¿Por qué la cien­cia cam­bia las in­dus­trias?

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

En­tre­vis­ta con Juan En­rí­quez.

El me­xi­cano Juan En­rí­quez fue uno de los po­nen­tes des­ta­ca­dos del World Bu­si­ness Fo­rum, uno de los ma­yo­res even­tos de ma­na­ge­ment, cu­ya edi­ción es­pa­ño­la se ce­le­bró re­cien­te­men­te en Ma­drid. Ex­per­tos de la ta­lla de Tom Pe­ters o Mi­chael Por­ter se die­ron ci­ta pa­ra ofre­cer a los di­rec­ti­vos ins­pi­ra­ción y he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar sus desafíos pro­fe­sio­na­les. Ba­jo el te­ma “Ex­po­nen­tial”, el en­cuen­tro abor­dó los nue­vos en­fo­ques que fo­men­tan el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de las em­pre­sas.

In­ver­sor, em­pre­sa­rio y fun­da­dor del Pro­yec­to de Cien­cias de la Vi­da de la Har­vard Bu­si­ness School, En­rí­quez hi­zo un re­co­rri­do por la his­to­ria de los ma­pas y có­di­gos, ana­li­zan­do su im­pac­to en la evo­lu­ción de la hu­ma­ni­dad, pues “to­das las for­mas que tie­ne el ser hu­mano de co­mu­ni­car­se a día de hoy se trans­mi­ten en có­di­go di­gi­tal”. Des­pués re­fle­xio­nó so­bre có­mo la ge­nó­mi­ca y otras tec­no­lo­gías es­tán cam­bian­do la vi­da, el tra­ba­jo, la sa­lud y la ri­que­za.

En­rí­quez se de­fi­ne co­mo “un hom­bre afor­tu­na­do”, al que su ne­go­cio de ca­pi­tal ries­go le per­mi­te co­no­cer “a al­gu­nas de las cria­tu­ras más crea­ti­vas, in­te­li­gen­tes y am­bi­cio­sas del pla­ne­ta”; al mis­mo tiem­po que desa­rro­lla su tra­ba­jo en la­bo­ra­to­rios de neu­ro­bio­lo­gía sin­té­ti­ca.

FE­DE­RI­CO FERNÁNDEZ DE SAN­TOS: Uno de los fac­to­res que nos lla­mó es­pe­cial­men­te la aten­ción du­ran­te el pa­sa­do Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity Glo­bal Summit de San Francisco fue la bru­tal caí­da de los cos­tes (de la ener­gía, de la me­mo­ria, del ge­no­ma hu­mano…) y la gran ace­le­ra­ción ex­po­nen­cial que es­tán crean­do. ¿Has­ta qué pun­to va a afec­tar es­to a los paí­ses y cuá­les po­drán be­ne­fi­ciar­se más de es­tas ace­le­ra­cio­nes ex­po­nen­cia­les?

JUAN EN­RÍ­QUEZ: Ha­ce dos si­glos y me­dio, la pro­duc­ti­vi­dad por per­so­na era bá­si­ca­men­te la mis­ma. Si com­pa­ras cuán­to pro­du­cía un ser hu­mano en la épo­ca ro­ma­na y cuán­to pro­du­cía una per­so­na que vi­vía en Fran­cia an­tes de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, era bá­si­ca­men­te lo mis­mo. En­ton­ces, la re­gla de la eco­no­mía era muy sen­ci­lla: la úni­ca ma­ne­ra de in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de un país es te­ner a más gen­te sub­yu­ga­da. Sin em­bar­go, lle­ga la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, y de re­pen­te un ser hu­mano trae mil ca­ba­llos de fuer­za; y lue­go lle­ga la épo­ca di­gi­tal, y 55 mu­cha­chos en una com­pa­ñía co­mo What­sApp ge­ne­ran una eco­no­mía si­mi­lar a la de to­do Uru­guay en po­cos años.

Por un la­do, aho­ra exis­te una ha­bi­li­dad pa­ra ge­ne­rar la eco­no­mía de paí­ses en un pe­rio­do muy cor­to de tiem­po, y esa es una opor­tu­ni­dad enor­me; pe­ro tam­bién se da una ha­bi­li­dad pa­ra per­der un país en un pe­rio­do muy cor­to de tiem­po, y eso es un pe­li­gro, por­que puedes des­apa­re­cer la eco­no­mía con dos o tres li­de­raz­gos más.

La cien­cia em­pie­za con un ma­pa que no pa­re­ce re­le­van­te, pe­ro que fi­nal­men­te lo trans­for­ma to­do

F.F.S.: Du­ran­te una con­fe­ren­cia en el As­pen Group, el ex se­cre­ta­rio de De­fen­sa de EE.UU.

Ash Car­ter ha­bla­ba del pro­ble­ma de fal­ta de con­trol de los pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos dis­rup­ti­vos. Él re­cor­da­ba có­mo el in­ven­to de la bom­ba nu­clear ha­bía si­do un pro­ce­so muy con­tro­la­do y ana­li­za­do por mu­chas per­so­nas y des­de mu­chas vi­sio­nes. Si bien se par­te de la bue­na vo­lun­tad, hay cier­tos pe­li­gros que en­tra­ñan to­das las rá­pi­das dis­rup­cio­nes. ¿Có­mo se de­be, éti­ca­men­te, afron­tar es­te pro­ble­ma y has­ta qué pun­to de­be­ría exis­tir una su­per­vi­sión?

