Block­chain en ac­ción

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE - OPI­NIÓN DE EX­PER­TOS Nat­ha­na Shar­ma, co-di­rec­to­ra del pro­gra­ma Block­chain, ley y go­ber­nan­za de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, y di­rec­to­ra de Cry­pto-Lo­tus, en el Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity Glo­bal Summit

Opi­nión de ex­per­tos: Nat­ha­na Shar­ma.

Nat­ha­na O’Brien Shar­ma es una de las di­rec­to­ras del pro­gra­ma Block­chain, ley y go­ber­nan­za de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, el pro­yec­to de edu­ca­ción su­pe­rior im­pul­sa­do por Goo­gle y la NASA.

Li­cen­cia­da en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Ya­le, Shar­ma tam­bién di­ri­ge Cry­pto-Lo­tus, un fon­do de in­ver­sión en ac­ti­vos di­gi­ta­les, y ase­so­ra a va­rias com­pa­ñías y go­bier­nos en asun­tos re­la­cio­na­dos con tec­no­lo­gía block­chain e In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Ha ocu­pa­do di­fe­ren­tes car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en la Cor­te Su­pre­ma de

Is­rael, el Cen­tro pa­ra Tec­no­lo­gías Crea­ti­vas o la fir­ma de abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­da en pro­pie­dad in­te­lec­tual Gun­der­son Dett­mer.

Es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las prin­ci­pa­les ex­per­tas del mun­do en crip­to­mo­ne­das y en la apli­ca­ción de la ca­de­na de blo­ques a di­fe­ren­tes seg­men­tos de ac­ti­vi­dad, es­pe­cial­men­te en to­do lo re­la­cio­na­do con com­po­nen­tes éti­cos, uti­li­dad prác­ti­ca e im­pli­ca­cio­nes que es­ta tec­no­lo­gía pue­de traer a nues­tras vi­das.

APLI­CA­CIO­NES CON VA­LOR AÑA­DI­DO

Block­chain es una tec­no­lo­gía que per­mi­te man­te­ner un re­gis­tro com­par­ti­do de transac­cio­nes en mi­llo­nes de or­de­na­do­res. Es­te sis­te­ma ha he­cho sur­gir las crip­to­mo­ne­das, un ac­ti­vo di­gi­tal y des­cen­tra­li­za­do -no li­ga­do a nin­gún go­bierno o en­ti­dad- y dio lu­gar al bit­coin, el pri­mer ejem­plo de la ca­de­na de blo­ques.

Hoy en día los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dian có­mo es­ta tec­no­lo­gía se pue­de im­ple­men­tar en en­tor­nos em­pre­sa­ria­les, y tam­bién es­tán sur­gien­do ejem­plos de apli­ca­ción en en­tor­nos po­co desa­rro­lla­dos co­mo los cam­pos de re­fu­gia­dos si­rios, en Jor­da­nia. Por ejem­plo, el Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos ha ob­te­ni­do re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos al uti­li­zar tec­no­lo­gía block­chain en el pro­ce­so de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. A tra­vés de es­te sis­te­ma, los re­fu­gia­dos pue­den acer­car­se has­ta un al­ma­cén ha­bi­li­ta­do don­de les es­ca­nean el iris pa­ra ac­ce­der a su iden­ti­dad y les pro­por­cio­nan di­fe­ren­tes pro­duc­tos co­mo acei­te, ha­ri­na o azú­car. Es­to evi­ta pro­ble­mas y ries­gos ad­mi­nis­tra­ti­vos co­mo el ro­bo o la pérdida de las tar­je­tas iden­ti­fi­ca­ti­vas que per­mi­ten ob­te­ner los ali­men­tos. Ade­más, el pro­ce­so de ges­tión ha re­du­ci­do los cos­tes en un 90%, lo que per­mi­te de­di­car to­dos es­tos re­cur­sos a ali­men­tar a más per­so­nas. Re­sul­ta muy lla­ma­ti­vo que, ade­más de uti­li­zar­se en Si­li­con Va­lley, la tec­no­lo­gía block­chain se pue­da em­plear en en­tor­nos con im­por­tan­te re­per­cu­sión, co­mo es el ca­so del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos.

