Re­per­cu­sio­nes del cam­bio nor­te­ame­ri­cano

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

En­tre­vis­ta con

Je­sús Fer­nán­dez-Vi­lla­ver­de.

Des­de la lle­ga­da de Trump a la Casa Blan­ca, han si­do mu­chos quie­nes han ana­li­za­do las cau­sas del éxi­to elec­to­ral del ac­tual presidente nor­te­ame­ri­cano. La ma­ni­pu­la­ción me­diá­ti­ca, la re­pe­ti­ción de men­sa­jes de­ma­gó­gi­cos y sim­plis­tas, am­pli­fi­ca­dos y vi­ra­li­za­dos a tra­vés de las re­des so­cia­les; la in­je­ren­cia ru­sa, los cons­tan­tes desa­ti­nos de Hi­llary Clin­ton y el Par­ti­do De­mó­cra­ta…, la com­bi­na­ción de mo­ti­vos es lar­ga; y no fal­ta quien res­pon­sa­bi­li­za a Trump del Bre­xit.

Sin em­bar­go, pa­ra el pro­fe­sor Je­sús Fer­nán­dez-Vi­lla­ver­de, exis­ten una se­rie de ra­zo­nes, más allá de Do­nald Trump, que ex­pli­can su vic­to­ria pe­ro que, so­bre to­do, mar­ca­rán irre­me­dia­ble­men­te la po­lí­ti­ca co­mer­cial y ex­te­rior de los pró­xi­mos pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

Con el con­ven­ci­mien­to per­so­nal y el aval pro­fe­sio­nal de que “uno so­lo pue­de en­ten­der las con­se­cuen­cias en el lar­go pla­zo de cam­bios en po­lí­ti­cas, si se ana­li­zan des­de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca que en­cua­dra por qué se ha lle­ga­do a una de­ter­mi­na­da si­tua­ción”, el Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia, Je­sús Fer­nán­dez-Vi­lla­ver­de, re­fle­xio­nó en su úl­ti­ma vi­si­ta a la Fun­da­ción Ra­fael del Pino acer­ca de la re­vo­lu­ción en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y co­mer­cia­les de EE.UU. pro­du­ci­da con la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción.

Miem­bro del Na­tio­nal Bu­reau of Eco­no­mic Re­search (NBER), del “Gru­po de los

Cien” y del con­se­jo edi­to­rial de re­le­van­tes pu­bli­ca­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, el pro­fe­sor abor­dó los efec­tos so­bre el co­mer­cio, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, el or­den li­be­ral y las es­truc­tu­ras de go­ber­nan­za mun­dial de la era Trump. Com­par­ti­mos a con­ti­nua­ción sus ideas y la en­tre­vis­ta que nos con­ce­dió an­tes de su con­fe­ren­cia ma­gis­tral.

CLAY Y POLK: MU­SAS DE LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN TRUMP

Con la elec­ción de Trump co­mo presidente EE.UU., ha­ce un par de años, el país ini­cia una re­vo­lu­ción en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y co­mer­cia­les con el res­to del mun­do, qui­zá tan pro­fun­da co­mo las an­te­rio­res gran­des re­vo­lu­cio­nes en la po­lí­ti­ca ex­te­rior nor­te­ame­ri­ca­na, co­mo la de 1917, cuan­do EE.UU. en­tra en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial; la de 1941, cuan­do en­tra en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la de 1989 con la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, y en 2001 con el co­mien­zo de la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo. En par­ti­cu­lar, la re­vo­lu­ción que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do es­tos días su­po­ne una rup­tu­ra con la es­truc­tu­ra bá­si­ca de re­la­cio­nes co­mer­cia­les que el país ha­bía cons­trui­do a par­tir del sis­te­ma de Bret­ton Woods en 1945, y vie­ne ex­pli­ca­da por fac­to­res ideo­ló­gi­cos, co­yun­tu­ra­les y es­truc­tu­ra­les.