J.E.: Una de las co­sas que más me preo­cu­pa en un con­ti­nen­te ex­tra­or­di­na­rio co­mo es Eu­ro­pa no es la ca­li­dad de vi­da ni el cui­da­do del ser hu­mano ni la pri­va­ci­dad, sino lo que lla­man “el prin­ci­pio pre­cau­to­rio”, que es al­go que sue­na ab­so­lu­ta­men­te nor­mal y na­tu­ral, y que di­ce que “cuan­do trai­gas una nue­va tec­no­lo­gía, te la voy a pro­bar siem­pre y cuan­do mues­tres que no las­ti­ma a se­res hu­ma­nos”. ¿Có­mo es po­si­ble opo­ner­se a al­go así? Has­ta que em­pie­zas a ana­li­zar esa ora­ción, y com­pren­des que si no vas a pro­bar una nue­va tec­no­lo­gía que pue­de las­ti­mar a un ser hu­mano, nun­ca vas a po­der fa­bri­car una es­ca­le­ra, un con­tac­to eléc­tri­co, mu­cho me­nos un co­che… Es muy fá­cil co­lo­car­se un som­bre­ri­to blan­co di­cien­do que hay usos es­pan­to­sos pa­ra las nue­vas tec­no­lo­gías. Efec­ti­va­men­te los hay, y de­ben con­tro­lar­se; pe­ro con cui­da­do, por­que lo que hay que me­dir es cuál es el be­ne­fi­cio re­la­ti­vo de te­ner nue­vos ins­tru­men­tos. No sig­ni­fi­ca que de­ba­mos to­le­rar y per­mi­tir usos no­ci­vos, pe­ro hay que ver cuál es el cos­te re­la­ti­vo de ha­cer y de no ha­cer.

Me preo­cu­pan los ar­gu­men­tos ra­di­ca­les de “es­to se uti­li­zó pa­ra el mal, no de­be­ría exis­tir”. Creo que hay paí­ses que se asus­tan de la tec­no­lo­gía, y por es­to aca­ba­rán pa­gan­do con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo.

F.F.S.: Re­cien­te­men­te Tom Pe­ters, en su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to tras el pre­mio con­ce­di­do por Thin­kers50 en Lon­dres, ex­pli­ca­ba có­mo le da­ba mu­cha pe­na la trans­for­ma­ción que ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do Si­li­con Va­lley, aho­ra in­va­di­do por la BRO cul­tu­re; y él aso­cia­ba es­te fe­nó­meno con el mer­can­ti­lis­mo en la crea­ción de apps. Igual­men­te, la cien­tí­fi­ca chi­na Mei

Mei, cu­ya in­ves­ti­ga­ción se ba­sa en el desa­rro­llo de va­cu­nas pa­ra el Alz­hei­mer, re­cla­ma­ba en el Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity Glo­bal Summit la de­mo­cra­ti­za­ción del ce­re­bro. Aho­ra mis­mo, cual­quier ti­po de tra­ta­mien­to es ca­rí­si­mo y ella tra­ba­ja por lo con­tra­rio. ¿En qué me­di­da es de­ter­mi­nan­te que ha­ya una vi­sión ge­ne­ro­sa y éti­ca de los desa­rro­llos, y no pen­se­mos so­lo en la par­te mer­can­ti­lis­ta?

J.E.: En la far­ma­céu­ti­ca hay pro­ble­mas fun­da­men­ta­les de mer­ca­do, por­que es­ta­mos to­le­ran­do que tan­to en edu­ca­ción co­mo en me­di­ci­na los cos­tes y la in­fla­ción sean mu­cho ma­yo­res que la in­fla­ción nor­mal de los pro­duc­tos, cuan­do ca­si to­do lo nues­tro en la eco­no­mía es más ba­ra­to, más rá­pi­do y más efi­caz. Si no co­lo­ca­mos a la me­di­ci­na y la edu­ca­ción en esa cur­va, los cos­tes re­la­ti­vos pue­den que­brar los pre­su­pues­tos na­cio­na­les. Lo es­ta­mos vien­do en una se­rie de paí­ses. Por ejem­plo, ya ha­ce una dé­ca­da en EE.UU., el cos­te del se­gu­ro mé­di­co era ma­yor que el cos­te del ace­ro de un au­to­mó­vil, y eso ha cre­ci­do.

De mo­do que, por un la­do, tie­nes ins­tru­men­tos que per­mi­ten que más y más gen­te pue­da en­con­trar tra­ta­mien­tos mé­di­cos y me­di­ci­nas, pe­ro no tie­nes un ám­bi­to re­gu­la­to­rio ni unas re­glas de mer­ca­do que per­mi­tan lle­var esos des­cu­bri­mien­tos al mer­ca­do con ma­yor ra­pi­dez. Y eso es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra los tra­ta­mien­tos de cán­cer, que aca­ban sien­do mi­les de en­fer­me­da­des dis­tin­tas que re­quie­ren una va­cu­na per­so­na­li­za­da. La­men­ta­ble­men­te, no hay ma­ne­ra de ha­cer eso si, ca­da año, ca­da me­di­ci­na del cán­cer es más

La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es una his­to­ria de des­cu­bri­mien­to de ma­pas y de en­ten­der có­di­gos

ca­ra. De­be­mos co­lo­car es­pe­cial­men­te los te­mas de me­di­ci­na y edu­ca­ción so­bre esa cur­va. No me im­por­ta que sea ca­pi­ta­lis­ta o mer­can­ti­lis­ta, pe­ro sí me in­tere­sa la re­la­ción ca­li­dad-pre­cio; y ahí es don­de veo los gran­des des­fa­ses del mer­ca­do.

