Guian­do la dis­rup­ción ha­cia el bien co­mún

Cinco Días - Executive Excellence - - Editorial -

Opi­nión de ex­per­tos: Ash Car­ter.

El ar­co de la in­no­va­ción ha lle­ga­do a un pun­to de in­fle­xión: aho­ra el cam­bio tec­no­ló­gi­co ame­na­za con abru­mar­nos. El pro­gre­so es im­pa­ra­ble, pe­ro de­be te­ner una for­ma ade­cua­da. To­dos no­so­tros, no so­lo las fuer­zas del mer­ca­do, de­be­mos ges­tio­nar­lo.

Nos en­fren­ta­mos con avan­ces tan dis­rup­ti­vos co­mo los de la era ató­mi­ca, sin que ten­ga­mos cla­ro que los lí­de­res tec­no­ló­gi­cos ten­gan el mis­mo fir­me com­pro­mi­so de ali­near la tec­no­lo­gía con el in­te­rés pú­bli­co

Mis men­to­res en Fí­si­ca Su­ba­tó­mi­ca pro­vie­nen del Pro­yec­to Man­hat­tan. Fue pre­ci­sa­men­te su ejem­plo lo que me hi­zo in­tere­sar­me por las con­se­cuen­cias de la cien­cia en la bús­que­da del pro­pó­si­to pú­bli­co, de una fi­na­li­dad que con­tri­bu­ya al bien co­mún (pre­fie­ro usar el tér­mino pro­pó­si­to pú­bli­co, en lu­gar de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, por­que es­ta su­gie­re ac­cio­nes de go­bierno. A día de hoy, en ma­te­ria de tec­no­lo­gía, co­mo en la era ató­mi­ca, las so­lu­cio­nes re­quie­ren de un es­fuer­zo uni­fi­ca­do de la co­mu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca y el go­bierno). Mis men­to­res es­ta­ban or­gu­llo­sos de ha­ber crea­do “tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va”, es de­cir, ar­mas nu­clea­res, que ayu­da­ron a ter­mi­nar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pe­ro siem­pre in­cul­ca­ron a mi ge­ne­ra­ción que la gran ca­pa­ci­dad de ha­cer cam­bios tam­bién lle­va­ba aso­cia­da una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Hoy nos en­fren­ta­mos con avan­ces igual­men­te dis­rup­ti­vos en tres ca­te­go­rías: di­gi­tal, bio­tec­no­lo­gía, y tra­ba­jo y for­ma­ción; sin que ten­ga­mos cla­ro que los lí­de­res tec­no­ló­gi­cos ac­tua­les ten­gan el mis­mo fir­me com­pro­mi­so de ali­near la tec­no­lo­gía con el in­te­rés pú­bli­co. Mu­chos des­con­fían del go­bierno de ma­ne­ra in­he­ren­te y creen que el bien pú­bli­co sur­gi­rá a tra­vés de un me­ca­nis­mo po­pu­lar y su­pues­ta­men­te más li­bre. Pe­ro ese no es el ca­so.

La gran tran­si­ción que a to­dos, es­pe­cial­men­te a los eco­no­mis­tas, les en­can­ta es­tu­diar es la mi­gra­ción de la gran­ja a la fá­bri­ca, que a me­nu­do se des­cri­be co­mo una his­to­ria de éxi­to, y, en re­tros­pec­ti­va, sin du­da así de­be ser con­si­de­ra­da. Aun­que fi­nal­men­te me­jo­ró los es­tán­da­res de mi­llo­nes per­so­nas, esa tran­si­ción tar­dó dé­ca­das en re­sol­ver­se y creó efec­tos se­cun­da­rios des­agra­da­bles, in­clui­dos el co­mu­nis­mo y los gue­tos ur­ba­nos. So­lo a tra­vés de re­for­mas pro­gre­si­vas que in­cluían le­yes so­bre tra­ba­jo in­fan­til, edu­ca­ción pú­bli­ca obli­ga­to­ria, jun­tas de sa­lud pú­bli­ca, la Ley An­ti­mo­no­po­lio de Sher­man de 1890, los sin­di­ca­tos, etc., fui­mos ca­pa­ces de eli­mi­nar los efec­tos más du­ros. No es­tá cla­ro que con la ve­lo­ci­dad de cam­bio ac­tual nos dé tiem­po a ha­cer ajus­tes tras­cen­den­ta­les im­pul­sa­dos por la tec­no­lo­gía, pe­ro de­be­mos tra­tar de ob­te­ner lo más po­si­ti­vo, pues la dis­rup­ción cien­tí­fi­ca y el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co no es al­go in­trín­se­ca­men­te bueno o ma­lo.

