Bit­coin, ga­ran­tía de li­ber­tad

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Alex Glads­tein.

Alex Glads­tein es je­fe de Es­tra­te­gia de la Fun­da­ción de De­re­chos Hu­ma­nos (Hu­man Rights Foun­da­tion). Tam­bién ha si­do vi­ce­pre­si­den­te de Es­tra­te­gia pa­ra el Fo­ro de la Li­ber­tad de Os­lo. Sus artículos y opi­nio­nes so­bre De­re­chos Hu­ma­nos han apa­re­ci­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo: BBC, CNN, The Guar­dian,

The Wall Street Jour­nal, FT… Es con­fe­ren­cian­te so­bre la mi­sión de las fun­da­cio­nes de De­re­chos Hu­ma­nos en Ber­ke­ley, Cor­nell, MIT, Stan­ford, Pennsyl­va­nia o el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Su tra­ba­jo ha per­mi­ti­do que cien­tos de di­si­den­tes ten­gan una re­fe­ren­cia y un pun­to de con­tac­to. Es se­gui­do aten­ta­men­te por gru­pos so­cia­les, lí­de­res em­pre­sa­ria­les y tec­no­ló­gi­cos, pe­rio­dis­tas fi­nan­cie­ros y los po­lí­ti­cos más re­le­van­tes que es­tán in­tere­sa­dos en pro­mo­ver so­cie­da­des li­bres y abier­tas. Una de sus úl­ti­mas in­ter­ven­cio­nes fue en el Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity Glo­bal Summit, ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de agos­to en San Francisco.

EL PANÓPTICO DI­GI­TAL CHINO

Vi­vi­mos tiem­pos en los que los hu­ma­nos te­ne­mos, por pri­me­ra vez, la ca­pa­ci­dad de en­viar di­ne­ro a cual­quier par­te del mun­do sin que na­die pue­da de­te­ner­lo. ¡El di­ne­ro im­pa­ra­ble, sin ba­rre­ras! Tam­bién pue­de en­ten­der­se co­mo que, por pri­me­ra vez, po­de­mos real­men­te re­sis­tir­nos a la cen­su­ra, al­go que nun­ca an­tes ha­bía ocu­rri­do.

Co­mo so­cie­dad, es­ta­mos an­te una en­cru­ci­ja­da. O va­mos por el ca­mino de la cen­tra­li­za­ción, don­de to­das nues­tras in­ter­ac­cio­nes son vi­gi­la­das, su­per­vi­sa­das y cen­su­ra­das o, por el con­tra­rio, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de vi­vir en una so­cie­dad des­cen­tra­li­za­da, don­de aún con­ser­ve­mos cier­tas li­ber­ta­des y de­re­chos que nos ha­cen, co­mo se­res hu­ma­nos, ser tan es­pe­cia­les.

Sa­be­mos que, en un mun­do cen­tra­li­za­do, el rey, el ti­rano, el dic­ta­dor o un sis­te­ma au­to­ri­ta­rio con­tro­la­rá la so­cie­dad, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los tri­bu­na­les, los po­de­res le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro... Uno de los ex­pe­ri­men­tos más ra­di­ca­les a los que la evo­lu­ción dio lu­gar, y que ade­más es uno de los lo­gros más im­pre­sio­nan­tes de la ra­za hu­ma­na, fue la crea­ción de una so­cie­dad des­cen­tra­li­za­da: la de­mo­cra­cia, don­de to­do se asien­ta so­bre con­tro­les y equi­li­brios.

Du­ran­te cien­tos de años, los go­ber­nan­tes au­to­ri­ta­rios han bus­ca­do un sis­te­ma de cen­su­ra y con­trol lo más per­fec­to po­si­ble. Fue ha­ce unos si­glos cuan­do a Je­remy Bent­ham se le ocu­rrió la idea del Panóptico:

El Panóptico es un ti­po de edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal ba­sa­do en un sis­te­ma de con­trol di­se­ña­do por el fi­ló­so­fo y teó­ri­co so­cial in­glés Je­remy Bent­ham a fi­na­les del si­glo XVIII. El esquema del di­se­ño es per­mi­tir que to­dos los pre­sos (pan) de una ins­ti­tu­ción sean ob­ser­va­dos (-op­ti­con) por un so­lo vi­gi­lan­te, sin que los re­clu­sos pue­dan sa­ber si es­tán sien­do ob­ser­va­dos o no. Aun­que es fí­si­ca­men­te im­po­si­ble que el úni­co vi­gi­lan­te ob­ser­ve to­das las cel­das a la vez, el he­cho de que los re­clu­sos no pue­dan sa­ber cuán­do es­tán sien­do ob­ser­va­dos les obli­ga efec­ti­va­men­te a re­gu­lar su pro­pio com­por­ta­mien­to.

La am­bi­ción de una vi­gi­lan­cia com­ple­ta si­gue sien­do bus­ca­da, es­pe­cial­men­te en Chi­na, don­de el Par­ti­do Co­mu­nis­ta ha crea­do un sis­te­ma de vi­gi­lan­cia gi­gan­te en la nu­be, ab­sor­bien­do los da­tos de com­por­ta­mien­to, ubi­ca­ción, co­mu­ni­ca­cio­nes y da­tos fi­nan­cie­ros de sus ciu­da­da­nos...To­do pa­ra ana­li­zar, pre­de­cir y con­tro­lar el com­por­ta­mien­to de los mis­mos. Es­te fe­nó­meno, es­te au­to­ri­ta­ris­mo di­gi­tal, es una de las co­sas más se­rias a las que nos en­fren­ta­mos los hu­ma­nos en nues­tro pla­ne­ta hoy.