La lle­ga­da de la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción ha su­pues­to una re­vo­lu­ción en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y co­mer­cia­les cons­trui­das a par­tir de Bret­ton Woods

Des­de el ám­bi­to ideo­ló­gi­co, des­ta­ca la hue­lla de Ste­ve Ban­non, ex es­tra­te­ga je­fe de la Casa Blan­ca du­ran­te los sie­te pri­me­ros me­ses de la pre­si­den­cia de Trump, cu­yo pen­sa­mien­to se ins­pi­ra en las ideas de Henry Clay y Ja­mes Polk.

Aun­que nun­ca con­si­guió ser presidente, a pe­sar de pre­sen­tar­se dos ve­ces a las elec­cio­nes co­mo lí­der del par­ti­do Whig, Henry Clay fue el po­lí­ti­co ame­ri­cano más im­por­tan­te de la his­to­ria. Él fue el gran for­mu­la­dor de lo que se ha ve­ni­do a lla­mar sis­te­ma ame­ri­cano, que se ba­sa en tres pi­la­res. Pri­me­ro, un aran­cel pro­tec­tor de al­re­de­dor del 25% pa­ra pro­te­ger la in­dus­tria ame­ri­ca­na fren­te a la ex­tran­je­ra, en aquel ca­so fren­te a Reino Uni­do; en se­gun­do lu­gar, un sis­te­ma fi­nan­cie­ro que apo­ye esa in­dus­tria, re­cien­te­men­te con­tro­la­do des­de Was­hing­ton; y

por úl­ti­mo, un po­ten­te pro­gra­ma de in­fra­es­truc­tu­ras, cen­tra­do en ca­na­les y ca­rre­te­ras pri­me­ro, y lue­go en la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril.

Si nos fi­ja­mos en la cam­pa­ña elec­to­ral de Trump, es exac­ta­men­te lo mis­mo que él de­cía, si bien es cier­to que nun­ca fue muy ex­plí­ci­to so­bre có­mo que­ría “me­ter­le mano” a Wall Street. Ade­más, ese sis­te­ma ame­ri­cano cuen­ta con dos pi­la­res au­xi­lia­res, tam­bién de­fen­di­dos por el ac­tual presidente, co­mo son: unas Fuer­zas Ar­ma­das muy bien pre­pa­ra­das –in­cre­men­tan­do sus­tan­cial­men­te su fi­nan­cia­ción en el pri­mer pre­su­pues­to, lle­gan­do a anun­ciar la con­ge­la­ción del suel­do de los fun­cio­na­rios, ex­cep­to de los mi­li­ta­res; e in­for­man­do de la pre­ten­sión de crear una fuer­za es­pa­cial–, y un na­cio­na­lis­mo in­te­rior –in­ci­dien­do en la gran­de­za de Amé­ri­ca y el or­gu­llo de su ban­de­ra–.

Si re­vi­sa­mos da­tos del aran­cel me­dio de EE.UU. des­de 1820, ve­mos que son es­pe­cial­men­te ele­va­dos des­pués de la Gue­rra Ci­vil (el Sur era siem­pre la zo­na más rea­cia, pues im­por­ta­ba mu­chos bie­nes des­de Reino Uni­do. Tras per­der la Gue­rra, el Nor­te pro­tec­tor quiere te­ner unos aran­ce­les más al­tos); el pa­so de unos aran­ce­les de ca­si el 60% a la lle­ga­da del or­den li­be­ral na­cio­nal mo­derno, con Bret­ton Woods, y la ba­ja­da du­ran­te la

Gran De­pre­sión a la si­tua­ción ac­tual, con unos aran­ce­les muy muy ba­jos, con los que bue­na par­te de los in­te­lec­tua­les y pen­sa­do­res de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump no es­tán con­for­mes.

