Amor y va­lo­res co­mo ba­se de la evo­lu­ción hu­ma­na

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos:

Ig­na­cio Mar­tí­nez Men­di­zá­bal.

Ig­na­cio Mar­tí­nez Men­di­zá­bal es uno de los es­pe­cia­lis­tas más des­ta­ca­dos del mun­do en el cam­po de la Evo­lu­ción Hu­ma­na. Doc­tor en Bio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y per­te­ne­ce des­de 1984 al Equi­po In­ves­ti­ga­dor de los Ya­ci­mien­tos Pleis­to­ce­nos de la Sie­rra de Ata­puer­ca (Bur­gos), la­bor por la que fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Téc­ni­ca del año 1997.

Con­fe­ren­cian­te ha­bi­tual en el ám­bi­to cor­po­ra­ti­vo, ha im­par­ti­do char­las en des­ta­ca­dos cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en­tre las que des­ta­ca la Uni­ver­si­dad de Har­vard, la Uni­ver­si­dad de Coim­bra, El Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Var­so­via o la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de Pa­rís. So­cio de

Ho­nor de la UNES­CO des­de 2012, tam­bién co­la­bo­ra re­gu­lar­men­te con el In­ter­na­tio­nal Cen­ter for Lea­ders­hip De­ve­lop­ment de la Fun­da­ción CEDE. Du­ran­te su in­ter­ven­ción en el World

Bu­si­ness Fo­rum que se ce­le­bró re­cien­te­men­te en Ma­drid, Mar­tí­nez

Men­di­zá­bal re­fle­xio­nó so­bre la im­por­tan­cia de las ideas y la in­no­va­ción en el en­torno em­pre­sa­rial.

CAM­BIAR PA­RA EXIS­TIR

Ha­ce 4.000 mi­llo­nes de años tu­vo lu­gar un ac­to de “re­bel­día” cós­mi­ca. Una par­te de la ma­te­ria de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de es­ta­bi­li­zar­se y de­jar de cam­biar. Así, desa­rro­lló una mem­bra­na que ro­dea­ba su ma­te­rial ge­né­ti­co crean­do una pro­to­cé­lu­la que, con el tiem­po, da­ría lu­gar a un or­ga­nis­mo muy pa­re­ci­do a las ac­tua­les bac­te­rias, y que se con­vir­tió en el pri­mer ser vi­vo de la tie­rra. Es­te or­ga­nis­mo cre­yó que con una sim­ple mem­bra­na po­dría ais­lar­se de un uni­ver­so en cons­tan­te cam­bio, pe­ro lo cier­to es que na­die pue­de li­brar­se de la trans­for­ma­ción per­pe­tua. Se dio cuen­ta de que pa­ra con­ti­nuar exis­tien­do hay que es­tar siem­pre cam­bian­do.

A lo lar­go de to­do es­te pro­ce­so, la vi­da fue in­cons­cien­te de sí mis­ma. Pe­ro en el año 1859 un jo­ven in­ves­ti­ga­dor lla­ma­do Char­les Ro­bert Dar­win pu­bli­có El Ori­gen de las es­pe­cies por me­dio de la se­lec­ción na­tu­ral, una obra maes­tra que cam­bió el con­cep­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. El li­bro ex­po­nía bá­si­ca­men­te tres ideas: 1.- El pla­ne­ta no nos per­te­ne­ce. Los hu­ma­nos so­mos hi­jos de la Tie­rra y es­ta­mos em­pa­ren­ta­dos con el res­to de las es­pe­cies que ha­bi­tan en ella gra­cias a una ma­ra­vi­llo­sa red de an­te­pa­sa­dos co­mu­nes que des­cien­de has­ta la pri­me­ra for­ma que alen­tó vi­da en el mun­do.

2.- Al igual que el res­to de es­pe­cies bio­ló­gi­cas, las per­so­nas so­mos fru­to de la his­to­ria. No se pue­de en­ten­der al ser hu­mano sin te­ner en cuen­ta su tra­yec­to­ria.

3. La vi­da se ri­ge por la ley de la se­lec­ción na­tu­ral. Es­ta ge­nial teo­ría se ba­sa en la ley de la com­pe­ten­cia y en la lu­cha des­pia­da­da por la su­per­vi­ven­cia que se ha tras­la­da­do de la bio­lo­gía a la so­cie­dad. Ex­pli­ca có­mo del caos se pue­de pa­sar al or­den, y có­mo a par­tir de mu­ta­cio­nes al azar es po­si­ble cons­truir adap­ta­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas.