Pa­ra crear es­te panóptico, el go­bierno chino ha te­ni­do que idear al­gu­nas muy no­ta­bles he­rra­mien­tas: WeChat (crea­do por Ten­cent en 2011), una sú­per apli­ca­ción uti­li­za­da ya por más de un bi­llón (EE.UU.) de per­so­nas. Un usua­rio pro­me­dio la usa en­tre 4-5 ho­ras/ día, y ha­ce to­do lo que nos po­da­mos ima­gi­nar. Por ejem­plo, un usua­rio de la cui­dad de Sheng­zen usa WeChat “pa­ra en­viar un men­sa­je a un ami­go mien­tras es­toy tra­ba­jan­do en un arro­zal; pa­ra pa­gar agua y bo­ca­di­llos en un pue­blo re­mo­to, pa­ra com­prar bi­lle­tes de tren, pa­ra re­ser­var ha­bi­ta­cio­nes en un ho­tel, pa­ra lla­mar ta­xis, pa­ra re­co­ger co­mi­da pa­ra lle­var, pa­ra en­viar­le mis fo­tos a mi tía… Si qui­sie­ra, tam­bién po­dría usar­lo pa­ra pa­gar las fac­tu­ras de elec­tri­ci­dad, re­car­gar mi cuen­ta de te­lé­fono mó­vil, ce­rrar las ci­tas en el hos­pi­tal y ver qué tiem­po va a ha­cer”.

To­do es­to, que sue­na muy con­ve­nien­te, ¿lo se­ría si el go­bierno chino lo es­tu­vie­ra usan­do pa­ra mo­ni­to­rear ca­da as­pec­to de la vi­da dia­ria de sus ciu­da­da­nos? No­so­tros pen­sa­mos, evi­den­te­men­te, que no, pe­ro es lo que es­tá su­ce­dien­do aho­ra mis­mo en Chi­na. In­clu­so tie­nen la des­fa­cha­tez de anun­ciar­lo en 2014, en la pre­sen­ta­ción del esquema de pla­ni­fi­ca­ción pa­ra su sis­te­ma de cré­di­tos (pun­tos) so­cial, que –ma­ni­fes­ta­ban–

Es­tá en nues­tras ma­nos con­se­guir un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do que per­mi­ta pre­ser­var nues­tras li­ber­ta­des y de­re­chos, con un ni­vel de pri­va­ci­dad ra­zo­na­ble

te­nía co­mo ob­je­ti­vo per­mi­tir la mo­vi­li­dad “con­fia­ble” en to­das par­tes del país; la con­tra­par­ti­da es que los que te­nían po­cos cré­di­tos, los des­acre­di­ta­dos, no po­dían dar un so­lo pa­so. Un ejem­plo de pun­tua­ción de cré­di­to so­cial, y hay mu­chos en to­da Chi­na ya que el país no cuen­ta con un sis­te­ma uni­fi­ca­do, es el pun­ta­je de cré­di­to de sé­sa­mo. Bá­si­ca­men­te con­vier­te a las per­so­nas en un nú­me­ro, en­tre 350 y 950, de­pen­dien­do de si sus ac­cio­nes son bue­nas o ma­las. Ha­cer al­go bueno, des­de el pun­to de vis­ta del go­bierno chino, otor­ga 30 pun­tos. Si cru­zas la ca­lle con el se­má­fo­ro en ro­jo, pier­des cin­co pun­tos.

Es­te sis­te­ma es­tá sien­do ga­mi­fi­ca­do en to­da Chi­na. En al­gu­nas ciu­da­des tie­nen car­te­les es­ti­lo “jue­gos del ham­bre” que elo­gian a los me­jo­res ciu­da­da­nos. Las per­so­nas es­tán in­mer­sas en una com­pe­ten­cia que in­cen­ti­va ser un buen ciu­da­dano. En otras ciu­da­des, los ciu­da­da­nos ma­los son ex­hi­bi­dos pa­ra que to­dos los vean. Es­ta es una for­ma muy efec­ti­va pa­ra de­ten­tar el po­der en una so­cie­dad. El au­to­ri­ta­ris­mo bru­tal, la vi­gi­lan­cia y la vio­len­cia so­lo du­ran cier­to tiem­po, pe­ro cuan­do con­se­gui­mos que los ciu­da­da­nos quie­ran ser bue­nos ciu­da­da­nos, te­ne­mos la com­bi­na­ción ga­na­do­ra pa­ra con­se­guir un sis­te­ma au­to­ri­ta­rio. Los mi­llen­nials en Chi­na se es­tán dan­do cuen­ta, y se pre­gun­tan si “¿es­ta­mos cons­tru­yen­do una so­cie­dad fu­tu­ra pa­ra no­so­tros mis­mos o una jau­la?”.

