El des­pe­gue de la Eco­no­mía Se­nior

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: I Se­nior Eco­nomy Fo­rum.

En po­co más de dos dé­ca­das, Es­pa­ña se­rá el país del mun­do con ma­yor es­pe­ran­za de vi­da, al­can­zan­do los 85,8 años. Así lo afir­man des­de el Ins­ti­tu­to pa­ra la Mé­tri­ca y Eva­lua­ción de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton. Ac­tual­men­te, nues­tro país ocu­pa el cuar­to pues­to, so­lo su­pe­ra­do por Ja­pón, Sui­za y Sin­ga­pur. Si la pre­vi­sión se con­fir­ma, en 2040 nos su­bire­mos a lo más al­to del po­dio de la lon­ge­vi­dad mun­dial. La cues­tión es: ¿con­ta­mos con un mo­de­lo de bie­nes­tar so­cial lo suficientemente efi­caz y sos­te­ni­ble co­mo pa­ra ges­tio­nar es­te li­de­raz­go? ¿Se­re­mos ca­pa­ces de apro­ve­char la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y con­su­mi­do­ra de un co­lec­ti­vo se­nior has­ta el mo­men­to sub­es­ti­ma­do? Más aún, ¿se­rá po­si­ble crear un mo­de­lo eco­nó­mi­co ad hoc, ba­sa­do en la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca?

Pa­ra el di­rec­tor del I Se­nior Eco­nomy Fo­rum, Be­nigno La­cort, “la ca­pa­ci­dad mo­triz de es­te seg­men­to de po­bla­ción, uni­da a las ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio-cul­tu­ra­les de Es­pa­ña y a una ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca na­da des­de­ña­ble en ma­te­ria asis­ten­cial nos po­ne en una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra tra­tar de desa­rro­llar un gran pro­yec­to trac­tor na­cio­nal, con am­bi­ción in­ter­na­cio­nal”. Pa­ra des­en­tra­ñar có­mo ha­cer­lo, la Uni­ver­si­dad del IE en Se­go­via aco­ge­rá los pró­xi­mos 21 y 22 de no­viem­bre la pri­me­ra edi­ción de es­te even­to, que na­ce con vo­ca­ción de con­ver­tir­se en un think tank pa­ra ma­te­ria­li­zar ideas, com­par­tir co­no­ci­mien­to y “tra­tar de dar for­ma a los pro­duc­tos, ser­vi­cios y mo­de­los so­cia­les que en el fu­tu­ro ha­rán de la úl­ti­ma fa­se de nues­tras vi­das un pe­rio­do digno de ser vi­vi­do y dis­fru­ta­do”, ex­pli­ca La­cort.

Es­ta­mos an­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de establecer un nue­vo mo­de­lo pa­ra la po­bla­ción de ma­yor edad, apo­ya­do en la in­no­va­ción y en la tec­no­lo­gía

Be­nigno La­cort,

Se­nior Eco­nomy Fo­rum

La tran­si­ción ha­cia es­te es­ce­na­rio pa­re­ce em­pe­zar con el cam­bio en la vi­sión y na­rra­ti­va del en­ve­je­ci­mien­to. Pa­ra el di­rec­tor del Fo­ro, “has­ta aho­ra el en­fo­que ha si­do el de ‘qué ha­cer con los ma­yo­res’, en lu­gar de ‘qué ha­cer con­tan­do con los ma­yo­res’. Y al ob­ser­var la reali­dad des­de es­ta pers­pec­ti­va la gran no­ve­dad es que, fren­te a una ima­gen de cla­se pa­si­va con­su­mi­do­ra de re­cur­sos, lo que real­men­te en­con­tra­mos es un enor­me vo­lu­men de co­no­ci­mien­to, de vi­ta­li­dad, de ilu­sión, de ga­nas de vi­vir y de ca­pa­ci­dad de con­su­mo que ha­bi­li­ta­rán, por sí mis­mos, una nue­va eco­no­mía, la que de­no­mi­na­mos Eco­no­mía Se­nior. La pro­pia Co­mi­sión Eu­ro­pea, en un re­cien­te in­for­me, ha con­clui­do que la ca­pa­ci­dad agre­ga­da de con­su­mo de to­dos los eu­ro­peos ma­yo­res de 50 años, si se tra­ta­ra de un úni­co país, equi­val­dría en es­tos mo­men­tos a la ter­ce­ra eco­no­mía del pla­ne­ta, tras Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na”.

