Un mun­do de abun­dan­cia

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Opi­nión de ex­per­tos: Pe­ter Dia­man­dis.

Real­men­te es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to ex­tra­or­di­na­rio en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, y por ello es im­por­tan­te com­pren­der có­mo de rá­pi­do es­tá cam­bian­do el mun­do, em­pe­zan­do por la for­ma en la que se en­tien­de esa ace­le­ra­ción y qué sig­ni­fi­ca.

Mi pró­xi­mo li­bro se ti­tu­la The fu­tu­re is fas­ter than you think (El fu­tu­ro es más rá­pi­do de lo que pien­sas). La gran ma­yo­ría no es cons­cien­te de la ve­lo­ci­dad del cam­bio. La ideas, al per­ci­bir­se des­de pun­tos de vis­ta li­mi­ta­dos, co­mo los que pue­de te­ner un cien­tí­fi­co de la im­pre­sión en 3D o de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, no se sue­len con­tem­plar de for­ma agre­ga­da, pe­ro cuan­do las con­tem­pla­mos de for­ma con­ver­gen­te, aso­cián­do­se las tec­no­lo­gías en­tre ellas, po­de­mos per­ci­bir el im­pac­to bru­tal de la trans­for­ma­ción que ejer­cen en los mo­de­los de ne­go­cio.

Ca­da em­pre­sa, ca­da for­ma a tra­vés de la cual nos ga­na­mos la vi­da va a cam­biar ra­di­cal­men­te, y no en 20 o 30 años, ¡sino en la pró­xi­ma dé­ca­da!

Cuan­do ha­ble­mos de ace­le­ra­ción, he­mos de pen­sar en el cre­ci­mien­to de la ta­sa de in­no­va­ción, no en al­go­rit­mos in­te­gra­dos. La in­no­va­ción hoy es el fru­to del in­ter­cam­bio de ideas en­tre in­di­vi­duos: ten­go una idea y la com­par­to con mi ami­go quien ba­sán­do­se en ella la me­jo­ra e in­no­va so­bre ella, pa­ra lue­go vol­ver­la a com­par­tir­la con­mi­go. Es­ta conversación, de ida y vuel­ta, y que se pue­de me­dir ma­te­má­ti­ca­men­te es si­mi­lar en su desa­rro­llo a las con­se­cuen­cias del mo­vi­mien­to de la po­bla­ción de las áreas ru­ra­les a la ciu­dad. Ve­mos có­mo es­tos flu­jos, al au­men­tar, in­cre­men­tan ex­po­nen­cial­men­te la den­si­dad de las con­ver­sa­cio­nes. Lo mis­mo ocu­rre con la in­no­va­ción.

Ade­más, exis­ten una se­rie de fuer­zas que, con­jun­ta­men­te, es­tán ace­le­ran­do la ra­pi­dez con la que el mun­do es­tá cam­bian­do.

1) La pri­me­ra es la abun­dan­cia de la compu­tación. Gor­don Moo­re que en 1968 co-fun­dó lo que se­ría In­tel con Ro­bert Noy­ce, pre­di­jo en 1965 a Elec­tro­nics Ma­ga­zi­ne, sien­do res­pon­sa­ble de R&D en Fair­child se­mi­con­duc­to­res, que el nú­me­ro de com­po­nen­tes en un cir­cui­to in­te­gra­do se du­pli­ca­ba apro­xi­ma­da­men­te ca­da 18 me­ses, y era pro­ba­ble que esa ten­den­cia con­ti­nua­se du­ran­te 10 años.

Esa pre­dic­ción, que con el tiem­po se trans­for­mó en un ob­je­ti­vo a al­can­zar, ha con­ti­nua­do ya 50 años.