Hay mu­chos otros avan­ces en di­fe­ren­tes áreas de la tec­no­lo­gía que es­tán ayu­dan­do a la cons­truc­ción de es­te es­ta­do de vi­gi­lan­cia, co­mo las ga­fas in­te­li­gen­tes que per­mi­ten a los po­li­cías ob­te­ner gran­des can­ti­da­des de da­tos de las per­so­nas que es­tán ob­ser­van­do. Las me­jo­res tec­no­lo­gías de cen­su­ra y con­trol se co­mer­cia­li­zan en fe­rias tec­no­ló­gi­cas por to­da Chi­na, y se im­ple­men­tan en to­dos los ni­ve­les de la so­cie­dad.

Par­te de es­ta tec­no­lo­gía es in­creí­ble. Hay dro­nes de vi­gi­lan­cia que pa­re­cen pa­ja­ri­tos, y son tan reales que vue­lan en de­rre­dor. Es­to, que pue­de so­nar a pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, es real. Hoy la vi­gi­lan­cia pre­dic­ti­va es­tá en to­das par­tes de Chi­na y si tu pun­tua­ción in­di­ca que ha­rás al­go ma­lo, pue­den arres­tar­te an­tes de que ha­yas co­me­ti­do un cri­men.

Por ello, es muy im­por­tan­te que se­pa­mos en lo que in­ver­ti­mos. La tec­no­lo­gía ex­po­nen­cial ade­cua­da pue­de te­ner un im­pac­to sor­pren­den­te­men­te po­si­ti­vo en el mun­do, pe­ro la inade­cua­da pue­de crear un es­ta­do es­cla­vo, co­mo lo que es­tá su­ce­dien­do en la pro­vin­cia no­roc­ci­den­tal de Xin­jiang. Es­ta pro­vin­cia es el ho­gar de una mi­no­ría, los ui­gu­res, for­ma­da por 14 mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes. Ex­per­tos ase­gu­ran que es la zo­na más vi­gi­la­da de la tie­rra. Si un ui­gur sa­le de su ca­sa u ofi­ci­na sin avi­sar a las au­to­ri­da­des, y se des­pla­za a unos 100 m., la po­li­cía es aler­ta­da. Si no ins­ta­la el soft­wa­re de se­gui­mien­to en su te­lé­fono, pue­de ser arres­ta­do. Si re­za o se de­ja bar­ba, pue­de ser en­via­do a uno de los mu­chos cam­pos de pri­sio­ne­ros. No se tie­ne una bue­na es­ti­ma­ción de cuán­tas per­so­nas es­tán en ellos, pe­ro si en el apo­geo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los na­zis

El go­bierno chino ven­de tec­no­lo­gías de cen­su­ra y con­trol y fo­men­ta un mo­de­lo de au­to­ri­ta­ris­mo di­gi­tal, que si­gue cre­cien­do gra­cias a com­pa­ñías co­mo Ten­cent

te­nían 715.000 per­so­nas en cam­pos de pri­sio­ne­ros; hoy, usan­do las ci­fras de la ONU, hay más de un mi­llón de mu­sul­ma­nes en lo cam­pos de pri­sio­ne­ros de Xin­jiang.

He­mos vis­to de lo que es ca­paz el au­to­ri­ta­ris­mo di­gi­tal cuan­do se di­ri­ge a los li­bre­pen­sa­do­res, em­pre­sa­rios, crea­do­res, ma­ni­fes­tan­tes en Chi­na; pe­ro lo ma­lo es que se es­tá ex­por­tan­do a to­do el mun­do. El go­bierno chino ven­de es­ta tec­no­lo­gía, ade­más de fo­men­tar es­te mo­de­lo, que si­gue cre­cien­do gra­cias a com­pa­ñías co­mo Ten­cent, con una gran pre­sen­cia en mu­chas de­mo­cra­cias avan­za­das.

En las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les, los sis­te­mas cen­tra­li­za­dos han es­ta­do pa­san­do fac­tu­ra, ya sea in­ter­fi­rien­do en nues­tras elec­cio­nes, co­mo en el ca­so de Fa­ce­book, o a tra­vés de in­tru­sio­nes ma­si­vas en nues­tra pri­va­ci­dad, co­mo los pi­ra­teos a los si­los de da­tos cen­tra­li­za­dos. So­lo el año pa­sa­do, más de 140 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses per­die­ron in­for­ma­ción con­fi­den­cial de­bi­do a la pi­ra­te­ría in­for­má­ti­ca. En la Te­chCon­fe­ren­ce de es­te año, las char­las más in­tere­san­tes tra­ta­ron so­bre la des­cen­tra­li­za­ción de In­ter­net y la ne­ce­si­dad de que nues­tras in­ter­ac­cio­nes no es­tén vi­gi­la­das, de ser due­ños del con­te­ni­do que ge­ne­ra­mos y que na­die pue­da be­ne­fi­ciar­se de él sin nues­tro con­sen­ti­mien­to. Si pu­dié­ra­mos con­tro­lar nues­tros da­tos, se­ría im­po­si­ble que exis­tie­se el panóptico chino.

BIT­COIN

Ob­via­men­te, las dic­ta­du­ras son me­jo­res en mu­chos as­pec­tos. Son ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes de for­ma fá­cil sin te­ner que li­diar con te­mas co­mo pro­pie­dad pri­va­da, tri­bu­na­les, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, etc., pe­ro en sis­te­mas des­cen­tra­li­za­dos, co­mo es la de­mo­cra­cia, a la lar­ga lo que real­men­te im­por­ta –co­mo la paz, la sa­lud, la ri­que­za, la li­ber­tad, la in­no­va­ción, la igual­dad, la trans­pa­ren­cia– es­tán en me­jor si­tua­ción, co­mo de­mues­tran las es­ta­dís­ti­cas. Hay una be­lle­za en el sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do: na­die lo po­see. Pa­ra la hu­ma­ni­dad, qui­zás el ma­yor lo­gro ha­ya si­do el crear so­cie­da­des con de­ce­nas de cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas sin que es­tén po­seí­das y con­tro­la­das por un dic­ta­dor.