So­mos fru­to de la his­to­ria.

No se pue­de en­ten­der al ser hu­mano sin te­ner en cuen­ta su tra­yec­to­ria

Sin em­bar­go, la se­lec­ción na­tu­ral tie­ne unos efec­tos te­rri­bles en la na­tu­ra­le­za. Fi­jé­mo­nos, por ejem­plo, en el cu­co, un ave que se ca­rac­te­ri­za por po­ner los hue­vos en un ni­do ajeno pa­ra que otros críen sus po­llue­los. La ma­yo­ría de las ve­ces, el be­bé cu­co sa­le del cas­ca­rón an­tes que las de­más crías, ex­pul­sa a los otros hue­vos del ni­do o aca­ba pro­vo­can­do su muer­te por ina­ni­ción, ya que mo­no­po­li­za la co­mi­da que traen los pa­dres. La se­lec­ción na­tu­ral es pé­si­ma cuan­do se pro­du­cen si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles.

COM­PE­TEN­CIA DE GRU­PO

En su se­gun­da gran obra, El ori­gen del Hom­bre, Dar­win re­fle­xio­na so­bre la se­lec­ción en re­la­ción al se­xo. Ca­da es­pe­cie cuen­ta con unas ca­rac­te­rís­ti­cas de­ter­mi­na­das que son se­xual­men­te atrac­ti­vas aun­que ca­rez­can de otro sig­ni­fi­ca­do. Por ejem­plo, los pa­vos reales des­plie­gan su co­la en los ri­tua­les de cor­te­jo, y las hem­bras eli­gen a su com­pa­ñe­ro en fun­ción del ta­ma­ño, co­lor y ca­li­dad de las co­las.

En es­ta oca­sión Dar­win se ocu­pa de dar res­pues­ta a una pre­gun­ta: ¿có­mo es po­si­ble que una cria­tu­ra tan en­de­ble co­mo el hom­bre, que no co­rre de­ma­sia­do, que no tre­pa a los ár­bo­les, que no tie­ne ga­rras ni col­mi­llos fuer­tes, ha­ya triun­fa­do en la ca­de­na evo­lu­ti­va con­vir­tién­do­se en la es­pe­cie do­mi­nan­te? Y con­clu­yó que se de­bía a dos ca­rac­te­rís­ti­cas que, a prio­ri, pue­den pa­re­cer muy ob­vias: por nues­tra gran in­te­li­gen­cia, que nos per­mi­te co­no­cer las le­yes de la na­tu­ra­le­za y crear tec­no­lo­gía y, so­bre to­do, por nues­tra

ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar en equi­po; no hay nin­gu­na otra es­pe­cie del pla­ne­ta que co­la­bo­re en­tre sí co­mo lo ha­ce­mos los hu­ma­nos. Las abe­jas, las hor­mi­gas o las ter­mi­tas son ro­bots quí­mi­cos; su com­por­ta­mien­to es­tá re­gi­do por las fe­ro­mo­nas.

Pe­ro los hu­ma­nos so­mos ca­pa­ces de cal­cu­lar cons­cien­te­men­te el per­jui­cio que van a su­frir nues­tros in­tere­ses en aras del bien co­mún. So­mos las úni­cas cria­tu­ras li­bres de ejer­cer la ge­ne­ro­si­dad en el uni­ver­so.

¿Pue­de el al­truis­mo hu­mano ha­ber­se ge­ne­ra­do a par­tir de la ley del egoís­mo uni­ver­sal? ¿Pue­de la lu­cha des­pia­da­da de unos con­tra otros ha­ber da­do lu­gar a ese al­truis­mo? En la na­tu­ra­le­za tam­bién exis­te com­por­ta­mien­to so­cial. Es más, una abe­ja obre­ra es ca­paz de sa­cri­fi­car su vi­da por el bien de la col­me­na. To­das las abe­jas son her­ma­nas. Por tan­to, es­te com­por­ta­mien­to se da cuan­do en el mun­do ani­mal exis­te con­san­gui­ni­dad, mien­tras que en la ra­za hu­ma­na ocu­rre en­tre per­so­nas que no son pa­rien­tes, que ni si­quie­ra se co­no­cen.

