“Es ho­ra de su­bir los sa­la­rios en la hos­te­le­ría”

“Ca­ta­lu­ña ha de­ja­do de ser un te­ma lo­cal y de­be con­ver­tir­se en una preo­cu­pa­ción na­cio­nal. No le veo sa­li­da” “En cin­co años, Airbnb ha pa­sa­do de co­mer­cia­li­zar 50.000 a 500.000 vi­vien­das, la gran ma­yo­ría ile­ga­les”

Cinco Días - - Portada - Juan Mo­las Pre­si­den­te de Cehat

Juan Mo­las (Bar­ce­lo­na, 1952) pre­si­de la pa­tro­nal ho­te­le­ra Cehat des­de 2007 y ha vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na los tres años de cri­sis eco­nó­mi­ca, la re­cu­pe­ra­ción a par­tir de 2011 por la in­se­gu­ri­dad en des­ti­nos com­pe­ti­do­res y el ciclo de tres años (2015 a 2017) en el que los em­pre­sa­rios han lo­gra­do res­ta­ble­cer y su­pe­rar ren­ta­bi­li­da­des y pre­cios per­di­dos du­ran­te la cri­sis. Los da­tos has­ta ju­lio mues­tran una des­ace­le­ra­ción en la lle­ga­da de tu­ris­tas ex­tran­je­ros a Es­pa­ña, con una fuer­te caí­da en ju­lio, aun­que Mo­las no se atre­ve a ha­blar de cam­bio de ciclo. “Es ho­ra de ha­cer los ajus­tes que he­mos apla­za­do”, re­cal­ca.

En 2017, Es­pa­ña lo­gró un ré­cord de 81,8 mi­llo­nes de via­je­ros ex­tran­je­ros y en­ca­de­na­ba tres años con cre­ci­mien­tos de dos dí­gi­tos. Esa ten­den­cia se ha fre­na­do es­te año. ¿A qué acha­ca la ra­len­ti­za­ción en las lle­ga­das?

La re­cu­pe­ra­ción de paí­ses co­mo Tur­quía, Tú­nez, Gre­cia y Egip­to es no­ta­ble, la si­tua­ción geo­po­lí­ti­ca ha cam­bia­do a bien y han re­co­bra­do cuo­ta de mer­ca­do, pe­ro ex­clu­si­va­men­te a ba­se de pre­cio. El pro­ble­ma no son tan­to los tu­ris­tas ale­ma­nes, bri­tá­ni­cos y ru­sos que han re­cu­pe­ra­do co­mo las pla­zas de avión que han ocu­pa­do. Y eso lo han no­ta­do Ca­na­rias y Ba­lea­res, adon­de los via­je­ros so­lo pue­den lle­gar en avión. El cam­bio cli­má­ti­co tam­bién es una reali­dad. Los paí­ses del nor­te y del cen­tro de Eu­ro­pa han te­ni­do un ve­rano ex­ce­len­te y eso ha pro­vo­ca­do que el pri­mer des­tino de los tu­ris­tas ale­ma­nes ha­ya si­do Ale­ma­nia y no Tur­quía o Es­pa­ña.

Pe­ro no to­do el análisis hay que ha­cer­lo en cla­ve ne­ga­ti­va. Nos han ba­ja­do los dos prin­ci­pa­les mer­ca­dos emi­so­res (Reino Uni­do y Ale­ma­nia) y el des­tino más afec­ta­do ha si­do Ba­lea­res, don­de han lle­ga­do 185.000 ale­ma­nes y 35.000 bri­tá­ni­cos me­nos. Es so­lo el pri­mer avi­so. Pe­ro, en el otro la­do, han subido, aun­que no en la mis­ma pro­por­ción, dos mer­ca­dos tan re­le­van­tes pa­ra el gas­to co­mo EE UU y Asia. El tu­ris­mo na­cio­nal tam­bién se ha re­cu­pe­ra­do, co­mo mues­tra el he­cho de que el ex­tran­je­ro ha­ya caí­do un 5,6% has­ta ju­lio y el na­cio­nal ha­ya subido en 95.000 es­pa­ño­les via­je­ros.