Si tras­la­da­mos es­te ejem­plo a la in­for­má­ti­ca, nos da­re­mos cuen­ta de que el bit­coin es el pri­mer di­ne­ro des­cen­tra­li­za­do del mun­do y, co­mo In­ter­net, na­die lo po­see. Has­ta su apa­ri­ción no ha­bía for­ma de rea­li­zar transac­cio­nes sin te­ner que con­fiar en un ter­ce­ro. Bit­coin es di­ne­ro im­pa­ra­ble, es una in­no­va­ción re­vo­lu­cio­na­ria que al­te­ra la ma­ne­ra en la que he­mos for­ma­do par­te de la red.

Una tec­no­lo­gía ex­po­nen­cial inade­cua­da pue­de crear un es­ta­do es­cla­vo, co­mo su­ce­de con la mi­no­ría de los ui­gu­res en la pro­vin­cia de Xin­jiang

Mu­chos de us­te­des es­ta­rán fa­mi­lia­ri­za­dos con la re­vo­lu­ción cog­ni­ti­va, que el his­to­ria­dor Ha­ra­ri si­túa ha­ce unos 70.000 años. Es­ta nos dio la ca­pa­ci­dad de con­tar his­to­rias y te­ner un len­gua­je fic­ti­cio que nos per­mi­te su­pe­rar el nú­me­ro Dun­bar (150), ha­cien­do que es­ta­blez­ca­mos redes y gru­pos de hu­ma­nos más gran­des. Lue­go, ha­ce 12.000 años, vi­vi­mos la re­vo­lu­ción agrí­co­la que nos unió en al­deas, pue­blos, ciu­da­des y even­tual­men­te en im­pe­rios. Ha­ce va­rios cien­tos de años, vi­vi­mos la re­vo­lu­ción in­dus­trial, que nos per­mi­tió, co­mo es­pe­cie, pa­sar de 5.000 mi­llo­nes a más de sie­te bi­llo­nes de per­so­nas en unos po­cos cien­tos de años. En to­das y ca­da una de es­tas re­vo­lu­cio­nes ac­tua­li­za­mos la for­ma de establecer redes en­tre no­so­tros.

La re­vo­lu­ción de bit­coin va a ofre­cer­nos la po­si­bi­li­dad de coor­di­nar y per­mi­tir que cual­quier per­so­na que ten­ga ac­ce­so a In­ter­net, pue­da rea­li­zar transac­cio­nes con otros sin ne­ce­si­tar con­fiar en ellos, ni si­quie­ra sa­ber quié­nes son. El que bit­coin no ten­ga pro­pie­ta­rios y es­té des­cen­tra­li­za­do, le con­fie­re pro­pie­da­des de re­sis­ten­cia no­ta­bles.

Ade­más, lo real­men­te in­tere­san­te es que in­clu­so den­tro de la co­mu­ni­dad de bit­coin hay una dis­tri­bu­ción de po­der. No hay una so­la per­so­na o un gru­po de per­so­nas que pue­dan to­mar la de­ci­sión de cam­biar­lo. Los mi­ne­ros que gas­tan una can­ti­dad enor­me de ener­gía pa­ra ga­nar el de­re­cho a re­ci­bir un pre­mio y agre­gar un blo­que a la ca­de­na de blo­ques de bit­coin son una es­pe­cie de

So­lo 75 mi­llo­nes de per­so­nas usan bit­coin (el 1% de la po­bla­ción mun­dial), aun­que 4.000 mi­llo­nes vi­ven ba­jo re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios; una opor­tu­ni­dad ma­si­va de cre­ci­mien­to que de­pen­de de no­so­tros

ra­ma eje­cu­ti­va: tie­nen el po­der; pe­ro los co­di­fi­ca­do­res que ha­cen el script per­mi­ten ac­tua­li­zar el len­gua­je de bit­coin: son la ra­ma le­gis­la­ti­va. Y los usua­rios que de­ci­den si de­ben ins­ta­lar­lo o no en sus no­dos son el po­der ju­di­cial.

Bit­coin es­tá pen­sa­do de tal ma­ne­ra que nin­gu­na en­ti­dad pue­da con­tro­lar­lo, y cual­quier cam­bio es tre­men­da­men­te di­fí­cil, pues ne­ce­si­ta del con­sen­so en­tre tres gru­pos muy di­fe­ren­tes, co­mo su­ce­de con la Cons­ti­tu­ción de EE.UU.