F.F.S.: Otro de los prin­ci­pa­les desa­rro­llos en el en­torno mé­di­co es el big da­ta, el cual levanta cier­tas in­quie­tu­des. El he­cho de que to­das las per­so­nas po­da­mos es­tar co­nec­ta­das con una app que mi­de los la­ti­dos, los ni­ve­les de glu­co­sa…, tam­bién va a ser­vir pa­ra que Goo­gle pue­da ha­cer re­co­men­da­cio­nes sa­ni­ta­rias es­pe­cí­fi­cas, pa­ra que se mer­can­ti­li­ce. No hay una re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te di­rec­ta, sino que se­rá una app la que te di­ga “ten cui­da­do, te va a dar un in­far­to”, y se aca­ba­rá per­dien­do la re­la­ción hu­ma­na…

J.E.: En pri­mer lu­gar, to­dos no­so­tros

–de cier­ta edad– cre­ci­mos con la idea de que el mé­di­co era un hom­bre sa­bio que co­no­cía to­do y que te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad. Lo que es­tá em­pe­zan­do a su­ce­der es que es­ta­mos ge­ne­ran­do in­for­ma­ción a tal ve­lo­ci­dad, que aun sien­do uno es­pe­cia­lis­ta en un te­ma, se pu­bli­can dos mil artículos so­bre él y no tie­nes tiem­po de leer­nos. Es de­cir, las per­so­nas que es­tán ab­so­lu­ta­men­te es­pe­cia­li­za­das en un te­ma, no pue­den es­tar al tan­to de to­do lo que es­tá pa­san­do.

En se­gun­do pun­to, tam­po­co he­mos in­cre­men­ta­do la can­ti­dad de mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos a la ve­lo­ci­dad que necesitamos pa­ra po­der cu­brir to­das es­tas cues­tio­nes. Lo que de­be em­pe­zar a ocu­rrir es que tie­ne que ha­ber un ma­chi­ne lear­ning, una IA, que le per­mi­ta al mé­di­co te­ner una es­pe­cia­li­dad bien dis­tin­ta a la de ha­ce 30 años, cuan­do en las es­cue­las de me­di­ci­na se me­mo­ri­za­ba to­do. Hoy el mé­di­co de­be ser un agen­te que pue­da ab­sor­ber in­for­ma­ción a enor­me ve­lo­ci­dad y sa­ber cuál es la co­rrec­ta pa­ra apli­car. Eso no quie­re de­cir que ten­ga que me­mo­ri­zar­la, sino sa­ber dón­de bus­car­la y qué ha­cer con ella. En­ton­ces, el pro­ce­so de ad­mi­sión de las es­cue­las mé­di­cas y el en­tre­na­mien­to de un doc­tor tie­nen que ser to­tal­men­te dis­tin­tos.

En cin­co años, no ha­brá nin­gún be­bé que sal­ga de un hos­pi­tal eu­ro­peo sin su pro­pio ge­no­ma hu­mano

En ese con­tex­to, el que com­pa­ñías co­mo Goo­gle em­pie­cen a ge­ne­rar pro­gra­mas ca­da vez más in­te­li­gen­tes, pue­de ser vis­to de dos ma­ne­ras. Una es la pers­pec­ti­va de “las má­qui­nas nos van a ma­tar, por­que van a co­me­ter erro­res”, y la otra es “las má­qui­nas nos van a ma­tar mu­cho me­nos que el mé­di­co so­lo”.

Una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en al­gu­nos paí­ses, co­mo los me­di­te­rrá­neos y Aus­tra­lia, son los me­la­no­mas de la piel. Es muy ca­ro y po­co co­mún ir al der­ma­tó­lo­go; nor­mal­men­te no lo ha­ces has­ta que la ma­chi­ta ya se es­par­ció. Pe­ro es más in­te­li­gen­te te­ner un sis­te­ma que va­ya to­man­do una fo­to a tu cuer­po to­dos los días, com­pa­ran­do las man­chi­tas y aler­tán­do­te de si de­bes ir al der­ma­tó­lo­go. No se tra­ta de eli­mi­nar­lo, sino que sen­ci­lla­men­te ha­ces un em­bu­do. Así ellos pier­den me­nos tiem­po y el pa­cien­te tie­ne ma­yor po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­vir.

F.F.S.: Lo mis­mo que ocu­rre con la me­di­ci­na su­ce­de con los au­to­mó­vi­les au­tó­no­mos; pe­ro mu­chos no te­men úni­ca­men­te los ac­ci­den­tes, sino su im­pac­to en la in­dus­tria, el cual so­lo va­lo­ran de for­ma ne­ga­ti­va... ¿So­mos cons­cien­tes del po­ten­cial real de es­tas in­no­va­cio­nes?

