Nin­gu­na em­pre­sa sin in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

So­lo aque­llas com­pa­ñías que sean ca­pa­ces de adap­tar­se al cam­bio evo­lu­cio­na­rán con éxi­to

Cinco Días - - Perspectivas -

Ac­tual­men­te, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial no es ex­clu­si­va de em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía, ni es al­go que su­ce­de­rá en un fu­tu­ro, sino que ya es una reali­dad ca­paz de trans­for­mar a las or­ga­ni­za­cio­nes. Y to­do gra­cias a las úl­ti­mas tec­no­lo­gías, mu­cho más ac­ce­si­bles, que es­tán per­mi­tien­do a los or­de­na­do­res apren­der y ra­zo­nar co­mo se­res hu­ma­nos rea­li­zan­do fun­cio­nes ca­da vez más so­fis­ti­ca­das, me­dian­te el de­sa­rro­llo de sis­te­mas in­for­má­ti­cos ca­pa­ces de rea­li­zar ta­reas que nor­mal­men­te re­quie­ren la in­te­li­gen­cia hu­ma­na, ta­les co­mo la per­cep­ción vi­sual, el re­co­no­ci­mien­to de voz, análisis de da­tos, la to­ma de de­ci­sio­nes y la tra­duc­ción en­tre len­gua­jes.

Nues­tra so­cie­dad tie­ne que ha­cer un uso co­rrec­to de las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen es­tas soluciones in­te­li­gen­tes al ser más efec­ti­vas, ren­ta­bles e in­no­va­do­ras, al mis­mo tiem­po que po­der ser ca­pa­ces de ayu­dar a re­sol­ver los gran­des re­tos de la hu­ma­ni­dad, que van des­de el cam­bio cli­má­ti­co has­ta la ra­cio­na­li­za­ción de re­cur­sos an­te el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co en las pró­xi­mas dé­ca­das. Pe­ro, so­bre to­do, es­tas soluciones in­te­li­gen­tes pue­den ayu­dar ya en el ám­bi­to em­pre­sa­rial y su in­fluen­cia en la eco­no­mía mun­dial a la que se le de­ben in­cor­po­rar nue­vos mo­de­los de cre­ci­mien­to sos­te­ni­bles en el tiem­po.

En es­te sen­ti­do, los sec­to­res em­pre­sa­ria­les que po­drían ser los más afec­tos a im­plan­tar y ex­plo­tar es­tas apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, aun­que se po­drían apli­car prác­ti­ca­men­te a to­dos, se­rían el ase­gu­ra­dor y ban­ca­rio de­bi­do a los cam­bios que se es­tán pro­du­cien­do en sus ca­na­les tra­di­cio­na­les en cuan­to a la cap­ta­ción y fi­de­li­za­ción de clien­tes. Igual­men­te, el sec­tor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, in­mer­so ac­tual­men­te en un es­ce­na­rio de ver­ti­gi­no­sos avan­ces tec­no­ló­gi­cos, y el de ener­gía, con una al­ta vo­la­ti­li­dad de pre­cios y un ele­va­do ni­vel de exi­gen­cia del con­su­mi­dor, se­rían sec­to­res don­de las tec­no­lo­gías de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drán desa­rro­llar apli­ca­cio­nes úti­les y de gran va­lor.

Asi­mis­mo, es de des­ta­car la im­por­tan­cia que po­dría te­ner la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en to­dos los de­par­ta­men­tos de las em­pre­sas de­bi­do a que no so­lo fa­ci­li­ta­ría y sim­pli­fi­ca­ría mu­chas de las ta­reas que hoy se rea­li­zan en los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos, sino que ade­más au­men­ta­ría su efi­cien­cia.

Así, por ejem­plo, en el área de los re­cur­sos hu­ma­nos la in­cor­po­ra­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­ti­ría me­jo­rar la pre­dic­ción so­bre el com­por­ta­mien­to y efec­ti­vi­dad de un nue­vo em­plea­do. Tam­bién las fuer­zas de ven­tas dis­pon­drían de be­ne­fi­cios pal­pa­bles con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al po­der vi­si­bi­li­zar de for­ma sis­te­má­ti­ca nue­vos clien­tes po­ten­cia­les, iden­ti­fi­car cam­bios re­pen­ti­nos en sus ci­clos de com­pra o co­no­cer las ac­tua­cio­nes de la competencia de ma­ne­ra cua­si in­me­dia­ta.