Con es­ta mi­ra­da, se abre un ho­ri­zon­te de opor­tu­ni­dad en múl­ti­ples ám­bi­tos: so­cial, po­lí­ti­co, aca­dé­mi­co, em­pre­sa­rial… Per­so­na­li­da­des de to­dos ellos, ade­más de re­le­van­tes ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas, se da­rán ci­ta en es­te en­cuen­tro pa­ra

ex­po­ner al­gu­nas de sus so­lu­cio­nes, en­ca­mi­na­das a “establecer un nue­vo mo­de­lo pa­ra la po­bla­ción de ma­yor edad, apo­ya­do en la in­no­va­ción y en la tec­no­lo­gía. Un mo­de­lo in­clu­si­vo y fle­xi­ble que per­mi­ta que ca­da cual pue­da de­ci­dir có­mo afron­tar es­ta par­te de la vi­da que de­be ser apro­ve­cha­da al lí­mi­te”.

PERSONALIZACIÓN DE CA­DA ETA­PA

Con­si­de­ran­do una es­pe­ran­za de vi­da ac­tual de 82,9 años de pro­me­dio en Es­pa­ña y la pre­dic­ción, se­gún Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, de que lle­ga­re­mos a su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de es­ca­pe de la lon­ge­vi­dad en 12 años (es­to es, el pun­to en el cual por ca­da año de vi­da que pa­sa, la tec­no­lo­gía se­rá ca­paz de pro­lon­gar nues­tra vi­da un año más), es evi­den­te que el de­no­mi­na­do “seg­men­to se­nior” se­rá ca­da vez más y más am­plio. Por eso, las com­pa­ñías em­pie­zan a di­se­ñar pro­duc­tos y ser­vi­cios que cu­bren di­fe­ren­tes tra­mos.

En es­te sen­ti­do, Cai­xaBank ha crea­do el área Glo­bal Cus­to­mer Ex­pe­rien­ce, con una di­rec­ción de Spe­cia­li­zed Cus­to­mer Seg­ments, que in­ten­ta apro­xi­mar aún más su pro­pues­ta de va­lor a ca­da tra­mo de clien­tes, me­jo­ran­do la ex­pe­rien­cia con to­dos ellos. “Si bien es cier­to que he­mos uti­li­za­do el cri­te­rio de la edad pa­ra la seg­men­ta­ción –cuen­ta Ra­món Fau­ra, di­rec­tor cor­po­ra­ti­vo de es­ta es­pe­cia­li­za­ción–, es­te no ha si­do el úni­co cri­te­rio que se ha va­lo­ra­do”. Ade­más de tra­tar­se de un gru­po de po­bla­ción que “con­cen­tra una par­te im­por­tan­te de ren­tas y pa­tri­mo­nios, de­be­mos va­lo­rar el nue­vo per­fil se­nior: más ac­ti­vo, más au­tó­no­mo, al que le gus­ta via­jar y que tie­ne la tec­no­lo­gía ca­da vez más in­terio­ri­za­da”.

En pa­la­bras del di­rec­ti­vo, la lon­ge­vi­dad pro­gre­si­va plan­tea nue­vas ne­ce­si­da­des fi­nan­cie­ras –“con la con­si­guien­te ge­ne­ra­ción de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros pa­ra ca­da eta­pa que cu­bran ne­ce­si­da­des tan­to de pre­vi­sión, co­mo de pro­tec­ción y de ser­vi­cios; por ejem­plo, la ne­ce­si­dad de an­ti­ci­par la pla­ni­fi­ca­ción de la ju­bi­la­ción y ge­ne­rar aho­rro”– y nue­vas ne­ce­si­da­des de aten­ción que to­da­vía no es­tán re­suel­tas, “co­mo la so­le­dad o los cam­bios de aten­ción a la gen­te ma­yor, una cues­tión re­la­cio­na­da con la de­pen­den­cia y en la que tam­bién cen­tra­re­mos nues­tros es­fuer­zos”, afir­ma Fau­ra.

