Ap­ple va bien sin Jobs... pe­ro año­ra su crea­ti­vi­dad

Tras el fa­lle­ci­mien­to de su fun­da­dor, la com­pa­ñía no ha con­se­gui­do una gran pro­duc­ción crea­ti­va Ba­jo la di­rec­ción de Cook han me­jo­ra­do los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos

Cinco Días - - Portada - RICARDO SO­BRINO

Con­tro­ver­ti­do y ad­mi­ra­do, Ste­ve Jobs po­seía un ta­len­to es­pe­cial pa­ra lo­grar que los pro­duc­tos de Ap­ple re­vo­lu­cio­na­sen el mer­ca­do. Cum­pli­dos ca­si sie­te años des­de su fa­lle­ci­mien­to, la au­sen­cia del ca­ris­má­ti­co lí­der se ha­ce no­tar en una com­pa­ñía que, tras pre­sen­tar el pa­sa­do miér­co­les sus nue­vos mo­de­los de iP­ho­ne y Ap­pleWatch, ha re­ci­bi­do crí­ti­cas de se­gui­do­res que acu­san una fal­ta de in­no­va­ción. A pe­sar de ha­ber lo­gra­do los me­jo­res re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de su his­to­ria ba­jo la ba­tu­ta de Tim Cook, en es­te tiem­po so­lo ha si­do ca­paz de sa­car un pro­duc­to nue­vo: el Ap­pleWatch. Sin em­bar­go, sus ideas fun­da­cio­na­les si­guen pre­sen­tes co­mo su ma­yor legado a la em­pre­sa con se­de en Cu­per­tino (Ca­li­for­nia).

“Los re­sul­ta­dos de­jan muy con­ten­tos a los ac­cio­nis­tas, pe­ro Ap­ple po­see hoy me­nos ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción por­que no tie­ne a ese lí­der ins­pi­ra­dor”, con­si­de­ra la di­rec­to­ra del más­ter en li­de­raz­go de al­to ren­di­mien­to en EADA, Lu­cía Lan­ga. Y es que cuan­do las ma­nos de Jobs lle­va­ban las rien­das de la com­pa­ñía, en ape­nas diez años re­vo­lu­cio­nó el mun­do de los or­de­na­do­res per­so­na­les con el Mac, la in­dus­tria de la mú­si­ca con el iPod y su tien­da iTu­nes, la te­le­fo­nía mó­vil con el iP­ho­ne y las ta­ble­tas con el iPad. Ade­más, apor­tó una nue­va vi­sión al ci­ne ani­ma­do a tra­vés de los es­tu­dios Pi­xar con pe­lí­cu­las co­mo Toy Story y Bi­chos.

“De al­gu­na ma­ne­ra se ha de­ja­do de in­ven­tar, que es lo que él sa­bía ha­cer muy bien y per­mi­tió que to­da la or­ga­ni­za­ción se im­preg­na­ra de ese es­pí­ri­tu”, ana­li­za Lan­ga. Se­gún la ex­per­ta en ma­na­ge­ment, Ap­ple no so­lo ado­le­ce del ge­nio crea­ti­vo que ca­rac­te­ri­zó a la em­pre­sa mien­tras la di­ri­gía su fun­da­dor, sino que sus úl­ti­mos lan­za­mien­tos, me­ras ver­sio­nes ac­tua­li­za­das de pro­duc­tos an­te­rio­res, “no tie­nen un va­lor aña­di­do di­fe­ren­cia­dor. La fi­lo­so­fía de Ste­ve Jobs, ba­sa­da en hu­ma­ni­zar la tec­no­lo­gía y en enamo­rar con sus pro­duc­tos, se es­tá em­pe­zan­do a po­ner en en­tre­di­cho”.

Des­de que Tim Cook asu­mie­ra el más al­to car­go di­rec­ti­vo en 2011, su es­ti­lo, con­ci­lia­dor y dis­cre­to, ba­sa­do en ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos, ha mar­ca­do una di­fe­ren­cia en la for­ma de di­ri­gir que ate­so­ra­ba su an­te­ce­sor. No obs­tan­te, la po­si­ción que ocu­pa la com­pa­ñía no se ha vis­to tras­to­ca­da. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me ela­bo­ra­do por la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en aná­li­sis de mar­ca In­ter­brand so­bre las 100 me­jo­res em­pre­sas del mun­do, Ap­ple fue la fir­ma me­jor va­lo­ra­da, por en­ci­ma de Goo­gle, Mi­cro­soft y Co­ca-Co­la.

