Un nue­vo li­de­raz­go des­de la for­ma­ción

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Opi­nión de ex­per­tos: Ar­tu­ro de las Heras.

Las uni­ver­si­da­des se en­fren­tan a uno de los re­tos más apa­sio­nan­tes de sus más de ocho si­glos de his­to­ria. Co­mo siem­pre, de­ben res­pon­der a los re­que­ri­mien­tos de la so­cie­dad, pe­ro en es­ta oca­sión, la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ace­le­ra­da que vi­vi­mos ha­ce que los cam­bios sean cons­tan­tes y ver­ti­gi­no­sos en to­dos los ám­bi­tos de la vi­da. La di­gi­ta­li­za­ción, uni­da al aba­ra­ta­mien­to de la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar y tra­tar in­for­ma­ción, se ha con­ver­ti­do en el ins­tru­men­to que per­mi­te una pro­fun­da trans­for­ma­ción de la ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios, de tra­ba­jar y de vi­vir. Las prio­ri­da­des, las ne­ce­si­da­des y los ob­je­ti­vos de las per­so­nas ya no son los mis­mos de ha­ce tan so­lo unos años, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to la­bo­ral. El ayer que­da ca­da vez más le­jano, el hoy es efí­me­ro y el ma­ña­na in­mi­nen­te. La ve­lo­ci­dad del cam­bio se ha ace­le­ra­do de tal ma­ne­ra que ape­nas hay tiem­po pa­ra asi­mi­lar­lo. En el tiem­po que se tar­da en lle­gar a do­mi­nar una tec­no­lo­gía, dis­po­si­ti­vo o mo­de­lo de ges­tión, ya ha sur­gi­do otro nue­vo que lo su­pera y lo con­vier­te en ob­so­le­to.

En es­te nue­vo mun­do VUCA, de­fi­ni­do des­de la vo­la­ti­li­dad, la in­cer­ti­dum­bre, la com­ple­ji­dad y la am­bi­güe­dad, el con­cep­to de ines­ta­bi­li­dad re­pre­sen­ta la nue­va nor­ma­li­dad, don­de lo im­pre­vi­si­ble es una cons­tan­te. En el plano tec­no­ló­gi­co, va­ria­bles co­mo la pro­gre­si­va di­gi­ta­li­za­ción de pro­ce­sos, el big da­ta, el ma­chi­ne lear­ning o la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial es­tán re­es­cri­bien­do por com­ple­to el pa­no­ra­ma la­bo­ral a ni­vel mun­dial. Un re­cien­te in­for­me de la con­sul­to­ra McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te au­gu­ra­ba que pa­ra 2030 la ro­bo­ti­za­ción se lle­va­rá por de­lan­te en­tre 400 y 800 mi­llo­nes de em­pleos en to­do el mun­do. Al mis­mo tiem­po, tam­bién sur­gi­rán nue­vas opor­tu­ni­da­des y pro­fe­sio­nes, mu­chas de las cua­les aún no exis­ten o se es­tán em­pe­zan­do a fra­guar en es­te mis­mo ins­tan­te. El cam­bio de pa­ra­dig­ma es un he­cho.

Al igual que su­ce­dió du­ran­te la pa­sa­da cri­sis, en es­te com­ple­jo eco­sis­te­ma de per­ma­nen­te evo­lu­ción y adap­ta­ción, las uni­ver­si­da­des jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal. Es el pri­mer lu­gar al que di­ri­gen sus mi­ra­das las per­so­nas que ven pe­li­grar sus em­pleos co­mo con­se­cuen­cia de la ro­bo­ti­za­ción. Nun­ca an­tes el ries­go de que­dar desac­tua­li­za­do y, por tan­to, des­col­ga­do del mun­do del tra­ba­jo ha­bía si­do tan evi­den­te co­mo lo es hoy. Un ries­go que es es­pe­cial­men­te acen­tua­do pa­ra de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos, co­mo los pro­fe­sio­na­les ma­yo­res de 50 años, los jó­ve­nes sin ex­pe­rien­cia o las per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les. En es­te con­tex­to, el au­la, ya sea pre­sen­cial o vir­tual, se eri­ge co­mo el prin­ci­pal sal­va­vi­das pa­ra man­te­ner al­tos los ni­ve­les de em­plea­bi­li­dad.

