Block­chain, ¿una nue­va era?

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Don Taps­cott.

Don Taps­cott es uno de los ma­yo­res ex­per­tos del mun­do en block­chain.

Pro­fe­sor ad­jun­to en la Rot­man School of Ma­na­ge­ment de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, rec­tor de la Uni­ver­si­dad de

Trent y miem­bro del Pros­pe­rity Ins­ti­tu­te (Uni­ver­si­dad de To­ron­to) y del World Eco­no­mic Fo­rum, ha es­cri­to 15 li­bros so­bre el im­pac­to de la ca­de­na de blo­ques en los ne­go­cios y en la so­cie­dad.

Co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Taps­cott Group, ase­so­ra a em­pre­sa­rios y lí­de­res gu­ber­na­men­ta­les de di­fe­ren­tes paí­ses so­bre có­mo apro­ve­char al má­xi­mo las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce es­ta nue­va tec­no­lo­gía.

En 2013 y 2015, Taps­cott ocu­pó el cuar­to lu­gar en la lis­ta de los cin­cuen­ta pen­sa­do­res más in­flu­yen­tes del ám­bi­to em­pre­sa­rial.

LA ERA DE LA CO­MU­NI­CA­CIÓN IN­TE­LI­GEN­TE

Es­ta­mos asis­tien­do al na­ci­mien­to de una nue­va tec­no­lo­gía. Si en los úl­ti­mos cua­tro años vi­vi­mos la pri­me­ra fa­se de la era di­gi­tal ba­sa­da en main­fra­me, PC, In­ter­net, redes so­cia­les, cloud, big da­ta o In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial, aho­ra es­ta­mos en­tran­do en una se­gun­da era que se ca­rac­te­ri­za por­que la tec­no­lo­gía es ca­paz de apren­der, y ha­rá co­sas pa­ra las que no ha­bía si­do pro­gra­ma­da.

La co­mu­ni­ca­ción in­te­li­gen­te ha co­men­za­do a flo­re­cer y mi­llo­nes de ob­je­tos in­ani­ma­dos -pron­to bi­llo­nes- se co­nec­ta­rán pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción en­tre ellos.

Den­tro de 10 años se­rá ha­bi­tual ver cir­cu­lan­do por la ca­lle vehícu­los au­tó­no­mos, y más pron­to que tar­de se­re­mos tes­ti­gos de un cam­bio en la dis­tri­bu­ción que obli­ga­rá a ba­jar los pre­cios de la ener­gía; la tec­no­lo­gía po­drá in­tro­du­cir­se en nues­tros cuer­pos; se de­mo­cra­ti­za­rá la ro­bó­ti­ca y ve­re­mos dro­nes vo­lan­do por to­das par­tes… La tec­no­lo­gía es­tá ca­da vez más pre­sen­te en to­dos los ám­bi­tos, des­de pro­ce­sos de ne­go­cio a or­ga­ni­za­cio­nes, y en es­te nue­vo en­torno el block­chain se con­fi­gu­ra co­mo una nue­va pla­ta­for­ma ope­ra­ti­va pa­ra las em­pre­sas y la eco­no­mía del si­glo XXI. Du­ran­te dé­ca­das he­mos en­via­do por In­ter­net mi­llo­nes de co­pias en di­fe­ren­tes for­ma­tos (PDF, Po­we­rPoint, etc.), pe­ro el do­cu­men­to ori­gi­nal que­da­ba en po­der del re­mi­ten­te. Sin em­bar­go, los ac­ti­vos ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes pa­ra la eco­no­mía -di­ne­ro, ac­cio­nes, bo­nos, swaps, fu­tu­ros, con­tra­tos, pun­tos de fi­de­li­dad, pro­pie­dad in­te­lec­tual, bie­nes cul­tu­ra­les, vo­tos, tí­tu­los de pro­pie­dad, cré­di­tos de car­bono o, in­clu­so, nues­tras iden­ti­da­des-, no se po­dían ges­tio­nar usan­do In­ter­net.

El tras­pa­so de es­tos ac­ti­vos se te­nía que rea­li­zar siem­pre a tra­vés de in­ter­me­dia­rios co­mo ban­cos, bol­sas de va­lo­res, go­bier­nos o com­pa­ñías de tar­je­tas de cré­di­to. Es­tas ins­ti­tu­cio­nes iden­ti­fi­can a la per­so­na, rea­li­zan las ges­tio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra cam­biar la pro­pie­dad, man­tie­nen re­gis­tros y, esen­cial­men­te, nos han per­mi­ti­do du­ran­te mu­chos años con­fiar los unos en los otros pa­ra crear va­lor en la so­cie­dad. En ge­ne­ral han he­cho un buen tra­ba­jo, pe­ro ha­ce diez años co­men­za­ron a apa­re­cer pro­ble­mas, y en 2008, tras caí­da de Leh­man Brot­hers, se pu­sie­ron de ma­ni­fies­to las de­fi­cien­cias y de­fec­tos del sis­te­ma.

Los ban­cos es­tán cen­tra­li­za­dos, y es­to les ha­ce vul­ne­ra­bles an­te el hac­king. To­das las en­ti­da­des, des­de J.P. Mor­gan has­ta Ho­me De­pot, es­tán ex­pues­tas a un ci­be­ra­ta­que y, ade­más, son bas­tan­te in­efi­cien­tes. Ga­nan di­ne­ro rea­li­zan­do de­ter­mi­na­das ope­ra­cio­nes, co­mo trans­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les, por las que co­bran ele­va­das co­mi­sio­nes y, apro­ve­chan la co­yun­tu­ra pa­ra guar­dar en sus fi­che­ros nues­tros da­tos per­so­na­les.