CON­TRA LOS MONOPOLIOS FI­NAN­CIE­ROS

¿Quién creó la mo­ne­da? No lo sa­be­mos, pe­ro quie­nes quie­ra que sea/sean Sa­tos­hi Na­ka­mo­to nos de­ja­ron una pis­ta: un “hue­vo de

Pas­cua”. Al abri­go del pri­mer blo­que de la mo­ne­da en el block­chain es­tá un pe­que­ño tex­to en el la­do de­re­cho que di­ce: “The Ti­mes 03/ Jan/2009 Chan­ce­llor on brink of se­cond bai­lout for Banks”. Ha­ce re­fe­ren­cia a un ar­tícu­lo de The Ti­mes so­bre el can­ci­ller bri­tá­ni­co que es­tá al bor­de de or­de­nar el se­gun­do res­ca­te a los ban­cos. Plan­tea una crí­ti­ca por la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va en la po­lí­ti­ca de los go­bier­nos cen­tra­les, que im­pri­men más di­ne­ro cuan­do tie­nen una cri­sis fi­nan­cie­ra. Es­te fue el pro­ble­ma que los crea­do­res de bit­coin que­rían abor­dar. Al igual que In­ter­net in­te­rrum­pió los monopolios de in­for­ma­ción, bit­coin in­te­rrum­pi­rá los monopolios fi­nan­cie­ros, co­men­zan­do por los pro­ble­mas ex­tre­mos, co­mo la hi­per­in­fla­ción.

Pro­ba­ble­men­te es­tén fa­mi­lia­ri­za­dos con lo su­ce­di­do en Ale­ma­nia en­tre la Pri­me­ra y Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Los aho­rros de los ale­ma­nes se va­po­ri­za­ron en una es­pi­ral in­fla­cio­nis­ta. Lo mis­mo su­ce­dió ha­ce 10 años en Zim­bab­we. Su mo­ne­da pa­só de va­ler dos dó­la­res a te­ner bi­lle­tes de 100 bi­llo­nes ti­ra­dos en las ca­lles. Es­to su­ce­de hoy en Ve­ne­zue­la don­de, pa­ra que ten­ga­mos una idea de su hi­per­in­fla­ción, un ca­fé en Ca­ra­cas en 2016 cos­ta­ba 450 bo­lí­va­res; en 2018, 4.500 y hoy 1,4 mi­llo­nes. El FMI pre­di­ce que lle­ga­rán al 1.000.000% de in­fla­ción a fi­nal de 2018. Por eso bit­coin re­sul­ta ser una vál­vu­la de es­ca­pe pa­ra los ve­ne­zo­la­nos, pues les per­mi­te con­ser­var su di­ne­ro y que su go­bierno no lo va­po­ri­ce. Pue­den ne­go­ciar el va­lor con sus fa­mi­lia­res en el ex­tran­je­ro, per­mi­tien­do que las re­me­sas que re­ci­ben no pier­dan va­lor.

Bit­coin u otras redes des­cen­tra­li­za­das son tre­men­da­men­te úti­les cuan­do no se pue­de con­fiar en el go­bierno o sis­te­ma ban­ca­rio. Hoy son 75 mi­llo­nes las per­so­nas que lo usan; so­lo el equi­va­len­te al 1% de la po­bla­ción mun­dial; aun­que son 4.000 mi­llo­nes las per­so­nas que vi­ven ba­jo re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios, una opor­tu­ni­dad ma­si­va de cre­ci­mien­to que de­pen­de de no­so­tros.

Ro­ya Mah­boob es una CEO de éxi­to que en 2010 creó Ci­ta­del, una em­pre­sa de soft­wa­re en Af­ga­nis­tán, de don­de tu­vo que huir muy jo­ven por los ta­li­ba­nes. Des­pués, su fa­mi­lia re­gre­só a Af­ga­nis­tán e hi­zo es­tu­dios en Compu­tación gra­cias a la ONU, pa­ra lue­go en­trar en la Uni­ver­si­dad He­rat. En 2014, te­nien­do ya su pro­pia em­pre­sa, te­nía que pa­gar a una de sus jó­ve­nes em­plea­das, pe­ro los pa­dres y fa­mi­lia­res no la per­mi­tie­ron abrir una cuen­ta ban­ca­ria pa­ra re­ci­bir su sa­la­rio. Ellos te­nían ab­so­lu­to con­trol so­bre ella. Ro­ya le pa­gó en bit­coin con un pro­to­co­lo P2P por te­lé­fono. Po­co des­pués, es­ta mu­jer fue víc­ti­ma de vio­len­cia po­lí­ti­ca en Ka­bul, y tu­vo que huir del país. Cru­zó por Irán a Tur­quía y lue­go fue a EE.UU., es­ta­ble­cién­do­se fi­nal­men­te en Ale­ma­nia. Por el lar­go ca­mino, bit­coin se apre­ció sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y pu­do co­men­zar su vi­da de nue­vo. Es­te es un ejem­plo en­tre mi­les de có­mo bit­coin pue­de ayu­dar a la eman­ci­pa­ción de las per­so­nas, apor­tan­do li­ber­tad fi­nan­cie­ra en en­tor­nos de mar­gi­na­ción.