PRE­PA­RA­DOS PA­RA LI­DE­RAR

¿Es­tán lis­tas las uni­ver­si­da­des pa­ra res­pon­der ade­cua­da­men­te a se­me­jan­te re­to? Uno de los de­ba­tes re­cu­rren­tes en los úl­ti­mos tiem­pos den­tro de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va es có­mo ha­cer en­ca­jar pro­gra­mas de es­tu­dio de en­tre uno y cua­tro años, se­gún se tra­te de un más­ter o una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, con es­ta nue­va reali­dad. Es­tu­dian­tes, do­cen­tes y res­pon­sa­bles aca­dé­mi­cos mues­tran su preo­cu­pa­ción por es­ta cues­tión, lo cual no de­ja de ser un buen in­di­ca­dor, ya que “preo­cu­par­se” es siem­pre el pri­mer pa­so pa­ra “ocu­par­se” de cual­quier asun­to re­le­van­te. El de­ba­te apor­ta, en­ri­que­ce y per­mi­te cons­truir so­lu­cio­nes pa­ra un en­torno que uni­ver­si­da­des y es­cue­las de ne­go­cios te­ne­mos per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­do y en el que de­be­mos asu­mir un

pa­pel pro­ta­go­nis­ta.

Nun­ca an­tes el ries­go de que­dar desac­tua­li­za­do y, por tan­to, des­col­ga­do del mun­do del tra­ba­jo ha­bía si­do tan evi­den­te co­mo lo es hoy

Sí, pro­ta­go­nis­ta. Por­que, a mi jui­cio, uno de los prin­ci­pa­les erro­res que se co­me­ten cuan­do se ha­bla de for­ma­ción y re­vo­lu­ción di­gi­tal es pen­sar que to­do se re­du­ce a “adap­tar­se” a ella. Una de las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas es man­te­ner un es­tre­cho con­tac­to con la reali­dad em­pre­sa­rial y so­cial pa­ra po­der res­pon­der con ra­pi­dez a cual­quier ten­den­cia o va­ria­ción de re­le­van­cia que se pro­duz­ca en el en­torno. Y es que una for­ma­ción que no es­té en con­so­nan­cia y per­fec­ta­men­te ali­nea­da con las ne­ce­si­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas de su tiem­po no es­ta­ría cum­plien­do su mi­sión.

El pro­ble­ma de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es que se mue­ve tan de­pri­sa que no es sen­ci­llo su­bir­se a esa ola de bue­nas a pri­me­ras. La so­lu­ción no pa­sa por in­tro­du­cir tec­no­lo­gía en los pro­gra­mas, un par de ví­deos, al­gún re­cur­so di­gi­tal y ha­cer re­fe­ren­cia en los con­te­ni­dos a al­gu­na ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca, más o me­nos de mo­da. Eso es so­lo un par­che. Y par­chear es­tá le­jos de ser el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca se­ria y com­pro­me­ti­da con el en­torno en el que ope­ra.

Qui­zá es­te ti­po de so­lu­cio­nes sea su­fi­cien­te pa­ra cu­brir el ex­pe­dien­te o pa­ra sa­lir del pa­so. Pe­ro con ellas se corre el ries­go de per­der el sen­ti­do úl­ti­mo de la fun­ción edu­ca­ti­va, que no es otro que pro­por­cio­nar guía e ins­tru­men­tos a la so­cie­dad a lo lar­go de su evo­lu­ción. No es so­lo “acom­pa­ñar”, sino li­de­rar. Y esa pre­mi­sa su­po­ne adop­tar un pun­to de vis­ta más am­plio y te­ner un plan­tea­mien­to más am­bi­cio­so. No se tra­ta úni­ca­men­te de in­tro­du­cir tec­no­lo­gía a la fuer­za en los pro­gra­mas, sino de com­pren­der las nue­vas coor­de­na­das glo­ba­les en las que se ma­ne­ja el mun­do y ayu­dar a nues­tros alum­nos a desen­vol­ver­se con éxi­to en ellas. De­be­mos po­ten­ciar en nues­tros pro­gra­mas el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des, a te­ner un pen­sa­mien­to crí­ti­co y a se­guir apren­dien­do de for­ma au­tó­no­ma.