PRE­DIC­CIO­NES MI­LLO­NA­RIAS

A prin­ci­pios de 2018, se pro­du­jo una im­por­tan­te re­vo­lu­ción in­for­ma­ti­va re­la­cio­na­da con el va­lor del bit­coin que po­co a po­co va per­dien­do em­pu­je, pe­ro las pre­dic­cio­nes de Fo­rres­ter se­ña­lan que en el año 2030 la tec­no­lo­gía block­chain ge­ne­ra­rá 40 tri­llo­nes de dó­la­res. Y es­ta can­ti­dad ni si­quie­ra in­clu­ye ac­ti­vos di­gi­ta­les co­mo, por ejem­plo, bit­coin. Se tra­ta de ci­fras as­tro­nó­mi­cas y los pro­nós­ti­cos au­gu­ran que ten­drá lu­gar den­tro de so­lo ¡12 años!

Fue­ra del ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, block­chain pue­de em­plear­se en en­tor­nos con al­ta re­per­cu­sión, co­mo la ges­tión del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos

Pe­ro, ¿có­mo fun­cio­na real­men­te la tec­no­lo­gía block­chain? To­dos no­so­tros uti­li­za­mos a dia­rio el mail, pe­ro en reali­dad muy po­cos en­tien­den el pro­to­co­lo TCP/

IP, que sir­ve pa­ra en­la­zar or­de­na­do­res con di­fe­ren­tes sis­te­mas ope­ra­ti­vos. Por eso, voy a in­ten­tar pro­por­cio­nar una ex­pli­ca­ción con­cep­tual que nos per­mi­ta en­ten­der el fun­cio­na­mien­to bá­si­co de block­chain.

Si con­se­gui­mos tras­la­dar a nues­tro co­rreo en for­ma de unos y ce­ros un de­ter­mi­na­do ob­je­to in­di­vi­dual pro­ce­den­te del mun­do fí­si­co, se­rá muy fá­cil co­piar­lo. La esen­cia de la tec­no­lo­gía block­chain

per­mi­te ase­gu­rar y com­par­tir in­for­ma­ción, ya que im­pri­me a los ob­je­tos di­gi­ta­les una hue­lla di­gi­tal úni­ca y es­pe­ci­fi­ca.

Por ejem­plo, to­dos aque­llos que uti­li­zan ha­bi­tual­men­te el pro­gra­ma Ex­cel sa­ben lo di­fí­cil que es se­guir­le la pis­ta a una ta­bla que es­tá sien­do uti­li­za­da por un gru­po de per­so­nas. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do que­re­mos man­te­ner co­pias ori­gi­na­les y ofi­cia­les so­bre transac­cio­nes. In­ter­net per­mi­te com­par­tir in­for­ma­ción y co­pias de transac­cio­nes a tra­vés de múl­ti­ples gru­pos en cual­quier mo­men­to. Ade­más, es po­si­ble tras­la­dar la in­for­ma­ción de Ex­cel a Goo­gle sheets, un pro­gra­ma si­mi­lar que per­mi­te a va­rias per­so­nas tra­ba­jar a la vez des­de di­fe­ren­tes si­tios. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que se pue­den eli­mi­nar los re­gis­tros y si, por ejem­plo, hay un gru­po de per­so­nas tra­ba­jan­do en un pro­yec­to, una de ellas pue­de bo­rrar el his­to­rial de edi­ción y eli­mi­nar a los de­más au­to­res pa­ra lle­var­se to­do el mé­ri­to. Es­ta prác­ti­ca, que pue­de re­sul­tar in­clu­so gra­cio­sa en al­gu­nas oca­sio­nes, es real­men­te con­flic­ti­va en cir­cuns­tan­cias en las que es im­pres­cin­di­ble sa­ber quién uti­li­zó una can­ti­dad con­cre­ta de di­ne­ro, o quién reali­zó una de­ter­mi­na­da ac­ción en una ca­de­na de su­mi­nis­tro, ob­je­to o ser­vi­cio.

Las ca­de­nas de blo­ques per­mi­ten ase­gu­rar y com­par­tir in­for­ma­ción, ya que im­pri­men a los ob­je­tos di­gi­ta­les una hue­lla úni­ca y es­pe­cí­fi­ca

Se­gún Fo­rres­ter, en el año 2030 la tec­no­lo­gía block­chain ge­ne­ra­rá 40 tri­llo­nes de dó­la­res

Es­ta al­te­ra­bi­li­dad ha evi­ta­do que cier­to ti­po de ne­go­cios ac­ce­die­ran a In­ter­net co­mo me­dio pa­ra rea­li­zar al­gu­nas ope­ra­cio­nes, pe­ro gra­cias al block­chain ya es po­si­ble au­to­ma­ti­zar de­ter­mi­na­das áreas que has­ta aho­ra ne­ce­si­ta­ban con­tar con prue­bas fí­si­cas en pa­pel. Así, en vez de te­ner una úni­ca co­pia cen­tral, la in­for­ma­ción se en­cuen­tra dis­tri­bui­da en­tre di­fe­ren­tes or­de­na­do­res y un gran gru­po de per­so­nas tie­ne co­pia de las transac­cio­nes. Cuan­do se pro­du­ce una nue­va transac­ción, to­das las co­pias se ac­tua­li­zan al mis­mo tiem­po y de la mis­ma ma­ne­ra de for­ma se­gu­ra.