Aho­ra bien, no to­dos lo ven así. Ch­ris­ti­ne La­gar­de lla­ma a la ofen­si­va con­tra bit­coin. ¿Por qué es te­mi­do por las éli­tes de paí­ses es­ta­ble­ci­dos? Pri­me­ro, por­que ero­sio­na su po­der, per­tur­ban­do el sta­tu quo y los monopolios fi­nan­cie­ros. Las éli­tes y los go­bier­nos tie­nen hoy con­trol so­bre el di­ne­ro, pe­ro la exis­ten­cia de bit­coin es una ame­na­za pa­ra ellos. En se­gun­do

El mun­do cor­po­ra­ti­vo de­be­ría preo­cu­par­se por los go­bier­nos con los que se aso­cia pa­ra ha­cer pro­yec­tos de block­chain

lu­gar, y pa­ra com­ba­tir a bit­coin, es­tán crean­do sus pro­pias for­mas cen­tra­li­za­das de mo­ne­da crip­to­grá­fi­ca, aun­que es­tas no sean con­cep­tual­men­te lo mis­mo, ya que otras mo­ne­das de block­chain abier­to –co­mo Et­he­reum o las lla­ma­das En­ter­pri­se block­chains– es­tán ce­rra­das, nor­mal­men­te cen­tra­li­za­das y tie­nen per­mi­sos que pue­den ser edi­ta­dos. Es im­per­do­na­ble to­do lo que se ha in­ver­ti­do en mar­ke­ting con la as­pi­ra­ción de crear al­go pa­re­ci­do a bit­coin, sin res­pe­tar su ob­je­ti­vo ori­gi­nal. Quie­nes crea­ron bit­coin tu­vie­ron que usar block­chain –que por cier­to tie­ne una es­truc­tu­ra bas­tan­te ex­tra­ña– pa­ra lo­grar la des­cen­tra­li­za­ción, su va­lor pri­mor­dial.

Al ser con­ce­bi­do co­mo una es­truc­tu­ra de da­tos des­cen­tra­li­za­da, de­be usar un al­go­rit­mo de con­sen­so muy cos­to­so a la ho­ra de ac­tua­li­zar­se los da­tos, lo que da lu­gar a un pro­ce­so in­efi­cien­te. La ra­zón por la que los crea­do­res de bit­coin se vie­ron obli­ga­dos a plan­tear un mo­de­lo in­efi­cien­te se de­bía al ob­je­ti­vo de crear di­ne­ro que no fue­se pro­pie­dad de na­die. Si ha­ce­mos una mo­ne­da con block­chain sin ob­te­ner el prin­ci­pal be­ne­fi­cio que nos apor­ta –la li­ber­tad–, co­me­te­mos un error..., a me­nos que lo ha­ga­mos so­lo por di­ne­ro y po­der.

BLOCK­CHAIN PA­RA EL BIEN

El pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, de­fi­nió block­chain en un im­por­tan­te dis­cur­so el pa­sa­do ju­lio, co­mo la tec­no­lo­gía in­no­va­do­ra. Jack

Ma, pre­si­den­te de Ali­ba­ba Group, di­ce que, si bien pien­sa que bit­coin es una bur­bu­ja, block­chain es real. La ca­de­na de te­le­vi­sión co­mu­nis­ta chi­na hi­zo un gran es­pe­cial di­cien­do que block­chain se­rá 10 ve­ces más im­por­tan­te que In­ter­net. El rit­mo de cre­ci­mien­to de las ru­tas de block­chain en Chi­na su­pera a cual­quier otro, pe­ro tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas chi­nas, o co­mo ellos di­cen “block­chain cen­tra­li­za­dos”. Chi­na es uno de mu­chos go­bier­nos que in­ten­tan usar es­ta tec­no­lo­gía pa­ra con­tro­lar a su po­bla­ción.

Tam­bién la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na in­ten­ta uti­li­zar­la pa­ra es­ca­par de la hi­per­in­fla­ción, ha­bien­do crea­do su pro­pia mo­ne­da crip­to­grá­fi­ca, el Pe­tro, que uti­li­zan pa­ra re­cau­dar di­ne­ro y man­te­ner vi­vo su ré­gi­men. En Ara­bia Sau­di­ta IBM es­tá tra­ba­jan­do con la ca­pi­tal, Riad. No de­be­mos ol­vi­dar que el go­bierno sau­dí ha cru­ci­fi­ca­do y ahor­ca­do per­so­nas, ade­más de arres­tar a mu­je­res so­lo por pe­dir el de­re­cho a con­du­cir. El mun­do cor­po­ra­ti­vo de­be­ría preo­cu­par­se por los go­bier­nos con los que se aso­cia pa­ra ha­cer pro­yec­tos de block­chain. La pró­xi­ma vez que les in­vi­ten a ha­blar en Du­bai, Abu Dha­bi o Chi­na, de­be­rían pen­sar qué ha­ría Sa­tos­hi Na­ka­mo­to.

En Es­to­nia te­ne­mos la prue­ba de có­mo los sis­te­mas cen­tra­li­za­dos pue­den ser im­por­tan­tes: tie­nen un bri­llan­te pro­gra­ma de re­si­den­cia vir­tual, tie­nen la iden­ti­dad di­gi­tal y una eco­no­mía in­creí­ble que se ba­sa en una in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal cen­tra­li­za­da que ge­ne­ra mu­cha con­fian­za en­tre sus ciu­da­da­nos, que es­tán se­gu­ros de que su go­bierno no les va a ro­bar su di­ne­ro ni a se­cues­trar su iden­ti­dad… Pe­ro un sis­te­ma cen­tra­li­za­do es tan bueno co­mo las per­so­nas que es­tán de­trás de él. ¿Qué pa­sa­ría si Pu­tin in­va­die­se ma­ña­na Es­to­nia? No se­ría im­po­si­ble des­pués de que ha­ya in­va­di­do Geor­gia y Ucra­nia. Si lo hi­cie­se, po­dría usar es­te sis­te­ma di­gi­tal pa­ra con­ge­lar las cuen­tas de quie­nes le cri­ti­can y per­se­guir­les. Po­dría con­ver­tir un sis­te­ma de con­ve­nien­cia en un sis­te­ma de con­trol, y es­to es exac­ta­men­te por lo que los chi­nos apues­tan.

