Rein­ven­tan­do la im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos de desa­rro­llo

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Opi­nión de ex­per­tos: Er­nes­to Mon­de­lo y An­to­nio Ro­drí­guez-Nie­to.

CRE­CI­MIEN­TO SOS­TE­NI­BLE EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA Y CA­RI­BE

Qui­to, Ecua­dor, tie­ne más de 2,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que rea­li­zan 5,6 mi­llo­nes de tra­yec­tos al día. La can­ti­dad de vehícu­los pri­va­dos cre­ce ca­da año ca­si un 10%. Al­re­de­dor del 35% de to­das las ca­rre­te­ras al­can­zan un pun­to de sa­tu­ra­ción en las ho­ras pun­ta. La can­ti­dad de ho­ras de­di­ca­das al trans­por­te dia­rio ha au­men­ta­do tres ve­ces en los úl­ti­mos diez años, lo que ha te­ni­do un im­pac­to di­rec­to en la pro­duc­ti­vi­dad y los pla­nes de desa­rro­llo de la ciu­dad.

En 2012, el go­bierno lo­cal, con el apo­yo del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y otras ins­ti­tu­cio­nes de desa­rro­llo, fi­nan­ció un pro­yec­to pa­ra crear la pri­me­ra lí­nea de me­tro de Qui­to. El me­tro de 15 es­ta­cio­nes fun­cio­na­rá com­ple­ta­men­te ba­jo tie­rra en un re­co­rri­do de 22 ki­ló­me­tros de lar­go, y ofre­ce­rá una op­ción de mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble y efi­cien­te pa­ra 360.000 pa­sa­je­ros por día.

Uti­li­zan­do un nue­vo en­fo­que pa­ra la ges­tión del pro­yec­to en com­bi­na­ción con prác­ti­cas ági­les y coa­ching con las par­tes in­tere­sa­das, la ini­cia­ti­va pu­do pro­du­cir be­ne­fi­cios pa­ra la ciu­dad de Qui­to an­tes de que se con­clu­ye­ra el pro­yec­to. Dos es­ta­cio­nes ya es­tán en fun­cio­na­mien­to, lo que ha te­ni­do un im­pac­to po­si­ti­vo en la pro­duc­ti­vi­dad de las em­pre­sas lo­ca­les, así co­mo en la vi­da de mi­les de ciu­da­da­nos lo­ca­les.

A pe­sar del éxi­to con el me­tro en Qui­to, el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble si­gue sien­do un desafío pa­ra la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y Ca­ri­be (ALC), es­pe­cial­men­te des­pués de la re­ce­sión de 2016. Se es­pe­ra que es­tas eco­no­mías re­gis­tren un cre­ci­mien­to del PIB del 1,9% en 2018 y 2,6% en 2019. Es­ta pers­pec­ti­va me­jo­ra­da pue­de ver­se afec­ta­da por una con­si­de­ra­ble in­cer­ti­dum­bre tan­to na­cio­nal co­mo internacional, in­clu­yen­do, en­tre otros fac­to­res, cam­bios po­ten­cia­les a la po­lí­ti­ca de EE.UU., flu­jos de ca­pi­tal vo­lá­ti­les y es­pa­cio fis­cal de­cre­cien­te. Varios paí­ses se en­fren­tan hoy a ma­yo­res obs­tácu­los, si ca­be.

Las po­lí­ti­cas que so­lían re­for­zar efec­ti­va­men­te el cre­ci­mien­to en el pa­sa­do pue­den de­jar de ha­cer­lo, por lo que se des­ta­ca la im­por­tan­cia de apli­car nue­vos mé­to­dos pa­ra im­pul­sar la in­no­va­ción co­mo mo­tor del cre­ci­mien­to y del desa­rro­llo.

