Edi­to­rial

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Sep­tiem­bre de cam­bio e in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Tras asis­tir a Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity 10th Glo­bal Sum­mit, nos va­mos al Eu­ro­pean Bu­si­ness Fo­rum de Di­na­mar­ca y al Brightli­ne Flags­hip en Nue­va York. En no­viem­bre: Pe­ter Druc­ker Fo­rum de Vie­na y Web Sum­mit de Lis­boa. To­dos es­tos even­tos, tra­du­ci­dos y a vues­tra dis­po­si­ción. Y pa­ra enero, edi­ción en in­glés.

Vi­vi­mos tiem­pos úni­cos, don­de co­exis­ten dos reali­da­des pa­ra­le­las: una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­nos so­cial y po­lí­ti­ca­men­te y una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. So­cial y po­lí­ti­ca­men­te nos im­pul­sa un mun­do de gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea: Twit­ter, Fa­ce­book y un ci­clo de no­ti­cias, su­per­fi­cial y bre­ve. Uti­li­za­mos tec­no­lo­gía mo­der­na pa­ra vol­ver a for­mas de re­la­ción pri­mi­ti­vas. Los me­dios ven­den con­flic­to y di­vi­sión; to­do ha de ser rá­pi­do y fá­cil. La ra­bia se im­po­ne a la razón, el re­sen­ti­mien­to fre­na la co­la­bo­ra­ción y la emo­ción triun­fa so­bre la evi­den­cia.

En el mun­do em­pre­sa­rial, es la psi­co­lo­gía so­cial la que es­ta­ble­ce los ras­gos y com­por­ta­mien­tos reales que ha­cen a los lí­de­res te­ner éxi­to en sus ca­rre­ras y al­can­zar pues­tos de al­to ni­vel; cu­rio­sa­men­te, es­tos com­por­ta­mien­tos es­tán en fran­ca con­tra­po­si­ción a las cua­li­da­des que desea­ría­mos tu­vie­sen. No so­lo es en Es­pa­ña don­de el as­cen­so del li­de­raz­go, co­mo ob­je­to de nues­tra fas­ci­na­ción, coin­ci­de con el de­cli­ve del li­de­raz­go en la es­ti­ma co­lec­ti­va. La ins­pi­ra­ción –nos dice Pfef­fer– es una ba­se muy po­bre so­bre la cual cons­truir cam­bios sus­tan­cia­les. Los cuentos que es­cu­cha­mos so­bre el li­de­raz­go son a me­nu­do his­to­rias de muy mo­des­ta va­li­dez y que, fre­cuen­te­men­te, em­peo­ran to­do.

Nos ro­dean las fal­sas per­cep­cio­nes, que cu­rio­sa­men­te sue­len ser ne­ga­ti­vas: au­men­ta la vio­len­cia, la po­bre­za y la dis­cri­mi­na­ción… ¡pe­ro em­pí­ri­ca­men­te se de­mues­tra lo con­tra­rio! Los con­te­ni­dos de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity son opor­tu­nos an­te el pe­si­mis­mo y la des­crip­ción de la ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to que ex­pu­sie­ron Pe­ter Dia­man­dis, Ray Kurz­weil, o Da­vid Ro­berts ele­van el áni­mo. ¡Adiós al cre­ci­mien­to li­neal, bien­ve­ni­do el mun­do ex­po­nen­cial!

Un ejem­plo es Ra­mez Naam y su dis­rup­ción ener­gé­ti­ca. ¿Ocu­rri­rá al pe­tró­leo lo mis­mo que a las em­pre­sas del car­bón ha­ce ca­si una dé­ca­da? Con da­tos in­con­tro­ver­ti­bles, Naam ex­pli­ca por qué la ener­gía eó­li­ca o solar es hoy sus­tan­cial­men­te la más ba­ra­ta.

Les trae­mos una brú­ju­la: Ash Car­ter (ex-se­cre­ta­rio de De­fen­sa de los EE.UU.) en la con­fe­ren­cia inau­gu­ral del As­pen Stra­tegy Group. To­do lo que lle­ga de Ni­cho­las Burns y del Bel­fer Cen­ter (Har­vard Ken­nedy School) es es­pe­cial. Có­mo di­ri­gir cam­bios tec­no­ló­gi­cos dis­rup­ti­vos ha­cia la ge­ne­ra­ción del bien pú­bli­co es crí­ti­co en es­tos mo­men­tos. Lo plan­tea­do por Car­ter, fren­te a la inep­to­cra­cia (Jean D’Or­mes­son), es ab­so­lu­ta­men­te esen­cial.

Ra­món Gó­mez de Olea, de Rus­sell Rey­nolds, nos des­cu­bre có­mo es el ADN de los nue­vos CEOs y có­mo se es­tán re­con­fi­gu­ran­do los Con­se­jos pa­ra adap­tar­se a en­tor­nos dis­rup­ti­vos y cre­cer en go­ber­nan­za. Lo bus­ca­do no des­en­to­na con lo que él es. Al­guien a quien se­guir.

Lue­go te­ne­mos a Brightli­ne, esa ini­cia­ti­va sin áni­mo de lu­cro que es­tá re­vo­lu­cio­nan­do el mun­do del Pro­ject Ma­na­ge­ment. Ricardo

Via­na Var­gas le­van­tó aplau­sos en el Sum­mit de Sin­gu­la­rity de San Fran­cis­co (¡por al­go se­ría!), y nos pu­so en con­tac­to Clau­dio Gar­cía de Lee Hecht Ha­rri­son, cu­ya vi­sión del en­torno RR.HH. es bri­llan­te. Ta­ta Com­mu­ni­ca­tions aca­ba de pu­bli­car un tra­ba­jo: “La di­ver­si­dad cog­ni­ti­va: la IA y el fu­tu­ro del tra­ba­jo”, y lo que nos cuen­ta Clau­dio for­ma par­te de es­te in­creí­ble do­cu­men­to.

Por úl­ti­mo, no po­de­mos de­jar de men­cio­nar a Niall Fer­gu­son; sus com­pa­ra­cio­nes son bri­llan­tes: Mark Zuc­ker­berg vs. Mar­tin Lu­te­ro (el frai­le agus­tino re­for­mis­ta): ob­je­ti­vos si­mi­la­res o que la cri­sis del 2008 se apro­xi­ma más a la re­vo­lu­ción que cau­só Gu­ten­berg que al Crash del 29… ¡Food for thought!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.