El pun­to fla­co de las eco­no­mías emergentes

Las di­vi­sas de Argentina y Tur­quía vi­ven una cri­sis cam­bia­ria de la que aún no se ve el fi­nal

Cinco Días - - Perspectivas -

Las cri­sis cam­bia­rias no sue­len dar de­ma­sia­dos ti­tu­la­res por­que tie­nen lu­gar a lo lar­go del tiem­po. A pe­sar de que día a día no sue­len ser tan es­pec­ta­cu­la­res co­mo los des­plo­mes sú­bi­tos en la Bol­sa, pro­vo­can gra­ves efec­tos den­tro y fue­ra de los paí­ses afec­ta­dos. Las cri­sis cam­bia­rias se dan fre­cuen­te­men­te en paí­ses con dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te y una deu­da ex­te­rior cre­cien­te. Aho­ra se en­cuen­tran en esa si­tua­ción Argentina, Tur­quía, Egip­to, In­do­ne­sia, Co­lom­bia, In­dia y Mé­xi­co.

Re­cien­te­men­te he­mos vis­to có­mo las di­vi­sas en Argentina y Tur­quía se de­pre­cia­ron con fuer­za, co­men­zan­do una cri­sis cam­bia­ria que se­gu­ra­men­te se pro­lon­gue du­ran­te las pró­xi­mas se­ma­nas. El mes de ma­yo co­men­za­ba con un ti­po de cam­bio de 24,6 pe­sos ar­gen­ti­nos y 4,9 li­bras tur­cas por ca­da eu­ro y po­co des­pués el nue­vo cam­bio se ha lle­ga­do a fi­jar en 31 pe­sos y 5,7 li­ras tur­cas, lo que su­po­ne una de­pre­cia­ción del 26% y el 16% res­pec­ti­va­men­te. El ti­po de cam­bio fue­ra de con­trol se­rá di­fí­cil de re­ver­tir y re­per­cu­ti­rá ne­ga­ti­va­men­te en es­tas eco­no­mías y en las em­pre­sas es­pa­ño­las con in­tere­ses en es­tos dos paí­ses.

La de­pre­cia­ción de las mo­ne­das de paí­ses emergentes no es un nue­vo fe­nó­meno. En los cua­tro pri­me­ros me­ses de es­te año la di­vi­sa argentina se de­pre­ció fren­te al eu­ro el 10,3% y la tur­ca, el 7,7%. La ines­ta­bi­li­dad en Tur­quía des­de el fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do del ve­rano de 2016 y la in­cer­ti­dum­bre so­bre los efec­tos de las po­lí­ti­cas li­be­ra­li­za­do­ras del pre­si­den­te Ma­cri han he­cho que los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les con­si­de­ren que am­bos paí­ses tie­nen un ries­go muy ele­va­do. Por eso, ca­da vez se de­man­dan me- no­res can­ti­da­des de es­tas di­vi­sas pa­ra in­ver­tir allí, al tiem­po que los ciu­da­da­nos tur­cos y ar­gen­ti­nos pre­fie­ren man­te­ner sus aho­rros en di­vi­sas más fuer­tes co­mo el dó­lar o el eu­ro.

Si la si­tua­ción en la ac­tua­li­dad no es muy di­fe­ren­te a la de ha­ce unos me­ses ca­be pre­gun­tar­se cuál ha si­do el des­en­ca­de­nan­te de es­ta rá­pi­da de­pre­cia­ción. Las Le­tras del ban­co cen­tral ar­gen­tino, equi­va­len­tes a las le­tras del Te­so­ro es­pa­ño­las, tu­vie­ron una me­nor de­man­da des­de fi­na­les de abril y su re­mu­ne­ra­ción se dis­pa­ró des­de el 27% has­ta el 46%. Los in­ver­so­res per­die­ron su con­fian­za en Argentina de­bi­do a la al­ta in­fla­ción, que se re­sis­te a caer del en­torno del 20% pe­se a los es­fuer­zos del Go­bierno de Ma­cri por con­te­ner­la. La in­fla­ción ele­va­da es el pro­ble­ma más acu­cian­te pa­ra Argentina, que ce­rró 2017 co­mo el sép­ti­mo país del mun­do con ma­yor cre­ci­mien­to de los pre­cios.

El Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Argentina reac­cio­nó an­te la sú­bi­ta y fuer­te de­pre­cia­ción e in­ter­vino va­rias ve­ces en el mer­ca­do uti­li­zan­do sus re­ser­vas de di­vi­sas pa­ra con­tro­lar el ti­po de cam­bio. Sin em­bar­go, tras ca­da in­ter­ven­ción el pe­so vol­vió a de­pre­ciar­se rá­pi­da­men­te y los mer­ca­dos sa­bían que el Ban­co Cen­tral se es­ta­ba que­dan­do sin re­ser­vas y no po­dría se­guir in­ter­vi­nien­do in­de­fi­ni­da­men­te. Pa­ra in­ten­tar con­tro­lar la si­tua­ción, el ti­po de in­te­rés ofi­cial subió has­ta el 40% lo que sin du­da ten­drá con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas so­bre la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to del PIB ar­gen­tino, aun­que po­dría ser­vir pa­ra con­tro­lar la in­fla­ción.