TEC­NO­LO­GÍA QUE TRANS­MI­TE VA­LOR

Úl­ti­ma­men­te se es­tá pro­du­cien­do una ex­tra­ña si­tua­ción en to­dos los paí­ses de la OCDE: las eco­no­mías es­tán cre­cien­do, pe­ro la cla­se me­dia se es­tá re­du­cien­do. Los paí­ses pro­gre­san, pe­ro dis­mi­nu­ye la pros­pe­ri­dad, y las con­se­cuen­cias van mu­cho más allá, por­que es­te fe­nó­meno es­tá ayu­dan­do a im­pul­sar de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos a ni­vel glo­bal, co­mo el po­pu­lis­mo, y lle­van­do al po­der a re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos que des­pren­den ira y xe­no­fo­bia, co­mo es el ca­so de Do­nald Trump.

La co­mu­ni­ca­ción in­te­li­gen­te ha co­men­za­do a flo­re­cer y mi­llo­nes de ob­je­tos in­ani­ma­dos se co­nec­ta­rán pa­ra com­par­tir in­for­ma­ción en­tre ellos

Aho­ra bien, ¿y si ade­más de un In­ter­net me­ra­men­te in­for­ma­ti­vo tu­vié­se­mos a nues­tra dis­po­si­ción un In­ter­net ca­paz de trans­mi­tir va­lor? Un en­torno avan­za­do y dis­tri­bui­do a ni­vel glo­bal don­de cual­quier ac­ti­vo que tu­vie­se va­lor, des­de di­ne­ro a can­cio­nes, pu­die­ra al­ma­ce­nar­se, ad­mi­nis­trar­se, tra­mi­tar­se y trans­fe­rir­se de ma­ne­ra se­gu­ra y pri­va­da uti­li­zan­do un ac­ti­vo di­gi­tal que hi­cie­se las fun­cio­nes de una mo­ne­da.

Ba­jo es­tas pre­mi­sas, y ob­ser­van­do lo que su­ce­día a su al­re­de­dor, Sa­tos­hi Na­ka­mo­to es­cri­bió en 2008 un ar­tícu­lo en el que des­cri­bía una nue­va for­ma de efec­ti­vo di­gi­tal a la que de­no­mi­nó bit­coin.

Es­te sis­te­ma de pa­go ac­túa co­mo al­ma­ce­na­dor de va­lor y es­tá su­je­to a un in­te­rés que pue­de su­bir o ba­jar. De he­cho, quie­nes lo ad­qui­rie­ron ha­ce un año du­pli­ca­ron su va­lor, y quie­nes lo hi­cie­ron ha­ce seis me­ses per­die­ron el 50%. Pe­ro tam­bién es una mo­ne­da crip­to­grá­fi­ca, no una mo­ne­da fi­du­cia­ria co­mo el eu­ro o el dó­lar

(el di­ne­ro fi­du­cia­rio es una mo­ne­da sin va­lor in­trín­se­co que se ha es­ta­ble­ci­do co­mo di­ne­ro, a me­nu­do por re­gu­la­ción gu­ber­na­men­tal. No tie­ne va­lor de uso y el go­bierno man­tie­ne su va­lor por­que las par­tes que par­ti­ci­pan en el in­ter­cam­bio acuer­dan su va­lor con­tro­la­do por un es­ta­do na­ción).

Una crip­to­mo­ne­da es un ac­ti­vo muy útil, por­que no es­tá so­me­ti­do a po­de­res es­ta­ta­les y sus ca­na­les de pa­go son mu­cho más di­fí­ci­les de ras­trear, pe­ro pa­ra mí lo más im­por­tan­te no es el bit­coin en sí, sino la tec­no­lo­gía sub­ya­cen­te, por­que por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes de to­do el mun­do pue­den rea­li­zar transac­cio­nes P2P. Sin co­no­cer a la otra par­te in­tere­sa­da ni te­ner re­fe­ren­cias su­yas, po­de­mos rea­li­zar transac­cio­nes con un ni­vel de con­fian­za su­pe­rior al que ofre­ce un in­ter­me­dia­rio, y con una se­gu­ri­dad que so­lo se lo­gra me­dian­te la crip­to­gra­fía, la co­la­bo­ra­ción y de­ter­mi­na­dos có­di­gos in­te­li­gen­tes. Es­ta me­to­do­lo­gía se de­no­mi­na pro­to­co­lo de con­fian­za, por­que la con­fian­za es na­ti­va e in­trín­se­ca al pro­ce­so.

¿QUÉ ES BLOCK­CHAIN?

Si que­re­mos en­viar 1.000 eu­ros otra per­so­na úni­ca­men­te te­ne­mos dos op­cio­nes: ha­cer­lo a tra­vés de los me­dios tra­di­cio­na­les –ca­ros y len­tos- o rea­li­zar una transac­ción a tra­vés de una red di­gi­tal glo­bal, que ofre­ce el más al­to ni­vel de se­gu­ri­dad.