J.E.: Es­ta­mos en un en­torno muy po­la­ri­za­do, y es­te no es un mun­do que se pres­te a eso. Ca­da vez es más se­gu­ro que ate­rri­ce un avión un pro­gra­ma de cómpu­to a que lo ate­rri­ce un pi­lo­to. Yo mis­mo he lle­ga­do mu­chas ve­ces a Ma­drid con ne­bli­na, y la úni­ca ma­ne­ra de ba­jar el avión era prohi­bién­do­le al pi­lo­to que to­ca­se los con­tro­les has­ta que el avión se de­tu­vie­se. ¿Qué tal le­jos tie­ne que se­guir ca­mi­nan­do es­to pa­ra que sea más se­gu­ro un ate­rri­za­je au­tó­no­mo que uno hu­mano? La gen­te no en­tien­de los efec­tos sis­té­mi­cos que tie­ne la tec­no­lo­gía. En la me­di­da en que los au­to­mó­vi­les au­tó­no­mos se vuel­van más y más efi­ca­ces, va­mos a re­du­cir la ne­ce­si­dad de in­fra­es­truc­tu­ra, ha­brá una ve­lo­ci­dad cons­tan­te de cir­cu­la­ción, no se va a ne­ce­si­tar tan­to ce­men­to, los ac­ci­den­tes em­pe­za­rán a ba­jar, el ne­go­cio tra­di­cio­nal de se­gu­ros de co­ches co­men­za­rá a des­apa­re­cer… Hay mu­chos em­pre­sa­rios y em­pre­sa­rias que no se dan cuen­ta de es­to y pien­san que la com­pe­ten­cia va a ser la de siem­pre; y no es así.

Pen­se­mos un mo­men­to qué sig­ni­fi­ca te­ner Uber. Pa­ra mu­chos es so­lo una apli­ca­ción del mó­vil; pa­ra los ta­xis­tas, un mo­ti­vo de eno­jo, por­que tie­nen me­nos em­pleo y se sien­ten des­pro­te­gi­dos por la municipalidad, que no sa­be si dar­les o no la ra­zón… Pe­ro, ¿qué más con­se­cuen­cias tie­ne Uber pa­ra la so­cie­dad? Si ma­ne­jas me­nos de 16.000 ki­ló­me­tros, no es sen­sa­to eco­nó­mi­ca­men­te com­prar un au­to­mó­vil en una ciu­dad, por­que con el cos­te de la ga­so­li­na, el se­gu­ro, el es­ta­cio­na­mien­to, el co­che…, aca­ba sien­do más ba­ra­to usar es­te ser­vi­cio. Hoy, el

22% de los jó­ve­nes que uti­li­za Uber en EE.UU. no es­tá com­pran­do co­ches, no es­tá sa­can­do li­cen­cias. Por lo tan­to, si uno tra­ba­ja en una ar­ma­do­ra de co­ches o en una em­pre­sa de se­gu­ros, ten­drá unos efec­tos. Pe­ro es­ta es so­lo la pri­me­ra fa­se.

La se­gun­da son los au­to­mó­vi­les au­tó­no­mos. Cuan­do lle­guen, el cos­te pro­me­dio de un Uber ba­ja­rá un 50%, por­que el prin­ci­pal cos­te de es­te ser­vi­cio es el chó­fer. Co­mo con­se­cuen­cia, usar Uber se vuel­ve tan ba­ra­to que, a me­nos que vi­vas en el cam­po, no tie­ne sen­ti­do te­ner un au­to­mó­vil par­ti­cu­lar.

Las ven­tas de co­ches po­drían ba­jar has­ta en un 90%. En una ciu­dad co­mo Nue­va York o Lon­dres, con un Uber al 50% del cos­te, no es sen­sa­to ser hoy due­ño de un co­che. Y es­to em­pie­za a cam­biar los pa­tro­nes mun­dia­les de con­su­mo. To­dos esos vehícu­los que se em­bar­can en Asia o en Mé­xi­co, y se man­dan pa­ra acá, ya no se­rán ne­ce­sa­rios; to­do el ace­ro que se con­su­me en su fa­bri­ca­ción em­pe­za­rá a ba­jar, igual que to­da la gen­te que es­tá ha­cién­do­los…

Es­to no so­lo cam­bia la in­dus­tria del au­to­mó­vil, sino tam­bién ne­go­cios co­mo los es­ta­cio­na­mien­tos, por­que los co­ches au­tó­no­mos no ne­ce­si­tan es­ta­cio­nar­se. To­dos los es­pa­cios de los edi­fi­cios des­ti­na­dos al apar­ca­mien­to em­pe­za­rán a des­apa­re­cer. Los cos­tes de cons­truir un edi­fi­cio co­men­za­rán a ba­jar, por­que el nú­me­ro de me­tros cua­dra­dos que uno pue­de te­ner en un edi­fi­cio au­men­ta­rá de ma­ne­ra bru­tal, en la me­di­da que no hay que apar­car co­ches ahí du­ren­te ocho o diez ho­ras al día.

