Erro­res de los em­plea­dos que la jus­ti­cia ha­ce pa­gar a la em­pre­sa

El em­pre­sa­rio de­be in­dem­ni­zar al­gu­nos da­ños de sus tra­ba­ja­do­res La re­la­ción je­rár­qui­ca jus­ti­fi­ca que se le exi­jan res­pon­sa­bi­li­da­des

Cinco Días - - Legal - IRE­NE RUIZ DE VALBUENA

Una obra en la que se es­tro­pean los ca­bles del su­mi­nis­tro eléc­tri­co. Un clien­te que su­fre una in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria por­que el camarero no men­cio­na los in­gre­dien­tes del pro­duc­to. O un pa­cien­te que su­fre le­sio­nes co­mo con­se­cuen­cia de una ma­la pra­xis por par­te del per­so­nal sa­ni­ta­rio. To­das ellas son si­tua­cio­nes en las que el tra­ba­ja­dor de­be asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil de­ri­va­da del per­jui­cio que cau­se. Pe­ro no so­lo él. Si los da­ños son con­se­cuen­cia de una ac­ti­vi­dad en­co­men­da­da por la em­pre­sa pa­ra la que tra­ba­ja, es­ta de­be­rá tam­bién ha­cer­se car­go de re­sar­cir al per­ju­di­ca­do.

Así, el em­pre­sa­rio no so­lo res­pon­de fren­te a ter­ce­ros por las obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les con­traí­das por sus tra­ba­ja­do­res, sino que tam­bién de­be­rá ha­cer­lo res­pec­to de los da­ños y per­jui­cios que es­tos pue­dan oca­sio­nar desem­pe­ñan­do sus fun­cio­nes.

Re­la­ción de de­pen­den­cia

En es­tos su­pues­tos es de apli­ca­ción la lla­ma­da res­pon­sa­bi­li­dad ex­tra­con­trac­tual por he­cho ajeno, re­gu­la­da en el ar­tícu­lo 1903 del Có­di­go Ci­vil. Es­ta fi­gu­ra de­ter­mi­na que, en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, es obli­ga­to­rio re­pa­rar el da­ño por los ac­tos y omi­sio­nes rea­li­za­dos por aque­llas per­so­nas con las que exis­ta una re­la­ción je­rár­qui­ca o de de­pen­den­cia, co­mo la que se da en­tre la em­pre­sa o los due­ños de un es­ta­ble­ci­mien­to, res­pec­to de sus em­plea­dos.

A tra­vés de sus re­so­lu­cio­nes, los juz­ga­dos y tri­bu­na­les han si­do los en­car­ga­dos de de­fi­nir las si­tua­cio­nes con­cre­tas en las que se pue­de exi­gir res­pon­sa­bi­li­dad a un em­pre­sa­rio por los da­ños pro­vo­ca­dos por sus tra­ba­ja­do­res.

En es­te sen­ti­do, el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha de­ter­mi­na­do que la res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa sur­ge cuan­do es­ta “in­cum­pla los de­be­res de vi­gi­lar a las per­so­nas y a las co­sas que es­tán ba­jo su de­pen­den­cia y de em­plear la de­bi­da cau­te­la en la elec­ción de ser­vi­do­res y en la vi­gi­lan­cia de sus ac­tos”. Por tan­to, si se de­mues­tra que ha apli­ca­do la di­li­gen­cia de­bi­da en am­bos co­me­ti­dos se le exi­mi­rá de res­pon­sa­bi­li­dad.

In­clu­so, la em­pre­sa pue­de ser de­cla­ra­da res­pon­sa­ble a pe­sar de que no exis­ta esa re­la­ción de de­pen­den­cia di­rec­ta con el em­plea­do que, con su ac­tua­ción, ha cau­sa­do un per­jui­cio. Así se de­cla­ró en otro asun­to re­suel­to por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, en el que se ana­li­za­ban los da­ños cau­sa­dos en unas ins­ta­la­cio­nes te­le­fó­ni­cas sub­te­rrá­neas por unas ex­ca­va­cio­nes y mo­vi­mien­tos de tie­rra. La sen­ten­cia con­clu­yó que tan­to la em­pre­sa sub­con­tra­ta­da, a la que per­te­ne­cía el ope­ra­rio que ma­ne­ja­ba la má­qui­na, co­mo la compañía en­car­ga­da de la obra de­bían asu­mir los des­per­fec­tos.

