El eu­ro de­be­ría (al me­nos) pa­re­cer irre­ver­si­ble

Una Unión Mo­ne­ta­ria don­de los ries­gos es­tán frag­men­ta­dos si­gue sien­do una re­ce­ta pa­ra el desas­tre

Cinco Días - - Perspectivas -

El nue­vo Go­bierno ita­liano ha ve­ni­do a re­cor­dar a la eu­ro­zo­na que es­tá le­jos de po­der sen­tir­se se­gu­ra. No se tra­ta so­lo de que la pri­ma de ries­go ita­lia­na ha­ya al­can­za­do los 300 pun­tos bá­si­cos o de que con­ta­gie li­ge­ra­men­te a la es­pa­ño­la.

Es preo­cu­pan­te que la ban­ca es­pa­ño­la es­té, o ha­ya es­ta­do, tan pen­dien­te de la si­tua­ción en Ita­lia, pe­se a no te­ner ne­go­cio en el país. Que Ban­co Sa­ba­dell suba y ba­je co­mo en una mon­ta­ña ru­sa pen­dien­te de las de­cla­ra­cio­nes de los ex­cén­tri­cos mi­nis­tros ita­lia­nos prue­ba que el círcu­lo vi­cio­so en­tre deu­da y Es­ta­dos no se ha ce­rra­do, y que la eu­ro­zo­na es dé­bil. El mer­ca­do sue­le ser lis­to, a su exa­ge­ra­da y bi­po­lar ma­ne­ra: Es­pa­ña no es­tá a un pa­so de sa­lir del eu­ro, pe­ro la eu­ro­zo­na si­gue sien­do frá­gil por­que los ries­gos si­guen es­tan­do con­fi­na­dos en ca­da país.

Pe­rio­dis­tas y ex­per­tos alu­di­mos con reite­ra­ción a Ma­rio Drag­hi co­mo la per­so­na que sal­vó el eu­ro, sin ex­pli­car del to­do bien qué ha he­cho y qué no ha he­cho. Drag­hi ha ac­ti­va­do un pro­gra­ma de com­pra de bo­nos con di­ne­ro del BCE (sí), ha pro­me­ti­do que ha­rá “lo que ha­ga fal­ta” pa­ra de­fen­der la mo­ne­da úni­ca (sí) y dis­po­ne de un pro­gra­ma de com­pras de deu­da ma­si­vas pa­ra ello (sí). Pe­ro Ma­rio Drag­hi no ha ac­ti­va­do es­te pro­gra­ma de com­pras ma­si­vas, y las com­pras ya rea­li­za­das no su­po­nen com­par­tir los ries­gos; de he­cho, so­lo el 20% del ries­go lo asu­me el BCE.

Es­tos ries­gos se que­dan en los ban­cos cen­tra­les na­cio­na­les; si se die­ra el ca­so de la rup­tu­ra del eu­ro, no cru­za­rían la fron­te­ra; si an­tes de in­ter­ve­nir el BCE los bo­nos del Te­so­ro se con- cen­tra­ban en los ban­cos pri­va­dos, hoy es­tán en los ban­cos cen­tra­les: 370.000 mi­llo­nes en el Ban­co de Ita­lia, por ejem­plo. El pro­gra­ma de com­pras del BCE (de to­do ti­po de bo­nos y de to­dos los paí­ses de la eu­ro­zo­na) ha re­ba­ja­do los ti­pos de in­te­rés, pe­ro el efec­to so­bre la pri­ma de ries­go y el sis­te­ma ban­ca­rio se mi­ni­mi­za en con­di­cio­nes de es­trés. No, no hay un es­cu­do pro­tec­tor pa­ra Ita­lia; to­dos los me­ca­nis­mos idea­dos en es­tos años (una so­pa de le­tras que in­clu­ye el OMT, el LTRO, y su su­ce­sor el TLTRO, el SMP, el APP, el CBPP y el CSPP) son con­di­cio­na­les y li­mi­ta­dos. El BCE tie­ne ar­mas pa­ra con­te­ner una even­tual sangría, y po­dría in­ven­tar­se nue­vas si­glas. Pe­ro son par­ches; la eu­ro­zo­na si­gue sien­do muy vul­ne­ra­ble.

Es vul­ne­ra­ble por­que mien­tras el di­ne­ro no co­no­ce fron­te­ras y sus mo­vi­mien­tos no es­tán su­je­tos al ries­go di­vi­sa, los pro­ble­mas sí es­tán seg­men­ta­dos. Los de Ita­lia son de Ita­lia: si el mer­ca­do po­ne el fo­co por su dis­fun­cio­nal Go­bierno o por sus cuen­tas pú­bli­cas, el ca­pi­tal sal­drá de Ita­lia. Las per­so­nas y las em­pre­sas sa­ca­rán sus de­pó­si­tos de los ban­cos, los in­ver­so­res ven­de­rán bo­nos y al sec­tor fi­nan­cie­ro se le ce­rra­rá el gri­fo del cré­di­to. Co­mo si el ban­co cae, quien res­pon­de por los de­pó­si­tos es el Es­ta­do de ori­gen, so­bre el uno cas­ti­gan al otro.

Que la ban­ca es­pa­ño­la se ha­ya con­ta­gia­do mues­tra que la vul­ne­ra­bi­li­dad no es de Ita­lia, sino de una Unión Mo­ne­ta­ria que no se con­si­de­ra irre­ver­si­ble. Na­da en la vi­da lo es, ya lo sa­be­mos, pe­ro con­vie­ne que lo pa­rez­ca. Es­pe­cial­men­te en el mun­do fi­nan­cie­ro, don­de las úni­cas pro­fe­cías que va­len son las au­to­cum­pli­das.

Más allá de lo que ha­ga el BCE ma­ña­na, o de có­mo aca­ba es­te cu­le­brón ita­liano, el eu­ro no tie­ne aún los mim­bres de una Unión Mo­ne­ta­ria du­ra­de­ra. Es im­pe­ra­ti­va la re­for­ma del eu­ro, que de­be­ría pa­sar por una unión ban­ca­ria y por al­gún ti­po de mu­tua­li­za­ción de ries­gos. De lo con­tra­rio, el me­ca­nis­mo ac­tual de que ca­da pa­lo aguan­te su ve­la es una in­vi­ta­ción al desas­tre.

Que la ban­ca es­pa­ño­la se ha­ya con­ta­gia­do mues­tra que la vul­ne­ra­bi­li­dad no es de Ita­lia, sino de una unión mo­ne­ta­ria frá­gil

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.