¿Se es­tá en­frian­do la eco­no­mía es­pa­ño­la?

El mo­men­to ac­tual exi­ge adop­tar me­di­das que in­cen­ti­ven la ac­ti­vi­dad

Cinco Días - - Portada - por Ce­ci­lio Mo­ral

Ha­bría que re­mon­tar­se al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial pa­ra si­tuar el ini­cio de un ma­yor pro­ta­go­nis­mo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, en su in­ter­ven­ción en la eco­no­mía co­mo es­ta­bi­li­za­dor ma­cro­eco­nó­mi­co. Y qui­zás des­de ese mo­men­to se afian­zan los prin­ci­pios ya desa­rro­lla­dos por los eco­no­mis­tas clá­si­cos y se vi­ve una cier­ta con­fron­ta­ción con la po­lí­ti­ca fis­cal, que pre­ten­de el mis­mo ob­je­ti­vo con otro ti­po de ac­tua­ción.

Trans­cu­rri­do el tiem­po, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se ha con­ver­ti­do en la guía y ob­je­to de per­ma­nen­te ob­ser­va­ción por par­te de los agen­tes eco­nó­mi­cos in­ter­na­cio­na­les por­que su in­fluen­cia en la evo­lu­ción de la eco­no­mía es más que no­ta­ble.

De to­dos es co­no­ci­do su im­pac­to tras el es­ta­lli­do de la cri­sis in­ter­na­cio­nal ini­cia­da en 2007. Can­ti­dad y pre­cio de di­ne­ro en el sis­te­ma son las va­ria­bles que de­fi­nen una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va o res­tric­ti­va.

Los ti­pos de in­te­rés en EE UU se si­tua­ban en el año 2000 en el 6,5%. En sep­tiem­bre de 2007, en el 4,75% y a par­tir de ese mo­men­to se pro­du­ce una caí­da con­ti­nua has­ta lle­gar al 0% en di­ciem­bre de 2008. Mien­tras tan­to en Eu­ro­pa los ti­pos, que ha­bían al­can­za­do el 4,75% en el año 2000, se man­tie­nen po­si­ti­vos has­ta mar­zo de 2016 cuan­do al­can­zan el 0%. Asi­me­tría en la eje­cu­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en­tre EE UU y Eu­ro­pa.

En el mo­men­to ac­tual los ti­pos en Eu­ro­pa con­ti­núan en el 0% y EE UU los co­men­zó a ele­var en di­ciem­bre de 2015, ini­cial­men­te al 0,25% y ya su­pe­ran el 1,75%.

EE UU ha desa­rro­lla­do una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más agre­si­va y rá­pi­da que la eu­ro­pea y el di­fe­ren­te rit­mo de eje­cu­ción mo­ne­ta­ria ha per­mi­ti­do re­mon­tar an­tes la cri­sis pro­du­cien­do una me­jo­ría tan­to en el rit­mo de cre­ci­mien­to del PIB co­mo en el em­pleo.

La vuel­ta a la nor­ma­li­dad mo­ne­ta­ria, o al me­nos a cier­ta nor­ma­li­dad mo­ne­ta­ria, se acom­pa­ña de la de­vo­lu­ción pau­la­ti­na al mer­ca­do de los bo­nos y otros ac­ti­vos, al­gu­nos pri­va­dos, ad­qui­ri­dos pa­ra ge­ne­rar li­qui­dez al sis­te­ma. Es­ta si­tua­ción no es­tá exen­ta de cier­tas di­fi­cul­ta­des ya que, por ejem­plo, en EE UU el en­deu­da­mien­to es im­por­tan­te y cre­cien­te y es­to lle­va­rá a la emi­sión de deu­da que de­be­rá re­caer so­bre el mer­ca­do y afec­tar a los ti­pos de los bo­nos y por tan­to a su pre­cio. Ade­más, es­te ti­po de ac­tua­ción es po­si­ble con la bo­nan­za eco­nó­mi­ca ac­tual, pe­ro po­dría no al­can­zar el ob­je­ti­vo si la eco­no­mía se ra­len­ti­za­rá. Y exis­ten hoy por hoy al­gu­nas ame­na­zas, ade­más de las sor­pre­sas que pue­dan pro­du­cir­se en cual­quier mo­men­to, co­mo ya ha su­ce­di­do a lo lar­go de la his­to­ria re­cien­te.

La asi­me­tría exis­ten­te en­tre los paí­ses que com­po­nen Eu­ro­pa y su di­fe­ren­te si­tua­ción eco­nó­mi­ca (por ejem­plo, la es­pa­ño­la) ha obli­ga­do en gran me­di­da al BCE a adop­tar una es­tra­te­gia muy es­tu­dia­da pa­ra tra­tar de con­se­guir una re­per­cu­sión lo más am­plia po­si­ble.

