La di­gi­ta­li­za­ción de la sa­lud

Cinco Días - Executive Excellence - - ÍNDICE -

Opi­nión de ex­per­tos: Daniel Kraft.

Mé­di­co, cien­tí­fi­co, in­ven­tor, em­pre­sa­rio e in­no­va­dor, for­ma­do en Stan­ford y Har­vard, Daniel Kraft cuen­ta con más de 25 años de ex­pe­rien­cia en la prác­ti­ca clí­ni­ca, in­ves­ti­ga­ción bio­mé­di­ca e in­no­va­ción en el cui­da­do de la sa­lud.

Sin em­bar­go, se­ña­la que nos en­con­tra­mos an­te una de las épo­cas más apa­sio­nan­tes de es­te sec­tor, y ase­gu­ra que es­ta­mos a pun­to de vi­vir un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el cui­da­do de la sa­lud gra­cias al desa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías mé­di­cas que ya re­pre­sen­tan el pre­sen­te y fu­tu­ro de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria y la me­di­ci­na.

La te­le-me­di­ci­na per­mi­te an­ti­ci­par­nos a las ne­ce­si­da­des fu­tu­ras y evi­ta la pre­sen­cia en hos­pi­ta­les, por­que se pue­den ata­jar en­fer­me­da­des en fa­ses ini­cia­les

HEALTH-CARE VS. SICKCARE

La apa­ri­ción de las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les ha te­ni­do un enor­me im­pac­to en el ám­bi­to mé­di­co y sa­ni­ta­rio. Se tra­ta de un sec­tor muy am­plio que abar­ca des­de la pre­ven­ción has­ta la lon­ge­vi­dad, pa­san­do por los diag­nós­ti­cos, las te­ra­pias, la ge­né­ti­ca, las epi­de­mias, las en­fer­me­da­des in­fec­cio­nes o las cró­ni­cas, y to­das ellas es­tán ex­pe­ri­men­tan­do los efec­tos de la di­gi­ta­li­za­ción.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que de­fi­ne al ac­tual en­torno es que ca­da vez se pres­ta me­nos aten­ción a la pro­mo­ción de la sa­lud (health-care) y se in­ci­de más en el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad (sickcare). Los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos ob­tie­nen in­for­ma­ción de los pa­cien­tes a tra­vés de ana­lí­ti­cas sen­ci­llas co­mo la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral o la pre­sión san­guí­nea, y en fun­ción de los re­sul­ta­dos juz­gan si es opor­tuno o no rea­li­zar una con­sul­ta. Es de­cir, se tra­ba­ja des­de un pun­to de vis­ta reac­ti­vo que ac­túa cuan­do el pa­cien­te ya es­tá aque­ja­do de una en­fer­me­dad y pre­sen­ta sín­to­mas gra­ves co­mo un in­far­to, un de­rra­me, o un cán­cer en un es­ta­dio avan­za­do.

Pe­ro la lle­ga­da de las tec­no­lo­gías ex­po­nen­cia­les pue­de abrir la puer­ta a una nue­va for­ma de tra­ba­jar que, uti­li­zan­do da­tos con­ti­nua­dos y cons­tan­tes, nos per­mi­ta ejer­cer una me­di­ci­na proactiva. Así se po­drán pre­ver en­fer­me­da­des y ac­tuar de una for­ma mu­cho más efi­caz si es­tas apa­re­cen. Los plan­tea­mien­tos de fu­tu­ro no so­lo se van a cen­trar en la pre­ven­ción, sino tam­bién en la op­ti­mi­za­ción de nues­tra sa­lud con el ob­je­ti­vo de lo­grar un sus­tan­cial in­cre­men­to de la lon­ge­vi­dad. Hay quie­nes pre­di­cen que lle­ga­re­mos a vi­vir si­glos, pe­ro per­so­nal­men­te no creo que eso sea po­si­ble, ni si­quie­ra pen­san­do en un fu­tu­ro a lar­go pla­zo.

Sin em­bar­go, ten­go cla­ro que va­mos a po­der vi­vir de for­ma sa­lu­da­ble y sin su­frir los acha­ques de­ri­va­dos de la edad du­ran­te más tiem­po. Po­dre­mos lle­gar a ser cen­te­na­rios y con­ti­nuar an­dan­do, pen­san­do y sien­do au­tó­no­mos.