El ase­gu­ra­dor es otro de los sec­to­res que más aten­ción ha pres­ta­do a la ges­tión per­so­na­li­za­da de la lon­ge­vi­dad: “Tra­ta­mos de aten­der la de­man­da de un co­lec­ti­vo cre­cien­te y dar res­pues­ta a sus ne­ce­si­da­des, pro­te­gien­do su sa­lud pa­ra que pue­dan dis­fru­tar de su me­jor mo­men­to”, ex­pli­ca Car­los Her­nán­dez Iri­be­rri, di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to co­mer­cial en Se­gu­rCai­xa Ades­las. “Eso nos ha llevado a desa­rro­llar un nue­vo mo­de­lo asis­ten­cial que, des­de el ám­bi­to pri­va­do, nos per­mi­te acom­pa­ñar a nues­tros clien­tes en to­das las eta­pas de su vi­da, don­de el ase­so­ra­mien­to mé­di­co per­so­na­li­za­do y la ges­tión de los pro­ce­sos son fun­da­men­ta­les pa­ra pres­tar el ser­vi­cio con la ca­li­dad que de­man­dan nues­tros ase­gu­ra­dos. Siem­pre con la má­xi­ma co­ber­tu­ra y el ma­yor cua­dro mé­di­co del país”. Esa re­fle­xión en torno a las im­pli­ca­cio­nes de la es­pe­ran­za de vi­da ha llevado a la ase­gu­ra­do­ra al di­se­ño de un nue­vo se­gu­ro de sa­lud: Ades­las Se­niors.

De­be­mos va­lo­rar el nue­vo per­fil se­nior: más ac­ti­vo, más au­tó­no­mo, al que le gus­ta via­jar y que tie­ne la tec­no­lo­gía ca­da vez más in­terio­ri­za­da

Ra­món Fau­ra, Cai­xaBank

TEC­NO­LO­GÍA PA­RA UN EN­VE­JE­CI­MIEN­TO AC­TI­VO

“Los clien­tes se­nior ven la tec­no­lo­gía co­mo un fa­ci­li­ta­dor de su vi­da dia­ria”, ase­gu­ra Ra­món Fau­ra, de Cai­xaBank. Tan­to es así que Be­nigno La­cort ha­bla de la pro­gre­si­va apa­ri­ción de las Sen­tech, un sec­tor que en­glo­ba­ría a “aque­llas em­pre­sas de ba­se tec­no­ló­gi­ca, con so­lu­cio­nes pa­ra to­dos, pe­ro de es­pe­cial uti­li­dad pa­ra los se­niors, así co­mo so­lu­cio­nes pa­ra se­niors que gus­tan a to­dos”.

Un ejem­plo de éxi­to de tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de los ma­yo­res es Pro­tec­ción Se­nior, un in­no­va­dor sis­te­ma de asis­ten­cia a es­te co­lec­ti­vo tan­to den­tro co­mo fue­ra de sus ca­sas, for­ma­do por una uni­dad cen­tral, que se co­nec­ta a la red eléc­tri­ca, y un re­loj in­te­li­gen­te con un di­se­ño mo­derno. Des­de su lan­za­mien­to, Pro­tec­ción Se­nior acu­mu­la mi­les de usua­rios y ca­sos reales de emer­gen­cia.