Ca­da transac­ción rea­li­za­da es va­li­da­da por los mi­ners (mi­ne­ros), un gru­po de per­so­nas que cuen­ta con un po­der de compu­tación ma­si­vo, en­tre 20 y 50 ve­ces su­pe­rior al de Goo­gle. Si­guien­do

Ha­ce 25 años pre­di­je que las li­bre­rías tra­di­cio­na­les ter­mi­na­rían des­apa­re­cien­do si no cam­bia­ban de mo­de­lo de ne­go­cio, y po­co des­pués apa­re­ció Ama­zon

To­das las en­ti­da­des, des­de J.P. Mor­gan has­ta Ho­me De­pot, es­tán ex­pues­tas a un ci­be­ra­ta­que y, ade­más, son bas­tan­te in­efi­cien­tes

la ca­den­cia de un la­ti­do di­gi­tal, ca­da 10 mi­nu­tos se crea un blo­que hí­per se­gu­ro don­de apa­re­cen las transac­cio­nes rea­li­za­das du­ran­te ese tiem­po (en­víos de di­ne­ro, re­gis­tro de pro­pie­da­des, ac­tas de ma­tri­mo­nio…). Los mi­ne­ros uti­li­zan es­ta po­ten­cia de cálcu­lo pa­ra va­li­dar un de­ter­mi­na­do blo­que, y el pri­me­ro que lo con­si­ga ga­na bit­coins.

Aquí co­mien­za la par­te más im­por­tan­te del pro­ce­so, por­que el nue­vo blo­que se co­nec­ta con el an­te­rior a mo­do de “se­llo de ce­ra” di­gi­tal. Es­ta nue­va ca­ja úni­ca­men­te tie­ne va­li­dez si la in­for­ma­ción que con­tie­ne es­tá re­la­cio­na­da con el blo­que an­te­rior, y de es­ta for­ma se van ge­ne­ran­do es­la­bo­nes que com­ple­tan la ca­de­na de block­chain. Pa­ra hac­kear un de­ter­mi­na­do blo­que se­ría ne­ce­sa­rio ma­ni­pu­lar to­dos los blo­ques an­te­rio­res de la ca­de­na y no so­lo en un or­de­na­dor, sino en to­dos los or­de­na­do­res del mun­do don­de se en­cuen­tra ese blo­que. Ade­más, ha­bría que ha­cer­lo de for­ma si­mul­tá­nea y usan­do un al­to ni­vel de crip­to­gra­fía.

No se pue­de de­cir que sea un sis­te­ma in­fran­quea­ble, pe­ro es in­fi­ni­ta­men­te más se­gu­ro que los sis­te­mas in­for­má­ti­cos más avan­za­dos que exis­ten en la ac­tua­li­dad.

A mo­do de ana­lo­gía, po­dría­mos de­cir que un es­la­bón de una ca­de­na de block­chain es un pro­duc­to tan al­ta­men­te pro­ce­sa­do co­mo un McNug­get, y hac­kear­lo re­que­ri­ría re­tro­ce­der has­ta los orí­ge­nes; es de­cir, con­ver­tir al McNug­get de nue­vo en un po­llo.

LA EXPLOSIÓN BLOCK­CHAIN

Úl­ti­ma­men­te es­tán emer­gien­do mul­ti­tud de pla­ta­for­mas ba­sa­das en la ca­de­na de blo­ques que fa­ci­li­tan la cons­truc­ción de nue­vas apli­ca­cio­nes.

Por ejem­plo, Hy­per­led­ger, de la fun­da­ción Li­nux, per­mi­te ge­ne­rar apli­ca­cio­nes dis­tri­bui­das y con­tra­tos in­te­li­gen­tes. Cor­da, de la com­pa­ñía R3, tras­la­da ac­ti­vi­da­des de la ban­ca a pla­ta­for­mas block­chain. Es­ta apli­ca­ción es­tá li­de­ra­da por Vi­ta­lik Bute­rin, un jo­ven de 19 años, es­tá va­lo­ra­da en mi­llo­nes de dó­la­res y más de 180 ban­cos han adop­ta­do sus fun­cio­na­li­da­des. Rip­ple, por su par­te, es ca­paz de ha­cer transac­cio­nes a ma­yor ve­lo­ci­dad que VI­SA.

Los con­tra­tos in­te­li­gen­tes son pro­gra­mas de in­ter­me­dia­ción que se eje­cu­tan de for­ma au­to­má­ti­ca con el ob­je­ti­vo de vi­gi­lar un pro­ce­so. En de­fi­ni­ti­va, el soft­wa­re rea­li­za por sí so­lo las fun­cio­nes que ac­tual­men­te lle­van a ca­bo los ban­que­ros, los ban­cos, los go­bier­nos o los abo­ga­dos.

Pe­ro, ¿qué tie­ne es­to que ver con los ne­go­cios y la em­pre­sa? ¿Y con la in­no­va­ción so­cial? La ca­de­na glo­bal de su­mi­nis­tros tie­ne un va­lor de 50 bi­llo­nes de dó­la­res en el mun­do, y no es des­ca­be­lla­do pen­sar que un por­cen­ta­je muy ele­va­do de es­te im­por­te po­dría tras­la­dar­se a block­chain.