He­mos pa­sa­do del pri­mer cir­cui­to in­te­gra­do, de dos tran­sis­to­res, a su pri­mer pro­duc­to co­mer­cial en 1971, con 2.300 tran­sis­to­res a razón de un dó­lar ca­da uno, una ve­lo­ci­dad de 7.4 Khz y un ta­ma­ño de 10.000Nm. Hoy un pro­ce­sa­dor In­tel Co­re i9 de 14Nm tie­ne al­re­de­dor de 7.000 mi­llo­nes de tran­sis­to­res con una ve­lo­ci­dad de 4.8Ghz: 27.000 mi­llo­nes de ve­ces me­jor en pre­cio y ren­di­mien­to. Es­to, que re­sul­ta di­fí­cil de en­ten­der, re­fle­ja el au­men­to ma­si­vo del po­der compu­tacio­nal que nos im­pul­sa.

A lo lar­go de los úl­ti­mos 110 años he­mos vi­vi­do cin­co mo­da­li­da­des de po­der compu­tacio­nal: elec­tro­me­cá­ni­co, re­lés, vál­vu­las, tran­sis­to­res y cir­cui­tos in­te­gra­dos. Du­ran­te to­do es­te pro­ce­so se ha pro­du­ci­do un in­cre­men­to con­ti­nuo del po­der compu­tacio­nal, pe­ro so­lo he­mos cre­ci­do a la ve­lo­ci­dad de la Ley de Moo­re en los úl­ti­mos 50 años.

La Ley de Re­torno Ace­le­ra­do de Ray Kurz­weil se ba­sa en que los or­de­na­do­res, al ser ca­da vez más ve­lo­ces, crea­rán una nue­va ge­ne­ra­ción con ca­pa­ci­da­des ace­le­ra­das. Es­to ha ocu­rri­do des­de el prin­ci­pio los tiem­pos, pe­ro nun­ca tan rá­pi­da­men­te co­mo aho­ra con la Ley de Moo­re. Es­ta ace­le­ra­ción no pa­ra de in­cre­men­tar­se; de he­cho, en muy po­co tiem­po, en 2023, con 1.000 dó­la­res po­dre­mos ad­qui­rir un or­de­na­dor ca­paz de rea­li­zar cálcu­los al mis­mo ni­vel que un ce­re­bro hu­mano, 10 ele­va­do a 16 ope­ra­cio­nes por se­gun­do. 25 años des­pués, con esos mis­mos 1.000 dó­la­res, po­dre­mos com­prar un or­de­na­dor que ten­drá el po­der compu­tacio­nal ¡de to­da la hu­ma­ni­dad!

Es­te po­der compu­tacio­nal es nues­tro pri­mer ace­le­ra­dor, la ba­se. Nos da­mos cuen­ta de que a me­di­da que es­te po­der se vuel­ve más rá­pi­do, ocu­rre un efec­to cas­ca­da; las re­des y sen­so­res, la bio­lo­gía sin­té­ti­ca, la ro­bó­ti­ca, la im­pre­sión en 3D, la reali­dad vir­tual y la reali­dad ar­ti­fi­cial, la IA y el block­chain... To­das es­tas tec­no­lo­gías cre­cen en ve­lo­ci­dad, ni­vel y po­ten­cia. Más aún, es la con­ver­gen­cia de tres o cua­tro de ellas la que trans­for­ma los mo­de­los co­mer­cia­les crean­do la dis­rup­ción. En­tre si es­tas tec­no­lo­gías no se su­man, sino que mul­ti­pli­can su po­ten­cia.

Es­te es el pri­mer dri­ver bá­si­co, y aun­que ten­da­mos a aso­ciar­lo con tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les, se tra­ta de al­go más pro­fun­do y que va mu­cho más allá.