¿Có­mo se ha po­di­do for­jar en nues­tros ge­nes ese com­por­ta­mien­to? ¿Un desafío a la bio­lo­gía evo­lu­ti­va? Se­gún Dar­win, so­lo pue­de ocu­rrir en el seno de un fe­nó­meno que se lla­ma com­pe­ten­cia de gru­po. “Aque­lla tri­bu que con­ta­se con mu­chos miem­bros que, en ra­zón de po­seer en al­to gra­do el es­pí­ri­tu de pa­trio­tis­mo, fi­de­li­dad, obe­dien­cia, va­lor y sim­pa­tía, es­tu­vie­sen siem­pre dis­pues­tos a ayu­dar­se los unos a los otros y a sa­cri­fi­car­se a sí mis­mos por el bien co­mún, cla­ro es­tá que pre­va­le­ce­ría so­bre las de­más: y es­to se­ría se­lec­ción na­tu­ral”, ase­gu­ra.

¡El pa­dre de la evo­lu­ción ha­bla de pa­trio­tis­mo o amor al bien co­mún, fi­de­li­dad, obe­dien­cia y sim­pa­tía co­mo va­lo­res! Al re­fe­rir­se a sim­pa­tía uti­li­za el sen­ti­do grie­go de la pa­la­bra, que es ca­ri­ño, y el ca­ri­ño que lle­va a sa­cri­fi­car­se por el bien co­mún es amor. Por tan­to, el éxi­to de la evo­lu­ción hu­ma­na se de­be a los va­lo­res que com­par­ti­mos y al amor que nos te­ne­mos. No nos sa­cri­fi­ca­mos por aque­llos con los que com­par­ti­mos ge­nes, sino tam­bién por aque­llos con los que com­par­ti­mos idea­les. En­ton­ces yo me pre­gun­to, ¿el amor se fo­si­li­za? ¿En­con­tra­re­mos en al­gún mo­men­to fo­si­li­za­dos es­tos va­lo­res hu­ma­nos a los que se re­fie­re Dar­win?

EL PO­DER DE LAS IDEAS

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 3,8 mi­llo­nes de años, la re­gión de Áfri­ca que ha­bi­tá­ba­mos los hu­ma­nos su­frió un cam­bio cli­má­ti­co que dis­tor­sio­nó las con­di­cio­nes de vi­da de to­das las es­pe­cies. Lo que sal­vó a los hu­ma­nos fue­ron las ideas. Con­se­gui­mos li­brar­nos de la ex­tin­ción por­que a al­guien se le ocu­rrió gol­pear una pie­dra pa­ra

La se­lec­ción na­tu­ral es pé­si­ma cuan­do se pro­du­cen si­tua­cio­nes im­pre­vi­si­bles y pue­de te­ner efec­tos te­rri­bles en la na­tu­ra­le­za

afi­lar­la y cor­tar la car­ne de los ani­ma­les pa­ra ali­men­tar­nos, pues has­ta en­ton­ces éra­mos ve­ge­ta­ria­nos. Es­to es el li­na­je de la crea­ti­vi­dad, y so­lo se pue­de con­se­guir sien­do una es­pe­cie re­bel­de.

Nues­tro ce­re­bro si­guió desa­rro­llán­do­se y con los años con­se­gui­mos crear he­rra­mien­tas más so­fis­ti­ca­das. Ya no bas­ta­ba con gol­pear una pie­dra pa­ra sa­car­le fi­lo, sino que ha­bía que ha­cer­lo de una for­ma con­cre­ta pa­ra con­se­guir el re­sul­ta­do desea­do. Ne­ce­si­tá­ba­mos pla­ni­fi­ca­ción y es­tra­te­gia. A par­tir de ese día el fu­tu­ro em­pe­zó a di­ri­gir el pre­sen­te de las per­so­nas.

La se­lec­ción na­tu­ral es reac­ti­va, pe­ro las per­so­nas nos hi­ci­mos proac­ti­vas. Más que adap­tar­nos, asal­ta­mos el fu­tu­ro. De­ci­di­mos qué que­re­mos que pa­se e ima­gi­na­mos las co­sas que hay que ha­cer pa­ra con­se­guir­lo, por­que sa­be­mos que sin pla­ni­fi­ca­ción y sin es­tra­te­gia no exis­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de al­can­zar el éxi­to.