Por ejem­plo, la ca­rre­te­ra que uni­rá Hong Kong con Rot­ter­dam, con­si­de­ra­do el ma­yor pro­yec­to en el sec­tor de la ca­de­na de su­mi­nis­tros, cuen­ta con un pre­su­pues­to cer­cano al bi­llón de dó­la­res. Li­de­ra­do por la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, in­vo­lu­cra a 22 paí­ses y cien­tos de com­pa­ñías, y pre­ten­de fi­nan­ciar­se des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial ¡a tra­vés de block­chain!

La em­pre­sa de men­sa­je­ría Fe­dex pe­ga en ca­da con­te­ne­dor un so­bre de pa­pel con la in­for­ma­ción so­bre el ti­po de mer­can­cía que va den­tro. Se tra­ta de un sis­te­ma in­creí­ble­men­te sen­ci­llo y ma­nual. Pe­ro ima­gi­ne­mos que dis­po­ne­mos de una red com­par­ti­da don­de, en tiem­po real, se pu­die­se co­no­cer to­do lo que su­ce­de en el pro­ce­so de en­vío pa­ra lue­go com­bi­nar esa in­for­ma­ción con In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial crean­do una gran red cog­ni­ti­va; es­te sis­te­ma re­du­ci­ría el nú­me­ro de abo­ga­dos in­vo­lu­cra­dos en la ges­tión, me­jo­ra­ría las ta­ri­fas aé­reas y tam­bién la ca­li­dad. To­da la in­for­ma­ción es­ta­ría in­clui­da en un sis­te­ma que no ne­ce­si­ta­se de ele­men­tos de con­fian­za -ns­pec­to­res, con­tro­la­do­res, etc.-, por­que la tec­no­lo­gía block­chain apor­ta una gran se­gu­ri­dad.

En los úl­ti­mos años han co­men­za­do a sur­gir mo­de­los de ne­go­cio tre­men­da­men­te ra­di­ca­les que, es­toy con­ven­ci­do, van a sa­cu­dir los

mu­ros de la eco­no­mía glo­bal.

Go­lem ha crea­do una al­ter­na­ti­va real a la compu­tación en la nu­be usan­do block­chain pa­ra com­pen­sar el uso que se ha­ce de los or­de­na­do­res. Bá­si­ca­men­te, se tra­ta del pri­mer su­per­or­de­na­dor des­cen­tra­li­za­do de có­di­go abier­to al que cual­quie­ra pue­de ac­ce­der, pe­ro es­tá for­ma­do por una gran red que in­clu­ye des­de or­de­na­do­res de los usua­rios (sim­ples PCs) has­ta gran­des cen­tros de pro­ce­sa­mien­to de da­tos. Es­ta pla­ta­for­ma pa­ga con mo­ne­das di­gi­ta­les (to­kens) con­ver­ti­bles en mo­ne­das FIAT (eu­ros, li­bras, dó­la­res ...).

Sweet­brid­ge ayu­da a las com­pa­ñías a fi­nan­ciar­se uti­li­zan­do ac­ti­vos de sus ca­de­nas de su­mi­nis­tro; pue­den mo­ne­ti­zar­los vin­cu­lan­do to­kens a ac­ti­vos reales en la ca­de­na de su­mi­nis­tro y uti­li­zar­los pa­ra pe­dir pres­ta­mos res­pal­da­dos por esos ac­ti­vos, ob­te­nien­do así re­cur­sos que per­mi­tan ex­pan­dir esas ca­de­nas de su­mi­nis­tro.

Un es­la­bón de una ca­de­na de block­chain es un pro­duc­to tan al­ta­men­te pro­ce­sa­do co­mo un McNug­get, y hac­kear­lo re­que­ri­ría re­tro­ce­der has­ta los orí­ge­nes; es de­cir, con­ver­tir al McNug­get de nue­vo en un po­llo

¿VOL­VE­RE­MOS A RE­CU­PE­RAR LA PRI­VA­CI­DAD?

Si ana­li­za­mos lo que ha su­ce­di­do en es­tos úl­ti­mos cua­tro años, da la im­pre­sión de que he­mos vi­vi­do (y to­da­vía vi­vi­mos) ba­jo un sis­te­ma de feu­da­lis­mo di­gi­tal.

His­tó­ri­ca­men­te, los se­ño­res feu­da­les no pa­ga­ban a sus sier­vos por el tra­ba­jo. Es­ta­ban ata­dos a la tie­rra y se de­di­ca­ban a cul­ti­var pro­duc­tos agrí­co­las que des­pués en­tre­ga­ban al se­ñor feu­dal. El po­bre sier­vo so­lo se que­da­ba unas po­cas ma­te­rias pri­mas, las su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner­se.

¿No se pa­re­ce es­to al sis­te­ma que aho­ra mis­mo te­ne­mos?

Las per­so­nas crea­mos mul­ti­tud de da­tos que lue­go un “tú” vir­tual, que ade­más re­sul­ta que sa­be más so­bre ti mis­mo que na­die (tú in­clui­do), uti­li­za a su an­to­jo.

Pro­ba­ble­men­te no­so­tros ha­ya­mos ol­vi­da­do qué com­prá­ba­mos y dón­de ha­ce un par de años, pe­ro el “tú” di­gi­tal lo re­cuer­da to­do. El pro­ble­ma ra­di­ca en que se nos ha ex­pro­pia­do nues­tra

iden­ti­dad, que es­tá cons­ti­tui­da por to­dos esos da­tos. ¿Qué pa­sa­ría si pu­dié­se­mos re­cu­pe­rar nues­tras iden­ti­da­des y es­tas se in­clu­ye­sen en una ca­de­na block­chain?