Se­gún Al­ber­to de la Ca­pi­lla, di­rec­tor de Alian­zas Es­tra­té­gi­cas de Se­cu­ri­tas Di­rect, “pa­ra la com­pa­ñía es un ho­nor po­ner a dis­po­si­ción de las per­so­nas ma­yo­res nues­tra tec­no­lo­gía más in­no­va­do­ra y el me­jor ser­vi­cio, y to­dos y ca­da uno de los que for­ma­mos par­te de es­te pro­yec­to nos sen­ti­mos es­pe­cial­men­te or­gu­llo­sos de la la­bor so­cial que rea­li­za­mos”. En la ac­tua­li­dad no exis­te nin­gún otro pro­duc­to en el mer­ca­do que aú­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas de Pro­tec­ción Se­nior, co­mo son la se­gu­ri­dad, el con­fort y la co­mu­ni­ca­ción.

Tal y co­mo ex­pli­ca Án­gel Yba­ñez, di­rec­tor de Desa­rro­llo de Ne­go­cio de Se­cu­ri­tas Di­rect, “con es­te sis­te­ma no es ne­ce­sa­ria la ac­ti­va­ción ma­nual, pues in­clu­ye tec­no­lo­gía de de­tec­ción de caí­das, geo­lo­ca­li­za­ción y re­co­no­ci­mien­to de voz que per­mi­te ge­ne­rar aler­tas de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. Ade­más, el di­se­ño mo­derno del re­loj re­sul­ta real­men­te atrac­ti­vo pa­ra quien lo lle­va y ofre­ce no so­lo ser­vi­cios de pro­tec­ción, sino tam­bién ele­men­tos de con­fort e in­clu­so de ocio”. Du­ran­te año y me­dio, más de 80 in­ge­nie­ros de Se­cu­ri­tas Di­rect tra­ba­ja­ron en la idea, el di­se­ño y la pues­ta en mar­cha de es­ta tec­no­lo­gía, que los clien­tes de Cai­xaBank ya han po­di­do dis­fru­tar en ex­clu­si­va.

El sis­te­ma es­tá do­ta­do, en­tre otras fun­cio­na­li­da­des, con un chat de voz que per­mi­te al usua­rio establecer con­tac­to con otras per­so­nas, al­go que fa­ci­li­ta la co­mu­ni­ca­ción con sus fa­mi­lia­res y ami­gos. Tam­bién in­cor­po­ra una app, gra­cias a la cual un fa­mi­liar pue­de rea­li­zar lla­ma­das a la uni­dad cen­tral pa­ra ha­blar con el usua­rio de Pro­tec­ción Se­nior y re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes en tiem­po real, con avi­sos ca­da vez que se pro­duz­ca una in­ci­den­cia. Ca­da dis­po­si­ti­vo per­mi­te dar de al­ta has­ta cin­co usua­rios. La app tam­bién ha­ce un se­gui­mien­to de los ob­je­ti­vos dia­rios de ac­ti­vi­dad fí­si­ca e in­for­ma so­bre si el usua­rio es­tá fue­ra o den­tro de ca­sa. En de­fi­ni­ti­va, una for­ma in­no­va­do­ra de cu­brir las ne­ce­si­da­des de pro­tec­ción y asis­ten­cia en una eta­pa con­cre­ta de los se­niors.

Por su par­te, tam­bién Se­gu­rCai­xa Ade­las se ha ser­vi­do de la tec­no­lo­gía pa­ra po­si­bi­li­tar la re­in­ge­nie­ría de los pro­ce­sos y ser­vi­cios asis­ten­cia­les en to­dos sus ni­ve­les y ofre­cer más aten­ción y de me­jor ca­li­dad a un ma­yor vo­lu­men de pa­cien­tes de ma­ne­ra más efi­cien­te. “Es­te úl­ti­mo pun­to –apun­ta Her­nán­dez Iri­be­rri– es es­pe­cial­men­te re­le­van­te pa­ra po­der con­te­ner el cos­te asis­ten­cial del seg­men­to se­nior, al in­cre­men­tar­se de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va con la edad”.