NUE­VOS MO­DE­LOS DE SA­LUD

Vi­vi­mos en un en­torno don­de la in­for­ma­ción es­tá muy com­par­ti­men­ta­da, es de­cir, las es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas no com­par­ten su co­no­ci­mien­to. Se­gui­mos de­fi­nien­do la sa­lud en ba­se a las di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po, al­go ab­sur­do en una era ge­nó­mi­ca co­nec­ta­da. El re­to al que nos en­fren­ta­mos con­sis­te en co­nec­tar to­da la in­for­ma­ción de la que dis­po­ne­mos, y es­to ya co­mien­za a ser una reali­dad.

La tec­no­lo­gía es tan ac­ce­si­ble que se en­cuen­tra en nues­tros bol­si­llos o es muy fá­cil de ob­te­ner. Pe­ro es ne­ce­sa­rio pla­ni­fi­car có­mo po­de­mos op­ti­mi­zar es­tos nue­vos mé­to­dos pa­ra con­se­guir que ten­gan un im­pac­to lo más po­si­ti­vo po­si­ble en nues­tra sa­lud. Por ejem­plo, en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio de Es­ta­dos Uni­dos la gran ma­yo­ría de los re­cur­sos se de­di­ca a com­ba­tir en­fer­me­da­des cró­ni­cas, en vez de es­ti­mu­lar la pre­ven­ción.

Por otro la­do, la tec­no­lo­gía es­tá pro­pi­cian­do la apa­ri­ción de nue­vos mo­de­los de sa­lud que nos per­mi­ten acercarnos a en­tor­nos con me­nos re­cur­sos. La me­di­ci­na es­tá sa­lien­do de los hos­pi­ta­les y lle­ga di­rec­ta­men­te a los pa­cien­tes a tra­vés de la te­le-me­di­ci­na. Es­te ser­vi­cio nos per­mi­te an­ti­ci­par­nos a sus ne­ce­si­da­des fu­tu­ras y evi­ta que el en­fer­mo ten­ga que ir a los hos­pi­ta­les, por­que se pue­den ata­jar en­fer­me­da­des en fa­ses ini­cia­les.

Quie­nes ne­ce­si­tan ser­vi­cios mé­di­cos tie­nen hoy mu­cho más po­der de de­ci­sión. Pue­den com­pa­rar hos­pi­ta­les, va­lo­rar a los mé­di­cos, ele­gir en­tre di­fe­ren­tes pre­cios de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos… In­clu­so es­tán apa­re­cien­do va­lo­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas que ana­li­zan el por­cen­ta­je de éxi­to de di­fe­ren­tes pro­fe­sio­na­les y sus cos­tes pa­ra po­der ele­gir el que más nos con­ven­ga. To­do es­to es­tá a nues­tro al­can­ce gra­cias a los apa­ra­tos in­te­li­gen­tes que lle­va­mos en nues­tros bol­si­llos.

De he­cho, los smartp­ho­nes se es­tán con­vir­tien­do en gran­des alia­dos de nues­tra sa­lud. Los re­lo­jes in­te­li­gen­tes, por ejem­plo, son ca­pa­ces de rea­li­zar diag­nós­ti­cos y man­dár­se­los a nues­tro mé­di­co. Exis­ten apa­ra­tos del ta­ma­ño de un grano de arroz con gran co­nec­ti­vi­dad que se pue­den in­tro­du­cir den­tro de nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción mé­di­ca. Y la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía 5G va a mul­ti­pli­car las ca­pa­ci­da­des de man­te­ner co­nec­ta­dos nues­tros or­ga­nis­mos con el en­torno mé­di­co, ge­ne­ran­do mul­ti­tud de po­si­bi­li­da­des en el con­tex­to big da­ta.

Cuan­do ha­bla­mos del fu­tu­ro de la me­di­ci­na, ten­de­mos a pen­sar esen­cial­men­te en tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción, pe­ro es­te plan­tea­mien­to re­du­ce enor­me­men­te las po­si­bi­li­da­des. La im­pre­sión 3D, la ge­nó­mi­ca, la na­no­tec­no­lo­gía, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y otras in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas se es­tán unien­do con el ob­je­ti­vo de so­lu­cio­nar los gran­des re­tos que exis­ten ac­tual­men­te en el sec­tor a ni­vel mun­dial, co­mo el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción o la de­mo­cra­ti­za­ción del ac­ce­so a la sa­ni­dad, por­que mu­chas ve­ces in­flu­ye más en nues­tra sa­lud nues­tro có­di­go pos­tal que el ge­né­ti­co.

