Un círcu­lo vir­tuo­so a la vuel­ta de la es­qui­na

Hay un bi­llón de dó­la­res ya en car­te­ras de­di­ca­das a la in­ver­sión so­cial­men­te res­pon­sa­ble

Cinco Días - - Perspectivas -

La te­má­ti­ca ESG ( en­vi­ron­men­tal, so­cial and go­ver­nan­ce por sus si­glas en in­glés) ha per­mea­do a la so­cie­dad, Go­bier­nos, re­gu­la­do­res y, fi­nal­men­te, tam­bién en la co­mu­ni­dad in­ver­so­ra.

El feel good fac­tor exis­te des­de ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro los in­ver­so­res no es­ta­ban dis­pues­tos a invertir de una ma­ne­ra más sos­te­ni­ble si eso lle­va­ba al­gún cos­te asociado. Esa ba­rre­ra men­tal po­co fun­da­men­ta­da no es­tá de­fi­ni­ti­va­men­te de­rri­ba­da, pe­ro ya hay mul­ti­tud de es­tu­dios que de­mues­tran que los cri­te­rios ESG no so­lo no las­tran la ren­ta­bi­li­dad, sino que pue­den me­jo­rar­la en el lar­go pla­zo. Se es­tá ge­ne­ran­do un círcu­lo vir­tuo­so en el que el con­su­mi­dor de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros de­man­da la in­ver­sión sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble, los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les lo tie­nen ca­da vez más en cuen­ta y las com­pa­ñías dan ma­yor im­por­tan­cia a es­tos cri­te­rios en su día a día.

Des­de el pun­to de vis­ta del in­ver­sor, ESG con­sis­te en in­te­grar fac­to­res nue­vos (o no tan nue­vos) en el pro­ce­so de to­ma de de­ci­sio­nes. Ello ofre­ce una me­jor vi­sión so­bre as­pec­tos cua­li­ta­ti­vos de las com­pa­ñías que re­dun­da­rán en be­ne­fi­cios fu­tu­ros pa­ra los ac­cio­nis­tas, re­du­cien­do el ries­go en de­ter­mi­na­dos fren­tes y, por tan­to, ba­jan­do el cos­te de ca­pi­tal y dan­do un sen­ti­do a la im­por­tan­cia del aná­li­sis de la cuen­ta de re­sul­ta­dos so­cial y me­dioam­bien­tal, jun­to con la pu­ra­men­te fi­nan­cie­ra.

Es­te círcu­lo in­ci­pien­te se re­fle­ja en di­ver­sos fren­tes que tra­ta­mos de cuan­ti­fi­car a con­ti­nua­ción. En cuan­to a im­por­tan­cia que es­tá dan­do la so­cie­dad a la te­má­ti­ca ESG, el nú­me­ro de tuits so­bre esos te­mas se ha mul­ti­pli­ca­do por 19 en los úl­ti­mos cin­co años.

Un re­to que es­ta­ba pen­dien­te has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po era el de con­tar con la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra po­der con­si­de­rar es­tos fac­to­res en el pro­ce­so de in­ver­sión y tam­bién en es­te sen­ti­do los avan­ces han si­do re­le­van­tes. Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las com­pa­ñías que cons­ti­tu­yen el ín­di­ce S&P 500 tra­ta­ron te­mas ESG en su con­fe­ren­cia de pu­bli­ca­ción de re­sul­ta­dos en el cua­tro tri­mes­tre de 2017. Res­pec­to al ac­ti­vis­mo y el có­mo la co­mu­ni­dad in­ver­so­ra se in­vo­lu­cra pa­ra in­ten­tar con­se­guir una ges­tión más sos­te­ni­ble de las com­pa­ñías, más de un 40% de las pro­tes­tas do­cu­men­ta­das de ac­cio­nis­tas a con- Di­rec­tor ge­ne­ral de in­ver­sio­nes

de A&G Ban­ca Pri­va­da se­jos de ad­mi­nis­tra­ción en EE UU du­ran­te el ejer­ci­cio 2017 es­tu­vie­ron re­la­cio­na­das con la te­má­ti­ca ESG.