El ajus­te más im­por­tan­te se ha pro­du­ci­do en Ca­ta­lu­ña, con 242.000 via­je­ros me­nos. ¿Cree que el en­co­na­mien­to del con­flic­to por la in­de­pen­den­cia pue­de se­guir pa­san­do fac­tu­ra al sec­tor tu­rís­ti­co? Ca­ta­lu­ña ha de­ja­do de ser un te­ma lo­cal y de­be ser una preo­cu­pa­ción na­cio­nal. En pri­mer lu­gar, no se es­tá abor­dan­do la pe­que­ña in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, con hur­tos o ro­bos con­ti­nuos que es­tán dan­do una pé­si­ma ima­gen de la ciu­dad. Hay mi­les de man­te­ros en las ca­lles que tam­bién dan ma­la ima­gen. No pue­de ha­ber esa per­mi­si­vi­dad con la in­va­sión de la vía pú­bli­ca. Ese te­ma se le ha es­ca­pa­do de las ma­nos a Ada Co­lau.

Pe­ro qui­zá lo más preo­cu­pan­te ha si­do la bajada del tu­ris­mo na­cio­nal. Des­pués del re­fe­rén­dum del 1-O, la pri­me­ra se­ñal fue la ven­ta del Im­ser­so, con caí­das que nun­ca se ha­bían pro­du­ci­do en Cos­ta Do­ra­da. Al mis­mo tiem­po, la con­tra­ta­ción de even­tos de ne­go­cios se es­tá ra­len­ti­zan­do y eso preo­cu­pa mu­cho al sec­tor ho­te­le­ro. Con­fie­so que me da an­gus­tia la si­tua­ción ac­tual, me preo­cu­pa mu­cho y me en­tris­te­ce por­que no le veo sa­li­da. Hay tres so­cie­da­des dis­tin­tas: los in­de­pen­den­tis­tas con­ven­ci­dos, los no in­de­pen­den­tis­tas con­ven­ci­dos y la ma­yo­ría si­len­cio­sa preo­cu­pa­da an­te una si­tua­ción que pa­re­ce un ca­lle­jón sin sa­li­da.

Es­pa­ña ha vi­vi­do un ciclo de tres años de cre­ci­mien­to iné­di­to en el tu­ris­mo y los pre­cios y las ren­ta­bi­li­da­des del sec­tor han su­pe­ra­do los ni­ve­les pre­vios a la cri­sis, al­go que no ha su­ce­di­do con los sa­la­rios. ¿Con­si­de­ra que es ho­ra de su­bir­los y de que los tra­ba­ja­do­res re­cu­pe­ren el po­der ad­qui­si­ti­vo per­di­do?

Lo pri­me­ro es re­co­no­cer el im­por­tan­te es­fuer­zo que rea­li­za­ron los ho­te­le­ros en­tre 2008 y 2014 en con­ten­ción y dis­mi­nu­ción de pre­cios, pe­se a que se han re­cu­pe­ra­do en los tres úl­ti­mos años. Siem­pre pon­go un ejem­plo con un ho­tel em­ble­má­ti­co de Se­vi­lla, que en 1999 co­bra­ba una ha­bi­ta­ción do­ble a 10.000 pe­se­tas y 15 años des­pués el pre­cio se ha­bía man­te­ni­do es­ta­ble en torno a los 60 eu­ros. Lue­go, en los tres años pos­te­rio­res subió has­ta los 80 eu­ros.

Sí. Creo que es ho­ra de que los sa­la­rios suban, y ya en al­gu­nos con­ve­nios se han adap­ta­do a la re­cu­pe­ra­ción. Si bien, la ci­fra fir­ma­da en Ba­lea­res (un al­za del 17% en cua­tro años) ha arras­tra­do a otros con­ve­nios que no ve­nían de los mis­mos pa­rá­me­tros. El tra­ba­ja­dor de­be re­co­no­cer que el em­pre­sa­rio ha aguan­ta­do plan­ti­llas en unos años muy du­ros de cri­sis y el em­pre­sa­rio tie­ne que re­co­no­cer que hay que adap­tar los sa­la­rios a la re­cu­pe­ra­ción.