El éxi­to de la evo­lu­ción hu­ma­na se de­be a que com­par­ti­mos va­lo­res. Nos sa­cri­fi­ca­mos por nues­tros con­san­guí­neos y tam­bién por aque­llos con los que com­par­ti­mos idea­les

UN FÓSIL, PRUE­BA DE AMOR

Dar­win mu­rió sin que hu­bie­se po­si­bi­li­dad de con­tras­tar sus hi­pó­te­sis, al­go que en bio­lo­gía evo­lu­ti­va se con­fir­ma le­yen­do los re­cuer­dos y la me­mo­ria del pla­ne­ta: los fó­si­les. Te­ne­mos un re­gis­tro muy li­mi­ta­do de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, pe­ro gran par­te de lo que sa­be­mos lo he­mos co­no­ci­do gra­cias a las ex­ca­va­cio­nes de la sie­rra de Ata­puer­ca, en la pro­vin­cia de Bur­gos. En es­te lu­gar se acu­mu­la más his­to­ria que en to­da Eu­ro­pa jun­ta. Ca­da ve­rano se ex­ca­van mul­ti­tud de ya­ci­mien­tos y uno de ellos, la Si­ma de los Hue­sos, al­ber­ga la ma­yor acu­mu­la­ción de fó­si­les hu­ma­nos en­con­tra­da has­ta el mo­men­to en el pla­ne­ta.

En es­te ma­ra­vi­llo­so lu­gar des­cu­bri­mos un crá­neo que pre­sen­ta­ba una for­ma muy ex­tra­ña. Per­te­ne­cía a una ni­ña de apro­xi­ma­da­men­te 12 años de edad que pa­de­cía cra­neo­si­nós­to­sis, una pa­to­lo­gía muy co­mún en nues­tra es­pe­cie y que es­tá pro­du­ci­da por el cie­rre pre­ma­tu­ro -an­tes del año de vi­da- de las su­tu­ras cra­nea­les que vie­nen suel­tas de na­ci­mien­to. Ade­más de mal­for­ma­cio­nes cra­nea­les, tal con­di­ción pro­vo­ca de­for­ma­cio­nes fí­si­cas, por lo que su­po­ne­mos que la ca­ra de la ni­ña tam­bién pre­sen­ta­ba ano­ma­lías, y los neu­ró­lo­gos que es­tu­dia­ron el ca­so se­ña­la­ron que pro­ba­ble­men­te su­frie­ra un re­tra­so men­tal y mo­tor.

Las per­so­nas so­mos ca­pa­ces de ha­cer co­sas ho­rri­bles, pe­ro tam­bién po­de­mos acep­tar y que­rer a los que son di­fe­ren­tes. Te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra de­ci­dir que na­die se que­de atrás, pa­ra am­pa­rar a los des­va­li­dos, y prue­ba de ello es que el gru­po no re­cha­zó a la ni­ña. Era inequí­vo­ca­men­te di­fe­ren­te, no era la más gua­pa, ni la más rá­pi­da del gru­po y se­gu­ro tu­vie­ron que pres­tar­le cui­da­dos es­pe­cia­les, pe­ro vi­vió has­ta los 12 años. Ja­más creí que lle­ga­ría a ver el amor fo­si­li­za­do, pe­ro es­to es a lo que se re­fe­ría Dar­win cuan­do ha­bla­ba de los va­lo­res hu­ma­nos.

La se­lec­ción na­tu­ral dic­ta que cuan­do un ca­cho­rro na­ce con al­gún ti­po de mal­for­ma­ción su ma­dre lo re­cha­za. Pe­ro a la ni­ña en­con­tra­da en Ata­puer­ca no la desecha­ron y es al­go que po­ne de ma­ni­fies­to la par­te más her­mo­sa del al­ma hu­ma­na. Por eso, los ar­queó­lo­gos de­ci­di­mos lla­mar­la Ben­ja­mi­na, un nom­bre que en he­breo sig­ni­fi­ca la pre­fe­ri­da.

En­vuel­tos en un su­da­rio de ar­ci­lla, la Si­ma de los Hue­sos al­ber­ga los hue­sos ro­tos y mez­cla­dos de al me­nos 28 per­so­nas. Dos de nues­tras in­ves­ti­ga­do­ras de­mos­tra­ron que uno de los in­di­vi­duos en­con­tra­dos ya es­ta­ba muer­to an­tes de en­trar en aquel lu­gar, y so­lo hay una for­ma de que los muer­tos en­tren en una cue­va, y es que otras per­so­nas los lle­ven allí. Los da­tos re­ca­ba­dos aca­ba­ron por de­ter­mi­nar que es­te ya­ci­mien­to aco­ge el pri­mer ac­to fu­ne­ra­rio co­no­ci­do de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