La prue­ba de fue­go es, en cualquier ca­so, el vo­lu­men in­ver­ti­do en fon­dos o ETF de­di­ca­dos a ESG o ISR (in­ver­sión so­cial­men­te res­pon­sa­ble). En es­ta lí­nea, el ejer­ci­cio 2017 po­si­ble­men­te ha­ya si­do el de la con­fir­ma­ción de es­ta tendencia im­pa­ra­ble. Se­gún Gold­man Sachs, ya hay un bi­llón de dó­la­res in­ver­ti­dos en es­te ti­po de fon­dos o ETF, cre­cien­do un 29% en 2017, ace­le­rán­do­se la ta­sa de cre­ci­mien­to des­de el +10% de 2016. Des­de el pun­to de vis­ta de los flu­jos, no del stock, el cre­ci­mien­to en 2017 fue del +250%.

Pa­ra que es­te círcu­lo vir­tuo­so con­ti­núe avan­zan­do, se­rá im­por­tan­te re­for­zar el con­ven­ci­mien­to de com­pa­ñías e in­ver­so­res. Las com­pa­ñías de­ben com­pren­der que ser ges­tio­na­das de una for­ma sos­te­ni­ble ha­cia la so­cie­dad y el me­dio am­bien­te su­pon­drá un me­nor ries­go a su ne­go­cio y un me­jor ac­ce­so al ca­pi­tal, tan­to fi­nan­cie­ro co­mo hu­mano.

En cuan­to al ca­pi­tal fi­nan­cie­ro, ha­brá más y más in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les y pri­va­dos que ten­gan en cuen­ta es­tos cri­te­rios pa­ra fi­nan­ciar com­pa­ñías, y un pro­yec­to sos­te­ni­ble se­rá

DIE­GO FER­NÁN­DEZ ELICES

más fá­cil de fi­nan­ciar que si no lo fue­ra. En cuan­to al ca­pi­tal hu­mano, en­tra en la ecua­ción la im­por­tan­cia de atraer ta­len­to pa­ra que una com­pa­ñía fun­cio­ne en el lar­go pla­zo y, en­tre otros, hay un in­tere­san­te es­tu­dio de De­loit­te so­bre có­mo los mi­le­nia­les va­lo­ran tra­ba­jar en com­pa­ñías sos­te­ni­bles más que la ge­ne­ra­ción an­te­rior, que tam­bién di­ce va­lo­rar­lo, pe­ro con me­nor con­vic­ción.

Por úl­ti­mo, las com­pa­ñías ca­pa­ces de adap­tar­se po­drán be­ne­fi­ciar­se de nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio, por­que es­ta tendencia im­pa­ra­ble ofre­ce­rá, sin du­da, opor­tu­ni­da­des en el sec­tor real y tam­bién en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra.

Los in­ver­so­res, por su par­te, de­ben fi­nal­men­te acep­tar la reali­dad de que la in­clu­sión de cri­te­rios ESG en el pro­ce­so de in­ver­sión su­pon­drá una me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad en el lar­go pla­zo y, so­bre to­do, una me­jo­ra de la re­la­ción ren­ta­bi­li­dad/ries­go. Ese ti­po de in­ver­sión ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se pe­ro, co­mo siem­pre, la cla­ve es­ta­rá en los de­ta­lles y, pa­ra afron­tar­la con éxi­to, da­do que en al­gu­nos lu­ga­res tie­ne aún mu­cho de mar­ke­ting y no tan­to de reali­dad, se­rá im­por­tan­te apo­yar­se en un ase­sor ade­cua­do, ex­per­to en la ma­te­ria.

El nú­me­ro de tuits so­bre esos te­mas se ha mul­ti­pli­ca­do por 19 en los úl­ti­mos años

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.