Los cons­tan­tes avan­ces en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio y la cua­li­dad ex­po­nen­cial de las nue­vas tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas per­fi­lan un es­ce­na­rio de in­no­va­ción y opor­tu­ni­dad en es­te cam­po. “Los ex­per­tos in­di­can que las tec­no­lo­gías fa­ci­li­ta­rán la iden­ti­fi­ca­ción de los fac­to­res de ries­go, per­mi­ti­rán abor­dar con an­ti­ci­pa­ción el diag­nós­ti­co de una pa­to­lo­gía y la personalización de las te­ra­pias pa­ra ca­da pa­cien­te. Com­bi­na­dos con un vo­lu­men cre­cien­te de in­for­ma­ción –gra­cias a la cap­ta­ción de da­tos a tra­vés de sen­so­res y dis­po­si­ti­vos IoT–, es­tas nue­vas he­rra­mien­tas nos per­mi­ti­rán co­no­cer me­jor a nues­tros clien­tes, ofre­cer­les pro­duc­tos más per­so­na­li­za­dos y crear nue­vos ser­vi­cios pa­ra acom­pa­ñar­les en una me­jor ges­tión y cui­da­do de su sa­lud”, ex­pli­ca el di­rec­ti­vo de la ase­gu­ra­do­ra.

Las tec­no­lo­gías fa­ci­li­ta­rán la iden­ti­fi­ca­ción de los fac­to­res de ries­go, per­mi­ti­rán abor­dar con an­ti­ci­pa­ción el diag­nós­ti­co de una pa­to­lo­gía y la personalización de las te­ra­pias

Car­los Her­nán­dez Iri­be­rri, Se­gu­rCai­xa Ades­las

En es­te con­tex­to, la sa­lud pre­ven­ti­va –fren­te a la pa­lia­ti­va– se con­vier­te en un po­ten­te ins­tru­men­to es­pe­cial­men­te pa­ra los se­niors de me­nor edad, en­tre los que se in­ci­de en la pro­mo­ción de es­ti­los de vi­da sa­lu­da­ble que per­mi­tan alar­gar su es­pe­ran­za de vi­da a un pre­cio sos­te­ni­ble. “La tec­no­lo­gía tam­bién nos per­mi­te in­vo­lu­crar a los pa­cien­tes en la pre­ven­ción y en el cui­da­do proac­ti­vo de su sa­lud, fa­ci­li­tar el se­gui­mien­to re­mo­to de los usua­rios y la ges­tión tem­pra­na de aler­tas de sa­lud a tra­vés de la te­le­mo­ni­to­ri­za­ción, me­jo­rar la ac­ce­si­bi­li­dad y efi­cien­cia a tra­vés de los sis­te­mas de con­sul­ta no pre­sen­cial o de las apli­ca­cio­nes de sa­lud pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les”.

Pa­ra Se­gu­rCai­xa Ades­las, “la pre­ven­ción for­ma una par­te muy im­por­tan­te en nues­tra ofer­ta, des­de las apli­ca­cio­nes que ayu­dan a cui­dar­se y a me­jo­rar el es­ta­do fí­si­co has­ta los ase­so­res per­so­na­les de sa­lud, pa­san­do por los pla­nes que desa­rro­lla­mos pa­ra en­fer­me­da­des cró­ni­cas. To­das es­tas he­rra­mien­tas nos per­mi­ten cui­dar de la sa­lud de nues­tros ase­gu­ra­dos en un plano in­te­gral, no so­la­men­te pa­ra tra­tar sus en­fer­me­da­des. No im­por­ta lo que has vi­vi­do, lo im­por­tan­te es lo que to­da­vía te que­da por vi­vir”.

REEDUCAR Y CON­TRI­BUIR AL MER­CA­DO LA­BO­RAL

Mien­tras se de­ba­te pú­bli­ca­men­te el re­tra­so en la edad de ju­bi­la­ción, los tra­ba­ja­do­res se pre­gun­tan quién va a con­ser­var su pues­to de tra­ba­jo a par­tir de los 50. Be­nigno La­cort lla­ma la aten­ción so­bre “una re­duc­ción pro­gre­si­va de la em­plea­bi­li­dad y un por­cen­ta­je de pa­ro ex­ce­si­vo (que se con­vier­te en dra­má­ti­co a par­tir de los 50 años), una eco­no­mía con re­tos es­truc­tu­ra­les de enor­me di­men­sión y un sis­te­ma de pen­sio­nes in­sos­te­ni­ble, que con­for­man un es­ce­na­rio en el que la po­bla­ción em­pie­za a ver con preo­cu­pa­ción no so­lo su ju­bi­la­ción, sino có­mo re­co­rrer el ca­mino que le que­da has­ta ella”.