UN CAM­BIO DE MO­DE­LO

Par­te de esas nue­vas coor­de­na­das na­cie­ron de la zo­zo­bra e ines­ta­bi­li­dad que de­jó la to­da­vía re­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca, si bien, aque­llas di­fi­cul­ta­des tam­bién de­ja­ron un le­ga­do po­si­ti­vo en for­ma de re­co­mien­zo, de nue­va eta­pa. Es ho­ra de rein­ven­tar mo­de­los que per­mi­tan a la so­cie­dad re­sur­gir de sus ce­ni­zas. La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va, la apues­ta por la sos­te­ni­bi­li­dad y una ma­yor con­cien­cia crí­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va de los ciu­da­da­nos han si­do al­gu­nos de los fru­tos afor­tu­na­dos de es­ta épo­ca con­vul­sa. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos tam­bién han con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te a con­ver­tir es­te de­ce­nio en uno de los pe­rio­dos más fe­cun­dos en cuan­to a trans­for­ma­cio­nes de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Una for­ma­ción que no es­té en con­so­nan­cia y per­fec­ta­men­te ali­nea­da con las ne­ce­si­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas de su tiem­po no es­ta­ría cum­plien­do su mi­sión Uno de los prin­ci­pa­les erro­res que se co­me­ten cuan­do se ha­bla de for­ma­ción y re­vo­lu­ción di­gi­tal es pen­sar que to­do se re­du­ce a “adap­tar­se” a ella

La Uni­ver­si­dad es, co­mo la so­cie­dad mis­ma, un en­te vi­vo, in­quie­to y cu­rio­so. De­be eri­gir­se co­mo una en­ti­dad glo­bal, abier­ta, co­la­bo­ra­ti­va y fun­cio­nal. Una ins­ti­tu­ción que, sin per­der un ápi­ce de ri­gor aca­dé­mi­co, apor­te so­lu­cio­nes prác­ti­cas a pro­ble­mas reales. Hoy el en­tre­na­mien­to en ha­bi­li­da­des y des­tre­zas su­pera a mar­chas for­za­das a la me­ra me­mo­ri­za­ción de da­tos y con­cep­tos. Así, co­mo el pro­pio mun­do, la en­se­ñan­za se ha­ce más lí­qui­da, adap­ta­ble y ve­loz. Nue­vos for­ma­tos co­mo el ví­deo, las in­fo­gra­fías, la ga­mi­fi­ca­ción o la reali­dad vir­tual se in­cor­po­ran de ma­ne­ra ven­ta­jo­sa a los sis­te­mas de en­se­ñan­za, es­ti­mu­lan­do al es­tu­dian­te y ha­cien­do del lear­ning by doing una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia de clien­te/es­tu­dian­te.

Otro ejem­plo de la opor­tu­ni­dad úni­ca que las uni­ver­si­da­des tie­nen pa­ra li­de­rar a la so­cie­dad en es­te nue­vo es­ce­na­rio lo en­con­tra­mos en el em­pren­di­mien­to. Así, se han pues­to en mar­cha pro­gra­mas y re­cur­sos con el fin de en­cau­zar y abrir nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra que los alum­nos pue­dan crear sus pro­pios pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les. Es cier­to que se­gui­mos sien­do una so­cie­dad que pre­fie­re la se­gu­ri­dad de una nó­mi­na men­sual en­ro­lán­do­se en el Es­ta­do o en una gran em­pre­sa, pe­ro tam­bién es cier­to que cre­ce el por­cen­ta­je de jó­ve­nes que apues­ta por el au­to­em­pleo y el em­pren­di­mien­to.

Son tiem­pos ace­le­ra­dos y las uni­ver­si­da­des y es­cue­las de ne­go­cios no po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de que­dar­nos atrás. Las me­to­do­lo­gías de en­se­ñan­za no son aje­nas a las nue­vas ne­ce­si­da­des so­cia­les y al rit­mo ace­le­ra­do de los acon­te­ci­mien­tos. Por ex­pe­rien­cia, por co­no­ci­mien­to y por po­si­bi­li­da­des, nues­tro de­ber es li­de­rar esa tra­ve­sía. Hoy más que nun­ca, co­mo siem­pre lo he­mos he­cho, de­be­mos res­pon­der al re­to que nos de­man­da la so­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.