Del mis­mo mo­do, si una per­so­na es víc­ti­ma de una ma­la pra­xis por par­te del per­so­nal de una clí­ni­ca a la que ha si­do de­ri­va­da por su se­gu­ro de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, la en­ti­dad ase­gu­ra­do­ra tam­bién es res­pon­sa­ble. Así lo es­ti­pu­ló tam­bién el al­to tri­bu­nal al pro­bar­se que los ase­gu­ra­dos ha­bían acu­di­do a di­cha clí­ni­ca por­que era uno de los cen­tros mé­di­cos de su pó­li­za. En con­se­cuen­cia, el se­gu­ro de­bía ha­cer­se car­go, jun­to con la en­fer­me­ra que ad­mi­nis­tró por error el me­di­ca­men­to, de la in­dem­ni­za­ción por res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil.

In­ten­ción del tra­ba­ja­dor

Tam­bién es un re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra di­ri­gir la re­cla­ma­ción ha­cia el em­pre­sa­rio que los da­ños cau­sa­dos por sus em­plea­dos se pro­duz­can co­mo con­se­cuen­cia de las ta­reas en­co­men­da­das en el ejer­ci­cio de su car­go. Así lo ex­pu­so la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Al­ba­ce­te al re­sol­ver un ca­so de un camarero que tu­vo una pe­lea con un clien­te y le pro­vo­có una frac­tu­ra de to­bi­llo y una con­tu­sión en la es­pal­da.

El tri­bu­nal de­ter­mi­nó que el due­ño del es­ta­ble­ci­mien­to no era res­pon­sa­ble de di­chas le­sio­nes pues­to que, aun­que los he­chos su­ce­die­ran en su lo­cal y el agre­sor fue­ra su em­plea­do, lo su­ce­di­do es­ca­pa­ba de las fun­cio­nes en­co­men­da­das. En es­te su­pues­to, el tra­ba­ja­dor pro­vo­có un da­ño de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da y no por un des­cui­do en el de­sa­rro­llo de su ta­rea.

En el ejer­ci­cio de su la­bor

Por el con­tra­rio, sí fue se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble ci­vil un no­ta­rio por los da­ños cau­sa­dos por un ofi­cial a su car­go que no tra­mi­tó de ma­ne­ra di­li­gen­te an­te el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad una es­cri­tu­ra pú­bli­ca au­to­ri­za­da en la no­ta­ría y cu­ya ges­tión se le ha­bía con­fia­do. El Tri­bu­nal Su­pre­mo con­si­de­ró que el no­ta­rio no tu­vo el con­trol de­bi­do res­pec­to del com­por­ta­mien­to de su em­plea­do.

Por otro la­do, no es ex­cu­sa a efec­tos de res­pon­sa­bi­li­dad del em­pre­sa­rio que se des­co­noz­ca qué em­plea­do cau­só el da­ño. De nue­vo, en es­te pun­to se ha pro­nun­cia­do el al­to tri­bu­nal al re­sol­ver el ca­so de una me­nor a la que se sir­vió en una dis­co­te­ca una be­bi­da cáus­ti­ca en lu­gar de agua, lo que le pro­vo­có di­ver­sas le­sio­nes en el esó­fa­go por las que tu­vo que ser ope­ra­da. La sen­ten­cia es­ta­ble­ció que la res­pon­sa­bi­li­dad del em­pre­sa­rio no es­ta­ba su­bor­di­na­da a “la pre­via de­ter­mi­na­ción e in­di­vi­dua­li­za­ción del res­pon­sa­ble de­pen­dien­te que, con su ac­tuar cul­po­so o ne­gli­gen­te, sea deu­dor con el em­pre­sa­rio de una in­dem­ni­za­ción solidaria”.

La em­pre­sa tam­po­co se li­bra de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do la ac­ti­vi­dad que desa­rro­lle su em­plea­do ten­ga un es­pe­cial ries­go.

De he­cho, en una sen­ten­cia el Tri­bu­nal Su­pre­mo de­cla­ró que una em­pre­sa de for­ma­ción que im­par­tía un cur­so de pi­lo­to co­mer­cial es­ta­ba obli­ga­da a in­dem­ni­zar a los pa­dres de un alumno fa­lle­ci­do en ac­ci­den­te. Pa­ra el al­to tri­bu­nal, las me­di­das de con­trol adop­ta­das ha­bían re­sul­ta­do in­su­fi­cien­tes y, por ello, la em­pre­sa era res­pon­sa­ble.

Se tra­ta de una ma­ni­fes­ta­ción de la res­pon­sa­bi­li­dad ex­tra­con­trac­tual por he­cho ajeno de­ri­va­da de la re­la­ción de de­pen­den­cia

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.