“En el ma­na­ge­ment hay una ob­se­sión por el CEO hé­roe que con­quis­ta los mer­ca­dos con su pro­pia fuer­za de vo­lun­tad y su vi­sión. Al fi­nal, lo que ha­ce que una em­pre­sa lo­gre re­sul­ta­dos son los equi­pos de tra­ba­jo. Si Ap­ple ha lle­ga­do adon­de es­tá es por el in­men­so ta­len­to que te­nía den­tro”, ar­gu­men­ta el di­rec­tor del pro­gra­ma del más­ter en di­rec­ción de mar­ke­ting y ven­tas en Esa­de, Jai­me Cas­te­lló. Des­de que ac­ce­die­ra al pues­to de di­rec­tor del equi­po de Di­se­ño In­dus­trial en 1997, Jo­nat­han Ive se ha man­te­ni­do al fren­te del car­go.

Pre­ci­sa­men­te, los ana­lis­tas coin­ci­den en se­ña­lar que la fi­lo­so­fía y la for­ma de tra­ba­jar que im­plan­tó Ste­ve Jobs en sus inicios se han man­te­ni­do has­ta la ac­tua­li­dad. “De­jó un es­ti­lo de fun­cio­na­mien­to de la com­pa­ñía tras su re­in­gre­so (en 1997) y eso es lo que le es­tá per­mi­tien­do a la mar­ca no per­der sus prin­ci­pios fun­da­cio­na­les y se­guir sien­do el lí­der que es”, ex­pli­ca Lan­ga.

An­te los gi­ros que han ex­pe­ri­men­ta­do las tec­no­ló­gi­cas ha­cia pro­duc­tos orien­ta- dos al soft­wa­re, Ap­ple se ha man­te­ni­do in­va­ria­ble en su tra­di­cio­nal apues­ta de fa­bri­car de ma­ne­ra in­te­gral tan­to el hard­wa­re co­mo el soft­wa­re pa­ra con­tro­lar la ex­pe­rien­cia del usua­rio.

“Con lo vo­lá­ti­les que son las gran­des em­pre­sas, es in­tere­san­te ver que no han ce­di­do a esos can­tos de si­re­na. Se han man­te­ni­do fir­mes en sus prin­ci­pios. Se­gu­ra­men­te po­drían ha­ber lan­za­do más pro­duc­tos o ha­ber sa­ca­do más soft­wa­re y pro­ba­ble­men­te en las ofi­ci­nas de San Fran­cis­co ten­gan mu­chas cosas que no han mos­tra­do por­que la ex­pe­rien­cia no es per­fec­ta, y esa dis­ci­pli­na for­ma par­te del ADN que im­pu­so Jobs”, adu­ce Cas­te­lló.

En­tra­da a nue­vos mer­ca­dos

Las gran­des pre­sen­ta­cio­nes de an­ta­ño, ce­le­bra­das tra­di­cio­nal­men­te en sep­tiem­bre, se con­vir­tie­ron en even­tos im­pres­cin­di­bles tan­to pa­ra la pren­sa co­mo pa­ra los se­gui­do­res de la fir­ma de la man­za­na mor­di­da. La ex­pec­ta­ción por ver al lí­der de Ap­ple so­bre el es­ce­na­rio, ves­ti­do con su jer­sey ne­gro de cue­llo de cis­ne, unos pan­ta­lo­nes va­que­ros y unas za­pa­ti­llas blan­cas pa­ra pre­sen­tar un apa­ra­to nue­vo, ha­cía de la ex­pe­rien­cia un acon­te­ci­mien­to úni­co.

La sus­ti­tu­ción de Jobs por Cook ha re­ba­ja­do la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de los even­tos. “Te­nía unas ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les muy par­ti­cu­la­res. Tim Cook no es tan es­pe­cial. Po­seen per­so­na­li­da­des dis­tin­tas y pa­re­cen apun­tar que, aun­que los CEO sean di­fe­ren­tes, cada uno li­de­ra con sus ha­bi­li­da­des. Hay que en­ten­der cuá­les son tus cua­li­da­des, tus for­ta­le­zas y tra­ba­jar so­bre ellas”, co­men­ta Cas­te­lló.