¿Por qué los miem­bros del gru­po se to­ma­rían la mo­les­tia de ocu­par­se de los muer­tos? Es al­go ab­sur­do si se pien­sa fría­men­te. Cuan­do mue­re un be­bé chim­pan­cé, la ma­dre su­fre igual que una ma­dre hu­ma­na, mu­chas de ellas se que­dan du­ran­te días jun­to al ca­dá­ver, pe­ro fi­nal­men­te lo aban­do­nan. Las per­so­nas, en cam­bio, nos ocu­pa­mos de nues­tros muer­tos. Es­to ocu­rre en to­dos los lu­ga­res y en to­das las cul­tu­ras. Lo ha­ce­mos por­que nos ama­mos tan­to en vi­da que nos se­gui­mos que­rien­do des­pués de la muer­te. Trans­fe­ri­mos a los muer­tos el amor que sen­ti­mos en vi­da. Con es­te com­por­ta­mien­to, los hu­ma­nos mos­tra­mos el ma­yor ac­to de re­bel­día que ja­más se ha vis­to en el uni­ver­so; he­mos con­se­gui­do ven­cer a la muer­te, por­que mien­tras se man­ten­gan vi­vas en re­cuer­do, las per­so­nas nun­ca mue­ren.

UNA ES­PE­CIE ENAMORADA DE LA BE­LLE­ZA

Ha­ce 120.000 años, du­ran­te el ini­cio de la úl­ti­ma edad de hie­lo eu­ro­pea, se en­con­tra­ron por pri­me­ra vez dos es­pe­cies di­fe­ren­tes: los near­den­ta­les y los cro­ma­ño­nes. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre am­bos gru­pos era que los cro­ma­ño­nes iban com­ple­ta­men­te ata­via­dos con ro­pas y ador­nos. Una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la es­pe­cie hu­ma­na ac­tual es que nos en­can­ta la be­lle­za. Es al­go que se ob­ser­va des­de el ini­cio de los tiem­pos. So­mos ca­pa­ces de gas­tar gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro en gim­na­sios, ope­ra­cio­nes es­té­ti­cas, die­tas o ro­pa, y lo jus­ti­fi­ca­mos afir­man­do que nues­tro ob­je­ti­vo es es­tar sa­nos, pe­ro la reali­dad

es que lo que desea­mos es es­tar gua­pos. Tam­bién que­re­mos que los ob­je­tos que nos ro­dean sean her­mo­sos, por­que so­mos es­cla­vos de la be­lle­za.

Y la be­lle­za in­clu­ye tam­bién a las ideas bri­llan­tes. Tan­to es así que co­men­za­mos a pin­tar pa­ra mos­trar a los de­más la gran­de­za de nues­tros pen­sa­mien­tos. Si nos pa­ra­mos a pen­sar, nos da­mos cuen­ta de que la ma­yo­ría de las ideas no exis­ten. Con­cep­tos co­mo la paz, la jus­ti­cia o el amor no se pue­den ma­te­ria­li­zar, pe­ro co­bran for­ma si los di­bu­ja­mos en una pa­red. Si, ade­más, les da­mos una for­ma her­mo­sa, con­se­gui­re­mos que los de­más se enamo­ren de ellos. De es­ta ma­ne­ra, los ob­je­tos fí­si­cos pres­tan a las ideas su be­lle­za es­té­ti­ca, y los ob­je­tos na­tu­ra­les se aso­cian a la be­lle­za poé­ti­ca, se car­gan de sen­ti­mien­to gra­cias a la be­lle­za de las ideas. Así, cuan­do nos pa­ra­mos a ob­ser­var un ár­bol por­que nos gus­ta el co­lor de sus ho­jas, nos es­ta­mos fi­jan­do úni­ca­men­te en su es­té­ti­ca, pe­ro si pen­sa­mos en lo que re­pre­sen­ta y lo con­tex­tua­li­za­mos, crea­mos be­lle­za poé­ti­ca.