ME­NOS RIES­GO DE MANIPULACIÓN

Téc­ni­ca­men­te es un sis­te­ma muy com­ple­jo que no con­si­guió sol­ven­tar­se has­ta el año 2009 con la crea­ción de bit­coin, el pri­mer ejem­plo del sis­te­ma block­chain. Es­te pro­ce­di­mien­to uti­li­za la crip­to­gra­fía, por­que la tec­no­lo­gía de las redes que ac­tua­li­za to­das las co­pias a la vez evo­lu­cio­na a una ve­lo­ci­dad tre­men­da. Si en al­gu­na oca­sión han oí­do que la red bit­coin es len­ta y que uti­li­za mu­cha ener­gía, es im­por­tan­te re­cor­dar que el an­te­rior sis­te­ma crip­to­grá­fi­co ha que­da­do ob­so­le­to y que la ac­tual tec­no­lo­gía ha con­se­gui­do me­jo­rar mu­cho to­do el sis­te­ma.

Cuan­do se ac­tua­li­za la red, ca­da uno de los no­dos aña­de un nue­vo blo­que de transac­cio­nes a la ca­de­na block­chain, lo que sig­ni­fi­ca que to­das las co­pias re­gis­tra­rán esa transac­ción, ya que ca­da uno de los blo­ques es­tá co­nec­ta­do crip­to­grá­fi­ca­men­te. No hay nin­gu­na tec­no­lo­gía per­fec­ta, y block­chain tam­po­co lo es, pe­ro di­fi­cul­ta mu­cho la manipulación. Así, si al­guien decide eli­mi­nar un re­gis­tro o rea­li­zar un cam­bio que na­die pue­da de­tec­tar en una ca­de­na de blo­ques co­nec­ta­dos crip­to­grá­fi­ca­men­te, de­be­rá ha­cer la mo­di­fi­ca­ción en al me­nos el 50% de los no­dos. Y aun así, al­guien se da­rá cuen­ta de que se ha pro­du­ci­do una manipulación.

Ha­cer el cam­bio úni­ca­men­te en un blo­que no sir­ve de na­da, hay que ha­cer­lo en to­dos y ca­da uno de los blo­ques, por­que to­dos es­tán crip­to­grá­fi­ca­men­te co­nec­ta­dos. Por tan­to, va­mos a pa­sar de un en­torno don­de se po­dían rea­li­zar mo­di­fi­ca­cio­nes a es­con­di­das en co­pias cen­tra­li­za­das sin que fue­ra de­tec­ta­do, a un sis­te­ma en el que ha­brá que mo­di­fi­car al me­nos el 50% de las co­pias que se en­cuen­tran dis­tri­bui­das en no­dos. Y no so­lo en una ho­ja de Ex­cel, sino en to­das y ca­da una de las cel­das de la ta­bla al mis­mo tiem­po y de la mis­ma for­ma.

En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de una ba­se de da­tos ci­fra­da e in­mu­ta­ble, man­te­ni­da no so­lo por un or­de­na­dor sino por mi­les, don­de cual­quier co­sa que­da re­gis­tra­da y, por tan­to, aun­que la manipulación in­for­má­ti­ca no es im­po­si­ble, es real­men­te di­fí­cil de con­se­guir.

