El có­di­go abier­to fa­ci­li­ta la la­bor de los ciu­da­da­nos cien­tí­fi­cos

Com­par­tir los da­tos ge­ne­ra más co­no­ci­mien­to co­lec­ti­vo En Es­pa­ña hay 177 pro­yec­tos ac­ti­vos dis­tri­bui­dos por to­da la geo­gra­fía

Cinco Días - - Retina - M. VIC­TO­RIA S. NA­DAL Ar­tícu­lo com­ple­to en re­ti­na.el­pais.com

Hay ciu­da­da­nos que de­di­can su tiem­po li­bre a ob­ser­var su en­torno y re­co­ger in­for­ma­ción. Mi­den el es­ta­do de los ríos que rie­gan sus cam­pos o la ca­li­dad del ai­re de sus ciu­da­des. Son per­so­nas con di­fe­ren­tes gra­dos de for­ma­ción que con­tri­bu­yen a la in­ves­ti­ga­ción apor­tan­do da­tos to­ma­dos de pri­me­ra mano. Es­tas per­so­nas es­tán par­ti­ci­pan­do ca­da vez más en las re­ve­la­cio­nes cien­tí­fi­cas y lo ha­cen des­de sus pro­pias ca­sas. Se tra­ta de una prác­ti­ca tra­di­cio­nal que aho­ra se es­tá vien­do in­flui­da por la irrup­ción de la tec­no­lo­gía: la lle­ga­da del có­di­go abier­to ha­ce más fá­cil la co­la­bo­ra­ción en­tre dis­tin­tos ciu­da­da­nos cien­tí­fi­cos pa­ra pro­du­cir re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes.

Es el ca­so de un gru­po de ve­ci­nos del ba­rrio Sun­set Park, en Brooklyn, Nue­va York, que de­mos­tró que las con­cen­tra­cio­nes de na­no­par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes en la au­to­pis­ta que pa­sa cer­ca de sus ca­sas son, en pro­me­dio, cin­co ve­ces más al­tas de lo ad­mi­si­ble. Con­si­guie­ron lle­gar a es­te des­cu­bri­mien­to uti­li­zan­do el Air­beam, un dis­po­si­ti­vo que mi­de la con­ta­mi­na­ción del ai­re. “El pe­li­gro que re­pre­sen­tan pa­ra la sa­lud hu­ma­na es que son tan pe­que­ñas que atra­vie­san los pul­mo­nes y en­tran en nues­tro to­rren­te san­guí­neo”, ex­pli­ca Mi­chael Heim­bin­der, fun­da­dor de Ha­bi­tat­map, la ONG que di­se­ñó el apa­ra­to, en el do­cu­men­tal La cien­cia del des­cu­bri­mien­to co­lec­ti­vo, pro­du­ci­do por Red Hat.

El dis­po­si­ti­vo es­tá di­se­ña­do si­guien­do las di­rec­tri­ces del có­di­go abier­to, es de­cir, es mo­di­fi­ca­ble tan­to a ni­vel de hard­wa­re co­mo de soft­wa­re y sus da­tos, ac­ce­si­bles. Sir­ve pa­ra que los ciu­da­da­nos pue­dan me­dir exac­ta­men­te la can­ti­dad de con­ta­mi­na­ción que les es­tá afec­tan­do y com­par­tir los da­tos. En su ba­rrio, la ta­sa de as­ma y otras en­fer­me­da­des de las vías res­pi­ra­to­rias es más al­ta que en otras zo­nas de la ciu­dad. “Sa­bía­mos que es­to era así, pe­ro no po­día­mos cuan­ti­fi­car­lo”, ex­pli­ca Brian González, youth or­ga­ni­zer de Upro­se, una or­ga­ni­za­ción que agru­pa a la co­mu­ni­dad la­ti­na de Sun­set Park y que pro­mue­ve la sos­te­ni­bi­li­dad del ba­rrio. “Cuan­do sa­li­mos y tra­ta­mos de en­con­trar las res­pues­tas por no­so­tros mis­mos es cuan­do real­men­te nos con­ver­ti­mos en cien­tí­fi­cos”.

Es­te es un ejem­plo de có­mo los ciu­da­da­nos cien­tí­fi­cos que uti­li­zan có­di­go abier­to “pue­den unir­se en fa­vor de una cau­sa co­mún y pro­gre­sar de una ma­ne­ra más rá­pi­da”, se­ña­la Leigh Day, vi­ce­pre­si­den­te de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción en Red Hat. “An­tes, es­ta­ban li­mi­ta­dos por su di­fí­cil ac­ce­so a pro­ce­sos cien­tí­fi­cos y ma­te­ria­les. A tra­vés del có­di­go abier­to, pue­den ac­ce­der y com­par­tir da­tos y ob­ser­va­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción en bru­to, tra­ba­jar jun­tos pa­ra ob­ser­var pa­tro­nes y, fi­nal­men­te, ve­ri­fi­car sus ha­llaz­gos de una ma­ne­ra más fá­cil”.

Los avan­ces en tec­no­lo­gía, co­mo la nu­be, el big da­ta y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, tam­bién han he­cho que los des­cu­bri­mien­tos sean más ac­ce­si­bles, pe­ro ca­da una de es­tas áreas tam­bién es­tá sien­do im­pul­sa­da por el có­di­go abier­to.

Pri­me­ros pa­sos en Es­pa­ña

La co­la­bo­ra­ción en­tre ve­ci­nos se tra­du­ce en in­for­ma­ción más ri­ca pa­ra lle­gar a con­clu­sio­nes más ri­gu­ro­sas y el có­di­go abier­to lo ha­ce más sen­ci­llo. Los pri­me­ros pa­sos que se han da­do en Es­pa­ña tie­nen es­ta idea de fon­do. La Fun­da­ción Iber­ci­vis desa­rro­lla una web des­de 2016 que agru­pa y cla­si­fi­ca to­dos los pro­yec­tos de cien­cia ciu­da­da­na que se es­tán lle­van­do a ca­bo. Es­ta ini­cia­ti­va, co­fi­nan­cia­da por la Fun­da­ción Es­pa­ño­la pa­ra la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía, per­mi­te que cual­quier per­so­na pue­da ver rá­pi­da­men­te los ca­sos y su­bir su pro­pia ex­pe­rien­cia geo lo­ca­li­zán­do­la en el ma­pa. “El prin­ci­pal uso de es­te re­cur­so es que cual­quie­ra pue­da ver quién ha­ce qué en la cien­cia ciu­da­da­na es­pa­ño­la. Se pre­ten­de au­men­tar la coor­di­na­ción y la efi­cien­cia de los es­fuer­zos”, se lee en el In­for­me Observatorio Cien­cia Ciu­da­da­na de 2017. “Al de­jar el for­mu­la­rio abier­to a cual­quie­ra se pre­ten­de que cual­quier gru­po de in­ves­ti­ga­ción, usan­do da­tos ciu­da­da­nos, cual­quier co­mu­ni­dad de afec­ta­dos o cual­quier desa­rro­lla­dor que com­par­te al­gu­na he­rra­mien­ta pue­da ha­cer­lo li­bre­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.