No voy a in­ten­tar com­pren­der o com­par­tir la idea de aque­llos que con­si­de­ran que las trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del pa­sa­do se ca­pea­ron sin una gran in­ter­ven­ción del go­bierno, pe­ro si­gue sien­do una idea que pre­va­le­ce no so­lo en­tre los fun­da­do­res de al­gu­nas com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, sino tam­bién en­tre mu­chos de sus em­plea­dos. Bue­na par­te de la orien­ta­ción mo­ral que ha de guiar­nos ha­cia un buen fu­tu­ro tec­no­ló­gi­co de­be­rá ve­nir di­rec­ta­men­te de los em­pre­sa­rios y las em­pre­sas; pe­ro se­rá im­po­si­ble to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas sin la con­tri­bu­ción de los pro­pios tec­nó­lo­gos. Eso es lo que ori­gi­nal­men­te me con­ven­ció pa­ra tra­ba­jar en asun­tos de De­fen­sa. Me di cuen­ta de que mu­chos de los te­mas cla­ve du­ran­te la Gue­rra Fría te­nían un fuer­te com­po­nen­te tec­no­ló­gi­co, y no po­dían abor­dar­se bien sin la par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas co­mo yo. Los gran­des pro­ble­mas y la po­si­bi­li­dad de ver có­mo tu for­ma­ción es ca­paz de apor­tar va­lor y mar­car la di­fe­ren­cia fue una po­de­ro­sa y atrac­ti­va com­bi­na­ción pa­ra un jo­ven tec­nó­lo­go.

Me com­pla­ce de­cir que la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes de hoy es muy di­fe­ren­te de la de quie­nes aho­ra ocu­pan los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad de al­gu­nas tec­no­ló­gi­cas. Lo veo dia­ria­men­te en Har­vard y en el MIT, y tam­bién du­ran­te mi es­tan­cia en Stan­ford. Hay una fuer­te de­man­da de ins­truc­ción y orien­ta­ción so­bre có­mo con­tri­buir al pro­pó­si­to pú­bli­co. Mu­chos de es­tos jó­ve­nes no bus­can en­trar en el go­bierno, pe­ro sí ha­cer al­go más im­por­tan­te que con­se­guir que las per­so­nas ha­gan clic en los anun­cios…

La co­la­bo­ra­ción en­tre tec­nó­lo­gos y le­gis­la­do­res es esen­cial. Por eso, co­mo se­cre­ta­rio de De­fen­sa, fun­dé el Ser­vi­cio Di­gi­tal de De­fen­sa, la Uni­dad In­no­va­do­ra de De­fen­sa-Ex­pe­ri­men­tal (DIU-X)