Las ideas com­pi­ten por nues­tra aten­ción des­de que las con­ver­ti­mos en pal­pa­bles. La evo­lu­ción es, al fin y al ca­bo, una com­pe­ten­cia de ideas que se van trans­mi­tien­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Pe­ro, ¿cuá­les son las le­yes que ri­gen la com­pe­ten­cia en­tre las ideas? Yo creo que son las mis­mas que dic­ta la bio­lo­gía y la se­lec­ción na­tu­ral, por­que fi­nal­men­te so­lo so­bre­vi­ven aque­llas ideas que son ver­da­de­ra­men­te úti­les y nos per­mi­ten vi­vir me­jor. Po­dría­mos de­cir que hay una “se­lec­ción es­té­ti­ca” de las ideas, y úni­ca­men­te se pro­pa­gan aque­llas que nos pa­re­cen más atrac­ti­vas, aque­llas por las que vi­vi­mos y me­re­ce la pe­na vi­vir. Las per­so­nas nos enamo­ra­mos de las ideas de for­ma com­ple­ta­men­te irra­cio­nal, no lo po­de­mos evi­tar. Si no, ¿có­mo se pue­de en­ten­der que al­guien sea hin­cha del Atle­ti?

Las per­so­nas po­de­mos cal­cu­lar el per­jui­cio que van a su­frir nues­tros in­tere­ses en aras del bien co­mún. So­mos las úni­cas cria­tu­ras li­bres de ejer­cer la ge­ne­ro­si­dad en el

uni­ver­so

La hu­ma­ni­dad, al fin y al ca­bo, no es más que una pan­di­lla de lo­cos y lo­cas ma­ra­vi­llo­sos, ca­pa­ces de crear co­sas que no sir­ven pa­ra na­da, y otras que son muy úti­les; ca­pa­ces de ha­cer que otras per­so­nas se enamo­ren de ideas y sean fe­li­ces lle­ván­do­las a la prác­ti­ca to­dos jun­tos. Por­que es­toy con­ven­ci­do de que la na­tu­ra­le­za hu­ma­na es­tá he­cha de la mis­ma sus­tan­cia que los sue­ños.

Si bien nues­tra his­to­ria nos ayu­da a en­ten­der quié­nes so­mos, no me atre­ve­ría a di­lu­ci­dar ha­cia dón­de nos con­du­ce el fu­tu­ro. Lo úni­co cier­to es que es­te se mues­tra an­te no­so­tros co­mo una pi­za­rra en blan­co. Po­de­mos ha­cer de él lo que que­ra­mos, por­que so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles de lo que ocu­rra por ac­ción o por omi­sión.

Po­de­mos ha­cer lo que que­ra­mos con el fu­tu­ro. Es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad lo que en él ocu­rra por ac­ción o por omi­sión

So­mos men­sa­je­ros de nues­tros an­te­pa­sa­dos, y nues­tra prin­ci­pal mi­sión en la vi­da es de­jar un mun­do me­jor a la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Esa deu­da de amor que he­mos con­traí­do se pa­ga de­vol­vien­do el amor a nues­tros des­cen­dien­tes. No nos po­de­mos lle­var na­da de es­te mun­do, así que lo más im­por­tan­te es lo que de­je­mos en él. Por eso pen­se­mos: ¿cuál que­re­mos que sea nues­tro le­ga­do? ●

No es el te­ma que más in­co­mo­di­dad ge­ne­ra a unos pa­dres a la ho­ra de en­fren­tar­se a una con­ver­sa­ción con sus hi­jos, pe­ro en la ma­yo­ría de oca­sio­nes se abor­da de for­ma tar­día o equi­vo­ca­da. En lí­neas ge­ne­ra­les nos cues­ta ha­blar de di­ne­ro, ya sea por pu­dor o por la fal­sa sen­sa­ción de pa­re­cer ava­ri­cio­sos. Sin em­bar­go, las fi­nan­zas per­so­na­les son im­por­tan­tes pa­ra cual­quier per­so­na, sin im­por­tar su edad, ya que en gran me­di­da con­di­cio­nan su vi­da dia­ria.

Los ex­per­tos abo­gan por afron­tar la ma­te­ria sin di­la­ción, al­re­de­dor de los sie­te años de edad, y con al­gu­nas pau­tas muy cla­ras. Los más pe­que­ños de­ben en­ten­der que las co­sas cues­tan di­ne­ro, que tie­nen un va­lor y que es fru­to del tra­ba­jo de sus pa­dres. Así lo ma­ni­fes­tó Jor­di Mar­tí­nez, di­rec­tor de

Edu­ca­ción Fi­nan­cie­ra del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros (IEF), en la pre­sen­ta­ción del pri­mer ví­deo #DeTúATú que Cai­xaBank reali­zó re­cien­te­men­te jun­to a la red de blogs Ma­dres­fe­ra pa­ra de­ba­tir so­bre las fi­nan­zas y los ni­ños. Se­gún Mar­tí­nez, es fun­da­men­tal que des­de la edu­ca­ción pri­ma­ria se au­men­te el tiem­po dedicado a ex­pli­car con­cep­tos bá­si­cos a los ni­ños. Es al­go que ca­da vez ge­ne­ra más con­sen­so: los alum­nos de­ben con­cluir su ci­clo de edu­ca­ción más tem­prano con no­cio­nes so­bre la im­por­tan­cia que su­po­ne pa­ra su fu­tu­ro una bue­na ad­mi­nis­tra­ción de su di­ne­ro.

