Un per­fil in­ter­na­cio­nal pa­ra el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios

En­tre­vis­ta con John de Zu­lue­ta, pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios y so­cio di­rec­tor de Point Lo­bos

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

El Círcu­lo no es un lobby cen­tra­do en de­fen­der los in­tere­ses de la em­pre­sa, sino un think tank que re­fle­xio­na so­bre los asun­tos más re­le­van­tes del mo­men­to, in­ten­ta bus­car so­lu­cio­nes y las tras­la­da al ám­bi­to po­lí­ti­co

John de Zu­lue­ta es uno de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les más pres­ti­gio­sos y apre­cia­dos del en­torno em­pre­sa­rial es­pa­ñol. Na­ci­do en Cam­brid­ge (Mas­sa­chu­setts), el fun­da­dor de Point Lo­bos des­ta­ca por la ca­li­dad de sus re­fle­xio­nes, la innovación de su pen­sa­mien­to, la sen­ci­llez y la cons­tan­cia de sus teo­rías apli­ca­das a la ges­tión y a otros te­mas tras­cen­den­ta­les co­mo la éti­ca en los ne­go­cios, el buen go­bierno cor­po­ra­ti­vo o el im­pac­to de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Li­cen­cia­do en His­to­ria Con­tem­po­rá­nea por la Uni­ver­si­dad de Stan­ford (Ca­li­for­nia), y MBA con ho­no­res por la Co­lum­bia Uni­ver­sity de Nue­va York, el per­fil in­ter­na­cio­nal de Zu­lue­ta per­mi­ti­rá dar un nue­vo im­pul­so y au­men­tar la in­fluen­cia del Círcu­lo más allá de nues­tras fron­te­ras con el ob­je­ti­vo de con­ver­tir a la ins­ti­tu­ción en un think

tank mu­cho más glo­bal.

El di­rec­ti­vo se mues­tra con­ven­ci­do de que pa­ra al­can­zar el éxi­to en los ne­go­cios es im­pres­cin­di­ble que los lí­de­res em­pre­sa­ria­les ten­gan for­ma­ción téc­ni­ca y hu­ma­nís­ti­ca. Asi­mis­mo, ase­gu­ra que el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co es­tá li­ga­do a la innovación, y que los ma­yo­res re­tos de las em­pre­sas del si­glo XXI son la tec­no­lo­gía y la glo­ba­li­za­ción. De he­cho, fue gra­cias a la innovación co­mo con­si­guió que las em­pre­sas que ha di­ri­gi­do al­can­za­ran po­si­cio­nes de li­de­raz­go. Ba­jo su di­rec­ción, por ejem­plo, el Gru­po Sanitas se con­vir­tió en la pri­me­ra em­pre­sa en usar In­ter­net co­mo ca­nal de con­tra­ta­ción en su sec­tor.

A lo lar­go de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal ha tra­ba­ja­do en em­pre­sas co­mo Cad­bury-Sch­wep­pes, Pe­psi­Co, Ban­kin­ter y USP Hos­pi­ta­les, o The Bos­ton Con­sul­ting Group. Ha si­do con­de­co­ra­do con la Gran Cruz de la Or­den del Mé­ri­to Ci­vil y pre­mia­do con el Más­ter de Oro del Forum de Al­ta Di­rec­ción. Tam­bién ha re­ci­bi­do el Premio As­ter a la Tra­yec­to­ria Pro­fe­sio­nal del ESIC.

Vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Innovación Ban­kin­ter, ha per­te­ne­ci­do al Con­se­jo Ase­sor de 3i Eu­ro­pe, y es pa­trono de las Fun­da­cio­nes DKV, Eve­ris y Ca­ser. Ade­más, ha si­do miem­bro de la Co­mi­sión Es­pe­cial pa­ra el Es­tu­dio del De­sa­rro­llo de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción en Es­pa­ña del Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía y ha ejer­ci­do un pa­pel fun­da­men­tal en la Aso­cia­ción pa­ra el Pro­gre­so de la Di­rec­ción. Asi­mis­mo, es con­se­je­ro de Lí­nea Di­rec­ta Ase­gu­ra­do­ra y la Uni­ver­si­dad Eu­ro­pea de Madrid.

