Un desafío a la his­to­rio­gra­fía tra­di­cio­nal

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Opi­nión de ex­per­tos: Niall Fer­gu­son.

El si­glo XXI ha si­do pro­cla­ma­do co­mo la Era de la Red, pe­ro en reali­dad las re­des so­cia­les tie­nen po­co de no­ve­do­so. Des­de ha­ce varios si­glos, las re­des or­ga­ni­za­cio­na­les in­te­rrum­pie­ron el or­den es­ta­ble­ci­do. Es­ta es la prin­ci­pal te­sis que sos­tie­ne el li­bro La pla­za y la to­rre (Edi­to­rial De­ba­te), es­cri­to por

Niall Fer­gu­son, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y Har­vard Bu­si­ness School, pro­fe­sor del Jesus Co­lle­ge, de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, y de la Hoo­ver Ins­ti­tu­tion, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford.

Fer­gu­son es­tá con­si­de­ra­do el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co más bri­llan­te de la ac­tua­li­dad por The Ti­mes y una de las cien per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do por la re­vis­ta Ti­me.

En su úl­ti­ma obra, que pre­sen­tó re­cien­te­men­te en la Fun­da­ción Ra­fael del Pino, re­ve­la la his­to­ria ocul­ta de las re­des or­ga­ni­za­cio­na­les que han cam­bia­do el rum­bo de la his­to­ria.

EL PO­DER DE LAS RE­DES IN­FOR­MA­LES

La pla­za y la to­rre es una his­to­ria de las re­des or­ga­ni­za­cio­na­les que han cam­bia­do el mun­do, y una in­vi­ta­ción a la re­fle­xión es­cép­ti­ca so­bre el pa­pel que tie­nen en nues­tra so­cie­dad.

El si­glo XXI ha si­do pro­cla­ma­do co­mo la Era de la Red pe­ro pen­sán­do­lo bien, las re­des so­cia­les no son tan no­ve­do­sas. Des­de el tiem­po de las im­pren­tas y los pre­di­ca­do­res que lle­va­ron a ca­bo la Re­for­ma, hasta los ma­so­nes que li­de­ra­ron la Re­vo­lu­ción es­ta­dou­ni­den­se, fue­ron las re­des or­ga­ni­za­cio­na­les quie­nes in­te­rrum­pie­ron el or­den es­ta­ble­ci­do.

Cuan­do se me ocu­rrió la idea de es­cri­bir es­te li­bro me en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en un bio­gra­fía so­bre Henry Kis­sin­ger, se­cre­ta­rio de Es­ta­do con Ni­xon y Ford, y me pre­gun­té ¿có­mo es po­si­ble que un pro­fe­sor de Har­vard se con­vir­tie­ra tan rá­pi­do en el se­gun­do hom­bre más po­de­ro­so de Es­ta­dos Uni­dos? La res­pues­ta no se po­día atri­buir a su po­de­río in­te­lec­tual ni a un ti­po de per­so­na­li­dad ma­quia­vé­li­ca, sino a su ca­pa­ci­dad pa­ra es­ta­ble­cer una red de con­tac­tos, que le sir­vió pa­ra im­pul­sar su ca­rre­ra po­lí­ti­ca. Me di cuen­ta en­ton­ces de que no sa­bía na­da so­bre el fun­cio­na­mien­to de las re­des, y co­men­cé a in­ves­ti­gar so­bre ellas.

Se po­dría de­cir, por tan­to, que La pla­za y la to­rre es un cur­so ace­le­ra­do so­bre re­des tra­du­ci­do en las cien­cias de la his­to­ria, y he de re­co­no­cer que es­cri­bir­lo me ha ayu­da­do a plan­tear­me mi tra­ba­jo an­te­rior y a re­pen­sar­lo des­de una nue­va pers­pec­ti­va.

ANA­LI­ZAR EL PA­SA­DO PA­RA EN­TEN­DER EL PRE­SEN­TE

Des­de ha­ce varios si­glos, las re­des or­ga­ni­za­cio­na­les han si­do las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de in­te­rrum­pir el or­den es­ta­ble­ci­do

La ma­yor par­te de la his­to­ria es je­rár­qui­ca: tie­ne que ver con mo­nar­quías, pa­pas, pre­si­den­tes o pri­me­ros ministros. Pe­ro, ¿y si fue­ra así por el sim­ple he­cho de que han si­do ellos los que han crea­do los ar­chi­vos his­tó­ri­cos? ¿Y si es­tu­vié­ra­mos omi­tien­do y re­le­gan­do la in­fluen­cia de po­de­ro­sas pe­ro me­nos vi­si­bles re­des de or­ga­ni­za­ción?

