La ca­lle Se­rrano de Ma­drid, co­ra­zón de la ban­ca pri­va­da

La mu­dan­za más em­ble­má­ti­ca ha si­do la de Aban­te Ase­so­res Las fir­mas bus­can dar un me­jor ser­vi­cio y tras­la­dar una bue­na ima­gen

Cinco Días - - Portada - MI­GUEL M. MENDIETA

Ha­ce ocho años que con­clu­ye­ron las obras de la ma­dri­le­ña ca­lle Se­rrano, la más ca­ra de Es­pa­ña, en su zo­na no­ble. Des­de aquel sep­tiem­bre de 2010, cuan­do la cri­sis em­pe­za­ba a de­vo­rar a los es­pa­ño­les, el cam­bió que ha vi­vi­do es­ta zo­na de Ma­drid ha si­do ra­di­cal. Las me­jo­res mar­cas de mo­da fue­ron to­man­do po­si­cio­nes, lue­go las jo­ye­rías, los sas­tres... y aho­ra son la ban­ca pri­va­da y las ges­to­ras de fon­dos quie­nes se han he­cho un hue­co. Di­ne­ro lla­ma a di­ne­ro.

“An­tes to­dos los ban­cos se pe­ga­ban por es­tar en el pa­seo de la Cas­te­lla­na, pe­ro ca­da vez son más los que tras­la­dan sus ofi­ci­nas pa­ra los clien­tes de más pa­tri­mo­nio a Se­rrano”, ex­pli­ca Ana Za­va­la, di­rec­to­ra na­cio­nal de ofi­ci­nas en la con­sul­to­ra in­mo­bi­lia­ria Sa­vills Agui­rre New­man.

La ca­lle Se­rrano se ini­cia en la pla­za de la In­de­pen­den­cia, a los pies de la Puer­ta de Al­ca­lá. Sus 240 nú­me­ros se ex­tien­den a lo lar­go de 4,1 ki­ló­me­tros, pe­ro su zo­na más ex­clu­si­va lle­ga tan so­lo has­ta el cru­ce con la ca­lle Ma­ría de Mo­li­na. En es­te tra­mo se con­cen­tran cer­ca de una vein­te­na de com­pa­ñías de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, des­de ges­to­ras de fon­dos de in­ver­sión a so­cie­da­des de va­lo­res, pa­san­do por fir­mas de ca­pi­tal ries­go y ban­cos in­ter­na­cio­na­les.

Uno de los úl­ti­mos tras­la­dos y, tal vez, el más em­ble­má­ti­co es la mu­dan­za de Aban­te Ase­so­res a la mis­ma pla­za de la In­de­pen­den­cia, jus­to en el arran­que de la ca­lle. La firma de ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ro pre­si­di­da por San­tia­go Sa­trús­te­gui al­qui­ló ha­ce un año un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co a Map­fre y lo ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo de su vo­ca­ción de ex­pan­sión. El des­em­bar­co se pro­du­jo en el pri­mer tri­mes­tre de 2018.

El in­mue­ble tie­ne 4.000 me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en cin­co plan­tas. Aban­te Ase­so­res ocu­pa las plan­tas pri­me­ra, sex- ta, sép­ti­ma y oc­ta­va (con te­rra­za con vis­tas al par­que del Re­ti­ro). Ade­más, cuen­ta con un au­di­to­rio pa­ra ce­le­brar con­fe­ren­cias. An­tes la firma ocu­pa­ba un edi­fi­cio de uso mix­to (vi­vien­das y ofi­ci­nas) en la ca­lle Aya­la, que si­guen man­te­nien­do.

“Es­te edi­fi­cio es un sím­bo­lo de los gran­des re­tos que va a afron­tar Aban­te Ase­so­res en los pró­xi­mos años. Nos per­mi­te aten­der me­jor a nues­tros clien­tes y ofre­cer un ma­yor ni­vel de con­fort pa­ra nues­tros em­plea­dos”, re­cuer­da a me­nu­do Sa­trús­te­gui.