So­cio fun­da­dor de Point Lo­bos, con­sul­to­ra de ma­na­ge­ment es­pe­cia­li­za­da en el sec­tor sa­ni­ta­rio, en los úl­ti­mos años, Zu­lue­ta se ha de­di­ca­do a ase­so­rar em­pre­sas en Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Ma­rrue­cos. En mar­zo de 2018 fue de­sig­na­do pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios en sus­ti­tu­ción de Ja­vier Ve­ga de Seoa­ne. Des­de es­te nue­vo pues­to ex­pli­ca a Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce los ob­je­ti­vos que se ha mar­ca­do co­mo prin­ci­pal res­pon­sa­ble de es­ta ins­ti­tu­ción, y que se ba­san en cin­co pilares: im­pul­sar la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca, re­for­mar el sis­te­ma de pen­sio­nes, ba­jar la ta­sa de pa­ro ju­ve­nil, au­men­tar el ta­ma­ño de las em­pre­sas es­pa­ño­las y pro­mo­ver el pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal. FE­DE­RI­CO FER­NÁN­DEZ DE SAN­TOS: El eco­no­mis­ta ale­mán Juer­gen Don­ges se­ña­la que “es el mo­men­to de apli­car po­lí­ti­cas ra­cio­na­les en la UE”. Des­de su pun­to de vis­ta, ¿exis­ten com­ple­ji­da­des pa­ra ser ra­cio­na­les en el ac­tual en­torno eco­nó­mi­co? JOHN DE ZU­LUE­TA: Es­toy com­ple­ta­men­te de acuer­do. El ac­tual en­torno in­ter­na­cio­nal es muy com­pli­ca­do, y la com­ple­ji­dad ha au­men­ta­do des­de la lle­ga­da de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Es­te país, alia­do de Eu­ro­pa des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ha co­men­za­do ha ac­tuar en con­tra de nues­tros in­tere­ses co­mo, por ejem­plo, im­po­nien­do nue­vos aran­ce­les. Por otro la­do, hay que te­ner en cuen­ta el au­ge que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do Asia, li­de­ra­do por Chi­na.

Esas tres fuer­zas: Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y la Unión Eu­ro­pea, es­tán in­ten­tan­do po­si­cio­nar­se en el nue­vo es­ce­na­rio glo­bal ge­ne­ran­do im­por­tan­tes fo­cos de ten­sión. F.F.S.: Jo­sé Luis Álvarez, pro­fe­sor de In­sead, ase­gu­ra que uno de los gran­des pro­ble­mas que te­ne­mos en

Mi in­ten­ción co­mo pre­si­den­te es im­pri­mir una hue­lla glo­bal a es­ta ins­ti­tu­ción.

Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra vin­cu­lar­nos a otros cen­tros de pen­sa­mien­to ex­tran­je­ros, prin­ci­pal­men­te eu­ro­peos, gra­cias a la la­bor de un con­se­jo ase­sor