El nue­vo sis­te­ma in­clu­ye tec­no­lo­gía de de­tec­ción de caí­das, geo­lo­ca­li­za­ción y re­co­no­ci­mien­to de voz

Án­gel Ybá­ñez, Se­cu­ri­tas Di­rect

Pro­tec­ción Se­nior su­po­ne la crea­ción de una nue­va ca­te­go­ría es­tra­té­gi­ca den­tro del mer­ca­do de la se­gu­ri­dad, en la que ofre­ce­mos ser­vi­cios de pro­tec­ción, de con­fort y de co­mu­ni­ca­ción

Al­ber­to de la Ca­pi­lla, Se­cu­ri­tas Di­rect

An­te una so­cie­dad más lon­ge­va, son mu­chas las vo­ces que in­sis­ten en am­pliar la de­fi­ni­ción del con­cep­to de tra­ba­jo, re­es­truc­tu­rar el em­pleo y es­ti­mu­lar un apren­di­za­je ac­ti­vo que per­mi­ta a las per­so­nas se­guir for­mán­do­se en una de­ter­mi­na­da edad a la que, en un fu­tu­ro, po­si­ble­men­te no pue­dan ni quie­ran ju­bi­lar­se. “Ur­ge re­di­se­ñar el mo­de­lo –en­fa­ti­za La­cort–. Y me fi­jo par­ti­cu­lar­men­te en la ge­ne­ra­ción del baby boom, por­que es la pri­me­ra que se va a en­fren­tar a es­te pro­ble­ma y de ella de­pen­de­rá el di­se­ño del mo­de­lo que que­da­rá pa­ra las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. Es el mo­men­to de reac­cio­nar. Es el mo­men­to de in­no­var. Es­ta ge­ne­ra­ción, y yo me en­cuen­tro en­tre ellos, tie­ne que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de apor­tar nue­vas ideas pa­ra dar for­ma a un fu­tu­ro que se­rá su pro­pio fu­tu­ro”.

A día de hoy, co­mo ex­pli­ca Ra­fael Pu­yol, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de De­mo­gra­fía y Di­ver­si­dad Ge­ne­ra­cio­nal de la Fun­da­ción IE, “la cul­tu­ra del tra­ba­jo en­tre los se­niors se ca­rac­te­ri­za por una edad de ju­bi­la­ción real tem­pra­na, gran pe­so aún de las pre­ju­bi­la­cio­nes y un mar­co le­gal que no in­cen­ti­va lo su­fi­cien­te pa­ra se­guir la­bo­ran­do más tiem­po o ha­cer­lo des­pués de la ju­bi­la­ción”.

Por des­gra­cia, el país que ten­drá ma­yor es­pe­ran­za de vi­da no pue­de pre­su­mir de ha­ber de­fi­ni­do es­tra­te­gias pa­ra ha­cer fren­te al re­to de la em­plea­bi­li­dad del co­lec­ti­vo se­nior, co­mo sí ha su­ce­di­do en los paí­ses del nor­te, cen­tro y no­roes­te eu­ro­peo (co­mo Sue­cia, Ale­ma­nia, Ho­lan­da…), don­de las po­lí­ti­cas de pro­mo­ción del em­pleo se­nior es­tán mu­cho más desa­rro­lla­das.