IBM Y MAERSK, UNI­DOS POR BLOCK­CHAIN

El en­torno de block­chain es­tá en par­te ba­sa­do en los con­tra­tos in­te­li­gen­tes (smart con­tracts). Es­tos do­cu­men­tos se ge­ne­ran sin in­ter­ven­ción hu­ma­na, no es­tán es­cri­tos en len­gua­je na­tu­ral, sino en có­di­go vir­tual, y tie­nen la ca­pa­ci­dad de cum­plir­se de for­ma au­to­má­ti­ca una vez que las par­tes han acor­da­do los tér­mi­nos. Uno de los pro­yec­tos más ex­ci­tan­tes en los que se es­tá uti­li­zan­do la tec­no­lo­gía block­chain ac­tual­men­te es el crea­do por IBM y la com­pa­ñía de trans­por­te ma­rí­ti­mo Maersk. En enero de 2018 se anun­ció la for­ma­ción de una joint ven­tu­re en­tre am­bas com­pa­ñías, y a día de hoy ya se ha pro­du­ci­do más de un mi­llón de transac­cio­nes en la ca­de­na de su­mi­nis­tros de to­do el pro­ce­so de trans­por­te. De es­ta ma­ne­ra es fá­cil sa­ber qué mer­can­cía lle­va ca­da bar­co, en qué con­te­ne­dor se en­cuen­tra ca­da uno de los pro­duc­tos o cuál es el des­tino fi­nal de un de­ter­mi­na­do gé­ne­ro. El pro­yec­to ha te­ni­do tan­to éxi­to que ha con­se­gui­do re­unir a 94 so­cios en so­lo un año.

No hay nin­gu­na tec­no­lo­gía per­fec­ta y block­chain tam­po­co lo es, pe­ro su uso di­fi­cul­ta mu­cho la

manipulación in­for­má­ti­ca

IBM y Maersk anun­cia­ron un pro­yec­to pi­lo­to pa­ra uti­li­zar block­chain y po­der ges­tio­nar los en­víos ma­rí­ti­mos in­ter­na­cio­na­les des­de el pun­to de vis­ta ad­mi­nis­tra­ti­vo. Has­ta en­ton­ces, el 20% de los cos­tes, se­gún es­ti­ma­cio­nes del World Eco­no­mic Fo­rum, es­ta­ban des­ti­na­dos a pro­ce­sos de do­cu­men­ta­ción, pe­ro gra­cias a la tec­no­lo­gía block­chain, Maersk po­día aho­rrar 38 bi­llo­nes de dó­la­res so­lo en trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos.

El sec­tor de trans­por­te de con­te­ne­do­res re­quie­re gran can­ti­dad de pa­pe­leo y cuen­ta con nu­me­ro­sos do­cu­men­tos que de­ben ser se­lla­dos y en­tre­ga­dos fí­si­ca­men­te en los puer­tos y adua­nas pa­ra su ins­pec­ción. Pa­ra el ex­pe­ri­men­to pi­lo­to, las com­pa­ñías uti­li­za­ron un en­vío de agua­ca­tes en­tre Ke­nia y Rot­ter­dam, un pro­duc­to muy sen­si­ble por­que era pe­re­ce­de­ro, y el re­tra­so en las ges­tio­nes de do­cu­men­ta­ción hu­bie­ra su­pues­to que se es­tro­pea­ran los agua­ca­tes. En Ke­nia la do­cu­men­ta­ción se en­via­ba a tra­vés de men­sa­je­ro en mo­to, y Maersk te­nía que pa­gar gran­des su­mas de di­ne­ro a las ship­ping com­pa­nies (em­pre­sas lo­ca­les de en­víos ma­rí­ti­mos) pa­ra ase­gu­rar el co­rrec­to desa­rro­llo del pro­ce­so.

To­do es­to re­du­cía con­si­de­ra­ble­men­te el mar­gen de be­ne­fi­cios de Maersk, mien­tras que las ship­ping com­pa­nies ob­te­nían unas ga­nan­cias de en­tre el 15 y el 20%. El pro­yec­to ha te­ni­do tan­to éxi­to que las au­to­ri­da­des por­tua­rias de to­do el pla­ne­ta han pe­di­do in­for­ma­ción so­bre la for­ma de im­ple­men­tar es­te sis­te­ma.

Si es­ta tec­no­lo­gía se im­plan­ta­se de for­ma glo­bal, so­lo en Asia se aho­rra­rían 250 bi­llo­nes de dó­la­res en gas­tos pro­du­ci­dos por trá­mi­tes de do­cu­men­ta­ción.

Si el nú­me­ro de ca­sos con­ti­núa cre­cien­do, no se­rá di­fí­cil al­can­zar las pre­vi­sio­nes Fo­rres­ter se­gún las cua­les en el año 2030 la tec­no­lo­gía block­chain ge­ne­ra­rá 40 tri­llo­nes de dó­la­res. La in­no­va­ción se en­cuen­tra en una cur­va ex­po­nen­cial, y por eso hay que pres­tar aten­ción a los pro­ce­sos que se es­tán ge­ne­ran­do en la ac­tua­li­dad.