Las in­ver­sio­nes pú­bli­cas, jun­to con la re­for­ma re­gu­la­to­ria, son qui­zás las es­tra­te­gias más im­por­tan­tes pa­ra que las re­gio­nes se desa­rro­llen y me­jo­ren las vi­das de sus ciu­da­da­nos. La pa­ra­do­ja es que, en mu­chos ca­sos, la in­ver­sión pú­bli­ca es­tá dis­po­ni­ble pe­ro no se uti­li­za en su to­ta­li­dad. Por ejem­plo, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo tie­ne un pre­su­pues­to de 13.100 mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos pa­ra es­te año. Sin em­bar­go, en pro­me­dio, so­lo el 60% de los re­cur­sos asig­na­dos anual­men­te a pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca en Amé­ri­ca

La­ti­na y el Ca­ri­be se eje­cu­tan.

Dos de los ma­yo­res re­tos de los paí­ses en desa­rro­llo son los de iden­ti­fi­car los pro­yec­tos idó­neos pa­ra ser fi­nan­cia­dos y desa­rro­llar las ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas pa­ra eje­cu­tar­los con éxi­to.

Las in­ver­sio­nes pú­bli­cas y la re­for­ma re­gu­la­to­ria son las es­tra­te­gias más im­por­tan­tes pa­ra que las re­gio­nes se desa­rro­llen

Es­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar los fon­dos dis­po­ni­bles con la in­no­va­ción tam­bién ocu­rre en otras par­tes del mun­do, in­clui­da una gran par­te de los fon­dos eu­ro­peos de cohe­sión.

Por lo tan­to, ade­más del re­que­ri­mien­to ob­vio de más re­cur­sos de in­ver­sión pú­bli­ca, la ne­ce­si­dad de im­pul­sar la in­no­va­ción y de ad­mi­nis­trar esos re­cur­sos de ma­ne­ra más efi­cien­te se ha vuel­to crí­ti­ca pa­ra con­ti­nuar desa­rro­llan­do la re­gión. Pa­ra lo­grar es­te au­men­to de la efi­cien­cia, es ne­ce­sa­rio crear nue­vos mé­to­dos de tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te en las áreas de im­plan­ta­ción de po­lí­ti­cas y eje­cu­ción de pro­yec­tos.

En 2013, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, que cuen­ta con más de 50 años de ex­pe­rien­cia en pro­yec­tos de desa­rro­llo en la re­gión, ba­jo el li­de­raz­go de su presidente Luis Alberto Mo­reno, di­se­ñó un nue­vo mé­to­do pa­ra abor­dar es­tas ca­ren­cias es­truc­tu­ra­les: el “Pro­ject

Ma­na­ge­ment for Re­sults” (Me­to­do­lo­gía PM4R, www.pm4r­glo­bal.org). Es­te nue­vo en­fo­que ha de­mos­tra­do ser una he­rra­mien­ta muy efec­ti­va pa­ra ace­le­rar la im­plan­ta­ción de po­lí­ti­cas, mos­tran­do un pro­me­dio de 12% de aho­rro en el tiem­po de eje­cu­ción del pro­yec­to del BID. Una me­jo­ra de la efi­cien­cia del 12% se tra­du­ce en apro­xi­ma­da­men­te 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res de aho­rro que se pue­den uti­li­zar pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos so­cia­les adi­cio­na­les.

Du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo ha es­ta­do apli­can­do su me­to­do­lo­gía PM4R pa­ra au­men­tar las com­pe­ten­cias en ges­tión y de li­de­raz­go, así co­mo pa­ra me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de di­rec­ción de pro­yec­tos de los go­bier­nos lo­ca­les, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro en to­da la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. Más de 300.000 per­so­nas han es­ta­do ex­pues­tas a la me­to­do­lo­gía a tra­vés de cur­sos MOOCs (Mas­si­ve On­li­ne Open Cour­ses) y más de 700 equi­pos y 7.000 per­so­nas han si­do cer­ti­fi­ca­dos en 26 paí­ses en LAC.

PER­SO­NAS Y PRO­PÓ­SI­TO

Una de las in­no­va­cio­nes más exi­to­sas en los pro­yec­tos de desa­rro­llo ha si­do el cam­bio de en­fo­que: de he­rra­mien­tas y téc­ni­cas a per­so­nas y equi­pos. En lu­gar de per­der mu­cho tiem­po tra­tan­do de con­ven­cer a los equi­pos pa­ra que apli­quen un con­jun­to de he­rra­mien­tas en un pro­yec­to, los es­fuer­zos se cen­tran en có­mo me­jo­rar la di­ná­mi­ca del equi­po y el en­torno del pro­yec­to.