La sa­lud tie­ne tal im­por­tan­cia que el en­torno em­pre­sa­rial se ha in­tere­sa­do en ella, y gran­des com­pa­ñías co­mo Ama­zon, Goo­gle o Fa­ce­book es­tán crean­do ser­vi­cios que van des­de in­ter­ac­tuar con los pa­cien­tes has­ta far­ma­cias on­li­ne que dis­tri­bu­yen los me­di­ca­men­tos di­rec­ta­men­te. To­do es­to va a ge­ne­rar un cam­bio en nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos con la me­di­ci­na.

HA­CIA UNA ME­DI­CI­NA EX­PO­NEN­CIAL

He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­vo­lu­crar­me en la ac­ti­vi­dad de Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity prác­ti­ca­men­te des­de sus ini­cios ha­ce ya

10 años. Un im­por­tan­te por­cen­ta­je de nues­tros alum­nos pro­ce­día del en­torno sa­ni­ta­rio, y es­to nos per­mi­tió crear un pro­yec­to de me­di­ci­na ex­po­nen­cial. El pro­gra­ma con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de mé­di­cos, téc­ni­cos, in­ver­so­res, e in­ves­ti­ga­do­res que se unie­ron pa­ra ex­plo­rar el fu­tu­ro de la me­di­ci­na. Cuan­do se es ca­paz de re­unir di­fe­ren­tes es­pec­tros pro­fe­sio­na­les ocu­rren co­sas má­gi­cas.

He­mos po­di­do ex­pe­ri­men­tar con la im­pre­sión 3D o los dro­nes mé­di­cos; he­mos rea­li­za­do ge­no­mas com­ple­tos y he­mos co­no­ci­do las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen los úl­ti­mos avan­ces en na­no­tec­no­lo­gía den­tro de nues­tro or­ga­nis­mo. In­clu­so or­ga­nis­mos pú­bli­cos co­mo la FDA (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion) han po­di­do acelerar sus pro­ce­sos in­tro­du­cien­do un soft­wa­re co­mo re­cur­so mé­di­co en to­da su es­truc­tu­ra.

Es cier­to que nues­tro ge­no­ma es im­por­tan­te, pe­ro es nues­tra con­duc­ta en el tiem­po lo que tie­ne im­pac­to a lar­go pla­zo. Hoy es po­si­ble me­dir nues­tro com­por­ta­mien­to, por­que la tec­no­lo­gía es­tá avan­zan­do mu­cho más allá de los ace­le­ró­me­tros de pul­se­ra. Exis­ten ta­tua­jes di­gi­ta­les ca­pa­ces de vi­gi­lar prác­ti­ca­men­te to­dos los ele­men­tos de nues­tro fi­sio­lo­gía y con­duc­ta. Los da­tos que apor­tan per­mi­ten ana­li­zar im­por­tan­tes can­ti­da­des de in­for­ma­ción, pa­ra que los mé­di­cos pue­dan tra­tar a los pa­cien­tes de for­ma pre­ven­ti­va.

Si an­tes te­nía­mos ca­pa­ci­dad pa­ra me­dir el pe­so, aho­ra tam­bién po­de­mos cal­cu­lar la for­ma, el equi­li­brio en­tre gra­sas y múscu­los o la hin­cha­zón en los to­bi­llos de los pa­cien­tes car­día­cos. Es­ta in­for­ma­ción per­mi­te a los pro­fe­sio­na­les op­ti­mi­zar las te­ra­pias. La hi­per­ten­sión es el pri­mer fac­tor de ries­go de muer­te sú­bi­ta, pe­ro hoy to­dos po­de­mos me­dir la pre­sión uti­li­zan­do pul­se­ras mé­di­cas, y cuan­do es­tén co­nec­ta­das con nues­tros mé­di­cos es­tos po­drán avi­sar­nos si ven al­gún ti­po de ries­go.