2) La abun­dan­cia de tiem­po es otra de las fuer­zas im­pul­so­ras. Re­cor­de­mos có­mo em­plea­ban el tiem­po nues­tros an­te­pa­sa­dos: en bus­car co­mi­da, agua y su­pe­rar di­fi­cul­ta­des. Es de­cir, el tiem­po que te­nían pa­ra in­no­var y re­sol­ver pro­ble­mas era ver­da­de­ra­men­te mi­núscu­lo pe­ro, a me­di­da que la tec­no­lo­gía co­mien­za a liberarnos, a per­mi­tir que nos de­di­que­mos a otras co­sas más allá de la es­tric­ta su­per­vi­ven­cia, la can­ti­dad de tiem­po de la que dis­po­ne­mos pa­ra in­no­var cre­ce ma­si­va­men­te.

La in­no­va­ción es el fru­to del in­ter­cam­bio de ideas: ten­go una idea, la com­par­to, al­guien la me­jo­ra y lue­go vuel­ve a com­par­tir­la con­mi­go

Uno de los ejem­plos in­clui­dos en el li­bro Ra­tio­nal Op­ti­mist, de Matt Grid­ley Noss, ha­bla so­bre el cos­te de la luz. En Ba­bi­lo­nia, en el año 1750 an­tes de Cris­to, con­se­guir un mi­nu­to de luz de una lám­pa­ra de acei­te de sé­sa­mo im­pli­ca­ba, li­te­ral­men­te, 15 ho­ras de tra­ba­jo hu­mano. En 1790, una ho­ra de luz de una ve­la cos­ta­ba seis ho­ras de tra­ba­jo hu­mano. En 1880, una ho­ra de luz de la lám­pa­ra de que­ro­seno su­po­nía 15 mi­nu­tos de tra­ba­jo hu­mano. La can­ti­dad de tiem­po que de­di­ca­mos a la ob­ten­ción de co­sas bá­si­cas no de­ja de dis­mi­nuir. Hoy, con me­dio se­gun­do de tra­ba­jo te­ne­mos una ho­ra de luz. Es­to su­ce­de de for­ma cons­tan­te en to­dos los ám­bi­tos. Si ana­li­za­mos el cos­te, con­se­guir la can­ti­dad de luz que pro­du­ce una bom­bi­lla

En 2048 con 1.000 dó­la­res po­dre­mos ad­qui­rir un or­de­na­dor con el po­der compu­tacio­nal ¡de to­da la hu­ma­ni­dad! Es­ta­mos vi­vien­do en pri­me­ra per­so­na la des­mo­ne­ti­za­ción y des­ma­te­ria­li­za­ción de de­ter­mi­na­das tec­no­lo­gías, co­mo la luz

de cien va­tios en­cen­di­da to­do un mes, equi­val­dría a 35.000 li­bras es­ter­li­nas en el año 1300; en el si­glo XV a 15.000 li­bras, en el si­glo XVII 10.000 y en el si­glo XVIII 50 li­bras es­ter­li­nas. Hoy ape­nas cues­ta 4 li­bras y con­ti­núa ba­jan­do. Es de­cir, es­ta­mos vi­vien­do en pri­me­ra per­so­na la des­mo­ne­ti­za­ción, la des­ma­te­ria­li­za­ción de es­tas tec­no­lo­gías.

3) Otra fuer­za que es­tá im­pul­san­do la ace­le­ra­ción es la abun­dan­cia de ca­pi­tal. Hoy te­ne­mos más ca­pi­tal dis­po­ni­ble que en cual­quier otro mo­men­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Quie­ro apor­tar al­gu­nas ci­fras pa­ra que po­da­mos en­ten­der el in­gen­te ca­pi­tal que flu­ye, por­que su vo­lu­men es ex­tra­or­di­na­rio. En 2017, y so­lo en EE.UU., a tra­vés de 375 pla­ta­for­mas de crowd­fun­ding se in­vir­tie­ron 34.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pa­ra 2025 las pro­yec­cio­nes son de 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

¿Qué im­pli­can es­tas can­ti­da­des? Pues que cual­quier per­so­na en cual­quier lu­gar, y con una gran idea pue­de al­can­zar a quien desee en el mun­do y con­se­guir el ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra, por ejem­plo, mon­tar una em­pre­sa. Es­to ha si­do al­go im­po­si­ble hasta aho­ra, pe­ro 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res van a “aplas­tar” la for­ma en la se ca­pi­ta­li­za­ban las start-ups en to­do el pla­ne­ta, re-in­ven­tan­do to­do nue­va­men­te.