To­dos los vehícu­los es­ta­cio­na­dos en do­ble fi­la tam­bién des­apa­re­ce­rán, por­que los au­tos au­tó­no­mos an­dan en cons­tan­te cir­cu­la­ción y la ve­lo­ci­dad pro­me­dio en una ciu­dad em­pe­za­rá a cam­biar de ma­ne­ra fun­da­men­tal, al igual que el tiem­po que tar­das en lle­gar a un pun­to... Y así co­mien­za a cam­biar la fi­so­no­mía fun­da­men­tal de las ciu­da­des, y po­dre­mos co­lo­car más par­ques, más te­rra­zas..., en vez de usar la ter­ce­ra o la cuar­ta par­te de la ma­sa ur­ba­na pa­ra co­lo­car au­to­mó­vi­les. Y las ciu­da­des se vol­ve­rán lu­ga­res dis­tin­tos. To­do por co­lo­car en el mó­vil un bo­ton­ci­to que se lla­ma Uber.

Los efec­tos se­cun­da­rios de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca son im­por­tan­tes, por­que la tec­no­lo­gía es co­mo un me­teo­ri­to que des­ha­ce in­dus­trias. Por eso es tan im­por­tan­te en­ten­der la cien­cia, por­que pa­re­ce un ne­go­cio que na­da tie­ne que ver con no­so­tros, pe­ro que fi­nal­men­te tie­ne to­do que ver, y cam­bia de ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te fun­da­men­tal las pro­fe­sio­nes.

Va a ha­ber una tran­si­ción del em­pleo, y si no edu­ca­mos a nues­tros hi­jos pa­ra ser ex­plo­ra­do­res, in­ven­to­res, cons­truc­to­res, crea­do­res…, se­rá muy di­fí­cil ha­cer es­ta tran­si­ción, por­que mu­cha gen­te se va a que­dar des­em­plea­da. La bue­na no­ti­cia es que ha­brá mu­chas em­pre­sas nue­vas.

F.F.S.: El co­fun­da­dor de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, Ray Kurz­weil, pre­di­ce que en 12 años va­mos a su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de es­ca­pe de la lon­ge­vi­dad, que es el pun­to en el cual por ca­da año de vi­da que pa­sa, la tec­no­lo­gía es ca­paz de pro­lon­gar nues­tra vi­da un año más. Qui­zá sea un tó­pi­co, pe­ro se es­tán pro­du­cien­do unos avan­ces ge­nó­mi­cos bru­ta­les.

J.E.: Creo que no hay una gen­te vi­va hoy que no se va­ya a mo­rir. Par­ta­mos de que no es­toy de acuer­do con que va­mos a vi­vir pa­ra siem­pre, por lo me­nos no las cua­tro o cin­co ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes. Sí hay un fe­nó­meno muy in­tere­san­te en tér­mi­nos de que, al te­ner el ge­no­ma hu­mano com­ple­to, con­ta­mos con el pro­gra­ma ge­né­ti­co com­ple­to de có­mo se fa­bri­ca nues­tro cuer­po. Lo que ha­ce ese pro­gra­ma es que, por ejem­plo, fa­bri­ca un jue­go de dien­tes. Pri­me­ro na­ces sin dien­tes, lue­go cre­cen y se caen, se los en­tre­gas al ha­da ma­dri­na, cre­cen de nue­vo… y ca­da una de tus cé­lu­las tie­ne tu ge­no­ma com­ple­to, con un pro­gra­ma que se lla­ma “eje­cú­ta­me dien­tes”; y si ya lo hi­cis­te una vez, si ya lo hi­cis­te dos ve­ces, en­ten­dien­do el pro­gra­ma lo vas a po­der ha­cer una ter­ce­ra vez. De mo­do que, si pier­des dien­tes ju­gan­do al bo­lo, tu cuer­po ya sa­be có­mo fa­bri­car­los. Tam­bién sa­be có­mo fa­bri­car ro­di­llas –tie­nes dos–, có­mo fa­bri­car pul­mo­nes… Lo que creo que sí va a pa­sar en las si­guien­tes dé­ca­das es que va­mos a po­der en­ten­der suficientemente bien el có­di­go de có­mo se fa­bri­can las par­tes de nues­tro cuer­po, de tal ma­ne­ra que po­da­mos fa­bri­car más piel, igual que lo ha­ces cuan­do te bron­ceas en ex­ce­so, igual que lo ha­ces cuan­do rom­pes un hue­so, igual que lo ha­ce tu es­tó­ma­go cuan­do se re­ge­ne­ra to­dos los días.

Po­de­mos ha­cer una for­ma de vi­da pro­gra­ma­ble: sa­car el có­di­go com­ple­to a una cé­lu­la y me­ter otro nue­vo

En una o dos dé­ca­das, no so­la­men­te van a ser trá­queas, ore­jas o ve­ji­gas, sino que van a em­pe­zar a ser par­tes más com­ple­jas, co­mo hí­ga­dos, y eso nos va a per­mi­tir vi­vir con ma­yor ca­li­dad de vi­da has­ta 120-130 años. Más allá de es­ta edad, a me­nos que pue­das re­ge­ne­rar tu ce­re­bro, lo cual pa­sa por lim­piar­lo o fa­bri­car otro, y ba­jar las me­mo­rias a ese nue­vo ce­re­bro, no hay ma­ne­ra de que vi­vas más de cien­to y al­go de años, por­que el lí­mi­te fun­da­men­tal de su­per­vi­ven­cia del ser hu­mano es qué tan­to du­ró tu ce­re­bro, có­mo fun­cio­na… Por eso es­ta­mos vien­do tan­tas y tan­tas en­fer­me­da­des de Pár­kin­son, Alz­hei­mer, de­men­cias, epi­lep­sias… Ese va a ser el lí­mi­te fun­da­men­tal. El día que po­da­mos re­ge­ne­rar nues­tro ce­re­bro y ba­jar nues­tras me­mo­rias a otro, en­ton­ces em­pie­zo a creer que va­mos a po­der vi­vir si­glos.