El nue­vo en­fo­que no so­lo se usa con el equi­po del pro­yec­to, sino tam­bién con las par­tes in­tere­sa­das cla­ve, que, en el ca­so del me­tro en Qui­to, con­sis­tía en más de nue­ve or­ga­ni­za­cio­nes (BID, Ban­co Mun­dial, CAF, Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes, Mu­ni­ci­pa­li­dad, Me­tro­po­li­tan Sub­way Pu­blic Com­pany, aso­cia­cio­nes del sec­tor del trans­por­te, aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, etc.). Du­ran­te un pe­río­do de dos me­ses, las par­tes in­tere­sa­das cla­ve re­ci­bie­ron ca­pa­ci­ta­ción pa­ra desa­rro­llar un con­jun­to co­mún de prin­ci­pios de tra­ba­jo y una men­ta­li­dad de “un so­lo equi­po”, lo que con­du­jo a un en­torno crea­ti­vo que fo­men­ta­ba el com­pro­mi­so y a una cul­tu­ra ba­sa­da en los re­sul­ta­dos.

Otro cam­bio im­por­tan­te fue mo­di­fi­car el en­fo­que del ca­so de ne­go­cio al pro­pó­si­to del pro­yec­to. La gen­te pue­de dis­cu­tir so­bre un ca­so de ne­go­cio, a me­nu­do ba­sa­do en su­po­si­cio­nes, pe­ro es más di­fí­cil dis­cu­tir so­bre el pro­pó­si­to de un pro­yec­to. Se hi­zo evi­den­te que el ni­vel de com­pro­mi­so es mu­cho ma­yor cuan­do se ha­bla de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas al re­du­cir el tiem­po de tras­la­do al tra­ba­jo que cuan­do se ha­bla de un 10% de re­torno de la in­ver­sión.

En pro­me­dio, so­lo el 60% de los re­cur­sos asig­na­dos anual­men­te a pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se eje­cu­tan

Se­gún uno de los miem­bros del equi­po que tra­ba­jó en el pro­yec­to de me­tro de

Qui­to: “Al prin­ci­pio éra­mos es­cép­ti­cos, pe­ro tam­bién te­nía­mos cu­rio­si­dad por pro­bar es­te nue­vo en­fo­que. En el pa­sa­do, to­dos tra­ba­já­ba­mos en nues­tras pro­pias áreas, en si­los. Por pri­me­ra vez en mi ca­rre­ra, me sen­tí par­te de un equi­po más gran­de, un equi­po con el pro­pó­si­to de ha­cer al­go gran­dio­so pa­ra mi ciu­dad, Qui­to. Eso fue un im­pul­so mo­ral, no so­lo pa­ra mí, sino pa­ra to­do el equi­po”.

¿Y EL FU­TU­RO?

So­bre la ba­se de es­ta ex­pe­rien­cia exi­to­sa, po­de­mos afir­mar que, si los paí­ses desean au­men­tar el im­pac­to de sus po­lí­ti­cas, las im­ple­men­ta­cio­nes ten­drán que vol­ver­se ca­da vez más ági­les en sus en­fo­ques.

Co­mo he­mos ex­pli­ca­do, la nue­va orien­ta­ción del BID se ha ma­te­ria­li­za­do en un cam­bio de la he­rra­mien­ta ha­cia la me­jo­ra del equi­po y el em­po­de­ra­mien­to de sus miem­bros. Los mé­to­dos ági­les op­ti­mi­zan aún más el as­pec­to soft (blan­do) de los pro­yec­tos, co­lo­can­do a las per­so­nas en el cen­tro de su me­to­do­lo­gía. Agi­le se ha uti­li­za­do du­ran­te más de una dé­ca­da en pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con TI con ex­ce­len­te tra­yec­to­ria.