Es­pa­ña es la de­ja­ción de fun­cio­nes no so­lo por par­te de los po­lí­ti­cos, sino tam­bién de las éli­tes. Se­ña­la que, si en el pa­sa­do las éli­tes se in­vo­lu­cra­ban mu­cho en la po­lí­ti­ca lo­cal por la im­por­tan­cia que es­ta te­nía so­bre ellos, so­bre su pa­tri­mo­nio o su eco­no­mía, la glo­ba­li­za­ción y la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les les per­mi­te via­jar a otros lu­ga­res en bus­ca de las con­di­cio­nes que más les con­ven­gan. Por otra par­te, el es­cri­tor Ja­son Bren­nan ha­bla de la via­bi­li­dad de las de­mo­cra­cias y afir­ma que las éli­tes y no éli­tes, aun­que com­par­ten es­pa­cios, evi­tan la in­ter­ac­ción. En­tre ellos no exis­te un in­ter­cam­bio de ideas, y me­nos aún de va­lo­res. Jo­sep Pi­qué con­si­de­ra que las cla­ses me­dias-al­tas se han de­sen­ten­di­do de la po­lí­ti­ca, es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lu­ña, y es­to ha per­mi­ti­do la en­tra­da de los ra­di­ca­les en po­lí­ti­ca. ¿Qué la­bor ejer­ce el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios a la ho­ra de ten­der puen­tes y trans­mi­tir los va­lo­res éti­cos del ám­bi­to em­pre­sa­rial pa­ra que es­te no se vea ais­la­do de la so­cie­dad? J. de Z.: Lo que es­tá ocu­rrien­do en Es­pa­ña tam­bién su­ce­de en otros paí­ses co­mo Ita­lia con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, un ejem­plo del populismo que va en con­tra de las éli­tes que han go­ber­na­do du­ran­te dé­ca­das en Eu­ro­pa. In­me­dia­ta­men­te des­pués de los re­yes o em­pe­ra­do­res se im­plan­tó la de­mo­cra­cia en el vie­jo con­ti­nen­te, y las éli­tes se en­car­ga­ban de ma­ne­jar la po­lí­ti­ca. Aho­ra la so­cie­dad ha co­men­za­do a re­be­lar­se con­tra las de­ci­sio­nes que es­tos to­ma­ron.

En Eu­ro­pa, por ejem­plo, ha na­ci­do una im­por­tan­te fuer­za con­tra­ria a to­do lo que vie­ne de Bru­se­las, por en­ten­der que las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas no es­tán en con­tac­to con la reali­dad. Tam­bién a ni­vel lo­cal exis­te una no­ta­ble desafec­ción. Los ciu­da­da­nos con­si­de­ran que los go­ber­nan­tes nos les re­pre­sen­tan, y no es­tán de acuer­do con las de­ci­sio­nes adop­ta­das. Es­to ha fa­ci­li­ta­do que en­tren en los go­bier­nos fuer­zas co­mo el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas en Ita­lia, y otros lla­ma­ti­vos co­mo la vic­to­ria de Do­nald Trump en EE.UU.

El Círcu­lo de Em­pre­sa­rios in­ten­ta ela­bo­rar es­tu­dios de ca­li­dad que, siem­pre so­bre la ba­se de la ex­pe­rien­cia em­pí­ri­ca, re­co­mien­dan el ca­mino a se­guir y las re­for­mas que hay que adop­tar pa­ra me­jo­rar la so­cie­dad a ni­vel ge­ne­ral, no so­lo des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial.

Los em­pre­sa­rios quie­ren que la so­cie­dad fun­cio­ne bien, por­que es­to re­per­cu­te en su ne­go­cio. El Círcu­lo no es un lobby cen­tra­do en de­fen­der los in­tere­ses de la em­pre­sa, sino un think

tank que re­fle­xio­na so­bre los asun­tos más re­le­van­tes del mo­men­to, in­ten­ta bus­car so­lu­cio­nes y las tras­la­da al ám­bi­to po­lí­ti­co re­for­zan­do así la in­fluen­cia de la so­cie­dad ci­vil que, des­gra­cia­da­men­te, en Es­pa­ña to­da­vía tie­ne po­ca fuer­za. F.F.S.: La an­tro­pó­lo­ga di­gi­tal Rahaf Har­foush sos­tie­ne que vi­vi­mos en la “era de la in­ti­mi­dad di­gi­tal”, por­que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos re­ve­la­mos a las pla­ta­for­mas vir­tua­les in­for­ma­ción que ni si­quie­ra no­so­tros ni nues­tros más ín­ti­mos co­no­cen. ¿So­mos cons­cien­tes del po­der que es­to re­pre­sen­ta?