Los his­to­ria­do­res lle­van mu­cho tiem­po in­sis­tien­do en que la his­to­ria no de­be cen­trar­se en las per­so­nas po­de­ro­sas, sino que de­be es­tu­diar­se des­de otros pun­tos de vis­ta co­mo el de los gru­pos mar­gi­na­les. Yo con­si­de­ro que si real­men­te que­re­mos ana­li­zar he­chos que van allá del po­der y cen­trar­nos en las ac­ti­vi­da­des de las per­so­nas, la me­jor for­ma de ha­cer­lo es a tra­vés de las re­des.

Nin­gu­na per­so­na es­tá ais­la­da, to­dos es­ta­mos co­nec­ta­dos en­tre no­so­tros, y aho­ra con­ta­mos con he­rra­mien­tas que nos per­mi­ten ana­li­zar las re­des so­cia­les y co­no­cer có­mo se trans­mi­tie­ron las gran­des ideas del pa­sa­do. Es sor­pren­den­te, pe­ro ana­li­zan­do la es­truc­tu­ra de las re­des se pue­de com­pren­der el ori­gen y desa­rro­llo de to­das las re­vo­lu­cio­nes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas.

Si es­tu­dia­mos el pa­sa­do no es só­lo por­que sea in­tere­san­te, sino por­que a par­tir de él que­re­mos en­ten­der me­jor el pre­sen­te y

pre­ver el fu­tu­ro. La cues­tión es, ¿có­mo ha­ce­mos es­to de for­ma ri­gu­ro­sa? Mu­chos his­to­ria­do­res, po­lí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas es­tán ob­se­sio­na­dos con la dé­ca­da de los 30 del si­glo XX sin ha­ber­la es­tu­dian­do bien. Com­pa­ran cual­quier acon­te­ci­mien­to con aque­llos años, in­ter­pre­tan­do la his­to­ria de un for­ma muy es­tre­cha y muy ma­ni­da, sin ha­ber com­pren­di­do muy bien las ana­lo­gías que es­ta­ble­cen con la Gran De­pre­sión.

Es­tu­diar his­to­ria fa­ci­li­ta la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, y prue­ba de ello es que Kis­sin­ger lle­gó al po­der gra­cias a su só­li­do co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co. Lo mis­mo pa­sa aho­ra con la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se.

Sus in­te­gran­tes sa­ben que el es­tu­dio de la Gue­rra de Viet­nam les per­mi­te en­ten­der los pro­ble­mas que es­tán te­nien­do con Iraq. En es­te sen­ti­do, los his­to­ria­do­res tie­nen que rea­li­zar un im­por­tan­te es­fuer­zo por vin­cu­lar el pa­sa­do con el pre­sen­te.

DE GU­TEN­BERG A ZUC­KER­BERG

Si se apli­ca es­te prin­ci­pio al mo­men­to ac­tual, hay que te­ner en cuen­ta que el im­pac­to que tie­nen hoy el or­de­na­dor per­so­nal e in­ter­net es si­mi­lar a la re­vo­lu­ción que su­pu­so en su día la apa­ri­ción de la im­pren­ta. Am­bos he­chos per­mi­ten que la in­for­ma­ción es­té más des­cen­tra­li­za­da. Las re­des so­cia­les han he­cho lo mis­mo. An­tes, los go­bier­nos po­dían con­tro­lar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con fa­ci­li­dad; aho­ra so­lo es po­si­ble en ca­sos co­mo Co­rea del Nor­te don­de, di­rec­ta­men­te, es­tá prohi­bi­do el uso de in­ter­net. Cuan­do sur­gió la im­pren­ta, la transmisión de ideas pa­só a ser más rá­pi­da y ba­ra­ta, y es­to tu­vo un im­pac­to muy im­por­tan­te en la his­to­ria, por ejem­plo, a tra­vés de la re­for­ma lu­te­ra­na. In­ter­net es lo mis­mo; la di­fe­ren­cia aho­ra es­tri­ba en que to­do es diez ve­ces más rá­pi­do. Por eso, de­be­ría­mos es­tu­diar las si­mi­li­tu­des en­tre Gu­ten­berg y Zuc­ker­berg.