“En Es­pa­ña, los tra­ba­ja­do­res ma­yo­res si­guen tra­ba­jan­do en las mis­mas ocu­pa­cio­nes y con la mis­ma de­di­ca­ción que te­nían con an­te­rio­ri­dad –ex­pli­ca Pu­yol–. Hay po­cas com­pa­ñías que ofrez­can pla­nes de for­ma­ción u otro ti­po de ac­cio­nes pa­ra con­ser­var y po­ten­ciar la ac­ti­vi­dad de es­tas per­so­nas. En es­te te­ma, ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal, de la for­ma­ción con­ti­nua no he­mos al­can­za­do los ni­ve­les desea­bles. El pa­no­ra­ma, en con­jun­to, es bas­tan­te de­sola­dor. Afor­tu­na­da­men­te hay ejem­plos de bue­nas prác­ti­cas que de­fi­nen con­di­cio­nes de tra­ba­jo ade­cua­das pa­ra sus se­niors: ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, me­di­das de se­gu­ri­dad y sa­lud la­bo­ral, ins­tru­men­tos de sen­si­bi­li­za­ción y re­co­no­ci­mien­to de la apor­ta­ción de va­lor de es­tos pro­fe­sio­na­les, me­ca­nis­mos pa­ra re­gu­lar la or­ga­ni­za­ción y el en­torno de su tra­ba­jo, etc. Des­gra­cia­da­men­te, la ma­yo­ría de es­tas y otras me­di­das son ac­cio­nes ais­la­das y no se en­mar­can en un plan de ac­ción in­te­gral con ob­je­ti­vos y ca­len­da­rio”.

Ade­más de la dis­mi­nu­ción de la em­plea­bi­li­dad, los se­niors de­ben ha­cer­se va­ler en un con­tex­to de al­ta au­to­ma­ti­za­ción, que lle­va­rá a la des­apa­ri­ción inevi­ta­ble de va­rios pues­tos de tra­ba­jo, so­bre to­do em­pleos de me­dia o ba­ja cua­li­fi­ca­ción. “Es ver­dad que la ro­bo­ti­za­ción y la IA van a crear un pa­no­ra­ma com­ple­ta­men­te nue­vo y que es muy di­fí­cil pre­de­cir el im­pac­to que es­tos pro­ce­sos van a te­ner en el mer­ca­do la­bo­ral, aun­que los pro­nós­ti­cos ac­tua­les son más po­si­ti­vos que ha­ce unos años. Pro­ba­ble­men­te di­cho im­pac­to se­rá me­nor en el cor­to pla­zo, ha­cien­do im­pres­cin­di­ble la pro­lon­ga­ción de la ac­ti­vi­dad de los se­niors, y ma­yor en el me­dio y lar­go pla­zo, aun cuan­do no re­sul­te sen­ci­llo pro­nos­ti­car un ba­lan­ce pre­ci­so en­tre los em­pleos que se va­yan a crear y los que se des­tru­yan”.

Co­mo ad­vier­te el di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio, “es­te con­tex­to ha­rá im­pres­cin­di­ble la for­ma­ción con­ti­nua; no so­lo la que se re­ci­be a los 40 o 50 años, sino la de los 60 o más, an­te una vi­da de 90 o in­clu­so 100 años”.

LOS ARTÍFICES DEL NUE­VO MO­DE­LO

En 2017, se apro­bó la crea­ción del Co­mi­sio­na­do del Go­bierno pa­ra el Re­to De­mo­grá­fi­co, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Fun­ción Pú­bli­ca y hoy li­de­ra­do por Isau­ra Leal, a quien co­rres­pon­de ela­bo­rar una es­tra­te­gia na­cio­nal fren­te a es­te desafío. Se­rá fun­ción de es­te ór­gano gu­ber­na­men­tal im­pul­sar aque­llas ac­tua­cio­nes que tra­ba­jen a fa­vor de es­te re­to.

Pa­ra es­to, es esen­cial un mar­co le­gal acor­de con el nue­vo es­ce­na­rio, que fa­ci­li­te la apa­ri­ción de más ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les pa­ra el co­lec­ti­vo se­nior, y pro­mue­va la ge­ne­ra­ción de in­dus­tria, em­pleo y ri­que­za.