J.de Z.: Creo que aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do a co­no­cer las im­pli­ca­cio­nes. Las fil­tra­cio­nes de Wi­kileaks y las re­ve­la­cio­nes de Snow­den a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos han he­cho un po­co más cons­cien­tes de es­ta reali­dad. La ley de Pro­tec­ción de Da­tos que en­tró en vi­gor a fi­na­les de ma­yo ha co­lo­ca­do a Eu­ro­pa por de­lan­te de Es­ta­dos Uni­dos en es­te ám­bi­to, pe­ro to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer.

Aho­ra las em­pre­sas de­ben pe­dir al con­su­mi­dor el con­sen­ti­mien­to ex­plí­ci­to pa­ra po­der com­par­tir los da­tos, pe­ro mu­chas com­pa­ñías han op­ta­do por man­dar un mail in­for­man­do so­bre el tra­ta­mien­to de da­tos que rea­li­zan.

El li­bre uso de in­for­ma­ción es el pre­cio que hay que pa­gar por uti­li­zar los ser­vi­cios gra­tui­tos que ofre­ce In­ter­net, por­que tras bam­ba­li­nas se es­con­de to­do un ne­go­cio de ven­ta de da­tos pa­ra los anun­cian­tes. F.F.S.: La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es una tec­no­lo­gía que ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo en nues­tras vi­das, pe­ro tam­bién plan­tea im­por­tan­tes di­le­mas mo­ra­les co­mo, por ejem­plo, la re­la­ción en­tre nues­tros va­lo­res co­mo per­so­nas y los al­go­rit­mos que se cons­tru­yen. El pe­rio­dis­ta Nick Bil­ton, res­pon­sa­ble de la sec­ción tec­no­ló­gi­ca en The New York Ti­mes, pu­bli­có un in­tere­san­te ar­tícu­lo so­bre una con­ver­sa­ción que en una oca­sión man­tu­vo con un al­to di­rec­ti­vo de Fa­ce­book en la que es­te ase­gu­ra­ba que, en el fon­do, Mark Zuc­ker­berg no cree en la pri­va­ci­dad. El pro­ble­ma es que ca­da al­go­rit­mo que ri­ge Fa­ce­book es­tá ali­nea­do con la vi­sión so­bre pri­va­ci­dad de su fun­da­dor, y eso afec­ta a to­dos los usua­rios de la pla­ta­for­ma. ¿Có­mo nos pue­de in­fluir es­te he­cho? J.de Z.: Es un te­ma que nos preo­cu­pa enor­me­men­te. Nu­me­ro­sos es­tu­dios se­ña­lan que las no­ti­cias fal­sas atraen diez ve­ces más que las reales, y es­tas cir­cu­lan li­bre­men­te por las re­des so­cia­les in­flu­yen­do en de­ci­sio­nes tan im­por­tan­tes co­mo la elec­ción del pre­si­den­te de un país. El ca­so Wi­kileaks in­di­ca el ni­vel de pe­li­gro al que es­ta­mos ex­pues­tos en el mun­do di­gi­tal don­de es­ta­mos in­mer­sos.

En el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios es­ta­mos ha­cien­do un es­tu­dio so­bre có­mo se pue­de con­tro­lar to­do es­to, por­que si no hay con­trol, Zu­ker­berg y Fa­ce­book pue­den te­ner más po­der in­clu­so que un es­ta­do gran­de, por­que van por li­bre. F.F.S.: Cuan­do le nom­bra­ron pre­si­den­te, us­ted in­sis­tió en que la vo­lun­tad del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios era fo­men­tar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, en­tre otras me­di­das. La edu­ca­ción es cla­ve a la ho­ra de avan­zar en igual­dad. Las em­pre­sas se en­fren­tan ac­tual­men­te a va­rios re­tos en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo, es­pe­cial­men­te en el pro­ce­so de apli­ca­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y la trans­for­ma­ción em­pre­sa­rial. Al­gu­nos es­tu­dios se­ña­lan que el pun­to de cru­ce en­tre los pues­tos de tra­ba­jo que va a ge­ne­rar la tec­no­lo­gía y la des­truc­ción de em­pleo que se va a pro­du­cir por el mis­mo mo­ti­vo no lle­ga a cru­zar­se has­ta den­tro de una dé­ca­da apro­xi­ma­da­men­te. En Fran­cia, por ejem­plo, hay 125.000 pues­tos de ca­je­ro en el sec­tor re­tail, y la gran ma­yo­ría pue­den des­apa­re­cer a me­di­da que avan­ce el con­cep­to de tien­da di­gi­tal. ¿Có­mo se per­ci­be es­ta reali­dad des­de la ins­ti­tu­ción que li­de­ra? J.de Z.: Con una preo­cu­pa­ción ló­gi­ca, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que si bien des­apa­re­ce­rán pues­tos de tra­ba­jo co­mo el de ca­je­ro, sur­gi­rán otros nue­vos que hoy en día ni si­quie­ra co­no­ce­mos.