Pues ya es­tá em­pe­zan­do a ocu­rrir. Por ejem­plo, la pla­ta­for­ma pa­ra em­pre­sas de ser­vi­cios Black­box pro­por­cio­na a los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes un me­ca­nis­mo que ofre­ce a los usua­rios trans­pa­ren­cia y con­trol so­bre sus da­tos per­so­na­les. Tra­ta los da­tos con res­pe­to y siem­pre aten­dien­do a los per­mi­sos de pro­tec­ción y uso.

Es ne­ce­sa­rio pro­te­ger el uso que se ha­ce de nues­tros da­tos y, ade­más, po­dre­mos ge­ne­rar in­gre­sos ha­cién­do­lo. ¡Y eso que de­cían que la pri­va­ci­dad es­ta­ba muer­ta! Es­toy con­ven­ci­do de se pue­de vol­ver a re­cu­pe­rar la pri­va­ci­dad e, in­clu­so, ob­te­ner be­ne­fi­cios fi­nan­cie­ros de ella.

La pri­va­ci­dad es la ba­se de la li­ber­tad, y es vi­tal re­cu­pe­rar nues­tras iden­ti­da­des pa­ra po­der ad­mi­nis­trar­las de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, uti­li­zan­do es­ta in­for­ma­ción co­mo no­so­tros que­ra­mos.

En es­te sen­ti­do, el big da­ta pue­de ofre­cer gran­des opor­tu­ni­da­des a aque­llas em­pre­sas que es­tén dis­pues­tas a usar­lo, siem­pre y cuan­do nos brin­den un ser­vi­cio a cam­bio. Se tra­ta de una opor­tu­ni­dad le­gí­ti­ma pa­ra fre­nar el abu­so que ac­tual­men­te nos ro­dea.

Den­tro de po­co vol­ve­re­mos a ser los pro­pie­ta­rios de nues­tros da­tos, y las em­pre­sas ten­drán que ne­go­ciar con no­so­tros si quie­ren te­ner ac­ce­so a ellos. Si con­se­gui­mos ge­ne­rar un sis­te­ma con­jun­to, las ba­ses de da­tos se­rán más gran­des y me­jo­res, por­que se po­drá co­no­cer y con­fir­mar su pro­ce­den­cia.

Ca­da vez más com­pa­ñías apues­tan por el uso de es­ta tec­no­lo­gía. Wal­mart es­tá uti­li­zan­do block­chain en el ám­bi­to de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Ever­led­ger ha adop­ta­do un en­fo­que sin­gu­lar que com­bi­na lo pro­ba­do con lo es­ca­la­ble. Uti­li­zan­do tec­no­lo­gía block­chain y ba­sán­do­se en es­tu­dios fo­ren­ses ca­pa­ces de apor­tar iden­ti­dad a ar­chi­vos fí­si­cos, la start-up ha crea­do un li­bro de con­ta­bi­li­dad glo­bal y di­gi­tal que mo­ni­to­ri­za y pro­te­ge artículos de va­lor al crear prue­bas de au­ten­ti­ci­dad, exis­ten­cia y pro­pie­dad pa­ra los ob­je­tos. Es­te pro­ce­di­mien­to pro­por­cio­na una gran con­fian­za, por­que apor­ta mu­cha in­for­ma­ción y al­ma­ce­na el his­to­rial de ca­da ele­men­to. Si es­te pro­ce­so se apli­ca a los dia­man­tes, des­apa­re­cían to­dos los dia­man­tes de san­gre que tan­tas des­gra­cias han cau­sa­do.

CREAN­DO IN­NO­VA­CIÓN SO­CIAL

Si ob­ser­va­mos la cur­va de PIB a ni­vel glo­bal, es evi­den­te que las eco­no­mías de to­dos los paí­ses cre­cen cons­tan­te­men­te. Sin em­bar­go, ¡la pros­pe­ri­dad se es­tá re­du­cien­do! Es un fe­nó­meno nue­vo en la his­to­ria mo­der­na. ¿Có­mo es po­si­ble que es­to su­ce­da? La úni­ca so­lu­ción que te­ne­mos ac­tual­men­te pa­ra re­sol­ver es­te gra­ve pro­ble­ma es la tri­bu­ta­ción, por­que per­mi­te re­dis­tri­buir la ri­que­za.

¿Pe­ro se po­dría pre-dis­tri­buir la ri­que­za? Po­de­mos cam­biar la for­ma en la que es­ta se crea, per­mi­tien­do a las per­so­nas que par­ti­ci­pen de for­ma de­mo­crá­ti­ca en la eco­no­mía. No se tra­ta de im­po­ner im­pues­tos a pos­te­rio­ri, sino de rea­li­zar cam­bios a prio­ri al­te­ran­do la na­tu­ra­le­za de las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas uti­li­zan­do block­chain.

