La Na­val bus­ca un sal­va­vi­das que evi­te la li­qui­da­ción

Los pla­zos se ago­tan tras con­cur­sar el ejer­ci­cio pa­sa­do Las gra­das del astillero lle­van un año en­te­ro sin ac­ti­vi­dad

Cinco Días - - Portada - JA­VIER VA­DI­LLO

Cons­truc­cio­nes Na­va­les del Nor­te (CNN), más co­no­ci­da co­mo La Na­val, vuel­ve a vi­vir otro pe­rio­do de cri­sis des­pués de más de un si­glo de­di­ca­da a la cons­truc­ción de bu­ques. Es­ta úl­ti­ma ame­na­za con echar el cie­rre de­fi­ni­ti­vo con una ERE de ex­tin­ción que se pre­sen­ta­rá pró­xi­ma­men­te. Astillero pú­bli­co has­ta su pri­va­ti­za­ción en 2006, ha si­do uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les de la in­dus­tria viz­caí­na. Des­de la presentación del concurso de acree­do­res en 2017 con un pa­si­vo de 159 mi­llo­nes, sus gra­das lle­van un año sin ac­ti­vi­dad por la fal­ta de te­so­re­ría, des­pués de la hui­da de sus ac­cio­nis­tas.

El cen­tro es­tá ubi­ca­do en la mar­gen iz­quier­da de la Ría del Ner­vión, en Ses­tao, una lo­ca­li­dad ca­da vez me­nos fa­bril y que ya ha asis­ti­do al cie­rre de Al­tos Hor­nos de Viz­ca­ya (AHV), que tam­bién su­peró los 100 años de ac­ti­vi­dad y lle­gó a con­tar con más de 11.000 tra­ba­ja­do­res.

Otra cen­te­na­ria de Ses­tao que asi­mis­mo es­tu­vo in­te­gra­da en Sepi fue Bab­cock Wil­cox, con una plan­ti­lla de 5.500 tra­ba­ja­do­res en sus me­jo­res tiem­pos.

La Na­val es el úl­ti­mo fa­bri­can­te de gran­des bu­ques de Eus­ka­di, don­de ope­ran con ren­ta­bi­li­dad cons­truc­to­res na­va­les co­mo Mu­rue­ta, Za­ma­co­na y Ba­len­cia­ga, es­pe­cia­li­za­dos en bar­cos de ta­ma­ño me­diano y de­di­ca­dos a la pes­ca, al re­mol­que de otras na­ves y a ope­ra­cio­nes de apo­yo en po­zos ma­ri­nos de ex­trac­ción de pe­tró­leo y de gas. Las gra­das de Ses­tao han bo­ta­do gi­gan­tes co­mo el ga­se­ro en­tre­ga­do en 2007 al ar­ma­dor no­rue­go Knut­sen, con 284 me­tros de es­lo­ra y una ca­pa­ci­dad de trans­por­te de 138.000 me­tros cú­bi­cos de gas na­tu­ral licuado (GNL). La ima­gen de su pa­so ro­zan­do con sus an­te­nas la es­truc­tu­ra del Puen­te Col­gan­te que­da­rá pa­ra la his­to­ria de un astillero que lle­gó a con­tar con 3.500 em­plea­dos, al­gu­nos pro­ce­den­tes de Eus­kal­du­na, que tam­bién cons­truía gran­des bu­ques en la Ría y cu­yo cie­rre trau­ma­ti­zó a Biz­kaia. Has­ta la dé­ca­da de los 80, los pa­dres co­lo­ca­ban en La Na­val a los hi­jos co­mo apren­di­ces. En­tra­ban a tra­ba­jar con 13 años.

De los 180 ope­ra­rios que que­dan en plan­ti­lla y que se­rán des­pe­di­dos an­tes de que aca­be el mes, 150 po­drán re­co­lo­car­se en los cen­tros de Na­van­tia en Fe­rrol, Cá­diz, o en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa pú­bli­ca en Ma­drid, se­gún el acuer­do al­can­za­do con Sepi. La Na­val ha te­ni­do que ju­gar des­de su pri­va­ti­za­ción con­tra va­rios fren­tes. La de­man­da de Ho­lan­da an­te la UE por el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción de los as­ti­lle­ros es­pa­ño­les, co­no­ci­do co­mo “tax lea­se”, pa­ra­li­zó el sec­tor du­ran­te tres años, de 2010 a 2013.

Mien­tras, los holandeses y el grupo ita­liano Fin­can­tie­ri sí cons­truían bu­ques, al igual que Co­rea y Ja­pón (am­bos con ayu­das pú­bli­cas) y los fa­bri­can­tes na­va­les de los paí­ses emer­gen­tes, que tie­nen me­nos cos­tes la­bo­ra­les.

La em­pre­sa de Ses­tao no acer­tó con las con­tra­ta­cio­nes. Con una des­via­ción his­tó­ri­ca del 10% al 15% por en­ci­ma de los pre­su­pues­tos acor­da­dos con los armadores, sin las ayu­das que te­nía co­mo com­pa­ñía pú­bli­ca esos már­ge­nes in­fla­ban el pa­si­vo del ba­lan­ce. Ade­más, al­gu­nos ac­cio­nis­tas de CNN han in­ter­pues­to una de­man­da pe­nal con­tra otros por­que, en su opi­nión, han fa­vo­re­ci­do a fi­lia­les pro­pias en per­jui­cio de La Na­val. El astillero nun­ca pu­bli­ci­tó ni el pre­cio de referencia de mercado con el que se ad­ju­di­ca­ba un bu­que, ni el re­sul­ta­do fi­nal tras su en­tre­ga. Con­di­cio­nes de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra las ope­ra­cio­nes vin­cu­la­das, cuan­do un grupo par­ti­ci­pa tan­to en el ca­pi­tal del cons­truc­tor prin­ci­pal co­mo en el de los pro­vee­do­res de equi­pos del bu­que.

Aho­ra se abre un pla­zo de seis me­ses a un año pa­ra in­ten­tar cap­tar a un in­ver­sor, que ten­drá que ve­nir con la “ces­ti­ta lle­na” pa­ra apor­tar re­cur­sos fi­nan­cie­ros y car­te­ra de pe­di­dos. Así po­drá con­ven­cer a los acree­do­res, prin­ci­pal­men­te los ban­cos con 42 mi­llo­nes pen­dien­tes de co­bro.

EFE

Ins­ta­la­cio­nes de La Na­val en Ses­tao(Biz­kaia).

Los mue­lles de La Na­val en la ría de Bil­bao des­de los que se han bo­ta­do cen­te­na­res de gran­des bu­ques. No hay dinero pa­ra aca­bar el úni­co bu­que en las gra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.