Los más pe­que­ños de­ben en­ten­der que las co­sas cues­tan di­ne­ro, que tie­nen un va­lor y que es fru­to del tra­ba­jo de sus pa­dres

Un buen ejem­plo es la pa­ga se­ma­nal. Pa­ra Mar­tí­nez, se de­be “trans­fe­rir res­pon­sa­bi­li­dad” a los hi­jos y que se ha­gan car­go de sus pe­que­ños gas­tos. Por el con­tra­rio, no re­co­mien­da aso­ciar esa pa­ga a los tra­ba­jos en ca­sa, co­mo ha­cer su ca­ma o ayu­dar en otras ta­reas do­més­ti­cas. Pa­ra el ex­per­to, si la fa­mi­lia pa­sa en al­gún mo­men­to por di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras, los hi­jos en­ten­de­rían mal que no se les si­guie­se re­mu­ne­ran­do por esas ac­ti­vi­da­des. Por ello se in­cli­na por esa trans­fe­ren­cia de res­pon­sa­bi­li­dad, ade­más de ir au­men­ta­do la pa­ga con­for­me avan­ce la edad.

¿POR DÓN­DE EM­PE­ZAR?

Un eu­ro a la se­ma­na a los sie­te años pue­de ser una bue­na re­fe­ren­cia. Una vez co­men­za­do es­te pro­ce­so, co­men­tar cues­tio­nes co­mo la del aho­rro son tam­bién muy re­le­van­tes. Mo­ti­va­cio­nes co­mo el pre­mio fi­nal del aho­rro, uni­do a la cons­tan­te del tiem­po, in­cen­ti­va­rán una cul­tu­ra fi­nan­cie­ra en los ni­ños que arrai­ga­rá de ca­ra a su fu­tu­ro. Jor­di Mar­tí­nez con­clu­ye que los pa­dres pue­den acom­pa­ñar ese pro­ce­so de for­ma sen­ci­lla: por ca­da cin­co eu­ros aho­rra­dos, los pro­ge­ni­to­res aña­di­rán uno más.

Tam­bién la exis­ten­cia de una “hu­cha fa­mi­liar”, a la que to­dos con­tri­bu­yan pa­ra lo­grar un ob­je­ti­vo co­mún es una prác­ti­ca sa­lu­da­ble que ayu­da­rá en la mi­sión de in­tro­du­cir en el ám­bi­to do­més­ti­co con­cep­tos so­bre cul­tu­ra fi­nan­cie­ra.

Por úl­ti­mo, to­do de­be ha­cer­se dan­do ejem­plo. De po­co ser­vi­rán las lec­cio­nes si lo que ob­ser­van los pe­que­ños en ca­sa es un de­rro­che inade­cua­do o fal­ta de pre­vi­sión en otras oca­sio­nes. “Si no les da­mos ejem­plo, no se­rán res­pon­sa­bles fi­nan­cie­ra­men­te”, afir­ma ca­te­gó­ri­co el di­rec­tor de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra del EFI.

Las ma­dres mos­tra­ron una es­pe­cial preo­cu­pa­ción por el des­tino de los aho­rros acu­mu­la­dos en las hu­chas per­so­na­les de los pe­que­ños, ya que la can­ti­dad de di­ne­ro es im­por­tan­te y los ni­ños tie­nen un sen­ti­mien­to de pro­pie­dad que po­dría lle­var a un gas­to inapro­pia­do. La res­pues­ta del ex­per­to pu­so el fo­co en fi­jar, pre­via­men­te a co­no­cer la ci­fra, un ob­je­ti­vo pac­ta­do pa­ra ese gas­to, e in­clu­so en vol­ver a aho­rrar una par­te con otro ob­je­ti­vo di­fe­ren­te, es­ta vez sí acor­da­do con an­te­la­ción.