Por su par­te, Ja­mes Polk, presidente en­tre 1845 y 1849, tie­ne tam­bién una in­fluen­cia tre­men­da en la his­to­ria de EE.UU. Él crea una coa­li­ción elec­to­ral ba­sa­da en tres ca­rac­te­rís­ti­cas: una fuer­te des­con­fian­za a las eli­tes de la Cos­ta Es­te –sien­do con­si­de­ra­do al­guien de­men­cial en Nue­va York, Bos­ton o Phi­la­delp­hia, exac­ta­men­te igual que lo que hoy opi­nan so­bre Trump las eli­tes in­te­lec­tua­les y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de esas ciu­da­des, ade­más de San Fran­cis­co y Los Án­ge­les–; una ba­se elec­to­ral ba­sa­da en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, blan­ca y ru­ral; y, en ter­cer lu­gar, una po­lí­ti­ca ex­te­rior ex­tra­or­di­na­ria­men­te agre­si­va.

Trump uti­li­za es­truc­tu­ras elec­to­ra­les e ideo­ló­gi­cas que ya exis­tían pa­ra cons­truir su pro­gra­ma de po­lí­ti­ca ex­te­rior

No sa­be­mos có­mo de gran­de va a ser es­ta gue­rra co­mer­cial, pe­ro los ries­gos pa­ra Eu­ro­pa se en­cuen­tran en los ám­bi­tos de la se­gu­ri­dad y la ener­gía

Na­da más lle­gar al po­der, Polk pro­vo­ca una gue­rra con­tra Mé­xi­co, de 1846 a 1848, a par­tir de la que se ane­xio­na la mi­tad de Mé­xi­co (lo que aho­ra lla­ma­mos Te­jas, Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co, Utah, Ca­li­for­nia…), y Trump re­pli­ca esa po­lí­ti­ca ex­te­rior vio­len­ta, en par­ti­cu­lar con­tra los me­xi­ca­nos. Es­ta agre­si­vi­dad, po­la­ri­za­ción y ma­qui­na­ria elec­to­ral ba­sa­da en no­so­tros con­tra ellos, ge­ne­ra unas ten­sio­nes en el lar­go pla­zo muy gran­des y, en bue­na me­di­da, la Gue­rra Ci­vil de EE.UU. en 1861 es con­se­cuen­cia de la in­ca­pa­ci­dad del sis­te­ma po­lí­ti­co ame­ri­cano de di­ge­rir la in­fluen­cia de Ja­mes Polk.

RA­ZO­NES ES­TRUC­TU­RA­LES DE LAR­GO PLA­ZO

Lo que es­tá ocu­rrien­do aho­ra en EE.UU. ya ha pa­sa­do an­tes, son es­truc­tu­ras elec­to­ra­les e ideo­ló­gi­cas que exis­tían y que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump uti­li­za ex­plí­ci­ta­men­te pa­ra cons­truir su pro­gra­ma de po­lí­ti­ca ex­te­rior y co­mer­cial, pe­ro ¿por qué es­te pro­gra­ma ga­na las elec­cio­nes en el 2016 y no an­tes?

Por una com­bi­na­ción de as­pec­tos co­yun­tu­ra­les. En pri­mer lu­gar, Trump es ca­paz de ga­nar las pri­ma­rias en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano be­ne­fi­cián­do­se de una se­rie de pro­ble­mas in­ter­nos en la for­ma­ción (la po­ca vo­lun­tad de Jeb Bush pa­ra li­de­rar el par­ti­do y ha­cer que la sa­ga Bush vuel­va a la pre­si­den­cia, la fal­ta de pre­pa­ra­ción de Mar­cos Ru­bio…). Al final, Trump se en­cuen­tra bá­si­ca­men­te con el cam­po abier­to más por de­ser­ción de com­pe­ti­do­res que por sus pro­pias bon­da­des.

Cuan­do lle­gan las pre­si­den­cia­les y, con­tra­rio a lo que de­cían la in­men­sa ma­yo­ría de los me­dios, es­tas eran unas elec­cio­nes muy di­fí­ci­les de

Fo­tos: Da­niel San­ta­ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.