Goo­gle es­tá fa­bri­can­do len­tes de con­tac­to que ana­li­zan el azú­car en la san­gre, chips sub-dér­mi­cos ca­pa­ces de es­tu­diar pa­rá­me­tros fi­sio­ló­gi­cos en tiem­po real, sen­so­res en la es­pal­da que ob­ser­van la pos­tu­ra y nos in­for­man de có­mo co­rre­gir­la, ani­llos que mi­den nues­tras pau­tas de sue­ño… Ap­ple in­clu­so aca­ba de com­prar una com­pa­ñía que fa­bri­ca sen­so­res pa­ra col­cho­nes.

Hoy la tec­no­lo­gía es ca­paz de me­dir los tem­blo­res del Pár­kin­son pa­ra ade­cuar las do­sis far­ma­céu­ti­cas, has­ta con­tro­lar las ca­lo­rías que in­ge­ri­mos. Las opor­tu­ni­da­des son tan­tas y el vo­lu­men de in­no­va­ción tan ele­va­do que re­sul­ta di­fí­cil de se­guir

La tec­no­lo­gía nos per­mi­te des­de me­dir los tem­blo­res del Pár­kin­son pa­ra ade­cuar las do­sis far­ma­céu­ti­cas, has­ta con­tro­lar las ca­lo­rías que in­ge­ri­mos. Las opor­tu­ni­da­des son tan­tas y el vo­lu­men de in­no­va­ción tan ele­va­do que re­sul­ta di­fí­cil de se­guir.

Más allá del in­di­vi­duo, tam­bién se pue­de ac­tuar so­bre pro­ble­mas so­cia­les. Te­ne­mos tal can­ti­dad de da­tos que em­pie­za a ser po­si­ble ata­jar pro­ble­mas co­mo la ta­sa de sui­ci­dios. Las con­duc­tas, al ser ana­li­za­das, pue­den ser­vir co­mo avi­so pa­ra per­so­nas en ries­go. La In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial nos ayu­da­rá a ser pre­dic­ti­vos res­pec­to a es­tas con­duc­tas, y nos per­mi­ti­rá ac­tuar so­bre as­pec­tos co­mo la de­pre­sión. Es­tán na­cien­do apa­ra­tos ca­pa­ces de in­ter­ac­tuar (chat­box), que per­mi­ten de­fi­nir el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas. Evi­den­te­men­te, es­to no re­em­pla­za­rá a los psi­có­lo­gos, sino que se­rá una he­rra­mien­ta a su dis­po­si­ción.

Quie­nes no deseen lle­var na­da en­ci­ma, tam­bién po­drán be­ne­fi­ciar­se de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Los in­ge­nie­ros del MIT es­tán tra­ba­jan­do con wi­fis mo­di­fi­ca­das ca­pa­ces de de­tec­tar los sig­nos vi­ta­les de 10 per­so­nas en una ha­bi­ta­ción. Pue­den in­clu­so me­dir sus pa­tro­nes de sue­ño.

Va­mos a en­trar en un mun­do don­de nues­tro ser di­gi­tal va a ge­ne­rar in­for­ma­ción de for­ma con­ti­nua­da. El re­to con­sis­te en ha­cer lle­gar to­da es­ta in­for­ma­ción a los res­pon­sa­bles de nues­tra sa­lud. Con la app de sa­lud del iPho­ne se pue­de en­viar es­ta in­for­ma­ción al mé­di­co; y des­de ha­ce seis me­ses ya es po­si­ble des­car­gar en el mó­vil to­do tu his­to­rial mé­di­co pa­ra com­par­tir­lo. Es­ta­mos vien­do có­mo los di­fe­ren­tes ele­men­tos co­mien­zan a co­nec­tar­se en­tre sí pa­ra com­pren­der del sig­ni­fi­ca­do de to­da es­ta in­for­ma­ción. La

Uni­ver­si­dad de Stan­ford es­tá uti­li­zan­do la in­for­ma­ción ge­nó­mi­ca y los his­to­ria­les clí­ni­cos de 10.000 vo­lun­ta­rios pa­ra avan­zar en la com­pren­sión del ge­no­ma hu­mano y su im­pac­to en la sa­lud.