La ges­tión de los pi­sos tu­rís­ti­cos se ha con­ver­ti­do en un do­lor de ca­be­za pa­ra los ho­te­le­ros. Al­gu­nas ciu­da­des, co­mo Ma­drid, han op­ta­do por aco­tar­los en al­gu­nas zo­nas y es­ta­ble­cer obli­ga­cio­nes, con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo, que po­drían con­ver­tir en ile­gal ca­si el 95% de la ofer­ta. ¿Es­tá de acuer­do con el plan del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid o cree que se han pa­sa­do de fre­na­da?

En cin­co años, Airbnb ha pa­sa­do de co­mer­cia­li­zar 50.000 a 500.000 vi­vien­das, la gran ma­yo­ría ile­ga­les. El plan de Ma­drid pa­ra aco­tar los pi­sos tu­rís­ti­cos es un ejem­plo a se­guir por otras ciu­da­des. Me pa­re­ce un acier­to. Que na­die vea es­te men­sa­je co­mo una ma­ne­ra de pro­te­ger­nos con­tra al­go que nos in­va­de. ¿Han lle­ga­do pa­ra que­dar­se? Per­fec­to, pe­ro en con­di­cio­nes igua­les. Ten­drán que cum­plir la ley, pa­gar im­pues­tos, iden­ti­fi­car a los clien­tes y ser trans­pa­ren­tes. En Gre­cia pue­des com­prar me­di­ci­nas en Es­pa­ña, mien­tras que en Es­pa­ña no lo pue­des ha­cer. ¿Sa­be por qué? Por­que la ley lo prohí­be y obli­ga a ha­cer­lo en far­ma­cias. El plan de Ma­drid es­ta­ble­ce obli­ga­cio­nes con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo, co­mo la de te­ner un ac­ce­so in­de­pen­dien­te. ¿No le pa­re­ce in­jus­to que afec­te de la mis­ma ma­ne­ra a par­ti­cu­la­res que a pro­fe­sio­na­les?

No. Al­go si­mi­lar su­ce­dió con la ley pa­ra prohi­bir el ta­ba­co. Se obli­gó a rea­li­zar in­ver­sio­nes pa­ra aco­tar es­pa­cios, lue­go se prohi­bie­ron y no se com­pen­só por ello. Hu­bo em­pre­sa­rios que se me­tie­ron en es­te ne­go­cio, del que no dis­po­nían de in­for­ma­ción y que no cal­cu­la­ron.

En es­te es­ce­na­rio con tantas in­cer­ti­dum­bres ( bre­xit, re­cu­pe­ra­ción de mer­ca­dos com­pe­ti­do­res o ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Ca­ta­lu­ña), ¿cuá­les son las pre­vi­sio­nes que ma­ne­ja pa­ra el fu­tu­ro?

Creo que las pers­pec­ti­vas a me­dio y lar­go pla­zo son bue­nas por­que las va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas de los gran­des emi­so­res, co­mo Reino Uni­do o Ale­ma­nia, son só­li­das. Al mis­mo tiem­po, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Tu­ris­mo ya ha cer­ti­fi­ca­do que en los pró­xi­mos 12 años la ci­fra de tu­ris­tas mun­dia­les cre­ce­rá has­ta los 1,8 bi­llo­nes en 2020 (aho­ra son 1,3 bi­llo­nes), fun­da­men­tal­men­te por el cre­ci­mien­to de paí­ses le­ja­nos de Amé­ri­ca, co­mo Es­ta­dos Uni­dos o los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, y Asia, prin­ci­pal­men­te Ja­pón, Co­rea y Chi­na, que, ca­sual­men­te, son los que más gas­to rea­li­zan en sus es­tan­cias. El mer­ca­do emi­sor más im­por­tan­te se­rá Chi­na. El tu­ris­ta chino es muy par­ti­cu­lar, ya que ten­drá co­mo des­tino prio­ri­ta­rio el Me­di­te­rrá­neo y ha­rá via­jes de un mes en el que vi­si­ta­rá Fran­cia, Es­pa­ña e Ita­lia.

Si­go pen­sa­do que es­ta­mos in­vir­tien­do po­co en La­ti­noa­mé­ri­ca, ya que Es­pa­ña es la puer­ta de en­tra­da na­tu­ral pa­ra el tu­ris­ta his­pa­noa­me­ri­cano en Eu­ro­pa.

El plan de Ma­drid pa­ra aco­tar los pi­sos tu­rís­ti­cos es un ejem­plo a se­guir por otras ciu­da­des

PA­BLO MON­GE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.