En opi­nión del di­rec­tor del I Eco­nomy Se­nior Fo­rum, “Es­pa­ña pue­de lle­gar a ser el lí­der mun­dial en mo­de­los so­cia­les avan­za­dos apo­ya­dos en la ini­cia­ti­va pri­va­da, en la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co­pri­va­da y en el sec­tor pú­bli­co, si ca­da uno de los ac­to­res sa­be ocu­par su lu­gar de una ma­ne­ra in­te­li­gen­te y efi­caz. El sec­tor pú­bli­co pue­de con­cen­trar sus es­fuer­zos en aque­llos que ne­ce­si­tan asis­ten­cia por si­tua­ción de de­pen­den­cia, al tiem­po que per­mi­te y su­per­vi­sa que el sec­tor pri­va­do se desen­vuel­va de una ma­ne­ra or­de­na­da, ofre­cien­do ser­vi­cios de ca­li­dad a am­plios seg­men­tos de po­bla­ción que se en­cuen­tran en una si­tua­ción de vi­da in­de­pen­dien­te. Se tra­ta de es­ce­na­rios que se com­ple­men­tan de ma­ne­ra sim­bió­ti­ca”.

La cul­tu­ra del tra­ba­jo en­tre los se­niors se ca­rac­te­ri­za por una edad de ju­bi­la­ción real tem­pra­na, gran pe­so aún de las pre­ju­bi­la­cio­nes y un mar­co le­gal que no in­cen­ti­va lo su­fi­cien­te pa­ra se­guir la­bo­ran­do más tiem­po o ha­cer­lo des­pués de la ju­bi­la­ción

Ra­fael Pu­yol, Ob­ser­va­to­rio de De­mo­gra­fía y Di­ver­si­dad Ge­ne­ra­cio­nal de la Fun­da­ción IE

La re­gu­la­ción tam­bién es un te­ma de im­por­tan­cia ca­pi­tal. Por ejem­plo, se­gún Car­los Her­nán­dez Iri­be­rri, “que nues­tro sec­tor es­té al­ta­men­te re­gu­la­do es tam­bién una ga­ran­tía pa­ra los con­su­mi­do­res y de­mues­tra el com­pro­mi­so de las com­pa­ñías por la trans­pa­ren­cia y la ca­li­dad, que ade­más son fun­da­men­tos de nues­tros va­lo­res cor­po­ra­ti­vos. En Se­gu­rCai­xa Ades­las he­mos rea­li­za­do un im­por­tan­te es­fuer­zo por adap­tar­nos a to­dos los cam­bios nor­ma­ti­vos que se es­tán su­ce­dien­do en el sec­tor ase­gu­ra­dor”.

Una co­sa es­tá cla­ra: la Eco­no­mía Se­nior ha des­pe­ga­do, y de to­dos no­so­tros de­pen­de su éxi­to. La ce­le­bra­ción en Se­go­via de es­te fo­ro es­pe­cia­li­za­do, con la pre­sen­cia de ac­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos, es un pa­so ne­ce­sa­rio. Aun­que, co­mo apun­ta Be­nigno La­cort, “ade­más de un lu­gar don­de fra­guar pa­ra­dig­mas so­cia­les dis­rup­ti­vos y nue­vas es­tra­te­gias em­pre­sa­ria­les, es­te de­be­ría com­ple­men­tar­se con gran­des la­bo­ra­to­rios ur­ba­nos pa­ra pro­bar es­tas in­no­va­cio­nes a gran es­ca­la y con­ver­tir­las, de­fi­ni­ti­va­men­te, en nue­vos pro­duc­tos y ser­vi­cios. En es­te mo­vi­mien­to las ciu­da­des ten­drán un im­por­tan­te pa­pel que ju­gar, las em­pre­sas una gran opor­tu­ni­dad de ge­ne­ra­ción de ri­que­za y em­pleo y las Ad­mi­nis­tra­cio­nes un gran re­to an­te los ciu­da­da­nos, pues es el fu­tu­ro de to­dos el que es­tá en jue­go” ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.