Du­ran­te los úl­ti­mos 10 años, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino ha es­ta­do cons­tru­yen­do un sis­te­ma que tien­de ha­cia una so­cie­dad sin di­ne­ro en efec­ti­vo. Hoy la ma­yo­ría de las transac­cio­nes en el país se rea­li­zan me­dian­te te­lé­fo­nos mó­vi­les, in­clu­so los men­di­gos de las ciu­da­des más gran­des de Chi­na pue­den re­ci­bir di­ne­ro a tra­vés de un có­di­go QR.

El efec­ti­vo nos per­mi­te ser li­bres y te­ner pri­va­ci­dad. Si nos mo­ve­mos ha­cia una so­cie­dad sin efec­ti­vo, te­ne­mos que pen­sar en qué ti­po de so­cie­dad que­re­mos vi­vir; y no so­lo en Chi­na. En Ve­ne­zue­la, el 98% del di­ne­ro que cir­cu­la es di­gi­tal. A me­di­da que nos em­bar­ca­mos en nues­tro fu­tu­ro fi­nan­cie­ro, de­be­mos te­ner es­to en cuen­ta. Co­mo re­cal­ca el au­tor Nas­sim Ni­cho­las Ta­leb, “es­ta es la pro­pues­ta de va­lor de bit­coin”. La me­ra exis­ten­cia de bit­coin es una pó­li­za de se­gu­ro que re­cor­da­rá a los go­bier­nos que el úl­ti­mo ob­je­to que bus­can con­tro­lar, el es­ta­ble­ci­mien­to de la mo­ne­da, ya no es su mo­no­po­lio, y es­to nos apor­ta a las ma­sas una pó­li­za de se­gu­ro con­tra un fu­tu­ro Or­we­lliano.

CÓ­MO ES­CA­LAR CON SE­GU­RI­DAD

Ape­nas es­ta­mos en los ini­cios de bit­coin. Ten­ga­mos en cuen­ta el ti­po de es­ca­la en in­no­va­ción que ocu­rre con to­das las tec­no­lo­gías en mar­cha.

El gran obs­tácu­lo de bit­coin hoy es que fue di­se­ña­do pa­ra ser len­to. El pio­ne­ro del di­ne­ro di­gi­tal Nick Sza­bo di­jo que “sa­cri­fi­car en gran me­di­da la es­ca­la­bi­li­dad compu­tacio­nal pa­ra me­jo­rar la es­ca­la­bi­li­dad so­cial fue el bri­llan­te com­pro­mi­so de Sa­tos­hi Na­ka­mo­to”. Bit­coin cam­bió ex­plí­ci­ta­men­te la es­ca­la­bi­li­dad y la efi­cien­cia por la se­gu­ri­dad y la re­sis­ten­cia a la cen­su­ra y el con­trol. Si que­re­mos pen­sar de ma­ne­ra ex­po­nen­cial res­pec­to de bit­coin, ten­dre­mos que des­cu­brir có­mo se pue­de pa­sar de que mi­llo­nes a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas pue­dan uti­li­zar­lo, y pa­ra ello de­be­mos en­con­trar so­lu­cio­nes.

Una po­si­bi­li­dad es la Light­ning Net­work. Al igual que In­ter­net es­tá es­truc­tu­ra­da en ca­pas (don­de tie­nes TCP / IP, y la World Wi­de Web so­bre ella y la otra mi­tad de­ba­jo de ella), Light­ning es una red de pa­go P2P que es­tá na­cien­do en es­tos mo­men­tos y se po­si­cio­na por en­ci­ma de bit­coin. Uti­li­za bit­coins reales pa­ra fa­ci­li­tar transac­cio­nes ins­tan­tá­neas ca­si sin car­go. Pa­ra dar una idea de la es­ca­la a la que se mo­ve­ría, si Vi­sa ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 2.000 transac­cio­nes por se­gun­do, cen­su­ra­bles y via­bles; bit­coin ha­ce 10 transac­cio­nes por se­gun­do, mu­cho más len­to que Vi­sa, aun­que se tra­te de transac­cio­nes im­pa­ra­bles. Con Light­ning, po­si­ble­men­te, po­dría­mos lo­grar di­ne­ro im­pa­ra­ble a es­ca­la ex­po­nen­cial y sin re­nun­ciar al con­trol, un con­cep­to fi­nan­cie­ro fas­ci­nan­te.

Otro as­pec­to im­por­tan­te es que el mo­de­lo ge­ne­ra­ría be­ne­fi­cios a los po­see­do­res de bit­coin de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a quie­nes po­seen oro, con el cual no se pue­de ga­nar di­ne­ro a me­nos

Bit­coin cam­bió ex­plí­ci­ta­men­te la es­ca­la­bi­li­dad y la efi­cien­cia por la se­gu­ri­dad y la re­sis­ten­cia a la cen­su­ra y el con­trol

que suba su co­ti­za­ción. Los bit­coins en la red de Light­ning pro­por­cio­na­rían ser­vi­cios a la co­mu­ni­dad a tra­vés del pa­so, pu­dien­do co­brar ta­ri­fas u ob­te­ner in­tere­ses sin te­ner que re­ve­lar las cla­ves pri­va­das.