Cuan­do el mo­tor de un vehícu­lo de­tec­ta un pro­ble­ma, nos apa­re­ce en el cua­dro de ins­tru­men­tos una se­ñal de ad­ver­ten­cia. ¿No se­ría mag­ní­fi­co que to­dos tu­vié­ra­mos una se­ñal de ad­ver­ten­cia an­tes de que se pro­du­je­se una “ave­ría”?

AYU­DA PA­RA CAM­BIAR DE HÁ­BI­TOS

Los da­tos y la in­for­ma­ción son muy re­le­van­tes, pe­ro da­do que la ma­yo­ría de los pro­ble­mas de sa­lud tie­nen una re­la­ción di­rec­ta con las con­duc­tas, ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra con­se­guir im­pac­tar so­bre ellas y cam­biar nues­tros há­bi­tos? Necesitamos nue­vas fór­mu­las que nos ayu­den, y en es­te sen­ti­do se han di­se­ña­do pro­gra­mas co­mo Goo­gle Coach, que ofre­ce un en­tre­na­dor per­so­nal. In­clu­so Ale­xa -la in­ter­fa­ce de An­droid- se preo­cu­pa­rá por nues­tra sa­lud. To­dos es­tos sis­te­mas se van a in­te­grar pa­ra ayu­dar­nos a in­fluir en nues­tros há­bi­tos. Ha­brá sis­te­mas que in­clu­so nos ha­gan un che­queo to­da las ma­ña­nas rea­li­zan­do un es­cá­ner de re­ti­na cuan­do nos le­van­te­mos.

La reali­dad vir­tual tam­bién va a im­pac­tar mu­cho en la sa­lud. Ya se es­tán uti­li­zan­do téc­ni­cas de apren­di­za­je qui­rúr­gi­co. Den­tro de po­co, ve­re­mos có­mo un ci­ru­jano de San Francisco guía a otro en Ciu­dad del Ca­bo du­ran­te una com­ple­ja in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca. Ade­más, los mé­di­cos po­drán prac­ti­car y en­tre­nar en qui­ró­fa­nos vir­tua­les pa­ra ope­ra­cio­nes que van a rea­li­zar en la vi­da real.

La ge­nó­mi­ca es otra gran re­vo­lu­ción en mar­cha. El cos­te de rea­li­zar un ma­pa ge­nó­mi­co ha pa­sa­do en unos años de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res a unos po­cos cen­te­na­res. Con es­ta in­for­ma­ción se pue­de co­no­cer el ries­go que te­ne­mos ca­da uno de no­so­tros de desa­rro­llar cier­tas en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer o la dia­be­tes; in­clu­so nues­tra res­pues­ta a cier­tos me­di­ca­men­tos. Es más, es po­si­ble di­fe­ren­ciar a los tres ti­pos de dia­bé­ti­cos que exis­ten a tra­vés del ge­no­ma y per­so­na­li­zar los tra­ta­mien­tos.

La mi­cro­bio­ta, esa co­lec­ción de bac­te­rias que te­ne­mos en el in­tes­tino, tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te en mu­chos as­pec­tos de nues­tra fi­sio­lo­gía. In­flu­ye en la obe­si­dad, en las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, e in­clu­so, en en­fer­me­da­des cog­ni­ti­vas co­mo el Pár­kin­son o el Alz­hei­mer. Ya es po­si­ble ac­tuar so­bre ella a tra­vés de tras­plan­tes fe­ca­les y em­pie­za a ser fre­cuen­te que es­ta se ana­li­ce pa­ra re­co­men­dar una ali­men­ta­ción de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da.

La de­tec­ción tem­pra­na es crí­ti­ca. Cuan­to an­tes diag­nos­ti­que­mos una en­fer­me­dad, me­jo­res re­sul­ta­dos ob­ten­dre­mos en su tra­ta­mien­to. Ya es po­si­ble diag­nos­ti­car Alz­hei­mer 10 años an­tes de que se desa­rro­lle gra­cias al es­cá­ner de po­si­tro­nes (PET scan). Big da­ta va a re­vo­lu­cio­nar la car­dio­lo­gía, y los sen­so­res de mu­ñe­ca po­drán pre­de­cir con su­fi­cien­te an­te­la­ción los pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res ●

Den­tro de po­co ve­re­mos có­mo un ci­ru­jano de San Francisco guía a otro en Ciu­dad del Ca­bo du­ran­te una com­ple­ja in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.