Es­tán sur­gien­do mo­de­los de ne­go­cio tre­men­da­men­te ra­di­ca­les que van a sa­cu­dir los mu­ros de la eco­no­mía glo­bal

La ca­de­na de blo­ques per­mi­te rea­li­zar transac­cio­nes con un ni­vel de con­fian­za su­pe­rior al que ofre­ce un in­ter­me­dia­rio, y con una se­gu­ri­dad que so­lo se lo­gra me­dian­te crip­to­gra­fía

En pri­mer lu­gar, se­ría via­ble apli­car es­ta tec­no­lo­gía a la pro­tec­ción de los de­re­chos. El 70% de la po­bla­ción que vi­ve en paí­ses en vías de desa­rro­llo no tie­ne un tí­tu­lo vá­li­do pa­ra sus tie­rras. En Hon­du­ras, por ejem­plo, los ciu­da­da­nos han si­do es­ta­fa­dos de for­ma ma­si­va y se les ha pri­va­do de sus po­se­sio­nes. Tam­bién en la In­dia se han re­gis­tra­do mul­ti­tud de ca­sos en los que se han al­te­ra­do me­dian­te so­bor­nos tí­tu­los de pro­pie­dad. En Puer­to Ri­co mu­chas per­so­nas no te­nían tí­tu­los vá­li­dos de sus te­rre­nos, y el hu­ra­cán que de­vas­tó el país ha eli­mi­na­do los lin­des, de for­ma que aho­ra no se sa­be a quién per­te­ne­cen las tie­rras.

Si los tí­tu­los de pro­pie­dad de la tie­rra se in­clu­ye­ran en un sis­te­ma block­chain, ¡na­die po­dría sen­tir­se es­ta­fa­do! El re­gis­tro se­ría trans­pa­ren­te y pú­bli­co, y es­ta­ría a dis­po­si­ción de to­do el mun­do, in­clu­so de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les o los ciu­da­da­nos pri­va­dos.

Tam­bién se po­dría ac­tuar con­tra la es­ta­fa de re­me­sas de di­ne­ro que en­vían los emi­gran­tes. La diás­po­ra glo­bal que man­da di­ne­ro a sus paí­ses de ori­gen, cons­ti­tu­ye el ma­yor flu­jo de di­ne­ro de to­do el mun­do; más gran­de in­clu­so que to­da la ayu­da ex­tran­je­ra a las in­ver­sio­nes di­rec­tas com­bi­na­das... Mi im­pre­sión es que a es­tas per­so­nas, en su ma­yo­ría hu­mil­des, se les es­ta­fa. Lle­gan a pa­gar has­ta un 10% del im­por­te que trans­fie­ren y, ade­más, tar­dan in­clu­so se­ma­nas, con la tec­no­lo­gía que te­ne­mos hoy en día, aun­que es­tas prác­ti­cas tie­nen los días con­ta­dos.

Ya exis­ten pla­ta­for­mas block­chain que per­mi­ten en­viar di­ne­ro a tra­vés del te­lé­fono mó­vil a otros dis­po­si­ti­vos de for­ma ins­tan­tá­nea e in­clu­so en mo­ne­da lo­cal ¡pa­ra evi­tar las co­mi­sio­nes de cam­bio! De es­ta for­ma, si un emi­gran­te en­vía di­ne­ro a su ma­dre, la des­ti­na­ta­ria re­ci­bi­rá el gi­ro en su pro­pia ca­sa, por­que se­rá trans­por­ta­do por un con­duc­tor de Uber, con un cos­te to­tal del 2% y en tan so­lo ¡10 mi­nu­tos!

Cuan­do co­mien­cen a po­pu­la­ri­zar­se es­tos ser­vi­cios, las em­pre­sas co­mo Wes­tern Union se ve­rán obli­ga­das a crear un nue­vo va­lor o ser­vi­cio aña­di­do si quie­ren com­pe­tir con las nue­vas com­pa­ñías co­mo Pa­yKey, que crea ban­ca so­cial y, ade­más, ofre­ce so­lu­cio­nes mó­vi­les de pa­go P2P.

EL FE­NÓ­MENO DE LA DESINTERMEDIACIÓN

Co­men­cé a ha­blar de re­in­ter­me­dia­ción ha­ce 25 años pa­ra re­fe­rir­me a la crea­ción de un nue­vo ser­vi­cio que aña­día un in­ter­me­dia­rio a un in­ter­cam­bio pa­ra fa­ci­li­tar el ne­go­cio. Ya en­ton­ces pre­di­je que las li­bre­rías tra­di­cio­na­les ter­mi­na­rían des­apa­re­cien­do si no cam­bia­ban de mo­de­lo de ne­go­cio, por­que su ac­ti­vi­dad se cen­tra en ac­tuar de pun­to de en­cuen­tro en­tre los edi­to­res y los lec­to­res. Y unos años des­pués apa­re­ció Ama­zon.

A me­dia­dos de los 90, se ha­bla­ba de in­for­ma­ción en mo­vi­mien­to, pe­ro hoy con block­chain la in­for­ma­ción ha da­do pa­so a los ac­ti­vos. Es­te sis­te­ma va a re­for­mar las es­truc­tu­ras más pro­fun­das y va a re­for­mu­lar la ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra crear ne­go­cios y ser­vi­cios. A tra­vés de los es­tu­dios de Ro­nald Coa­se so­bre cos­tes transac­cio­na­les po­de­mos ob­ser­var cla­ra­men­te có­mo el fac­tor de freno es­tá des­apa­re­cien­do. Los cos­tes de transac­ción en los mer­ca­dos abier­tos es­tán ba­jan­do a to­da ve­lo­ci­dad; an­tes era com­pli­ca­do en­con­trar di­ne­ro; aho­ra la di­fi­cul­tad si­gue exis­tien­do, pe­ro es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. En 2006, a tra­vés de las cam­pa­ñas de fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va de­no­mi­na­das ICO, se re­cau­da­ron 165 mi­llo­nes de dó­la­res (ofer­ta ini­cial de mo­ne­das) en EE.UU. En 2017 fue­ron 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En 2018 ¡ya lle­va­mos 20.000!