Si no es­ca­la­mos la tec­no­lo­gía des­cen­tra­li­za­da, el mo­de­lo WeChat va a ga­nar. Necesitamos una nue­va for­ma de pen­sar cuan­do plan­tee­mos ga­nar di­ne­ro o ha­cer cre­cer los ne­go­cios. Una que in­clu­ya la pro­tec­ción de nues­tras li­ber­ta­des ci­vi­les. No po­de­mos apun­tar ha­cia lo más gran­de, lo más rá­pi­do o lo más ba­ra­to, sin ha­cer­lo a la vez ha­cia lo más li­bre. Qui­zás así lle­gue­mos a la tec­no­lo­gía en de­mo­cra­cia o De­mTech. Si no in­ver­ti­mos en de­mo­cra­cia, nues­tro fu­tu­ro se­rá os­cu­ro.

Nos en­con­tra­mos en una en­cru­ci­ja­da y en nues­tras ma­nos es­tá con­se­guir un sis­te­ma con la su­fi­cien­te des­cen­tra­li­za­ción que per­mi­ta pre­ser­var nues­tras li­ber­ta­des y de­re­chos, man­te­nien­do un ni­vel de pri­va­ci­dad ra­zo­na­ble, que ga­ran­ti­ce no so­lo el fu­tu­ro de nues­tro pla­ne­ta sino el de la hu­ma­ni­dad ● “Aho­ra mis­mo los al­go­rit­mos te ob­ser­van. Ob­ser­van dón­de vas, qué com­pras, a quién en­cuen­tras. Muy pron­to con­tro­la­rán to­dos tus pa­sos, to­das tus ins­pi­ra­cio­nes, to­dos tus la­ti­dos. Con­fían en big da­ta y en el apren­di­za­je au­to­má­ti­co pa­ra co­no­cer­te me­jor ca­da vez, y una vez que es­tos al­go­rit­mos te co­noz­can me­jor que tú te co­no­ces a ti mis­mo, po­drían con­tro­lar­te y ma­ni­pu­lar­te, sin que pue­das ha­cer mu­cho al res­pec­to. Vi­vi­rás en Ma­trix o en The Tru­man Show. Al fi­nal, se tra­ta de un te­ma em­pí­ri­ca­men­te sim­ple: si los al­go­rit­mos real­men­te en­tien­den lo que su­ce­de en tu in­te­rior me­jor de lo que tú lo en­tien­des, la au­to­ri­dad la ten­drán ellos.

Por su­pues­to, se pue­de ser per­fec­ta­men­te fe­liz ce­dien­do to­da la au­to­ri­dad a los al­go­rit­mos, con­fian­do en que ellos de­ci­dan por to­dos y ca­da uno de no­so­tros. Si eres de ese ti­po de per­so­nas, re­lá­ja­te y dis­fru­ta del via­je. No ne­ce­si­tas ha­cer na­da al res­pec­to. Los al­go­rit­mos se en­car­ga­rán de to­do. Aho­ra bien, si deseas con­ser­var al­go de con­trol so­bre tu exis­ten­cia per­so­nal y so­bre tu fu­tu­ro en la vi­da, de­bes ser más rá­pi­do que los al­go­rit­mos, más rá­pi­do que Ama­zon y que el go­bierno, co­no­cién­do­te an­tes de que ellos lo ha­gan. Y pa­ra co­rrer rá­pi­do, no ol­vi­des que de­bes lle­var po­co equi­pa­je con­ti­go. De­ja atrás to­das tus ilu­sio­nes, son muy pe­sa­das”. Las 21 lec­cio­nes del si­glo XXI, de Yu­val Noah Ha­ra­ri (Vin­ta­ge Di­gi­tal)

Me en­can­ta es­ta ci­ta de Ha­ra­ri por dos ra­zo­nes. Pri­me­ra, por­que sub­ra­ya la ur­gen­cia que se ne­ce­si­ta pa­ra com­ba­tir el panóptico, in­vir­tien­do en tec­no­lo­gía des­cen­tra­li­za­da, y, se­gun­da, por­que nos pi­de man­te­ner la men­te abier­ta y de­jar atrás nues­tras ilu­sio­nes. No es­pe­ro que crean to­do lo que les he con­ta­do so­bre bit­coin, aun­que creo que to­do es cier­to; sino que les re­to a que in­ves­ti­guen y ex­plo­ren. Ha­cién­do­lo, en­con­tra­rán co­sas in­creí­bles. Si que­re­mos un fu­tu­ro ex­po­nen­cial, don­de se pue­dan ha­cer cre­cer redes de me­dios de pa­go, redes de in­for­ma­ción y redes de com­por­ta­mien­to que ha­gan que, co­mo se­res hu­ma­nos, evo­lu­cio­ne­mos pre­ser­van­do nues­tra li­ber­tad y nues­tros de­re­chos, te­ne­mos que des­cen­tra­li­zar la tec­no­lo­gía.

Con Light­ning po­dría­mos lo­grar di­ne­ro im­pa­ra­ble a es­ca­la ex­po­nen­cial y sin re­nun­ciar al con­trol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.