Y tras la sen­ten­cia de De­li­ve­roo, ¿qué?

Cinco Días - - Legal -

Sin­ce­ra­men­te, con­si­de­ro que la sen­ten­cia dic­ta­da por un juz­ga­do de lo so­cial de Va­len­cia en re­la­ción con De­li­ve­roo, a efec­tos prác­ti­cos, en el pa­no­ra­ma ju­rí­di­co-la­bo­ral ac­tual, no es tan re­le­van­te co­mo me­diá­ti­ca. Y ello de­bi­do al au­ge de las de­no­mi­na­das eco­no­mías de pla­ta­for­ma, ba­sa­das en las nue­vas tec­no­lo­gías, el co­mer­cio di­gi­tal y la fle­xi­bi­li­dad, co­mo ca­rac­te­rís­ti­cas ha­bi­tua­les en es­te ti­po de ne­go­cios.

De mo­do que si se hu­bie­ra en­mar­ca­do el de­ba­te ju­rí­di­co, ex­clu­si­va­men­te, en cual­quier otra ac­ti­vi­dad o em­pre­sa de cor­te más clásico o ha­bi­tual, el asun­to ha­bría pa­sa­do to­tal­men­te des­aper­ci­bi­do pa­ra el gran pú­bli­co y, sin du­da, pa­ra el gran al­ta­voz del eco­sis­te­ma ju­rí­di­co y ju­di­cial: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Sin em­bar­go, la no­ve­dad em­pre­sa­rial, así co­mo la di­fu­sión y co­no­ci­mien­to de los ri­ders a efec­tos del gran pú­bli­co, en­tre otros as­pec­tos, han abo­na­do el de­ba­te ge­ne­ral por par­te de la po­bla­ción me­dia y los ac­to­res so­cia­les. Pues, ¿quién no ha vis­to mul­ti­tud de ve­ces a esos re­par­ti­do­res con sus bi­ci­cle­tas y su ca­ja-mo­chi­la de la ar­chi­co­no­ci­da em­pre­sa? ¿Quién no ha pe­di­do al­gu­na vez co­mi­da a tra­vés de su apli­ca­ción?

Lo re­le­van­te del asun­to es la no­ve­dad en el for­ma­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios por par­te de esos ri­ders pa­ra la em­pre­sa De­li­ve­roo.

Ne­go­cio di­gi­tal

Co­mo an­ti­ci­pá­ba­mos, de­be­mos dis­tin­guir dos en­tor­nos de análisis: el me­ra­men­te em­pre­sa­rial o de ac­ti­vi­dad de De­li­ve­roo y el ne­ta­men­te ju­rí­di­co-la­bo­ral. In­sis­to en que el as­pec­to ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te es el pri­me­ro. El uso de las nue­vas tec­no­lo­gías y el ne­go­cio di­gi­tal es ca­da vez más acu­cian­te y no de­be pa­rar­se si que­re­mos se­guir evo­lu­cio­nan­do a ni­vel eco­nó­mi­co, com­pe­ti­ti­vo y so­cial. Las em­pre­sas se en­car­gan de in­ter­me­diar en­tre el usua­rio fi­nal y el pres­ta­dor del ser­vi­cio, de mo­do que, en mu­chos ca­sos, ni si­quie­ra cuen­tan con plantilla pro­pia más allá de los ser­vi­cios o de­par­ta­men­tos es­truc­tu­ra­les.

El ma­tiz pa­sa por que esas nue­vas for­mas em­pre­sa­ria­les apli­quen co­rrec­ta­men­te las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de obli­ga­do cum­pli­mien­to, res­pe­ten los de­re­chos de los em­plea­dos y/o co­la­bo­ra­do­res, y adap­ten sus ne­ce­si­da­des de ne­go­cio al mar­co le­gal es­ta­ble­ci­do, la­bo­ral o mer­can­til.

Y, pa­ra ello, de­be con­fi­gu­rar­se la re­la­ción en­tre las par­tes en la for­ma de­bi­da, de mo­do que, par­tien­do de la ba­se de un buen con­tra­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les ci­vil-mer­can­til, no se des­na­tu­ra­li­ce esa re­la­ción, de­bien­do res­pe­tar­se las con­di­cio­nes en él es­ta­ble­ci­das.

Por tan­to, el re­to de es­tas nue­vas for­mas de ha­cer ne­go­cio es sa­ber en­cua­drar las ne­ce­si­da­des em­pre­sa­ria­les en el mar­co ju­rí­di­co la­bo­ral o ci­vil-mer­can­til en el que se va­ya a desen­vol­ver esa co­la­bo­ra­ción. Una cir­cuns­tan­cia que nos in­vi­ta a co­nec­tar con el si­guien­te pun­to a ana­li­zar en re­la­ción con la sen­ten­cia dic­ta­da: el ju­rí­di­co-la­bo­ral.

Co­mo de­cía­mos, el análisis que rea­li­za la sen­ten­cia es el clásico en es­te ti­po de asun­tos, don­de se di­ri­men re­cla­ma­cio­nes de los de­no­mi­na­dos “fal­sos au­tó­no­mos”, que pi­den el re­co­no­ci­mien­to de una re­la­ción la­bo­ral or­di­na­ria que has­ta la fe­cha era en­cu­bier­ta, con to­das las con­se­cuen­cias le­ga­les in­he­ren­tes.

Pa­ra ello, se exa­mi­na la reali­dad de la re­la­ción en­tre las par­tes, que pri­ma so­bre cual­quier otra cir­cuns­tan­cia do­cu­men­tal, for­mal, ju­rí­di­ca o si­mi­lar que pre­ten­dan ha­cer va­ler las par­tes.

Las co­sas son lo que son y no lo que las par­tes quie­ren que sean; ver­sión más li­sa y lla­na que su ho­mó­lo­ga ju­rí­di­ca de la irre­le­van­cia del no­men iu­ris. Es de­cir, no es re­le­van­te el nom­bre que le pon­ga­mos al con­tra­to o a la re­la­ción en­tre las par­tes, si la reali­dad nos evi­den­cia una cla­ra, dis­tin­ta y de­ter­mi­na­da si­tua­ción.

Por tan­to, co­mo ad­ver­tía­mos pre­via­men­te, no con­si­de­ra­mos ne­ce­sa­rio re­plan­tear­se ac­cio­nes drás­ti­cas por es­te pro­nun­cia­mien­to j udi­cial, sino, más bien, pre­ve­nir el pro­ble­ma, adop­tar me­ca­nis­mos y po­ner en prác­ti­ca he­rra­mien­tas ten­den­tes a la ver­da­de­ra eje­cu­ción del con­tra­to de pres­ta­ción de ser­vi­cios, y to­do en ello en el mar­co del res­pe­to a la le­gis­la­ción mer­can­til y la­bo­ral vi­gen­tes.

El re­to es en­ca­jar las ne­ce­si­da­des de es­tas nue­vas em­pre­sas en el mar­co ju­rí­di­co en el que va­yan a desen­vol­ver­se

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.