Acom­pa­ñan­do a es­ta ten­den­cia te­ne­mos la in­ver­sión de ca­pi­tal ries­go, con tam­bién nue­vos má­xi­mos. Es­te año, tan­to en Eu­ro­pa co­mo en Asia, se han pro­du­ci­do nue­vos ré­cords en el vo­lu­men del ca­pi­tal ries­go; so­lo en los Es­ta­dos Uni­dos se ha lle­ga­do hasta los 84.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Se es­tán al­can­zan­do cons­tan­te­men­te nue­vos ré­cords en la dis­po­ni­bi­li­dad de ca­pi­tal ries­go pa­ra in­ver­sio­nes, y la ve­lo­ci­dad a la que flu­ye el ca­pi­tal no tie­ne pre­ce­den­tes.

Un ejem­plo son las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do, y va a se­guir to­man­do, Ma­sa­yos­hi Son, CEO de Soft­bank. Ha crea­do la di­vi­sión Soft­bank Vi­sion Fund, el ma­yor fon­do tec­no­ló­gi­co del mun­do. Tam­bién ha anun­cia­do re­cien­te­men­te su in­ten­ción de crear una car­te­ra de 880.000 mi­llo­nes de dó­la­res en la pró­xi­ma dé­ca­da. En su li­bro Ai­ming High (Apun­tan­do Al­to) ex­pli­ca que es­tá con­ven­ci­do de la lle­ga­da de la sin­gu­la­ri­dad en los pró­xi­mos 30 años, y por eso tie­ne pri­sa por agre­gar efec­ti­vo pa­ra in­ver­tir. Se es­tán pro­du­cien­do, co­mo nun­ca an­tes, enor­mes in­ver­sio­nes pa­ra ace­le­rar las tec­no­lo­gías.

En 2017 la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial es­ta­ba co­nec­ta­da, pe­ro en 2025 lo es­ta­rá ¡más del do­ble!

4) La si­guien­te fuer­za es la des­mo­ne­ti­za­ción, que nos per­mi­te con­se­guir hoy con 1 dó­lar lo que an­tes cos­ta­ba 100. El cos­te de al­ma­ce­nar un gi­ga­bit en el año 1992 era de 500 dó­la­res, ¡hoy ni si­quie­ra cues­ta 0,00001 dó­la­res! El cos­te del an­cho de ban­da ha caí­do de una for­ma es­tre­pi­to­sa, tan­to es así que las lla­ma­das de voz son gra­tui­tas.

Re­cuer­do cuan­do mon­té mi pri­me­ra com­pa­ñía en el año 2000. Nos gas­ta­mos cin­co mi­llo­nes de dó­la­res en com­pra de ser­vi­do­res, an­cho de ban­da, soft­wa­re, etc. Hoy los cos­tes se han re­du­ci­do tan­to que se ha pro­du­ci­do una ex­plo­sión de start-ups, y hay más ca­pi­tal que nun­ca. Se­cuen­ciar el ge­no­ma hu­mano en 2001 cos­ta­ba 100 mi­llo­nes de dó­la­res, ¡y el pró­xi­mo año cos­ta­rá 100 dó­la­res! Ja­más en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha­bía­mos te­ni­do tan­ta ex­pe­ri­men­ta­ción.