en Si­li­con Va­lley, y el Con­se­jo de De­fen­sa de la In­no­va­ción, en el que par­ti­ci­pa­ban Eric Sch­midt, Jeff Be­zos, Reid Hoff­man y Jen Pahl­ka, en­tre otros; y del cual es­toy par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­so. Des­cu­brí “el ham­bre” en­tre la ma­yo­ría de los tec­nó­lo­gos por ser par­te de al­go más gran­de que ellos y sus em­pre­sas. To­do es­to re­fle­ja­ba mi prin­ci­pio de que los tec­nó­lo­gos y la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía eran esen­cia­les pa­ra lo­grar el im­por­tan­te pro­pó­si­to pú­bli­co de la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Es­te acer­ca­mien­to a la co­mu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca fue un com­ple­men­to esen­cial pa­ra el gran im­pul­so de fi­nan­cia­ción que di­mos al pre­su­pues­to de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo del De­par­ta­men­to de De­fen­sa en la de­no­mi­na­da “ter­ce­ra com­pen­sa­ción”, y la gran reorien­ta­ción es­tra­té­gi­ca que es­tá­ba­mos rea­li­zan­do tras 15 años de con­tra­te­rro­ris­mo y con­tra­in­sur­gen­cia an­te gran­des ame­na­zas de un am­plio es­pec­tro, aso­cia­das con Ru­sia y Chi­na. Con unos 80.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año, el es­fuer­zo de I+D del De­par­ta­men­to de De­fen­sa es más del do­ble que el es­fuer­zo de I+D de Goo­gle, Mi­cro­soft y Ap­ple com­bi­na­dos.

Con unos 80.000 mi­llo­nes de dó­la­res por año, el es­fuer­zo de I+D del De­par­ta­men­to de De­fen­sa es más del do­ble que el es­fuer­zo de I+D de Goo­gle, Mi­cro­soft y Ap­ple com­bi­na­dos La orien­ta­ción mo­ral que ha de lle­va­ros ha­cia un buen fu­tu­ro tec­no­ló­gi­co de­be­rá ve­nir di­rec­ta­men­te de los em­pre­sa­rios, pe­ro tam­bién de los tec­nó­lo­gos

DI­LE­MAS DE LA DIS­RUP­CIÓN DI­GI­TAL

Hay varios di­le­mas di­gi­ta­les: ci­be­ra­ta­que y ci­ber­de­fen­sa, big da­ta, reali­dad au­men­ta­da, compu­tación cuán­ti­ca, In­ter­net de las Co­sas… ade­más de las re­des so­cia­les y la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Hoy en día exis­ten po­cos desafíos más im­por­tan­tes que es­ta­ble­cer nor­mas éti­cas pa­ra la in­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. La ren­di­ción de cuen­tas y la trans­pa­ren­cia son los te­mas cla­ve pa­ra los di­se­ña­do­res de sis­te­mas de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial en la ac­tua­li­dad. Co­mo al­to fun­cio­na­rio del Pen­tá­gono, emi­tí una di­rec­ti­va que es­ta­ble­cía que por ca­da sis­te­ma ca­paz de eje­cu­tar o ayu­dar al uso de la fuer­za le­tal, de­be ha­ber un ser hu­mano que to­me la de­ci­sión. En el Pen­tá­gono, no po­de­mos elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad cul­pan­do a una má­qui­na. Lo mis­mo apli­ca pa­ra los di­se­ña­do­res de un vehícu­lo sin con­duc­tor que ma­ta a al­guien. Di­chos sis­te­mas de­ben per­mi­tir el ras­treo de los mé­to­dos de de­ci­sión.

Al­gu­nos em­plea­dos de Goo­gle han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por el Pro­yec­to Ma­ven, un es­fuer­zo del De­par­ta­men­to de De­fen­sa pa­ra uti­li­zar la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial pa­ra ana­li­zar se­cuen­cias de dro­nes. Se re­quie­re que Ma­ven cum­pla la di­rec­ti­va, pues nues­tra

na­ción lle­va sus va­lo­res al cam­po de ba­ta­lla… ¿Y quién me­jor que los ex­per­tos en tec­no­lo­gía de Goo­gle pa­ra di­ri­gir el Pen­tá­gono co­rrec­ta­men­te?

Las re­des so­cia­les son otro cam­po en el que de­be­mos ali­near me­jor la tec­no­lo­gía y el pro­pó­si­to pú­bli­co. Las pla­ta­for­mas de hoy son ma­ra­vi­llo­sas fa­ci­li­ta­do­ras del co­mer­cio y la co­mu­ni­dad, pe­ro tam­bién sir­ven pa­ra la in­ci­ta­ción al odio, a la men­ti­ra y al ais­la­mien­to; in­va­dir la pri­va­ci­dad; e in­clu­so ata­car. Se­gún una en­cues­ta de Pew, el 91% de los es­ta­dou­ni­den­ses sien­ten que han per­di­do el con­trol so­bre có­mo se re­co­pi­lan y uti­li­zan sus da­tos per­so­na­les.