To­da­vía no se sa­be muy bien qué ti­po de em­pleos van a des­apa­re­cer, o si se re­gis­tra­rá un des­fa­se a lo lar­go de es­te pe­rio­do. En el fu­tu­ro, los em­plea­dos pa­sa­rán por di­fe­ren­tes tra­ba­jos a lo lar­go de su vi­da, por­que la an­ti­gua prác­ti­ca de en­trar a tra­ba­jar en una em­pre­sa y ju­bi­lar­te en ella es ya co­sa del pa­sa­do. En es­te as­pec­to la edu­ca­ción desem­pe­ña­rá un pa­pel fun­da­men­tal, ya que es pro­ba­ble que mu­chas per­so­nas ten­gan que re­ci­clar­se pro­fe­sio­nal­men­te, in­clu­so vol­ver a la uni­ver­si­dad una vez pa­sa­dos los 40 pa­ra for­mar­se en una ocu­pa­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la que ha­bían desem­pe­ña­do has­ta en­ton­ces. De es­te mo­do, en las or­ga­ni­za­cio­nes van a con­vi­vir tres ge­ne­ra­cio­nes: los jó­ve­nes, las per­so­nas de me­dia­na edad, y los se­niors, por­que tam­po­co po­de­mos des­apro­ve­char el ta­len­to de to­das esas per­so­nas que, pe­se a en­con­trar­se en edad de ju­bi­lar­se, quie­ren o ne­ce­si­tan tra­ba­jar.

Es­toy con­ven­ci­do de que los cam­bios que se ave­ci­nan im­pul­sa­rán el de­ba­te so­bre teo­rías co­mo la del sa­la­rio mí­ni­mo ga­ran­ti­za­do, con el ob­je­ti­vo dar co­ber­tu­ra a to­das aque­llas per­so­nas que se han que­da­do fue­ra del mer­ca­do de tra­ba­jo du­ran­te una lar­ga eta­pa de su vi­da. F.F.S.: Hal Gre­ger­sen, di­rec­tor del MIT Lea­ders­hip Cen­ter, in­sis­te en que el ais­la­mien­to de los di­rec­ti­vos es uno de los prin­ci­pa­les re­tos a los que se tie­ne que ha­cer fren­te en el ám­bi­to del ma­na­ge­ment. Los ac­tua­les res­pon­sa­bles em­pre­sa­ria­les es­tán so­me­ti­dos a una gran pre­sión mar­ca­da por un cam­bio de pro­ce­sos, y en mu­chas oca­sio­nes real­men­te des­co­no­cen có­mo pue­den afec­tar­les las nue­vas tec­no­lo­gías. En re­su­men, se es­tá pro­du­cien­do una cri­sis del con­cep­to de di­rec­ción. ¿Es di­fí­cil ser di­rec­ti­vo hoy en día? J.de Z.: Nos en­con­tra­mos en un en­torno mar­ca­do por lo que yo lla­mo el “efec­to Ama­zon”. To­das las em­pre­sas que co­noz­co es­tán es­tu­dian­do la in­fluen­cia que es­te fe­nó­meno es­tá te­nien­do en su sec­tor y en su ne­go­cio pa­ra de­ci­dir si pue­den com­pe­tir con él y có­mo ha­cer­lo.