5) Tam­bién es­ta­mos en­tran­do en un pe­río­do de abun­dan­cia de la co­mu­ni­ca­ción. En 1975, una lla­ma­da de un mi­nu­to a la In­dia cos­ta­ba 10 dó­la­res, hoy me­nos de un cen­ta­vo; 1.000 ve­ces más ba­ra­to. El 5G se des­ple­ga­rá en­tre es­te año y el que vie­ne. Ten­drá una ve­lo­ci­dad de co­ne­xión de 100 gi­ga­bits que cual­quier per­so­na po­drá usar en sus dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes. Tam­bién es­ta­mos vien­do el desa­rro­llo de com­pa­ñías de dro­nes, glo­bos y sa­té­li­tes, con Spa­ce X a la ca­be­za y su pro­yec­to Sartlink (la enor­me red glo­bal sa­te­li­tal de Elon Musk), que tie­ne 4.000 sa­té­li­tes, con in­ten­ción de te­ner otra pró­xi­ma ca­pa ¡con

7.000 sa­té­li­tes más!

He­mos de ser cons­cien­tes de que si en 2017 la mi­tad de la po­bla­ción glo­bal, 3.800 mi­llo­nes de per­so­nas, es­ta­ba co­nec­ta­da, en­tre 2022 y 2025 es­ta­rán co­nec­ta­das ¡más del do­ble! Y no co­mo es­ta­mos co­nec­ta­dos hoy, sino a es­ca­las de un gi­ga­bit por se­gun­do. Ten­dre­mos ac­ce­so a la in­for­ma­ción de to­do el mun­do a tra­vés de Goo­gle o de Bai­du, y tam­bién a ser­vi­cios de compu­tación cuán­ti­ca en la nu­be que aún no exis­ten. Es­tas 4.000 mi­llo­nes de nue­vas men­tes co­nec­ta­das, y el tre­men­do in­cre­men­to de ser­vi­cios, van a ace­le­rar nues­tro fu­tu­ro de una for­ma inima­gi­na­ble. Mi­les de mi­llo­nes de em­pren­de­do­res que, si an­tes em­pren­dían pa­ra so­bre­vi­vir, ¿qué no po­drán ha­cer cuan­do ten­gan ac­ce­so a to­do el co­no­ci­mien­to y po­der compu­tacio­nal que deseen? ¿Pue­de al­guien osar a con­tra­de­cir que quie­nes van a lle­gar no se­rán la fuer­za que va a es­tar cons­tan­te­men­te rein­ven­tan­do, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, nues­tro mun­do?

To­do nues­tro pla­ne­ta va a ser co­mo un Si­li­con Va­lley glo­bal, que per­mi­ti­rá ac­ce­der in­dis­cri­mi­na­da­men­te a to­da ca­pa­ci­dad y tec­no­lo­gía que se pue­da ne­ce­si­tar, y es­to va a ocu­rrir so­lo den­tro de sie­te años.

¿Qué no po­drán in­ven­tar, crear, des­cu­brir o desear es­tas per­so­nas? De­ce­nas de tri­llo­nes de dó­la­res que, sin ne­ce­si­dad de te­ner que ser jus­ti­fi­ca­dos o con­ta­bi­li­za­dos, flui­rán ha­cia la eco­no­mía glo­bal. Por to­do es­to, la eco­no­mía clá­si­ca, la de ha­ce unas dé­ca­das, ca­da día tie­ne me­nos va­li­dez.

6) ¿Qué más va a ace­le­rar nues­tro fu­tu­ro? La ge­nia­li­dad va a ver­se in­cre­men­ta­da; un ge­nio que vi­ve en una al­dea sin co­nec­ti­vi­dad, aun­que sea la per­so­na más in­te­li­gen­te del mun­do, es­ta­ría allí atra­pa­do. Se­ría co­mo la pa­rá­bo­la de la se­mi­lla plan­ta­da en pe­dre­gal, y el co­no­ci­mien­to se per­de­ría. Hoy, en cual­quier par­te del pla­ne­ta, se tie­ne la ca­pa­ci­dad de co­nec­tar­se, ha­cien­do que se co­noz­can las di­fe­ren­tes ideas, que aflo­re la ge­nia­li­dad. Se­rán los ge­nios des­co­no­ci­dos quie­nes se co­nec­ten, pe­ro no se­rá esa la úni­ca for­ma de co­ne­xión.