Las au­dien­cias con el CEO de Fa­ce­book Mark Zuc­ker­berg a prin­ci­pios de es­te año fue­ron una opor­tu­ni­dad pa­ra alla­nar el ca­mino ha­cia so­lu­cio­nes. En cam­bio, tan­to los eje­cu­ti­vos de Fa­ce­book co­mo los le­gis­la­do­res per­die­ron una oca­sión his­tó­ri­ca de idear lo que to­dos acor­da­ron que se ne­ce­si­ta: una com­bi­na­ción de au­to­rre­gu­la­ción de las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía y re­gu­la­ción in­for­ma­da por el go­bierno.

EE.UU. tie­ne una lar­ga his­to­ria de co­mu­ni­ca­ción y re­gu­la­ción del sis­te­ma de in­for­ma­ción. Al­gu­nos eco­no­mis­tas ar­gu­men­tan que, da­do que Fa­ce­book y Goo­gle son gra­tui­tos, los con­su­mi­do­res no en­fren­tan nin­gún da­ño eco­nó­mi­co y, por lo tan­to, el go­bierno no tie­ne au­to­ri­dad an­ti­mo­no­po­lio. Ese pun­to de vis­ta se­ría ajeno tan­to a la Ley an­ti­mo­no­po­lio de Sher­man, co­mo a los jue­ces Bran­deis y Dou­glas, que pron­to es­cri­bie­ron sus pri­me­ras opi­nio­nes al res­pec­to.

¿Có­mo po­dría­mos cons­truir di­fe­ren­tes en­fo­ques al­go­rít­mi­cos pa­ra ve­len so­bre las re­des so­cia­les? Uno or­ga­ni­za­ría el con­te­ni­do ma­xi­mi­zan­do la pu­bli­ci­dad y los in­gre­sos de la pla­ta­for­ma, esen­cial­men­te el mo­de­lo pre­do­mi­nan­te. Un se­gun­do re­fle­ja­ría una elec­ción in­di­vi­dual, ba­sa­da en pa­tro­nes pa­sa­dos. Un ter­ce­ro en­fa­ti­za­ría qué es “ten­den­cia”. Un cuar­to po­dría es­tar ba­sa­do en ga­nan­cias, pe­ro com­par­ti­das con el due­ño de los da­tos en otra for­ma de ser­vi­cio sin sus­crip­ción. Un quin­to ten­dría el con­te­ni­do cui­da­do por pe­rio­dis­tas. Ideal­men­te, los con­su­mi­do­res po­drían cam­biar de ca­nal li­bre­men­te y com­prar, com­pa­rar y pa­gar en con­se­cuen­cia.

