An­fac avi­sa de que el ve­to al dié­sel ame­na­za­ría 40.000 em­pleos

La ca­pi­tal ha sa­nea­do sus re­cur­sos y sus ci­fras son más pro­pias de una au­to­no­mía que de un ayun­ta­mien­to

Cinco Días - - Portada - JOR­GE GAR­CÍA CAS­TA­ÑO De­le­ga­do del Área de Go­bierno, Eco­no­mía y Ha­cien­da del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid

An­fac, la aso­cia­ción de fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les, y otras aso­cia­cio­nes del sec­tor aler­tan de que el po­si­ble “ve­to tec­no­ló­gi­co” al dié­sel ame- na­za unos 40.000 em­pleos en Es­pa­ña. Res­pon­den así al anun­cio de la mi­nis­tra Te­re­sa Ri­be­ro de que el ga­só­leo “tie­ne los días con­ta­dos”.—

El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid pre­sen­ta una de las me­jo­res si­tua­cio­nes fi­nan­cie­ras de to­da Es­pa­ña. Así lo ava­lan los da­tos re­fe­ri­dos al cie­rre del ejer­ci­cio pre­su­pues­ta­rio de 2017, con un su­pe­rá­vit de 1.057 mi­llo­nes de eu­ros, fren­te al dé­fi­cit de 1.025 mi­llo­nes de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid o el aún más abul­ta­do dé­fi­cit de 22.133 mi­llo­nes de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral. El su­pe­rá­vit del ayun­ta­mien­to su­po­ne el 15% del to­tal de to­das las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les y el 0,1% del PIB na­cio­nal. Es­te re­sul­ta­do ha per­mi­ti­do que Es­pa­ña cum­plie­ra con el ob­je­ti­vo de es­ta­bi­li­dad fi­ja­do pa­ra 2017.

El sal­do vi­vo de la deu­da del con­sis­to­rio a 31 de di­ciem­bre fue de 3.424 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­pu­so una re­duc­ción anual del 11%. En cam­bio, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid la ele­vó un 8% y la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, un 4%. La ca­pi­tal fi­na­li­zó 2014 (con el an­te­rior equi­po) con una deu­da de 5.936 mi­llo­nes, es de­cir, en so­lo tres años se ha re­ba­ja­do más del 42%. Es­ta ope­ra­ción de sa­nea­mien­to aho­rra cos­tes fi­nan­cie­ros pa­ra el fu­tu­ro, por la amor­ti­za­ción an­ti­ci­pa­da de prés­ta­mos, y nos co­lo­ca en una óp­ti­ma si­tua­ción pa­ra los años ve­ni­de­ros.

En la ac­tua­li­dad, y a pe­sar del cri­te­rio dis­cri­mi­na­to­rio con el que se ha apli­ca­do la re­gla de gas­to a la ca­pi­tal (que es­pe­ra­mos sea co­rre­gi­do muy pron­to por la nue­va mi­nis­tra de Ha­cien­da), he­mos apro­ba­do un pre­su­pues­to que au­men­ta el gas­to so­cial y que, uni­do a las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ra­men­te sos­te­ni­bles ya apro­ba­das, im­pli­ca un gas­to en in­ver­sio­nes muy su­pe­rior al de ejer­ci­cios an­te­rio­res. Es­ta subida es ple­na­men­te com­pa­ti­ble con una ca­pa­ci­dad de fi­nan­cia­ción que, se­gún las pre­vi­sio­nes, vol­ve­rá a su­pe­rar los 1.000 mi­llo­nes.

Ob­je­ti­va­men­te, hay que re­co­no­cer que la ciu­dad de Ma­drid ha su­pe­ra­do sus gra­ves pro­ble­mas fi­nan­cie­ros del pa­sa­do y es hoy una Ad­mi­nis­tra­ción con unas cuen­tas tan trans­pa­ren­tes co­mo ro­bus­tas. El en­ca­de­na­mien­to su­ce­si­vo de ejer­ci­cios ce­rra­dos con un su­pe­rá­vit mi­llo­na­rio in­di­ca que el ayun­ta­mien­to pue­de as­pi­rar le­gí­ti­ma­men­te a pres­tar ma­yo­res ser­vi­cios a la ciu­da­da­nía.