LA CIEN­CIA: UNA HIS­TO­RIA DE AVEN­TU­RA

A con­ti­nua­ción, re­co­ge­mos al­gu­nas de las ideas que Juan En­rí­quez com­par­tió du­ran­te su in­ter­ven­ción en el Wo­bi:

A ve­ces uno no se da cuen­ta de lo im­por­tan­te que es un ma­pa, pe­ro den­tro de ca­da con­tex­to, im­por­ta. Na­die in­tu­yó en su mo­men­to has­ta qué pun­to el pri­mer ma­pa de las Amé­ri­cas cam­bia­ría la his­to­ria de es­te pla­ne­ta. En la me­di­da en que en­ten­de­mos más y más so­bre qué es­ta­mos ex­plo­ran­do, van cam­bian­do los paí­ses, las in­dus­trias, las pro­fe­sio­nes de nues­tros hi­jos, las em­pre­sas..., y eso es pre­ci­sa­men­te lo que ha­ce la cien­cia. La cien­cia em­pie­za con un ma­pa, que no pa­re­ce re­le­van­te, pe­ro even­tual­men­te ese ma­pa cam­bia la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Lo mis­mo pa­só con los pri­me­ros di­bu­jos en je­ro­glí­fi­cos de Jor­da­nia, de los que lue­go sur­gie­ron to­dos los al­fa­be­tos mo­der­nos. La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es una his­to­ria de des­cu­bri­mien­to de ma­pas y de en­ten­der có­di­gos. Y es­to se vuel­ve muy im­por­tan­te en los úl­ti­mos 30 años, por­que en es­te tiem­po cam­bia­mos otra vez de idio­ma y de có­di­go. Aho­ra to­dos usa­mos el idio­ma di­gi­tal; de no ha­cer­lo, no po­dría­mos usar un te­lé­fono, to­mar fo­to­gra­fías, ví­deos…

La for­ma co­mo ha­bla­mos, co­mo trans­mi­ti­mos in­for­ma­ción y nos co­mu­ni­ca­mos se trans­for­mó de ma­ne­ra com­ple­ta a unos y ce­ros, a có­di­go di­gi­tal. To­das las ma­ne­ras que tie­ne el ser hu­mano de co­mu­ni­car­se –tan­to pa­ra ha­blar co­mo pa­ra man­dar imá­ge­nes o mú­si­ca– se trans­mi­ten en es­te có­di­go di­gi­tal.

Las em­pre­sas que no en­ten­die­ron que ne­ce­si­ta­ban ha­blar es­te idio­ma des­apa­re­cie­ron; y hoy las más gran­des del pla­ne­ta (Mi­cro­soft, Goo­gle, Fa­ce­book, Twit­ter, IBM…) son em­pre­sas que usan unos y ce­ros. Cuan­do cam­bia un ma­pa, cuan­do cam­bia un al­fa­be­to, cam­bia la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, de las em­pre­sas, de las in­dus­trias, de la pro­fe­sión de to­dos no­so­tros y de nues­tros hi­jos.

En 1959 se dio otro ma­pa im­por­tan­te: los chips de cómpu­to. No pa­re­cía que es­to iba a cam­biar el pla­ne­ta, pe­ro ocho años des­pués Wi­llian Shoc­key fun­da la pri­me­ra com­pa­ñía que em­pie­za a ge­ne­rar chips de cómpu­to a es­ca­la. Cu­rio­sa­men­te, su ma­dre en­fer­ma y él se mu­da pa­ra cui­dar­la; y en ese des­tino decide co­lo­car su em­pre­sa, en un lu­gar que hoy en día to­dos co­no­ce­mos co­mo el Va­lle del Si­li­con. Sen­ci­lla­men­te, las em­pre­sas más gran­des de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se colocan en Si­li­con Va­lley, por­que un in­di­vi­duo de­ci­dió ir­se a vi­vir allí. Pe­ro tam­bién hu­bo un se­gun­do efec­to, y es que es­te se­ñor era tan mi­se­ra­ble, que to­dos sus em­plea­dos le aban­do­na­ron y fun­da­ron sus pro­pias com­pa­ñías, una de ellas In­tel. Es­te pro­ce­so de tran­si­ción es un pro­ce­so pro­fun­da­men­te hu­mano; son in­di­vi­duos los que de­ci­den ex­plo­rar y crear al­go que no exis­te. Hay que po­ner aten­ción a esos in­di­vi­duos, por­que al prin­ci­pio no pa­re­ce que im­por­ten.