7) Es­ta­mos en­tran­do en un pe­rio­do don­de no so­lo se co­nec­tan las per­so­nas, sino tam­bién sus cerebros. Hoy hay ya mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res in­ver­ti­dos en lo que es la in­ter­faz en­tre el neu­ro­cór­tex ce­re­bral y el or­de­na­dor. Des­de Br­yan John­son, en Ker­nel, hasta Elon Musk, en Neu­ra­link, pa­san­do por Open­wa­ter, Fa­ce­book, Goo­gle, IBM... To­das es­tas com­pa­ñías, así co­mo los de­par­ta­men­tos de De­fen­sa de mu­chas na­cio­nes, es­tán in­vir­tien­do gran­des re­cur­sos en es­ta ma­te­ria. Si se pu­die­ra ele­gir so­bre te­ner una po­bla­ción el do­ble de in­te­li­gen­te, ¿qué res­pon­de­rías?

Nues­tro pla­ne­ta va a ser co­mo un Si­li­con Va­lley glo­bal, que per­mi­ti­rá ac­ce­der a to­da la ca­pa­ci­dad y tec­no­lo­gía que se pue­da ne­ce­si­tar

La in­te­li­gen­cia hu­ma­na va a ser el dri­ver do­mi­nan­te de la com­pe­ti­ti­vi­dad en el pró­xi­mo si­glo. Es­to sig­ni­fi­ca que la idea de co­nec­tar nues­tro neu­ro­cór­tex a la nu­be, una ope­ra­ción pre­vis­ta pa­ra 2045, nos da­rá in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des. Nues­tro que­ri­do ami­go y rec­tor, Ray Kurz­weil, cree que es­to su­ce­de­rá 10 años an­tes, en 2035. Es­to im­pli­ca que ten­dre­mos un mi­llón de ve­ces más in­te­li­gen­cia o un mi­llón de ve­ces me­jor me­mo­ria. Si al­guien no cree que el mun­do va a cam­biar drás­ti­ca­men­te, y no con­si­de­ra las pre­dic­cio­nes

pa­ra los pró­xi­mos 17 años, di­ga­mos 2035... no ten­drá un fu­tu­ro fá­cil. No pue­do ima­gi­nar nin­gún as­pec­to de nues­tra vi­da, nues­tra so­cie­dad o en nues­tra in­dus­tria que va­ya a per­ma­ne­cer tal y co­mo co­mo es­tá. To­do va a ver­se afec­ta­do.

¿QUÉ ES LA SIN­GU­LA­RI­DAD?

La sin­gu­la­ri­dad es el pun­to en el que nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra pre­de­cir lo que va a su­ce­der el pró­xi­mo año no va más allá de la pre­dic­ción, por­que la ta­sa de cam­bio es muy rá­pi­da. Así es co­mo la Uni­ver­si­dad re­ci­bió su nom­bre, del li­bro The sin­gu­la­rity is he­re (La sin­gu­la­ri­dad es­tá aquí), cu­yo nom­bre a su vez pro­vie­ne de una ana­lo­gía fí­si­ca con una sin­gu­la­ri­dad del agu­je­ro ne­gro.

Es­tas son las fuer­zas que im­pul­sa­rán la ace­le­ra­ción y que, ade­más de ha­cer a los hu­ma­nos más in­te­li­gen­tes, tam­bién ha­rán que vi­va­mos más tiem­po. Co­noz­co a per­so­nas de 65 y 70 años que es­tán en el pun­to más ál­gi­do des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual y lo úl­ti­mo que quie­ren ha­cer es re­ti­rar­se, so­bre to­do cuan­do tie­nen la ma­yor can­ti­dad de con­tac­tos, el ma­yor co­no­ci­mien­to y la ma­yor sa­bi­du­ría. ¡Re­ti­rar­se es la pri­me­ra cau­sa de muer­te, di­cen!