La evo­lu­ción del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo pa­sa por con­se­guir un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble en la re­gión de ALC. Gra­cias a un fuer­te com­po­nen­te ágil (PM4R Agi­le), la or­ga­ni­za­ción se ha con­ver­ti­do en un pre­mier en el sec­tor de desa­rro­llo. El nue­vo en­fo­que ágil del BID se es­tá pro­ban­do ac­tual­men­te en un pro­yec­to que la en­ti­dad es­tá fi­nan­cian­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de vi­ve ca­si el 40% de los ar­gen­ti­nos y re­pre­sen­ta el 35% de la po­bla­ción me­nos fa­vo­re­ci­da del país.

En 2016, el go­bierno de Bue­nos Ai­res co­men­zó un plan in­te­gral pa­ra in­ver­tir 1.100 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra de la ciu­dad y re­sol­ver la ac­tual es­ca­sez de ser­vi­cios pú­bli­cos, en par­ti­cu­lar, el ac­ce­so a agua po­ta­ble y sa­nea­mien­to (el 19% de la po­bla­ción no tie­ne ac­ce­so al agua pú­bli­ca y el 57% no tie­ne ac­ce­so a re­des pú­bli­cas de sa­nea­mien­to).

El desafío era ha­cer­lo rá­pi­do, pues ya que his­tó­ri­ca­men­te la in­ver­sión pú­bli­ca mos­tra­ba una de­mo­ra pro­me­dio de un 50% en la im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca, prin­ci­pal­men­te de­bi­do a re­tra­sos en la coor­di­na­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal (es de­cir, bu­ro­cra­cia in­ter­na). Co­mo uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de la con­tri­bu­ción del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo al pro­yec­to fue for­ta­le­cer las ha­bi­li­da­des de ges­tión e im­ple­men­tar más rá­pi­da­men­te las obras pú­bli­cas, de­ci­di­mos apli­car nues­tros nue­vos mé­to­dos ági­les. En­se­ña­mos a los prin­ci­pa­les in­tere­sa­dos del pro­yec­to la me­to­do­lo­gía IDB-PM4R Agi­le. Los re­sul­ta­dos fue­ron me­jo­res de lo que es­pe­rá­ba­mos. Las par­tes in­tere­sa­das se in­vo­lu­cra­ron de una ma­ne­ra mu­cho más co­la­bo­ra­ti­va y cons­truc­ti­va, sin­tién­do­se par­te in­te­gral de es­te im­por­tan­te pro­yec­to pa­ra Bue­nos Ai­res. El im­pac­to en la im­ple­men­ta­ción en los pri­me­ros tres me­ses pos­te­rio­res al ta­ller fue fe­no­me­nal, con una ta­sa de fi­na­li­za­ción del tra­ba­jo pla­ni­fi­ca­do del 92%.

Si los paí­ses desean au­men­tar el im­pac­to de sus po­lí­ti­cas, las im­ple­men­ta­cio­nes ten­drán que vol­ver­se ca­da vez más ági­les en sus en­fo­ques

Se­gún uno de los miem­bros del equi­po de im­ple­men­ta­ción: “Los re­sul­ta­dos de la me­to­do­lo­gía ágil han sor­pren­di­do a to­dos, el equi­po co­men­zó a eje­cu­tar el plan de tra­ba­jo de in­me­dia­to y a ha­cer las co­sas, en lu­gar de los tí­pi­cos re­tra­sos que so­lía­mos te­ner an­tes. El uso de la me­to­do­lo­gía nos ha ayu­da­do a or­ga­ni­zar quién ha­ce qué y eli­mi­nar lar­gos pe­río­dos de tiem­po per­di­do”.

El éxi­to de es­ta me­to­do­lo­gía aún no se ha de­mos­tra­do en otras re­gio­nes, tan­to en ALC, pe­ro ¿por qué no en otras áreas de desa­rro­llo en el mun­do?

Es­ta­mos se­gu­ros de que al adop­tar es­tos nue­vos mé­to­dos ági­les y de pro­yec­tos, con un ma­yor en­fo­que en el equi­po y las per­so­nas, la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas se con­vier­te en el mo­tor que im­pul­sa­rá un desa­rro­llo más rá­pi­do y sos­te­ni­ble en aque­llas áreas del mun­do que más lo ne­ce­si­tan

Fo­tos del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.