Me gus­ta­ría lla­mar bre­ve­men­te la aten­ción so­bre Chi­na en re­la­ción a nues­tra apro­xi­ma­ción a la tec­no­lo­gía. EE.UU. nun­ca ha man­te­ni­do una re­la­ción eco­nó­mi­ca sos­te­ni­da con una eco­no­mía con­tro­la­da por los co­mu­nis­tas. La Unión So­vié­ti­ca era una eco­no­mía de es­te ti­po, pe­ro nues­tro en­fo­que no con­sis­tía en co­mer­ciar con ella ni en se­llar­la her­mé­ti­ca­men­te del mun­do tec­no­ló­gi­co oc­ci­den­tal. Sin em­bar­go, es­ta­mos en una re­la­ción co­mer­cial in­ten­sa con Chi­na, cu­ya con­di­ción de dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta le per­mi­te apli­car a las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses y a nues­tros so­cios co­mer­cia­les una com­bi­na­ción de he­rra­mien­tas po­lí­ti­cas, mi­li­ta­res y eco­nó­mi­cas que un go­bierno co­mo el nues­tro no pue­de igua­lar. Es­to nos co­lo­ca en una des­ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Aun­que no es asun­to de un se­cre­ta­rio de De­fen­sa, sen­tí que los eco­no­mis­tas in­ter­na­cio­na­les no ha­bían po­di­do pro­por­cio­nar al go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos he­rra­mien­tas pa­ra en­fren­tar­se a es­ta si­tua­ción. El en­fo­que pre­fe­ri­do en las úl­ti­mas dé­ca­das fue el li­bre co­mer­cio ba­sa­do en re­glas, abo­ca­do al fra­ca­so con una Chi­na co­mu­nis­ta y, en cual­quier ca­so, aban­do­na­do por EE.UU. cuan­do el país se ale­jó de la alian­za trans­pa­cí­fi­ca. Lo que que­da es una “gue­rra” irre­gu­lar de co­mer­cio y al­gu­nos lí­mi­tes im­por­tan­tes, pe­ro par­cia­les, a la in­ver­sión chi­na en tec­no­lo­gías “sen­si­bles”. Co­mo an­ti­guo se­cre­ta­rio de De­fen­sa, creo es que es im­por­tan­te ju­gar ofen­si­va­men­te y no so­lo

Los eje­cu­ti­vos de Fa­ce­book y los le­gis­la­do­res per­die­ron una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca pa­ra alla­nar el ca­mino ha­cia so­lu­cio­nes

Por ca­da sis­te­ma ca­paz de eje­cu­tar o ayu­dar al uso de la fuer­za le­tal, de­be ha­ber un ser hu­mano que to­me la de­ci­sión, y no elu­da su res­pon­sa­bi­li­dad

de­fen­der. Se ne­ce­si­tan im­por­tan­tes in­ver­sio­nes na­cio­na­les en áreas co­mo la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y alian­zas pú­bli­co-pri­va­das (co­mo los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Fa­bri­can­tes, fun­da­dos por el Pen­tá­gono du­ran­te mi tiem­po).

NUE­VOS IN­VER­SO­RES EN BIOCIENCIAS

Con res­pec­to a la bio­tec­no­lo­gía; a pe­sar de lo trans­for­ma­ti­va que ha si­do la dis­rup­ción di­gi­tal, la in­mi­nen­te re­vo­lu­ción de las biociencias im­pul­sa­da por gran­des avan­ces co­mo CRISPR (Clus­te­red Re­gu­larly In­ters­pa­ced Short Pa­lin­dro­mic Re­peats) se­rá al me­nos igual de im­por­tan­te en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Hasta ha­ce po­co, es­tas in­no­va­cio­nes sur­gían de téc­ni­cas de la­bo­ra­to­rio que re­que­rían ta­len­to a ni­vel de PhD, in­ver­sión a es­ca­la ins­ti­tu­cio­nal e ins­tru­men­ta­ción. Hoy, sin em­bar­go, se es­tán con­vir­tien­do en pla­ta­for­mas so­bre las cua­les se pue­de cons­truir una in­no­va­ción cien­tí­fi­ca­men­te me­nor, pe­ro to­da­vía so­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va. Ya es po­si­ble en­viar una mues­tra de ADN y re­ci­bir la se­cuen­cia com­ple­ta esa no­che en tu co­rreo elec­tró­ni­co; al­go que cos­tó a Eric Lan­der y sus co­le­gas una dé­ca­da y mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res ha­ce unos años. Al­guien que no sa­be na­da so­bre la cien­cia sub­ya­cen­te pue­de sen­tar­se so­bre es­ta mis­ma pla­ta­for­ma y pen­sar so­lo en apli­ca­cio­nes no­ve­do­sas. Mu­chos uni­cor­nios di­gi­ta­les fue­ron fun­da­dos por em­pren­de­do­res al usar la po­de­ro­sa pla­ta­for­ma compu­tacio­nal en sus or­de­na­do­res, cu­ya tec­no­lo­gía di­gi­tal sub­ya­cen­te ellos no crea­ron, ni agre­ga­ron ni com­pren­die­ron de ma­ne­ra apre­cia­ble. Es de­cir, hoy afi­cio­na­dos sin un co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co que les sir­va de fun­da­men­to son ca­pa­ces de in­no­var en es­te ám­bi­to.

