El Cor­te In­glés abre una nue­va eta­pa que de­be re­gir­se por la pro­fe­sio­na­li­dad

Cinco Días - - Perspectivas -

El Cor­te In­glés, com­pa­ñía cla­ve pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la y una de las mar­cas más re­co­no­ci­das pa­ra va­rias ge­ne­ra­cio­nes, ini­cia una nue­va eta­pa con el quin­to pre­si­den­te de su his­to­ria: Jesús Nu­ño de la Ro­sa. El con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción ce­le­bra­do ayer re­sol­vió así un du­ro con­flic­to en­tre los fa­mi­lia­res del fa­lle­ci­do Isi­do­ro Ál­va­rez, cri­sis que se sal­da con la des­ti­tu­ción del has­ta aho­ra pre­si­den­te no eje­cu­ti­vo, Di­mas Gi­meno. Pe­se a la cru­de­za que lle­gó a ad­qui­rir ese en­fren­ta­mien­to, lo cier­to es que los re­pre­sen­tan­tes del ca­pi­tal se mos­tra­ban ayer uni­dos en torno al nue­vo equi­po de di­rec­ción. La pre­si­den­cia de Nu­ño de la Ro­sa fue vo­ta­da por una­ni­mi­dad de los nue­ve con­se­je­ros pre­sen­tes, en au­sen­cia del pro­pio Gi­meno, que no re­co­no­ce la con­vo­ca­to­ria y ama­ga con im­pug­nar la de­ci­sión. Su des­ti­tu­ción tu­vo ocho vo­tos a fa­vor y una abs­ten­ción. Un re­sul­ta­do es­cla­re­ce­dor que con­vier­te en inú­til esa ba­ta­lla ju­rí­di­ca.

Ha que­da­do de ma­ni­fies­to que cuan­do un pre­si­den­te ha per­di­do la con­fian­za de los ac­cio­nis­tas tie­ne po­co sen­ti­do afe­rrar­se al car­go. Pe­ro lo ha in­ten­ta­do Gi­meno, que no asu­mió los cam­bios apro­ba­dos en oc­tu­bre del año pa­sa­do, cuan­do se le apar­tó del po­der eje­cu­ti­vo en fa­vor de dos con­se­je­ros de­le­ga­dos, el pro­pio Nu­ño de la Ro­sa y Víc­tor del Po­zo, quien con­ti­núa en esa fun­ción. Los nue­vos di­ri­gen­tes de El Cor­te In­glés tie­nen una lar­ga tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal en la ca­sa y el res­pal­do de las her­ma­nas Ál­va­rez Guil, hi­jas de Isi­do­ro Ál­va­rez. Na­die po­día pre­ten­der, en esas con­di­cio­nes, arro­gar­se la con­di­ción de úni­co he­re­de­ro le­gí­ti­mo. Ni el pa­sa­do de la com­pa­ñía es pa­tri­mo­nio de uno so­lo, ni hay otra vía pa­ra la em­pre­sa que mi­rar ha­cia el fu­tu­ro.

El Cor­te In­glés avan­za ha­cia una di­rec­ción más pro­fe­sio­nal. Por pri­me­ra vez, el má­xi­mo eje­cu­ti­vo no tie­ne la­zos fa­mi­lia­res con las fa­mi­lias fun­da­do­ras. Nu­ño de la Ro­sa li­de­ra aho­ra una com­pa­ñía que afron­ta re­tos im­por­tan­tes; el más apre­mian­te, una mo­der­ni­za­ción de la or­ga­ni­za­ción y de su ofer­ta co­mer­cial, en un mo­men­to de gran­des cam­bios en el sec­tor de dis­tri­bu­ción, agi­ta­do por la fuer­te com­pe­ten­cia, nue­vos há­bi­tos de con­su­mo y la re­vo­lu­ción di­gi­tal. Es im­por­tan­te pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la que ten­ga éxi­to.

Na­die po­día arro­gar­se la con­di­ción de úni­co he­re­de­ro le­gí­ti­mo. Lo im­por­tan­te aho­ra es mi­rar al fu­tu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.