Vol­vien­do al sec­tor ban­ca­rio, que ac­tual­men­te es­tá in­mer­so en su trans­for­ma­ción di­gi­tal, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se es­tá im­po­nien­do, en­tre otros de­par­ta­men­tos, en el área de la ges­tión del ries­go cre­di­ti­cio don­de ya es ca­paz de me­jo­rar la pre­dic­ción de ries­go de un clien­te pa­ra la en­ti­dad y ana­li­zar de for­ma in­me­dia­ta si su ope­ra­ción es fac­ti­ble o no. Con ello los ban­cos per­si­guen pre­ve­nir de for­ma más con­tun­den­te y efi­caz la mo­ro­si­dad.

Y aun­que la ta­sa de mo­ro­si­dad del sec­tor ban­ca­rio es­pa­ñol se ha re­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en es­tos años has­ta si­tuar­se en es­tos días por de­ba­jo del 7%, la ya exis­ten­te ha­ce que di­fe­ren­tes en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es­tén apli­can­do es­tra­te­gias de re­co­bro uti­li­zan­do he­rra­mien­tas que per­mi­ten ana­li­zar la me­jor for­ma de ges­tio­nar las dis­tin­tas car­te­ras con el fin de prio­ri­zar ac­cio­nes de re­co­bro más efi­ca­ces. Pa­ra ello es con­ve­nien­te ba­lan­cear el análisis de las gra­ba­cio­nes con téc­ni­cas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con el fin de iden­ti­fi­car, en­tre otros as­pec­tos, bue­nas prác­ti­cas efi­ca­ces, jun­to con la ges­tión del per­so­nal pa­ra la asig­na­ción de las car­te­ras a re­co­brar y la uti­li­za­ción ge­ne­ra­li­za­da de las bue­nas prác­ti­cas iden­ti­fi­ca­das. Am­bos ele­men­tos jue­gan un pa­pel cla­ve pa­ra ob­te­ner una ma­yor re­cu­pe­ra­ción por lo que hay que im­pul­sar es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas efi­caz­men­te for­ma­das pa­ra es­te ti­po de ges­tión. To­do ello con­du­ce a me­jo­ras del ra­tio de re­co­bro has­ta del 100% res­pec­to a la si­tua­ción ac­tual, de­pen­dien­do del ti­po de car­te­ra de cré­di­tos a re­cu­pe­rar, en­tre otros as­pec­tos.

Por to­do es­to, los ban­cos son cons­cien­tes de que tie­nen que re­de­fi­nir su mo­de­lo de ne­go­cio e in­ver­tir des­de ya en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra así sis­te­má­ti­ca­men­te ex­traer va­lor de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za de la ex­ten­sa in­for­ma­ción con la que cuen­tan y que, en mu- chas oca­sio­nes, no sa­ben ni si­quie­ra que dis­po­nen de ella. Con ello se apor­ta­rían nue­vos ele­men­tos úti­les y prag­má­ti­cos a los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting, aten­ción al clien­te, co­mer­cia­les, re­co­bro y ser­vi­cios pos­ven­ta, en­tre otros, pa­ra op­ti­mi­zar de for­ma con­ti­nua sus re­sul­ta­dos.

En de­fi­ni­ti­va, s ol o aque­llas em­pre­sas, in­de­pen­dien­te­men­te del sec­tor al que per­te­nez­can, que se­pan ir in­cor­po­ran­do ade­cua­da­men­te la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en sus or­ga­ni­za­cio­nes evo­lu­cio­na­rán de for­ma exi­to­sa, por­que se­rán ca­pa­ces de adap­tar­se con ra­pi­dez a las ne­ce­si­da­des de los clien­tes y ge­ne­rar así ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que les lle­ven a ofre­cer de for­ma sos­te­ni­da una ex­pe­rien­cia dis­tin­ti­va y úni­ca a sus clien­tes.

Los ban­cos son cons­cien­tes de que tie­nen que re­de­fi­nir su mo­de­lo de ne­go­cio e in­ver­tir en es­te ám­bi­to

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.