La for­ma­ción di­gi­tal se ha con­ver­ti­do en un re­que­ri­mien­to in­dis­pen­sa­ble. Aque­llos que se han for­ma­do en es­te ám­bi­to no tie­nen pro­ble­ma a la ho­ra de en­con­trar tra­ba­jo. Es más, hay de­ter­mi­na­dos pues­tos pa­ra los que no se en­cuen­tra el per­fil re­que­ri­do, por­que la edu­ca­ción di­gi­tal es to­da­vía muy es­ca­sa. La ma­yo­ría de las per­so­nas que ac­tual­men­te se en­cuen­tran en el pa­ro son aque­llas que

En el fu­tu­ro, los em­plea­dos pa­sa­rán por di­fe­ren­tes tra­ba­jos a lo lar­go de su vi­da, por­que la an­ti­gua prác­ti­ca de en­trar a tra­ba­jar en una em­pre­sa y ju­bi­lar­te en ella es ya co­sa del pa­sa­do

pro­ce­den del an­ti­guo sec­tor in­dus­trial, ya que las em­pre­sas han op­ta­do por tras­la­dar su pro­duc­ción a Asia, don­de la mano de obra es mu­cho más ba­ra­ta. F.F.S.: Ka­ren Si­bley, de­ca­na de la Brown Uni­ver­sity, y Gian­pie­ro Pe­tri­glie­ri, pro­fe­sor de In­sead, re­cal­ca­ban en las pá­gi­nas de Exe­cu­ti­ve Ex­ce­llen­ce la im­por­tan­cia que tie­ne pa­ra el éxi­to em­pre­sa­rial com­bi­nar una for­ma­ción téc­ni­ca y hu­ma­nis­ta. Us­ted es li­cen­cia­do en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, pe­ro son po­cos los al­tos di­rec­ti­vos que tie­nen for­ma­ción en es­te ám­bi­to. ¿Qué be­ne­fi­cios le ha apor­ta­do su co­no­ci­mien­to de las dis­ci­pli­nas re­la­cio­na­das con la cul­tu­ra hu­ma­na? J.de Z.: Es ob­vio que las ca­rre­ras STEM (cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas) han co­bra­do gran im­por­tan­cia en los úl­ti­mos años, pe­ro la for­ma­ción li­mi­ta­da a es­tas áreas de co­no­ci­mien­to da lu­gar a per­so­nas con una vi­sión bas­tan­te ses­ga­da y li­mi­ta­da. Por eso, con­si­de­ro fun­da­men­tal in­cluir en es­tas ca­rre­ras asig­na­tu­ras de hu­ma­ni­da­des.

Afor­tu­na­da­men­te las uni­ver­si­da­des se han da­do cuen­ta de es­ta ne­ce­si­dad, y es­tán em­pe­zan­do a mez­clar am­bas dis­ci­pli­nas. Las Hu­ma­ni­da­des son im­pres­cin­di­bles pa­ra en­ten­der quié­nes so­mos y ha­cia dón­de que­re­mos ir. Es­te co­no­ci­mien­to tie­ne apli­ca­ción en el en­torno em­pre­sa­rial, por­que las or­ga­ni­za­cio­nes son un mi­cro­cos­mos del mun­do que re­quie­re for­ma­ción téc­ni­ca y va­lo­res hu­ma­nis­tas. F.F.S.: ¿Qué re­tos re­pre­sen­ta sus­ti­tuir a una per­so­na co­mo Ja­vier Ve­ga de Seoa­ne y qué ob­je­ti­vos se plan­tea us­ted co­mo pre­si­den­te del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios? J.de Z.: Ja­vier desa­rro­lló una la­bor ins­ti­tu­cio­nal im­pe­ca­ble y di­se­ñó una pos­tu­ra muy cla­ra en cuan­to al mo­vi­mien­to se­ce­sio­nis­ta ca­ta­lán. Los em­pre­sa­rios nos he­mos po­si­cio­na­do en con­tra de la di­vi­sión de Es­pa­ña, y prue­ba de ello es que más de 4.500 em­pre­sas han sa­li­do de Ca­ta­lu­ña. Creo que he­mos lle­ga­do a un pun­to en el que Car­les Puig­de­mont y sus alle­ga­dos van a te­ner que ple­gar ve­las. El tiem­po de re­be­lión ha ter­mi­na­do, es el mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes sen­sa­tas.