En el mo­men­to ac­tual las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na se si­túan en el 2,8% en 2018 y en 2019 e in­clu­so las pre­vi­sio­nes pa­ra 2020 apun­tan al 2,3%. El pa­ro pre­sen­ta unas ci­fras en torno al 3,6% en 2018 y 3,5% en 2019 y la ta­sa de in­fla­ción en el 2,1%, lo que in­di­ca que la eco­no­mía va a buen rit­mo y que in­clu­so la Fed pue­da plan­tear­se nue­vas subidas de ti­pos. Ade­más, la po­si­ti­va evo­lu­ción del con­su­mo, que vie­ne a re­pre­sen­tar las dos ter­ce­ras par­tes del PIB, hoy por hoy es im­pa­ra­ble.

En Eu­ro­pa, por el con­tra­rio, la si­tua­ción no es la mis­ma. Las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to del 2,3% se han re­ba­ja­do al 2,1% en 2018 y al 2% en 2019. Y pue­de ha­ber al­gu­na re­vi­sión a la ba­ja. Ame­na­zas co­mo la po­si­ble vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, cier­tos ries­gos geo­po­lí­ti­cos, la evo­lu­ción del bre­xit y la ines­ta­bi­li­dad que pue­dan pro­du­cir al­gu­nos Go­bier­nos po­pu­lis­tas son los pun­tos a ob­ser­var. Sin ol­vi­dar la evo­lu­ción de los pre­cios del pe­tró­leo y los efec­tos de las me­di­das aran­ce­la­rias de EE UU.

En es­te con­tex­to con­vie­ne acer­car­se a la reali­dad es­pa­ño­la. La OCDE pre­vé que Es­pa­ña se­rá el país don­de me­nos au­men­ta­rá el ni­vel de vi­da en las pró­xi­mas dé­ca­das y que el PIB se si­tua­rá por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea. En es­te via­je le acom­pa­ña­rán al­gu­nos paí­ses, en­tre ellos Gre­cia e Ita­lia. Qui­zás el as­pec­to a des­ta­car más in­flu­yen­te en es­ta ne­ga­ti­va evo­lu­ción es el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción.

Pre­vi­sio­nes apar­te, la reali­dad es que el PIB in­ter­tri­mes­tral, que lle­gó al 0,9%, hoy es el 0,6%; la afi­lia­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial, que en enero cre­cía al 3,4%, en agos­to lo ha­cía al 2,89%; el con­su­mo de las fa­mi­lias, que al­can­zó un in­cre­men­to del 0,8% en el se­gun­do se­mes­tre de 2017, hoy es­tá en el 0,2%, y las ex­por­ta­cio­nes, que se ha­bían re­cu­pe­ra­do en 2015 y 2016, apun­tan a unas pre­vi­sio­nes del 10% en 2017y se­rán tan so­lo del 2,9% en 2018.

No de­be ol­vi­dar­se la ame­na­za del dé­fi­cit pú­bli­co, que ce­rró 2017 en el 3,1% y que se ha si­tua­do en el pri­mer tri­mes­tre de 2018 ca­si en el 4% (3,98%). La deu­da pú­bli­ca, por su par­te, re­pre­sen­ta el 98,3% del PIB a cie­rre de 2017 y al fi­na­li­zar el se­gun­do tri­mes­tre de 2018, en el 98,8% del PIB.

La ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la es un he­cho. El en­torno no pre­sa­gia un cam­bio de ten­den­cia. Es­pa­ña pa­sa por un mo­men­to preo­cu­pan­te en el te­rreno eco­nó­mi­co y las ra­zo­nes del mis­mo ha­brá que bus­car­las fun­da­men­tal­men­te en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se es­tá im­pri­mien­do. Y en la au­sen­cia de una lí­nea bien de­fi­ni­da. Se pre­ci­sa es­ta­bi­li­dad ju­rí­di­ca y adop­tar de­ci­sio­nes con­sen­sua­das y cohe­ren­tes y de­be reac­cio­nar­se sin di­la­ción. En eco­no­mía no se vi­ve per­ma­nen­te­men­te de la iner­cia que vie­ne del pa­sa­do ni de un en­torno fa­vo­ra­ble an­te­rior por­que el en­torno cam­bia y los efec­tos se di­lu­yen con el tiem­po.

El mo­men­to ac­tual exi­ge adop­tar me­di­das que in­cen­ti­ven la eco­no­mía por­que los sín­to­mas de en­fria­mien­to son evi­den­tes y que hay que afron­tar los prin­ci­pa­les pro­ble­mas su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­dos con ge­ne­ro­si­dad y am­pli­tud de mi­ras. Lo con­tra­rio nos con­du­ci­rá a otra cri­sis, aun­que ha­ya quien lo es­té ne­gan­do.

La OCDE pre­vé que Es­pa­ña se­rá el país don­de me­nos au­men­ta­rá el ni­vel de vi­da en las pró­xi­mas dé­ca­das

GETTY IMAGES

CE­CI­LIO MO­RALCa­te­drá­ti­co y di­rec­tor del más­ter en Fi­nan­zas de Ica­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.