¿Por qué es tan re­le­van­te en­ten­der la cien­cia? ¿Por qué es tan im­por­tan­te en­ten­der los cam­bios tec­no­ló­gi­cos?

Al­go tan co­ti­diano co­mo What­sApp, lo ge­ne­ra­ron 55 per­so­nas ju­gan­do con có­di­go di­gi­tal; lle­gan­do a crear una eco­no­mía del ta­ma­ño de to­da la eco­no­mía de Uru­guay. La tec­no­lo­gía y los nue­vos des­cu­bri­mien­tos son pa­lan­cas que per­mi­ten te­ner un efec­to des­pro­por­cio­na­do, ge­ne­ran­do com­pa­ñías ab­so­lu­ta­men­te gi­gan­tes­cas y cam­bian­do la ma­ne­ra en la que se co­mu­ni­can los se­res hu­ma­nos, y no se re­quie­re mu­cha gen­te pa­ra ha­cer eso. En esen­cia, lo que pa­sa con un des­cu­bri­mien­to tec­no­ló­gi­co, con un des­cu­bri­mien­to cien­tí­fi­co, con un nue­vo ma­pa, es co­mo ti­rar una pie­dri­ta a un la­go; en­ton­ces se crean unas on­di­tas que se es­par­cen y es­par­cen… Eso es lo que su­ce­de con es­tos ma­pas, con es­tos des­cu­bri­mien­tos.

EL MA­PA DE LA GE­NÉ­TI­CA

En 1953, Ja­mes Wat­son y Fran­cis Crick de­fen­die­ron el ar­gu­men­to de que to­da la vi­da en es­te pla­ne­ta se co­di­fi­ca­ba en ADN, y des­cu­brie­ron la es­truc­tu­ra mo­le­cu­lar del ADN, des­cu­brie­ron que el ma­pa de la vi­da es una es­ca­le­ra en es­pi­ral con cua­tro quí­mi­cos (ade­ni­na, ti­mi­na, gua­ni­na y ci­to­sa); y así la vi­da aca­ba sien­do có­di­go ge­né­ti­co.

Hoy el idio­ma do­mi­nan­te del pla­ne­ta es el idio­ma de la vi­da, por­que si cam­bio un po­qui­to las lí­neas del có­di­go ge­né­ti­co de una fru­ta, en vez de ser una na­ran­ja se vuel­ve una man­da­ri­na. Cam­bios muy chi­qui­tos en la ge­né­ti­ca de una plan­ta mo­di­fi­can su sa­bor, ta­ma­ño, co­lor…, y es lo mis­mo con un ser hu­mano. Si cam­bio a un ser hu­mano una de ca­da mil le­tras de su có­di­go, se con­vier­te en otro ser hu­mano di­fe­ren­te.

Com­pren­der có­mo fun­cio­nan las pro­teí­nas de nues­tro cuer­po trans­for­ma to­das las in­dus­trias, no so­lo una

Pa­se­mos a los ma­pas. Son 23 los cro­mo­so­mas que cons­ti­tu­yen nues­tro có­di­go ge­né­ti­co com­ple­to; 3,2 mil mi­llo­nes de le­tri­tas en ca­da una de las cé­lu­las es el pro­gra­ma ge­né­ti­co com­ple­to, y se lla­ma el ge­no­ma hu­mano. Eso es­tá dis­tri­bui­do en 23 dis­que­tes, que lla­ma­mos cro­mo­so­mas. Las mu­je­res tie­nen 2 cro­mo­so­mas X y los hom­bres X e Y (el cro­mo­so­ma Y tie­ne la ter­ce­ra par­te del ta­ma­ño del X, es re­ce­si­vo y mu­tan­te).

Si em­pe­za­mos a ha­cer zoom so­bre el ma­pa ori­gi­nal, po­de­mos em­pe­zar a en­ten­der que cuan­do to­mas las le­tras de un cro­mo­so­ma y las cam­bias de or­den, te da cán­cer; o que si du­pli­cas cier­tas le­tras, te da una se­rie de en­fer­me­da­des… Es­to lo es­ta­mos em­pe­zan­do a ver a ni­vel de re­so­lu­ción de ca­da uno de los ge­nes, de ca­da le­tra in­di­vi­dual.

En un ca­so es­pe­cí­fi­co de, por ejem­plo, cán­cer de co­lon, pue­do ver le­tra por le­tra qué es lo que es­tá pro­vo­can­do y qué es ne­ce­sa­rio ha­cer pa­ra ese pa­cien­te, por­que em­pe­za­mos a te­ner el ma­pa, le­tra por le­tra, de tal ma­ne­ra que sus te­ji­dos no de­jan de cre­cer. El cos­te de ha­cer to­do es­to, de apren­der to­do es­to, es­tá ca­yen­do a una ve­lo­ci­dad bru­tal. La pri­me­ra se­cuen­cia ge­né­ti­ca de un ser hu­mano en el año 2000 cos­tó 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res, aho­ra cual­quie­ra