Las me­di­das del Ban­co Cen­tral ayu­da­ron a que fon­dos de in­ver­sión glo­ba­les com­pra­sen más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en bo­nos ar­gen­ti­nos. Aun y to­do, el apo­yo de al­gu­nos fon­dos pri­va­dos no fue su­fi­cien­te pa­ra cal­mar a los mer­ca­dos y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, de in­gra­to re­cuer­do en Argentina, ten­dió su mano al Go­bierno con una lí­nea de cré­di­to de 42.380 mi­llo­nes de eu­ros. Co­mo es ha­bi­tual en es­tos ca­sos, el res­ca­te ven­drá con­di­cio­na­do por una caí­da del gas­to pú­bli­co y una ma­yor dis­ci­pli­na fis­cal, lo que las­tra­rá el cre­ci­mien­to del país a cor­to pla­zo y pro­vo­ca­rá aún más ten­sio­nes so­bre el ti­po de cam­bio.

Es­ta cri­sis re­per­cu­tió en otras eco­no­mías emergentes co­mo Tur­quía, cu­ya di­vi­sa si­guió una de­pre­cia­ción si­mi­lar, pe­ro con me­nor in­ten­si­dad, al rit­mo de los so­bre­sal­tos que ex­pe­ri­men­tó el pe­so. Tras unos días de tran­qui­li­dad, las ma­yo­res ten­sio­nes pa­ra la li­ra tur­ca co­men­za­ron el 21 de ma­yo y lo peor has­ta la fe­cha se vi­vió dos días des­pués. El ban­co cen­tral tur­co, a pe­sar de la po­si­ción con­tra­ria del pre­si­den­te Er­do­gan, subió los ti­pos de in­te­rés el 3% y des­pués el 1,25% adi­cio­nal has­ta el 17,75% en un país con una in­fla­ción ofi­cial cer­ca­na al 10% pe­ro que po­dría ser mu­cho ma­yor. Al igual que en el ca­so ar­gen­tino, la de­pre­cia­ción de la li­ra tur­ca uni­da a un ma­yor ti­po de in­te­rés pon­drá en aprie­tos a las com­pa­ñías que es­tén más en­deu­da­das.

El Icex re­co­ge un to­tal de 150 em­pre­sas es­pa­ño­las es­ta­ble­ci­das en Argentina co­mo las prin­ci­pa­les edi­to­ria­les es­pa­ño­las y com­pa­ñías co­mo Téc­ni­cas Reuni­das, In­di­tex, Map­fre, NH, Pro­se­gur, Te­le­fó­ni­ca o BBVA, pre­sen­te a tra­vés de Ban­co Fran­cés. En el ca­so de Tur­quía hay en la ac­tua­li­dad 121 em­pre­sas es­pa­ño­las con in­tere­ses en el país, en­tre las que se en­cuen­tran Ac­cio­na, Ho­te­les Bar­ce­ló, CAF, In­di­tex, Téc­ni­cas Reuni­das o BBVA a tra­vés de su participación ma­yo­ri­ta­ria en el Ban­co Ga­ran­ti.

El im­pac­to de la fuer­te de­pre­cia­ción su­fri­da por las eco­no­mías argentina y tur­ca de­pen­de­rá de la im­por­tan­cia de es­tos paí­ses pa­ra las em­pre­sas es­pa­ño­las y de có­mo si­gan evo­lu­cio­nan­do am­bas eco­no­mías es­te ve­rano. Argentina fre­na­rá su cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos tri­mes­tres y so­lo me­jo­ra­rá su si­tua­ción si ca­ye­ra la in­fla­ción. Tur­quía pre­sen­ta un es­ce­na­rio más com­pli­ca­do que in­clu­so po­dría re­que­rir la pues­ta en marcha de con­tro­les de ca­pi­tal co­mo ya se hi­zo tras la cri­sis de las eco­no­mías emergentes a fi­na­les de los años no­ven­ta. Ade­más, una vez que dos eco­no­mías emergentes han su­fri­do una cri­sis cam­bia­ria, es pro­ba­ble que otros paí­ses con pro­ble­mas de deu­da ex­te­rior y de ba­lan­za co­mer­cial si­gan sus pa­sos.

El Icex re­co­ge un to­tal de

150 em­pre­sas es­pa­ño­las es­ta­ble­ci­das en Argentina y 121 con in­tere­ses en Tur­quía

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.