La exis­ten­cia de ban­cos pri­va­dos en Se­rrano no es una no­ve­dad, pe­ro con las obras de re­for­ma de la ca­lle (ini­cia­das en 2009) y la re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor ban­ca­rio fue­ron mu­chas las ofi­ci­nas que ce­rra­ron. Aho­ra la ca­lle vi­ve un re­na­ci­mien­to.

“Con la re­for­ma de la ca­lle se ha me­jo­ra­do la do­ta­ción de apar­ca­mien­to. Ade­más, es una zo­na con mu­chí­si­mas tien­das y res­tau­ran­tes, lo que su­po­ne un atrac­ti­vo pa­ra los clien­tes”, apun­ta Za­va­la. “Es nor­mal que un clien­te de ban­ca pri­va­da pre­fie­ra ver­se con su ges­tor en Se­rrano que en las Cua­tro Torres [los cua­tro ras­ca­cie­los edi­fi­ca­dos al nor­te del pa­seo de la Cas­te­lla­na]”, co­men­ta.

Otra de las úl­ti­mas fir­mas en tras­la­dar­se a la mi­lla de oro ha si­do Trea As­set Ma­na­ge­ment. La ges­to­ra ha ocu­pa­do dos plan­tas en un in­mue­ble re­cién re­for­ma­do en Se­rrano, 66. “Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­te es­tar aquí, por­que nos per­mi­te es­tar más cer­ca de nues­tros so­cios ins­ti­tu­cio­na­les, de clien­tes, de co­la­bo­ra­do­res, del re­gu­la­dor... ”, di­ce An­to­nio Muñoz, di­rec­tor ge­ne­ral de la ges­to­ra.

Es­ta firma se su­ma a San­tan­der AM (la ter­ce­ra ma­yor ges­to­ra del país, con 53.000 ac­ti­vos ba­jo ges­tión, con se­de en Se­rrano, 69), a la ban­ca pri­va­da de Ban­co Sa­ba­dell (Se­rrano, 67) y Mor­gan Stan­ley (el ma­yor bró­ker bur­sá­til ex­tran­je­ro de Es­pa­ña, Se­rrano, 55).

Uno de los tras­la­dos que ejem­pli­fi­ca muy bien la me­ta­mor­fo­sis fi­nan­cie­ra de la ca­lle es la de Bank of Ame­ri­ca Me­rrill Lynch, el se­gun­do ma­yor ban­co de Es­ta­dos Uni­dos. La firma te­nía su se­de es­pa­ño­la en la em­ble­má­ti­ca To­rre Pi­cas­so, pe­ro ha­ce tres años se mu­dó a Mar­qués de Vi­lla­mag­na, es­qui­na Se­rrano, pa­ra es­tar más cer­ca de sus clien­tes de ban­ca pri­va­da.

Otro pe­so pe­sa­do fi­nan­cie­ro ubi­ca­do en la se­ño­rial ca­lle es la Mu­tua­li­dad de la Abo­ga­cía. Es­ta firma, con se­de en Se­rrano, 9, y re­gu­la­da por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ros, ad­mi­nis­tra los ac­ti­vos de cien­tos de mi­les de abo­ga­dos es­pa­ño­les. Tie­ne ca­si 7.000 mi­llo­nes de ac­ti­vos ba­jo ges­tión.

“La ma­yor par­te de las fir­mas fi­nan­cie­ras que han ele­gi­do Se­rrano es por­que bus­can dar ima­gen, pe­ro tam­bién quie­ren pres­tar un me­jor ser­vi­cio. Ade­más, la fi­gu­ra del di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos ca­da vez es más im­por­tan­te en es­tos pro­ce­sos de mu­dan­za, por­que se quie­re bus­car una ubi­ca­ción en la que el em­plea­do es­té có­mo­do”, aña­de Za­va­la.

Des­pués de la re­mo­de­la­ción de la ar­te­ria lle­ga­ron las tien­das de mo­da, las jo­ye­rías, los sas­tres y, aho­ra, las ges­to­ras de fon­dos

Sa­li­da de me­tro a la ca­lle Se­rrano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.