Nues­tra mi­sión tam­bién es ha­cer que los 100 años sean los nue­vos 60 años, man­te­nien­do a esa edad la es­té­ti­ca, el co­no­ci­mien­to y la mo­vi­li­dad que te­ne­mos con 60 años. Lo bueno de es­to es que tan pron­to co­mo em­pe­ce­mos a po­ner­lo en mar­cha nos to­pa­re­mos con otros 20 o 30 años de avan­ces bio­ló­gi­cos y tec­no­ló­gi­cos con los que po­dre­mos agre­gar 10 o 20 años más a nues­tra vi­da. Lle­ga­re­mos a su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de es­ca­pe, que es el pun­to en el cual por ca­da año de vi­da que pa­sa, la tec­no­lo­gía es ca­paz de pro­lon­gar nues­tra vi­da un año más. La pre­dic­ción de Ray es que va­mos a al­can­zar la ve­lo­ci­dad de es­ca­pe de la lon­ge­vi­dad en 12 años a par­tir de aho­ra. Así que, co­mo me gus­ta de­cir: “¡pón­gan­se el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad!”.

Es­ta­mos vi­vien­do uno de los mo­men­tos más ex­tra­or­di­na­rios de nues­tra his­to­ria. Mi con­se­jo pa­ra to­dos us­te­des es que evi­ten la com­pla­cen­cia. No hay for­ma de que po­da­mos com­pren­der có­mo de rá­pi­do es­tá cam­bian­do el mun­do. Por eso crea­mos es­ta ins­ti­tu­ción (Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity), pa­ra que se con­vier­ta en un re­cur­so al que pue­da re­cu­rrir du­ran­te to­da su exis­ten­cia. Com­pren­der el po­der que te­ne­mos co­mo in­di­vi­duos es ex­tra­or­di­na­rio: te­ne­mos el po­der de ver­da­de­ros re­yes y rei­nas, te­ne­mos el po­der de re­sol­ver cual­quier pro­ble­ma que que­ra­mos; to­dos y ca­da uno de no­so­tros te­ne­mos ac­ce­so a más po­der compu­tacio­nal que nun­ca, y si­gue en au­men­to; no hay na­da a lo que no po­da­mos ac­ce­der.

En de­fi­ni­ti­va, de­pen­de de su con­vic­ción per­so­nal, o lo que lla­ma­mos “su pro­pó­si­to trans­for­ma­dor a gran es­ca­la”, su moons­hot.

El mun­do se mue­ve ca­da más rá­pi­do y el po­der que us­ted tie­ne pa­ra cam­biar­lo tam­bién es ca­da vez ma­yor. Asis­ti­mos a un mo­men­to en el que los ma­yo­res pro­ble­mas del mun­do son tam­bién las ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio.

Una de las co­sas que me da gran es­pe­ran­za es que un em­pren­de­dor es al­guien que en­cuen­tra un gran pro­ble­ma ¡y va a por él! Hoy el nú­me­ro de em­pren­de­do­res es­tá “ex­plo­tan­do”, y el po­der que tie­nen pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas es ma­yor que nun­ca. Por eso creo que nos di­ri­gi­mos ha­cia un mun­do de abun­dan­cia, don­de se pue­de ge­ne­rar abun­dan­cia pa­ra to­dos: hom­bres, mujeres y ni­ños, y en el que to­do el mun­do tie­ne ac­ce­so a la me­jor ali­men­ta­ción, edu­ca­ción y sa­lud. El mun­do es­tá cam­bian­do rá­pi­da­men­te, así que ¡no pes­ta­ñee!

La in­te­li­gen­cia hu­ma­na va a ser el dri­ver do­mi­nan­te de la com­pe­ti­ti­vi­dad en el pró­xi­mo si­glo El mun­do se mue­ve ca­da vez más rá­pi­do y el po­der que us­ted tie­ne pa­ra cam­biar­lo tam­bién es ca­da vez ma­yor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.