En el si­glo XVI, los en­tu­sias­tas de la im­pren­ta de­cían que es­ta so­lo trae­ría pro­gre­so y fe­li­ci­dad. En el si­glo XXI, los fa­ná­ti­cos de la tec­no­lo­gía di­cen al­go pa­re­ci­do de in­ter­net.

Sin em­bar­go, en el si­glo XVI na­die es­ta­ble­ció pla­ta­for­mas cen­tra­li­za­das so­bre la im­pren­ta, y es­to sí ha ocu­rri­do con in­ter­net. He­mos pa­sa­do de te­ner una red des­cen­tra­li­za­da y dis­tri­bui­da, a una web do­mi­na­da por cua­tro pla­ta­for­mas -Fa­ce­book, Goo­gle, Ama­zon y Ap­ple- a las que los usua­rios les pro­por­cio­nan gra­tis una can­ti­dad as­tro­nó­mi­ca de da­tos. Es­ta­mos más co­nec­ta­dos que nun­ca, pe­ro la inequi­dad es­tá muy pre­sen­te, por­que las gran­des re­des con­lle­van una enor­me de­sigual­dad.

Ana­li­zan­do la es­truc­tu­ra de las re­des se pue­de com­pren­der el ori­gen y desa­rro­llo de to­das las re­vo­lu­cio­nes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cas Los en­tu­sias­tas de la im­pren­ta de­cían en el si­glo XVI que es­ta so­lo trae­ría pro­gre­so y fe­li­ci­dad. Hoy los fa­ná­ti­cos de la tec­no­lo­gía di­cen al­go pa­re­ci­do de in­ter­net

Por otro la­do, hay que te­ner en cuen­ta que la crea­ción de una nue­va red su­po­ne po­la­ri­za­ción, di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas, cho­ques, ten­sio­nes, pro­ble­mas, re­tos… lo mis­mo que su­ce­dió cuan­do apa­re­ció la im­pren­ta. El in­ven­to de Gu­ten­berg ayu­dó a pro­pa­gar las ideas que pro­cla­ma­ba la Bi­blia, pe­ro tam­bién sir­vió pa­ra di­fun­dir creen­cias ne­ga­ti­vas co­mo la exis­ten­cia de bru­jas, lo que pro­vo­có gran can­ti­dad de muer­tes y su­fri­mien­to en de­ter­mi­na­dos paí­ses co­mo Es­co­cia.

Es­ta úl­ti­ma pers­pec­ti­va sir­ve pa­ra en­ten­der acon­te­ci­mien­tos co­mo el Bre­xit o el triun­fo elec­to­ral de Do­nald Trump, don­de las re­des so­cia­les han de­mos­tra­do ser ins­tru­men­tos muy po­de­ro­sos.

Las re­des so­cia­les fue­ron las que lle­va­ron a Trump a la Casa

Blan­ca triun­fan­do so­bre las je­rar­quías do­mi­nan­tes. El im­pac­to de Fa­ce­book, Twit­ter y Goo­gle no fue com­pren­di­do por los de­mó­cra­tas. Es cier­to que Oba­ma ya ha­bía uti­li­za­do las re­des so­cia­les en 2008, pe­ro en­ton­ces su pa­pel era to­da­vía mi­núscu­lo y, por su­pues­to, no te­nía im­pac­to de­ci­si­vo en las elec­cio­nes. En 2016 el uso de las re­des ha­bía au­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te.

Trump do­mi­nó a Clin­ton en Twit­ter y en Fa­ce­book por­que te­nía mu­chos más se­gui­do­res en am­bas pla­ta­for­mas, pe­ro tam­bién en Goo­gle, por­que mu­cha más gen­te bus­ca­ba el nom­bre de Trump que el nom­bre de Hi­llary, in­clu­so en es­ta­dos co­mo Nue­va York o Ca­li­for­nia, de ma­yo­ría de­mó­cra­ta.

Cuan­do co­men­cé a ana­li­zar el pa­pel que desem­pe­ña­ron las re­des so­cia­les en­con­tré da­tos in­quie­tan­tes. Lo más lla­ma­ti­vo es que la cam­pa­ña de Trump uti­li­za­ba anun­cios de Fa­ce­book pa­ra di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te a los vo­tan­tes, y la cam­pa­ña de Clin­ton no lo hi­zo. Fa­ce­book ofre­ció a la can­di­da­ta su co­la­bo­ra­ción, pe­ro ella la re­cha­zó. Trump no; más bien al con­tra­rio: tra­ba­jó es­tre­cha­men­te con Fa­ce­book pa­ra ga­ran­ti­zar que sus anun­cios lle­ga­ban al pú­bli­co se­lec­cio­na­do.