El even­to se en­mar­ca den­tro del Plan de Cul­tu­ra Fi­nan­cie­ra de Cai­xaBank. Las múl­ti­ples in­ter­ven­cio­nes que se rea­li­za­ron du­ran­te el turno de pre­gun­tas de­ja­ron pa­ten­te que exis­ten mu­chas du­das en es­te ám­bi­to, y es pre­ci­sa­men­te ahí dón­de Cai­xaBank, en su fi­lo­so­fía de Ban­ca So­cial­men­te Res­pon­sa­ble, mul­ti­pli­ca sus es­fuer­zos pa­ra lle­gar a más per­so­nas. Por eso ade­más de ví­deos, el plan de Cul­tu­ra Fi­nan­cie­ra se com­ple­ta con una pá­gi­na web, cam­pa­ñas en redes so­cia­les, con­fe­ren­cias y pues­ta a dis­po­si­ción de ma­te­ria­les di­dác­ti­cos que se­rán de ayu­da en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, o sim­ple­men­te pa­ra am­pliar co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros bá­si­cos.

EDU­CA­CIÓN FI­NAN­CIE­RA PA­RA JÓ­VE­NES

El pro­yec­to desa­rro­lla ini­cia­ti­vas pa­ra po­ner al al­can­ce de to­da po­bla­ción los co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros ne­ce­sa­rios que per­mi­tan a la ciu­da­da­nía ges­tio­nar de for­ma res­pon­sa­ble los re­cur­sos eco­nó­mi­cos, o el pro­gra­ma Fi­nan­zas pa­ra Jó­ve­nes, que ofre­ce ta­lle­res de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra bá­si­ca. El ob­je­ti­vo de es­te pro­yec­to es acer­car la edu­ca­ción fi­nan­cie­ra a los jó­ve­nes, ofre­cien­do co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y he­rra­mien­tas que fa­vo­rez­can una to­ma de de­ci­sio­nes in­for­ma­da y cons­cien­te a lo lar­go de la vi­da, y se en­mar­ca en las re­co­men­da­cio­nes de or­ga­nis­mos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les co­mo el Ban­co de Es­pa­ña, la CNMV o la OCDE, con la fi­na­li­dad de do­tar a los jó­ve­nes de me­jo­res com­pe­ten­cias pa­ra ad­mi­nis­trar su di­ne­ro o evi­tar si­tua­cio­nes de so­bre­en­deu­da­mien­to.

El plan de Cul­tu­ra Fi­nan­cie­ra ela­bo­ra­do por Cai­xaBank cons­ta de ví­deos, una pá­gi­na web, cam­pa­ñas en redes so­cia­les, con­fe­ren­cias y ma­te­ria­les di­dác­ti­cos que ser­vi­rán pa­ra am­pliar co­no­ci­mien­tos fi­nan­cie­ros bá­si­cos

Es vi­tal que el ci­clo de edu­ca­ción más tem­prano con­clu­ya con no­cio­nes so­bre la im­por­tan­cia que su­po­ne pa­ra el fu­tu­ro de los alum­nos una bue­na ad­mi­nis­tra­ción de su di­ne­ro

Los ma­te­ria­les di­dác­ti­cos de Fi­nan­zas pa­ra Jó­ve­nes han si­do ela­bo­ra­dos por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros, fun­da­ción pri­va­da con más de 25 años de ex­pe­rien­cia en la for­ma­ción en el sec­tor fi­nan­cie­ro y son im­par­ti­dos por vo­lun­ta­rios de la Aso­cia­ción de Vo­lun­ta­rios de “la Cai­xa”, quie­nes son los en­car­ga­dos de ex­pli­car los con­cep­tos bá­si­cos en ma­te­ria fi­nan­cie­ra a los jó­ve­nes trans­mi­tien­do su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to. To­dos los vo­lun­ta­rios de “la Cai­xa” han re­ci­bi­do una for­ma­ción pre­via por par­te del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros, don­de ade­más del con­te­ni­do de los ta­lle­res, se tra­ba­ja la me­to­do­lo­gía a em­plear y se les ofre­cen con­se­jos pe­da­gó­gi­cos.

El pro­gra­ma ofre­ce cua­tro ta­lle­res que pro­fun­di­zan en los con­cep­tos cla­ve pa­ra una bue­na ges­tión de las fi­nan­zas per­so­na­les y fa­mi­lia­res cen­tra­dos en la ad­mi­nis­tra­ción del di­ne­ro a tra­vés del pre­su­pues­to per­so­nal, la pre­ven­ción en el en­deu­da­mien­to, los ries­gos en la in­ver­sión y la pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.