Mi in­ten­ción co­mo pre­si­den­te del Círcu­lo es im­pri­mir una hue­lla in­ter­na­cio­nal y con­ver­tir­lo en una ins­ti­tu­ción eu­ro­pea. He­mos tra­du­ci­do la web al in­glés y aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra vin­cu­lar es­te think tank a otros cen­tros de pen­sa­mien­to in­ter­na­cio­na­les, prin­ci­pal­men­te eu­ro­peos, pe­ro tam­bién de otras par­tes del mun­do, gra­cias a la la­bor de un con­se­jo ase­sor com­pues­to por 10 per­so­nas.

Asi­mis­mo, los es­tu­dios que es­ta­mos rea­li­zan­do ya es­tán to­man­do co­mo re­fe­ren­cia otros paí­ses de Eu­ro­pa o de la OCDE. Las re­for­mas que ne­ce­si­ta Es­pa­ña en es­tos mo­men­tos tie­nen evi­den­cias em­pí­ri­cas en paí­ses con cul­tu­ras si­mi­la­res, y por eso los in­for­mes del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios se ba­san en ejem­plos que se han lle­va­do a ca­bo con éxi­to en es­tos lu­ga­res.

Es pro­ba­ble que mu­chas per­so­nas ten­gan que re­ci­clar­se pro­fe­sio­nal­men­te, in­clu­so vol­ver a la uni­ver­si­dad en eda­des avan­za­das pa­ra for­mar­se en una ocu­pa­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te Las em­pre­sas es­tán es­tu­dian­do la in­fluen­cia que el “efec­to Ama­zon” es­tá te­nien­do en su ne­go­cio pa­ra de­ci­dir si pue­den com­pe­tir con él y có­mo ha­cer­lo

En es­te sen­ti­do, los em­pre­sa­rios con­si­de­ra­mos que de­be­mos cen­trar­nos en cin­co pro­ble­mas esen­cia­les. En pri­mer lu­gar, la co­rrup­ción. El país se en­cuen­tra in­mer­so en una im­por­tan­te cri­sis ins­ti­tu­cio­nal de­ri­va­da de es­te pro­ble­ma, y es­to su­po­ne un gran las­tre pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. No­so­tros cree­mos que el pri­mer pa­so se­ría rea­li­zar una re­for­ma de la ley elec­to­ral que con­tri­bu­ye­ra a crear una de­mo­cra­cia más sa­na.

Otro te­ma que nos preo­cu­pa enor­me­men­te es el de las pen­sio­nes. La re­for­ma que lle­vó a ca­bo el an­te­rior Go­bierno fue muy su­per­fi­cial, y no so­lu­cio­na el pro­ble­ma. De­be­ría di­se­ñar­se un sis­te­ma cen­tra­do en un re­par­to más equi­ta­ti­vo, que in­cen­ti­ve los pla­nes de pen­sio­nes por par­te de las em­pre­sas, y con un mar­co fis­cal­men­te atrac­ti­vo que per­mi­ta a las per­so­nas aho­rrar. Tam­bién nos pa­re­ce esen­cial que se im­pul­se el uso de los si­mu­la­do­res de las pen­sio­nes pú­bli­cas, pa­ra que los tra­ba­ja­do­res pue­dan sa­ber de ma­ne­ra tem­pra­na cuál se­rá la cuan­tía que van a per­ci­bir al fi­nal de su vi­da la­bo­ral.