La bio­lo­gía ha pa­sa­do de la ob­ser­va­ción a la crea­ción

se pue­de ha­cer una se­cuen­cia ge­né­ti­ca com­ple­ta por me­nos de 1.000 dó­la­res, y en cin­co años por me­nos de 100 dó­la­res. En­ton­ces no ha­brá be­bé que sal­ga de un hos­pi­tal eu­ro­peo sin su pro­pio ge­no­ma hu­mano. Y va­mos a ver qué pa­sa cuan­do te en­fer­mas, cuan­do vi­ves 100 años… En­ten­der la ge­né­ti­ca se vuel­ve ab­so­lu­ta­men­te esen­cial pa­ra en­ten­der el có­di­go de las en­fer­me­da­des, y po­der ata­car­lo o mo­di­fi­car­lo, pa­ra ha­cer una va­cu­na o pa­ra sa­ber có­mo cu­rar. Es una ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta de en­ten­der la me­di­ci­na. La prác­ti­ca de la me­di­ci­na, de la agri­cul­tu­ra, de la crea­ción de ca­si cual­quier co­sa, va a cam­biar de ma­ne­ra fun­da­men­tal, en la me­di­da en que lle­ga es­ta pie­dri­ta de la ge­né­ti­ca y em­pie­za a ha­cer on­das y on­das.

DE ME­DI­CI­NA REAC­TI­VA A PROACTIVA

Ese es el mi­cro. Lo fan­tás­ti­co de es­to es que tam­bién nos po­de­mos ir a lo ma­cro. Ya que te­ne­mos el có­di­go ge­né­ti­co de una gran par­te de los se­res vi­vos, po­de­mos ha­cer un ma­pa com­ple­to de la vi­da en es­te pla­ne­ta. Po­de­mos em­pe­zar a en­ten­der có­mo fun­cio­nan las pro­teí­nas de nues­tro cuer­po, y es­to cam­bia to­das las in­dus­trias, no so­lo una.

Ha­cer el pri­mer ge­no­ma hu­mano con el pro­yec­to pri­va­do re­qui­rió cons­truir la cuar­ta compu­tado­ra más gran­de del pla­ne­ta y usar ca­si la ma­yor can­ti­dad de elec­tri­ci­dad de un es­ta­do de los EE.UU. En vez de es­tar ju­gan­do con cua­tro le­tras de có­di­go ge­né­ti­co, es­ta­mos ju­gan­do con 20 pro­teí­nas; y, en vez de es­tar ju­gan­do en dos di­men­sio­nes, real­men­te im­por­ta có­mo se do­bla una pro­teí­na. Por lo tan­to, hay que en­ten­der 20 le­tras en tres di­men­sio­nes, y en­ton­ces ¡las va­ria­bles ex­plo­tan! Y un pro­ble­ma de ge­né­ti­ca se vuel­ve el pro­ble­ma más in­tere­san­te pa­ra las com­pa­ñías que pro­ce­san da­tos, y es­to pro­mue­ve que las compu­tado­ras sean más gran­des, que In­tel ge­ne­re nue­vos chips, que las em­pre­sas de ca­ble ten­gan que au­men­tar la den­si­dad del mis­mo, que el ne­go­cio más gran­de de Ama­zon sea el pro­ce­sa­mien­to de da­tos, es­pe­cial­men­te mé­di­cos y de cien­cias de la vi­da...

La bio­lo­gía, que an­tes era ob­ser­var co­sas, aho­ra es crear co­sas; y la me­di­ci­na pa­sa de reac­ti­va a proactiva. Po­de­mos sa­car el có­di­go ge­né­ti­co com­ple­to a una cé­lu­la y me­ter uno com­ple­ta­men­te nue­vo, y ha­cer una for­ma de vi­da pro­gra­ma­ble.

Ac­tual­men­te, es­ta­mos fa­bri­can­do ener­gé­ti­cos a gran es­ca­la, y va­mos a tra­tar de fa­bri­car en gran­jas –no en po­zos pe­tro­le­ros– ga­so­li­nas ca­si neu­tra­les en crea­ción de car­bono. Y no so­lo ener­gé­ti­cos, por­que ca­si cual­quier co­sa que pue­da fa­bri­car la vi­da la po­de­mos ha­cer. Si uno es­tá en el ne­go­cio de la agri­cul­tu­ra ge­ne­ran­do por ejem­plo so­ja, po­de­mos pro­gra­mar la “so­pi­ta ver­de”

(el lí­qui­do de co­lor ver­de que con­tie­ne el ge­no­ma de to­da es­pe­cie ve­ge­tal, ani­mal o hu­ma­na) y po­de­mos fa­bri­car pro­teí­na a 100 ve­ces la pro­duc­ti­vi­dad por hec­tá­rea de un cam­po de so­ja. To­dos los ne­go­cios in­dus­tria­les del pla­ne­ta van a em­pe­zar a cam­biar, por­que va­mos fa­bri­car to­do de ma­ne­ra dis­tin­ta, y ade­más lo po­de­mos fa­bri­car en for­mas de vi­da, no en gran­des com­ple­jos pe­tro­quí­mi­cos o de ma­qui­na­ria.

Los ne­go­cios in­dus­tria­les del pla­ne­ta van a em­pe­zar a cam­biar, por­que po­de­mos fa­bri­car to­do de ma­ne­ra dis­tin­ta

No lo ol­vi­den, la cien­cia va a cam­biar su país, su in­dus­tria, la vi­da de sus hi­jos…, y es la aven­tu­ra más emo­cio­nan­te que pue­den em­pren­der ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.