No en vano, si se atien­de a las prin­ci­pa­les ci­fras del ayun­ta­mien­to (más de 26.000 tra­ba­ja­do­res y un pre­su­pues­to anual su­pe­rior a 5.034 mi­llo­nes de eu­ros), pron­to se ad­vier­te que son pro­pias de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y no de una en­ti­dad lo­cal. En es­te sen­ti­do, con to­do el res­pe­to que nos me­re­cen to­das las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les, sean gran­des o pe­que­ñas, pa­re­ce que ha lle­ga­do el mo­men­to de pro­se­guir en el camino del re­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter es­pe­cí­fi­co de la ciu­dad de Ma­drid, ya ini­cia­do con la apro­ba­ción de la Ley 22/2006, de 4 de ju­lio, de Ca­pi­ta­li­dad y de Ré­gi­men Es­pe­cial de Ma­drid.

En nin­gún ca­so per­se­gui­mos el otor­ga­mien­to de be­ne­fi­cio o pri­vi­le­gio al­guno, so­lo as­pi­ra­mos a que el ré­gi­men ju­rí­di­co y fi­nan­cie­ro de Ma­drid sea el ade­cua­do pa­ra sus ca­rac­te­rís­ti­cas ob­je­ti­vas. Es­to es, la es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va de nues­tro país ha de ser la que per­mi­ta la me­jor y más efi­cien­te pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos a la ciu­da­da­nía, que es –al fin y al ca­bo– la ra­zón de ser de to­da Ad­mi­nis­tra­ción. Por es­te mo­ti­vo, no hay que te­ner mie­do a re­co­no­cer la ob­so­les­cen­cia de nues­tras es­truc­tu­ras y cons­truir un nue­vo mar­co ju­rí­di­co-fi­nan­cie­ro que nos per­mi­ta avan­zar en la aten­ción a la ciu­da­da­nía.

No es el mo­men­to de re­co­ger aquí to­dos los ser­vi­cios que po­drían pa­sar a ser pres­ta­dos por el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, pe­ro no po­de­mos re­sis­tir­nos a so­li­ci­tar, co­mo ya han he­cho otras ins­ti­tu­cio­nes in­de­pen­dien­tes, com­pe­ten­cias más am­plias en ma­te­ria de ser­vi­cios so­cia­les. En los he­chos ya lo ha­ce­mos, so­lo pe­di­mos que, por el bien de to­dos, la ley se ajus­te a la reali­dad.

Por úl­ti­mo, al igual que el ayun­ta­mien­to quie­re po­der pres­tar más ser­vi­cios pú­bli­cos, es de jus­ti­cia que tam­bién se le re­co­noz­ca una ma­yor au­to­no­mía tri­bu­ta­ria pa­ra po­der fi­nan­ciar­los. Al igual que la tu­te­la del me­nor cul­mi­na con su ma­yo­ría de edad, ha lle­ga­do el mo­men­to de re­co­no­cer que el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid me­re­ce un ré­gi­men ju­rí­di­co y fi­nan­cie­ro en el que go­ce de una au­to­no­mía cla­ra­men­te su­pe­rior a la ac­tual. Así lo­gra­re­mos ha­cer cier­ta nues­tra vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, es­to es, aten­de­re­mos del me­jor mo­do po­si­ble las ne­ce­si­da­des de nues­tra po­bla­ción.

La deu­da de la ca­pi­tal es­pa­ño­la se ha re­ba­ja­do un 42% des­de 2014, cuan­do ce­rró el dé­fi­cit en 5.936 mi­llo­nes de eu­ros

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.