Sin em­bar­go, des­de el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios es­ta­mos es­pe­cial­men­te preo­cu­pa­dos por el de­sem­pleo ju­ve­nil. El por­cen­ta­je es­pa­ñol do­bla al pro­me­dio de Eu­ro­pa y es cua­tro ve­ces más al­to que el de Ale­ma­nia. Es im­po­si­ble que un país que tie­ne un ni­vel de pa­ro ju­ve­nil tan al­to fun­cio­ne bien. Con el ob­je­ti­vo de in­cen­ti­var la con­tra­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes, re­co­men­da­mos la crea­ción de tres ti­pos de con­tra­to: uno fi­jo, uno tem­po­ral y uno es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra los más jó­ve­nes, que re­sul­te más ba­ra­to pa­ra las em­pre­sas, por­que en Es­pa­ña el gas­to por em­plea­do es muy al­to pa­ra las em­pre­sas. El ajus­te de es­ta can­ti­dad ayu­da­ría a pro­mo­ver la con­tra­ta­ción, ya que hay em­pre­sas que quie­ren evi­tar el gas­to que su­po­ne con­tra­tar a una per­so­na a tiem­po com­ple­to, dan­do lu­gar a la ge­ne­ra­ción de ma­las prác­ti­cas co­mo la de los fal­sos au­tó­no­mos.

En cual­quier ca­so, no hay que ol­vi­dar que el ori­gen de es­te pro­ble­ma re­si­de en la for­ma­ción. En Es­pa­ña to­dos los jó­ve­nes quie­ren ir a la uni­ver­si­dad, y la for­ma­ción pro­fe­sio­nal es­tá de­nos­ta­da. En Ale­ma­nia, en cam­bio, los institutos tec­no­ló­gi­cos tie­nen un enor­me pres­ti­gio, y la ma­yo­ría de los jó­ve­nes que rea­li­zan cur­sos de for­ma­ción dual aca­ban tra­ba­jan­do en las mis­mas em­pre­sas en las que hi­cie­ron sus prác­ti­cas.

Un cuar­to pun­to en el que de­be­mos in­ci­dir es en au­men­tar el ta­ma­ño de nues­tras em­pre­sas. So­lo el 0,2% de las com­pa­ñías es­pa­ño­las tie­nen más de 249 em­plea­dos, pe­ro las gran­des or­ga­ni­za­cio­nes son las que ge­ne­ran más I+D, las que más ex­por­tan y las que mejor se de­fien­den en un mun­do glo­bal. En es­te sen­ti­do, es­ta­mos co­la­bo­ran­do con el pro­yec­to Cre100do, jun­to con la Fun­da­ción Innovación Ban­kin­ter y el ICEX. Se tra­ta de un pro­gra­ma de trans­for­ma­ción em­pre­sa­rial que du­ran­te cin­co años acom­pa­ña a em­pre­sas que fac­tu­ran en­tre 50 y 300 mi­llo­nes de eu­ros en su ho­ja de ru­ta pa­ra ha­cer­se gran­des y com­pe­tir a ni­vel glo­bal. Ya con­ta­mos con 75 em­pre­sas, y ca­da año en­tran en el pro­gra­ma 25 nue­vas com­pa­ñías.

El quin­to pi­lar so­bre el que se apo­ya nues­tra agen­da es la trans­for­ma­ción di­gi­tal, por­que gran par­te de la eco­no­mía es­pa­ño­la con­ti­núa ba­sán­do­se en hos­te­le­ría y tu­ris­mo, y to­da­vía hay mu­chas em­pre­sas que no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra tra­ba­jar en el nue­vo en­torno di­gi­tal

Las re­for­mas que ne­ce­si­ta Es­pa­ña tie­nen evi­den­cias em­pí­ri­cas en paí­ses con cul­tu­ras si­mi­la­res, y es­ta­mos es­tu­dian­do la for­ma de im­plan­tar­las aquí con éxi­to Las or­ga­ni­za­cio­nes son un mi­cro­cos­mos del mun­do, y pa­ra li­de­rar­las se re­quie­re for­ma­ción téc­ni­ca y tam­bién va­lo­res hu­ma­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.