PROPY, TRANSAC­CIO­NES INMOBILIARIAS SE­GU­RAS

Nos preo­cu­pa có­mo pue­de im­pac­tar block­chain en nues­tros en­tor­nos em­pre­sa­ria­les, pe­ro el re­to ra­di­ca en ana­li­zar có­mo po­de­mos uti­li­zar­lo pa­ra sa­car­le pro­ve­cho

Si es­ta tec­no­lo­gía se im­plan­ta­se de for­ma glo­bal, so­lo en Asia se aho­rra­rían 250 bi­llo­nes de dó­la­res en gas­tos pro­du­ci­dos por trá­mi­tes de do­cu­men­ta­ción

El sec­tor in­mo­bi­lia­rio tam­bién se va a ver im­pac­ta­do por la tec­no­lo­gía block­chain. En Es­ta­dos Uni­dos, uno pue­de creer que ha com­pra­do una pro­pie­dad, in­clu­so pue­de te­ner las es­cri­tu­ras en su po­der, pe­ro si el re­gis­tro no acep­ta la ti­tu­la­ri­dad se pro­du­ce un im­por­tan­te pro­ble­ma y, por eso, exis­te un se­gu­ro de transac­cio­nes. En las áreas ru­ra­les de La­ti­noa­mé­ri­ca, el 70% de los pro­pie­ta­rios no es­tán com­ple­ta­men­te se­gu­ros de que la ca­sa sea su­ya y, por tan­to, no pue­de uti­li­zar­se el in­mue­ble co­mo ga­ran­tía pa­ra cré­di­tos. Ade­más, en es­tos paí­ses el con­trol no es siem­pre trans­pa­ren­te, por lo que cual­quier per­so­na pue­de cam­biar una ti­tu­la­ri­dad y po­ner­la a otro nom­bre. Por tan­to, ¿has­ta qué pun­to es po­si­ble ga­ran­ti­zar la ve­ra­ci­dad de una com­pra ven­ta? La star­tup ca­li­for­nia­na Propy Inc ha crea­do una ca­de­na de block­chain que re­co­ge to­dos los de­ta­lles de las com­pras inmobiliarias, de for­ma que el com­pra­dor y el ven­de­dor pue­dan rea­li­zar la ges­tión me­dian­te un con­tra­to in­te­li­gen­te que con­tem­ple las ca­rac­te­rís­ti­cas, las cláu­su­las y los im­pa­gos pa­ra ase­gu­rar que esa transac­ción sea se­gu­ra pa­ra am­bas par­tes. Es­ta tec­no­lo­gía su­po­ne una gran ayu­da pa­ra to­dos aque­llos que par­ti­ci­pan en las transac­cio­nes inmobiliarias, por­que fa­ci­li­ta el pro­ce­so, au­to­ma­ti­za y ase­gu­ra las transac­cio­nes y su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro eco­nó­mi­co, ade­más de ge­ne­rar un re­gis­tro se­gu­ro pa­ra to­das las ope­ra­cio­nes.

Igual que Propy ha crea­do un nue­vo en­torno pa­ra las transac­cio­nes inmobiliarias, cual­quier ne­go­cio que ne­ce­si­te rea­li­zar ope­ra­cio­nes se­gu­ras y con­fir­ma­ción mul­ti­la­te­ral (com­mo­di­ties, se­gu­ros de pe­tró­leo, de­re­chos mu­si­ca­les, pe­lí­cu­las…) tie­ne una gran opor­tu­ni­dad con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía block­chain.

Ge­ne­ral­men­te nos preo­cu­pa­mos de có­mo es­ta tec­no­lo­gía pue­de im­pac­tar en nues­tros en­tor­nos em­pre­sa­ria­les, pe­ro el ver­da­de­ro re­to ra­di­ca en ana­li­zar có­mo po­de­mos uti­li­zar es­ta tec­no­lo­gía en nues­tros en­tor­nos pa­ra sa­car­le pro­ve­cho.

Block­chain pro­por­cio­na vías mu­cho más se­gu­ras pa­ra tras­la­dar in­for­ma­ción a la red me­dian­te fór­mu­las que pa­re­cían im­po­si­bles. Los due­ños de la na­vie­ra Maersk han in­ver­ti­do cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en la im­plan­ta­ción de es­ta tec­no­lo­gía, pe­ro son cons­cien­tes del re­torno que van a ob­te­ner, por­que si man­dan agua­ca­tes en sus bar­cos y lle­ga pol­vo blan­co, la tec­no­lo­gía block­chain per­mi­te co­no­cer en qué pun­to exac­to del pro­ce­so se ha in­ter­cam­bia­do la mer­can­cía, y es­to les evi­ta mu­chos dis­gus­tos y tam­bién su­po­ne un im­por­tan­te aho­rro de cos­tes ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.