En Cam­brid­ge, don­de tra­ba­jo, hay va­rias in­cu­ba­do­ras bio don­de los em­pre­sa­rios pue­den ha­cer uso, sin cos­te, de equi­pos de la­bo­ra­to­rio que cues­tan mi­llo­nes de dó­la­res. Ha­ce unos años es­to ha­bría es­ta­do fue­ra del al­can­ce in­clu­so de una start-up bien fi­nan­cia­da. Es­to sig­ni­fi­ca que la es­ca­la y el cos­te de la in­no­va­ción se des­plo­ma­rán sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, mien­tras que la ve­lo­ci­dad de la in­no­va­ción so­cial (aun­que qui­zás no cien­tí­fi­ca­men­te) con­se­cuen­te au­men­ta­rá.

Mien­tras tan­to, el lar­go ci­clo de in­ver­sión de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca tra­di­cio­nal se com­ple­men­ta­rá con al­go mu­cho más cor­to co­mo es el ca­pi­tal ries­go. Es­tos nue­vos in­ver­so­res pue­den no te­ner la cul­tu­ra o los va­lo­res de los cien­tí­fi­cos in­ves­ti­ga­do­res, acos­tum­bra­dos a las nor­mas de los NIH (Na­tio­nal Ins­ti­tu­tes of Health) y la FDA (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion). Es­te cli­ma bien pue­de pa­re­cer­se a la era di­gi­tal tem­pra­na, con sus re­sul­ta­dos mix­tos.

Es pre­ci­so una com­bi­na­ción de au­to­rre­gu­la­ción de las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía y re­gu­la­ción in­for­ma­da por el go­bierno

EL ES­CO­LLO LA­BO­RAL

La es­ca­la y el cos­te de la in­no­va­ción se des­plo­ma­rán sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te

La ter­ce­ra re­vo­lu­ción im­pul­sa­da por la tec­no­lo­gía de nues­tro tiem­po se re­fie­re al tra­ba­jo y la ca­pa­ci­ta­ción, y su­po­ne un desafío gi­gan­tes­co.

A me­nos que los ciu­da­da­nos pue­dan ver que en to­do es­te cam­bio dis­rup­ti­vo hay un ca­mino pa­ra ellos y sus hi­jos ha­cia el sue­ño ame­ri­cano, o su equi­va­len­te, no ten­dre­mos so­cie­da­des cohe­sio­na­das.

Los co­ches sin con­duc­tor son la pun­ta del ice­berg. Al­gu­nas de las per­so­nas más in­te­li­gen­tes de Bos­ton es­tán tra­ba­jan­do en las imá­ge­nes pa­si­vas, en LIDAR (light de­tec­tion and ran­ging) y en al­go­rit­mos de di­rec­ción pa­ra es­tos vehícu­los. Pe­ro, ¿qué pa­sa­rá con las de­ce­nas de mi­les de con­duc­to­res de ca­mio­nes, ta­xis y au­to­mó­vi­les cu­yos tra­ba­jos se ven afec­ta­dos? Pa­ra es­tos con­tro­la­do­res, es­ta tran­si­ción im­pa­ra­ble se­rá co­mo la mi­gra­ción de la gran­ja a la fá­bri­ca. Les de­be­mos a ellos ase­gu­rar­nos de crear una era pro­gre­si­va con con­di­cio­nes de apo­yo pa­ra que to­do sal­ga bien

Es­te ar­tícu­lo de opi­nión es una adap­ta­ción de la con­fe­ren­cia Er­nest May, im­par­ti­da por el autor pa­ra el As­pen Stra­tegy Group es­te ve­rano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.