La pri­va­ci­dad es la ba­se de la li­ber­tad, y es vi­tal re­cu­pe­rar nues­tra iden­ti­dad pa­ra po­der ad­mi­nis­trar­la de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, uti­li­zan­do es­ta in­for­ma­ción co­mo no­so­tros que­ra­mos

No es ne­ce­sa­rio acu­dir a una em­pre­sa de ca­pi­tal ries­go y ce­der más del 51% del ac­cio­na­ria­do pa­ra ob­te­ner fi­nan­cia­ción, por­que el cos­te del ca­pi­tal es­tá ca­yen­do al mis­mo rit­mo que el cos­te de la coor­di­na­ción, de la con­tra­ta­ción en mer­ca­dos abier­tos, de la ener­gía, de la compu­tación o de la me­mo­ria, y des­cen­de­rá to­da­vía más cuan­do los con­tra­tos in­te­li­gen­tes em­pie­cen a uti­li­zar­se de for­ma ma­si­va.

Es­tán sur­gien­do mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des pa­ra eli­mi­nar la in­ter­me­dia­ción, y sin ella no so­lo se crea más va­lor en el me­dio, sino que se pue­de y de­be crear va­lor so­cial.

Otro as­pec­to a con­si­de­rar es la can­ti­dad de per­so­nas que crean va­lor en nues­tra eco­no­mía sin re­ci­bir una com­pen­sa­ción jus­ta. Me re­fie­ro a cien­tí­fi­cos, in­ge­nie­ros, pe­rio­dis­tas o, in­clu­so, mú­si­cos: un ál­bum que ven­día un mi­llón de sin­gles ha­ce 35 años ge­ne­ra­ba al com­po­si­tor 46.000 dó­la­res; hoy, por un mi­llón de des­car­gas, re­ci­be 35 dó­la­res en con­cep­to de de­re­chos de au­tor.

In­ter­net rom­pió el ré­gi­men de pro­pie­dad in­te­lec­tual al con­si­de­rar es­tos ac­ti­vos co­mo sim­ple in­for­ma­ción. ¿Quién no ha en­via­do ar­chi­vos MP3 a sus ami­gos co­mo si no tu­vie­sen nin­gún va­lor?

En el fu­tu­ro, gra­cias a block­chain y los con­tra­tos in­te­li­gen­tes, los ar­tis­tas po­drán de­fen­der sus de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Es­ta tec­no­lo­gía abri­rá el aba­ni­co a mul­ti­tud de po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de com­par­tir la mú­si­ca, des­de es­cu­char­la a uti­li­zar una can­ción co­mo ban­da so­no­ra ori­gi­nal de una pe­lí­cu­la. El pro­pio con­tra­to po­drá in­clu­so ne­go­ciar el pre­cio por ca­da ac­ción.

To­das es­tas me­di­das ayu­da­rían a de­mo­cra­ti­zar la eco­no­mía ase­gu­ran­do a los crea­do­res una com­pen­sa­ción, dan­do ini­cio a una nue­va era em­pre­sa­rial. Las com­pa­ñías pe­que­ñas ten­drían las ca­pa­ci­da­des que aho­ra es­tán ex­clu­si­va­men­te li­mi­ta­das a gran­des em­pre­sas, ya que no ne­ce­si­ta­rían dis­po­ner de una de­ter­mi­na­da ma­sa crí­ti­ca pa­ra ne­go­ciar con­di­cio­nes más be­ne­fi­cio­sas.

Es ob­vio que los go­bier­nos son esen­cia­les pa­ra crear las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias que ge­ne­ran pros­pe­ri­dad, pe­ro la ma­yo­ría no lo ha ges­tio­na­do de for­ma ade­cua­da. La ad­mi­nis­tra­ción es ca­da vez me­nos efi­cien­te y efec­ti­va, pe­ro de­be­ría­mos te­ner go­bier­nos me­jo­res y mu­cho más eco­nó­mi­cos.

TRANS­PA­REN­CIA Y LE­GI­TI­MI­DAD

He se­ña­la­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes que In­ter­net pue­de per­mi­tir­nos trans­for­mar los fun­da­men­tos y la ar­qui­tec­tu­ra de los go­bier­nos y, al mis­mo tiem­po, ge­ne­rar nue­vas fór­mu­las pa­ra crear va­lor pú­bli­co, pe­ro es ob­vio que los go­bier­nos no han uti­li­za­do las nue­vas tec­no­lo­gías de for­ma ade­cua­da. Así, es ló­gi­co que la di­fe­ren­cia de pro­duc­ti­vi­dad en­tre la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y el en­torno em­pre­sa­rial no pa­re de cre­cer.

Con block­chain te­ne­mos, por fin, una pla­ta­for­ma ca­paz de ges­tio­nar no so­lo la in­for­ma­ción, sino tam­bién el va­lor de los ac­ti­vos, in­clu­yen­do el va­lor crea­do por los go­bier­nos. A día de hoy, va­rias or­ga­ni­za­cio­nes tra­ba­jan in­ten­sa­men­te en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do pa­ra ha­cer es­to reali­dad.

