La re­ti­ra­da gra­dual del BCE tie­ne sen­ti­do

La reac­ción del mer­ca­do pon­drá más fá­cil el aban­dono de la com­pra de deu­da

Cinco Días - - Perspectivas - NEIL UNMACK

Una sa­li­da es­ca­lo­na­da de la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va es lo má­xi­mo que Ma­rio Drag­hi pue­de ha­cer. El BCE afir­mó ayer que pre­vé re­du­cir la com­pra de deu­da, has­ta su ce­se to­tal. Pe­ro la sa­li­da es­tá lle­na de ad­ver­ten­cias, y una pro­me­sa de man­te­ner ba­jos los ti­pos. Las gue­rras co­mer­cia­les y la de­bi­li­dad de la zo­na eu­ro ha­cen que Drag­hi no ten­ga más re­me­dio que man­te­ner abier­tas sus op­cio­nes.

La de­cla­ra­ción de que es­pe­ra de­jar de com­prar deu­da a fi­na­les de di­ciem­bre mar­ca el fin ofi­cial del ex­pe­ri­men­to ini­cia­do en 2015. Pa­re­ce la ho­ra: el cre­ci­mien­to va bien, y el BCE es­pe­ra que la in­fla­ción pro­me­die el 1,7% en los pró­xi­mos dos años, cer­ca de su ob­je­ti­vo. El em­pleo de la zo­na eu­ro es­tá en má­xi­mos his­tó­ri­cos.

Las de­man­das ita­lia­nas de in­dul­gen­cia fis­cal y nor­mas mi­gra­to­rias más du­ras po­drían afec­tar a la con­fian­za

Pe­ro es un mo­men­to in­có­mo­do pa­ra to­mar ries­gos. Se es­pe­ra que el cre­ci­mien­to cai­ga es­te año al 2,1% des­de el 2,5% del año pa­sa­do. Los ries­gos po­lí­ti­cos au­men­tan: EE UU ame­na­za a Eu­ro­pa con una gue­rra co­mer­cial. Mien­tras, Ita­lia quie­re au­men­tar su dé­fi­cit y des­ba- ra­tar re­for­mas. Es­to po­ne al BCE en una po­si­ción di­fí­cil: si si­gue com­pran­do bo­nos, se le pue­de acu­sar de fa­ci­li­tar la re­be­lión de Ro­ma. Si pa­ra abrup­ta­men­te, y las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do so­bre el au­men­to de los ti­pos ha­cen que el ren­di­mien­to de los bo­nos suba brus­ca­men- te, a los in­ver­so­res po­dría preo­cu­par­les la ca­pa­ci­dad de Ita­lia pa­ra pa­gar el ser­vi­cio de su deu­da, que re­pre­sen­ta el 132% del PIB.

En es­te de­li­ca­do con­tex­to, el com­ple­jo mo­vi­mien­to del BCE pa­re­ce sen­sa­to. Se pre­vé que la fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va aca­be en di- ciem­bre, pe­ro eso de­pen­de de la in­fla­ción. Y Drag­hi di­jo que los ti­pos no su­birían has­ta sep­tiem­bre de 2019. Ade­más, el prin­ci­pal de los 2,4 bi­llo­nes en bo­nos que ya po­see se in­ver­ti­rá du­ran­te el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio.

El eu­ro ca­yó, al igual que los bo­nos ale­ma­nes. La reac­ción re­la­ti­va­men­te be­nig­na del mer­ca­do pon­drá más fá­cil al BCE acer­car­se a la sa­li­da. Sin em­bar­go, su ta­rea pro­ba­ble­men­te se ha­rá más di­fí­cil. Las de­man­das ita­lia­nas de in­dul­gen­cia fis­cal y unas nor­mas mi­gra­to­rias más es­tric­tas po­drían afec­tar a la con­fian­za y au­men­tar los te­mo­res so­bre la de­sin­te­gra­ción de la zo­na eu­ro. Una gue­rra co­mer­cial mun­dial per­ju­di­ca­ría par­ti­cu­lar­men­te a Ale­ma­nia, la ma­yor eco­no­mía eu­ro­pea. La fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va es­tá aca­ban­do, pe­ro la nor­ma­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria que­da muy le­jos.

EFE

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, ayer, a su lle­ga­da a la rue­da de pren­sa tras el con­se­jo de go­bierno del ban­co, en Ri­ga (Le­to­nia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.