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.