El va­lor que pue­de crear la ad­mi­nis­tra­ción no es el úni­co fac­tor im­por­tan­te, tam­bién es crí­ti­co el mo­de­lo de go­bierno. He­mos de pre­gun­tar­nos si In­ter­net ha ayu­da­do a las de­mo­cra­cias, y si es­tas son aho­ra me­jo­res. La con­fian­za de los ciu­da­da­nos es­tá en mí­ni­mos his­tó­ri­cos, pe­ro to­da­vía pe­sa la idea de que la de­mo­cra­cia es un buen sis­te­ma, aun­que se es­té en desacuer­do con quie­nes go­bier­nan. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que es­ta­mos vi­vien­do una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad que es­tá sa­cu­dien­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, pro­vo­can­do que la ju­ven­tud se dis­tan­cie, cri­ti­que, y de­ci­da de­jar de vo­tar. Es ra­zo­na­ble pen­sar que po­dría­mos pa­sar a un nue­vo ni­vel de de­mo­cra­cia que se ca­rac­te­ri­ce por la trans­pa­ren­cia, la cul­tu­ra po­lí­ti­ca, la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca o los ac­tos de ciu­da­da­nía, en el que los re­pre­sen­tan­tes res­pon­die­ran an­te los ciu­da­da­nos, y no so­lo ac­tua­sen pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses y los de su par­ti­do.

Han apa­re­ci­do mul­ti­tud de opor­tu­ni­da­des pa­ra eli­mi­nar la in­ter­me­dia­ción, y sin ella no so­lo se ge­ne­ra más va­lor en el cen­tro, sino que se pue­de y de­be crear va­lor so­cial

Siem­pre pen­sé que In­ter­net ser­vi­ría pa­ra unir a la hu­ma­ni­dad, aun­que aler­ta­ba de que es­ta tec­no­lo­gía ge­ne­ra­ría pe­li­gros po­ten­cia­les que han ter­mi­na­do cum­plién­do­se

Los sis­te­mas de vo­ta­ción elec­tró­ni­ca po­drían ser una so­lu­ción pa­ra im­pul­sar la im­pli­ca­ción ciu­da­da­na, pe­ro nun­ca fun­cio­na­rán a me­nos que se ba­sen en block­chain, por­que na­die con­fia­ría en un vo­to rea­li­za­do des­de un or­de­na­dor per­so­nal a no ser que se ge­ne­ra­se una prue­ba crip­to­grá­fi­ca in­cues­tio­na­ble.

UN NUE­VO CON­TRA­TO SO­CIAL

Di­cen que el sol es el me­jor de­sin­fec­tan­te pa­ra nues­tras ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Si des­nu­da­mos a nues­tros po­lí­ti­cos y a nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, les im­pe­di­re­mos ocul­tar in­for­ma­ción.

Si im­pu­sié­ra­mos un sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca a tra­vés de con­tra­tos in­te­li­gen­tes, nues­tros re­pre­sen­tan­tes se ve­rían obli­ga­dos a cum­plir los com­pro­mi­sos que han ad­qui­ri­do con el elec­to­ra­do y evi­ta­rían rea­li­zar mu­chas pro­me­sas elec­to­ra­les absurdas e irrea­les, es­pe­cial­men­te los po­pu­lis­mos. Ade­más, el di­ne­ro in­te­li­gen­te nos per­mi­ti­ría vi­gi­lar el uso que se ha­ce de to­do lo que do­na­mos y pa­ga­mos.

El cam­bio cli­má­ti­co es una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas de nues­tra ci­vi­li­za­ción, y su im­pac­to es tan gran­de que, aun­que con­si­guié­ra­mos re­du­cir un 80% las emi­sio­nes de ca­ra al año 2025, nos lle­va­ría si­glos en­friar el pla­ne­ta. Mien­tras tan­to, nos es­pe­ran otros re­tos im­por­tan­tes co­mo qué ha­cer cuan­do 1.5 bi­llo­nes de per­so­nas de­jen de te­ner ac­ce­so al agua. Ima­gi­ne­mos las con­se­cuen­cias mi­gra­to­rias que ge­ne­ra­rá es­te fe­nó­meno. Si fui­mos ca­pa­ces de mo­vi­li­zar a to­do un pla­ne­ta du­ran­te las dos gue­rras mun­dia­les, ha­ga­mos lo mis­mo a tra­vés de un ra­di­cal cam­bio en el sis­te­ma de in­cen­ti­vos. Los re­sul­ta­dos se­rían asom­bro­sos y es­ta­rían fa­ci­li­ta­dos por block­chain.

Siem­pre pen­sé que In­ter­net ser­vi­ría pa­ra unir a la hu­ma­ni­dad, aun­que aler­ta­ba de que es­ta tec­no­lo­gía ge­ne­ra­ría pe­li­gros po­ten­cia­les que han ter­mi­na­do cum­plién­do­se. Nos en­con­tra­mos in­mer­sos en un nue­vo pa­ra­dig­ma que nos obli­ga a re­pen­sar nues­tro con­tra­to so­cial. Ade­más, es­te nue­vo es­ce­na­rio es­tá aso­cia­do a una gra­ve cri­sis de li­de­raz­go. No es po­si­ble pre­de­cir el fu­tu­ro pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, el fu­tu­ro es al­go que de­be­mos con­se­guir, no pre­de­cir ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.