Aun­que la úni­ca gran apor­ta­ción de la tec­no­ló­gi­ca en los úl­ti­mos sie­te años ha­ya si­do el Ap­pleWatch, el ex­per­to de Esa­de ase­gu­ra que su­po­ne un sal­to de­ci­si­vo: “Tie­ne la im­por­tan­cia de cam­biar ra­di­cal­men­te de mer­ca­do. Abre una nue­va ca­te­go­ría, la de los smart­wat­ches, y lo ha desa­rro­lla­do con una cuo­ta muy sig­ni­fi­ca­ti­va sin ser su in­ten­ción. Es una apues­ta muy va­lien­te”.

Con es­ta ope­ra­ción, la com­pa­ñía ha he­cho su in­cur­sión en el mun­do de la mo­da y ade­más con un pro­duc­to de lu­jo. Un mo­vi­mien­to que per­mi­te con­quis­tar el mer­ca­do co­men­zan­do des­de la po­si­ción

Ap­ple po­see me­nos ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción por­que no tie­ne a ese lí­der ins­pi­ra­dor

LU­CÍA LAN­GA, DI­REC­TO­RA DEL MÁS­TER EN LI­DE­RAZ­GO EN EADA

más al­ta, ba­sán­do­se en una es­tra­te­gia que ya ha­bía pues­to en prác­ti­ca con el iPod. “La obli­ga­ción que tie­ne Cook to­dos los años con los ac­cio­nis­tas es ha­cer­les sa­ber có­mo va a con­se­guir que ga­nen más di­ne­ro. Y en los mer­ca­dos ma­du­ros no lo van a lo­grar. Hay que ir­se a nue­vos ni­chos, se han ido al mun­do de los smart­wat­ches y lo han he­cho por la par­te del lu­jo, no por la más ma­si­va. Ap­ple siem­pre ha si­do muy in­te­li­gen­te al en­trar con mo­de­los de al­to ren­di­mien­to, al­to pre­cio y al­to mar­gen pa­ra des­pués abrir la ca­te­go­ría ha­cia aba­jo”, re­fle­xio­na Cas­te­lló.

La em­pre­sa del bi­llón de dó­la­res

Tras la muer­te de Jobs en oc­tu­bre de 2011, mu­chos ana­lis­tas du­da­ban de la ca­pa­ci­dad que ten­dría la or­ga­ni­za­ción pa­ra man­te­ner su po­si­ción de li­de­raz­go en el mer­ca­do. Sie­te años des­pués, Ap­ple se con­vir­tió, el 2 de agos­to de 2018, en la pri­me­ra cotizada es­ta­dou­ni­den­se en inau­gu­rar el club de em­pre­sas cu­ya ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til al­can­za­ba el bi­llón de dó­la­res.

Des­de el de­ce­so de su icó­ni­co lí­der, las ac­cio­nes han es­ca­la­do un 289% en el Nas­daq y re­cien­te­men­te su di­rec­tor, Tim Cook, ha re­ci­bi­do una bo­ni­fi­ca­ción por par­te de la com­pa­ñía de 560.000 tí­tu­los va­lo­ra­dos en 121 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 100 mi­llo­nes de eu­ros) co­mo re­com­pen­sa por su buen com­por­ta­mien­to en Bol­sa.

Una tra­yec­to­ria eco­nó­mi­ca que, sin em­bar­go, arro­ja du­das en­tre los ex­per­tos so­bre el ca­mino que se­gui­rá el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co en el fu­tu­ro. “Ha­blar de Ste­ve Jobs y Tim Cook es ha­cer­lo de las con­tra­dic­cio­nes en las que es­tá en­tran­do es­ta gran com­pa­ñía. Hay mu­chos in­te­rro­gan­tes de fu­tu­ro que val­dría la pe­na ha­cér­se­los lle­gar a los di­ri­gen­tes, por­que es una em­pre­sa que es­tá de­jan­do de te­ner in­te­rés pa­ra los ex­per­tos que la ana­li­zan co­mo un ca­so em­ble­má­ti­co de es­tu­dio”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra de EADA.

Y es que, aun­que el rum­bo de la com­pa­ñía ha­ya va­ria­do al priorizar su di­men­sión eco­nó­mi­ca so­bre la crea­ti­va, des­de su au­sen­cia, la som­bra de Ste­ve Jobs si­gue pre­sen­te en la di­rec­ción de Ap­ple.

EFE

Ste­ve Jobs, fun­da­dor de Ap­ple, y Tim Cook, di­rec­tor de la com­pa­ñíades­de 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.