Las re­des so­cia­les fue­ron las que lle­va­ron a Do­nald Trump a la Casa Blan­ca triun­fan­do so­bre las je­rar­quías do­mi­nan­tes El 60% de los es­ta­dou­ni­den­ses no lee pe­rió­di­cos y so­lo se in­for­ma a tra­vés de Goo­gle o Fa­ce­book, lo que con­fie­re a es­tas pla­ta­for­mas un po­der sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria

Con el Bre­xit ocu­rrió una co­sa pa­re­ci­da. La cam­pa­ña que de­fen­día aban­do­nar Eu­ro­pa se apo­yó en es­tas po­de­ro­sas téc­ni­cas, que ade­más son ba­ra­tas y se di­ri­gen al vo­tan­te in­di­vi­dual, y con­si­guió su ob­je­ti­vo.

En Es­ta­dos Uni­dos el en­torno em­pre­sa­rial es­ta­ba con­ven­ci­do de que Clin­ton ga­na­ría las elec­cio­nes. Cuan­do se anun­ció el re­sul­ta­do, tan­to ella co­mo el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Goo­gle es­ta­ban con­mo­cio­na­dos. Pe­ro más preo­cu­pa­dos es­ta­ban en Fa­ce­book, por­que se die­ron cuen­ta de que ha­bían con­du­ci­do a Trump la pre­si­den­cia, y es­to hi­zo que to­da la em­pre­sa en­tra­se en shock. Más tar­de, cuan­do co­men­zó a ha­blar­se de una in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes, Mark Zuc­ker­berg se apre­su­ró a des­men­tir­lo aun­que se­gún pa­re­ce, el nú­me­ro de per­so­nas que se to­pó con­te­ni­dos ru­sos en la red fue el mis­mo nú­me­ro de per­so­nas que vo­tó por Trump. Es­to quiere de­cir que es­ta­mos asis­tien­do a una trans­for­ma­ción del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co tan es­pec­ta­cu­lar co­mo la for­ma en la que la im­pren­ta mo­di­fi­có el mun­do en el si­glo XVI. Y to­da­vía no en­ten­de­mos có­mo las co­sas han po­di­do cam­biar tan­to en­tre 2008 y 2016.

HA­CIA UN NUE­VO OR­DEN JE­RÁR­QUI­CO

Las co­sas, sin em­bar­go, no pue­den de­jar­se co­mo es­tán. Es preo­cu­pan­te que el 60% de los es­ta­dou­ni­den­ses no lean pe­rió­di­cos y só­lo se in­for­me a tra­vés de Goo­gle o Fa­ce­book, lo que con­fie­re a es­tas pla­ta­for­mas un po­der sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria. Ade­más, en es­te mo­men­to, no cuen­tan prác­ti­ca­men­te con nin­gu­na re­gu­la­ción. Es­tán des­tru­yen­do la im­pren­ta tra­di­cio­nal y son fuer­zas que des­es­ta­bi­li­zan la de­mo­cra­cia.

Tan­to es así que es pro­ba­ble que los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ren el Con­gre­so en las elec­cio­nes que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo mes de no­viem­bre, y tam­bién que vuel­van a ga­nar en los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de 2020. Es­ta­mos en una si­tua­ción des­con­tro­la­da en la que no hay ga­ran­tía de que la pre­si­den­cia de Trump ter­mi­ne con una re­edi­ción de Wa­ter­ga­te. De­be­mos ser cau­te­lo­sos y no des­es­ti­mar la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de Trump.

La prin­ci­pal razón por la que Eu­ro­pa vi­vió en paz des­de 1815 hasta 1914 fue por­que los acuer­dos adop­ta­dos tras las gue­rras na­po­leó­ni­cas es­ta­ble­cie­ron un equi­li­brio que fun­cio­na­ba.

Hoy en día te­ne­mos un or­den mun­dial le­gí­ti­mo, con cin­co po­ten­cias im­por­tan­tes (los miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de la ONU) y si que­re­mos man­te­ner el sis­te­ma de­be­mos for­ta­le­cer es­te con­se­jo y pro­cu­rar que sus miem­bros tra­ba­jen jun­tos de for­ma más efi­caz, por­que si se in­ten­ta go­ber­nar el mun­do a tra­vés de Fa­ce­book, nos en­con­tra­re­mos con otra Gue­rra de los Trein­ta Años

Fo­tos: Da­niel San­ta­ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.