Es­tra­te­gias pa­ra los ca­za­do­res de gan­gas

El al­za de la deu­da en EE UU da otro avi­so de que el pun­to de in­fle­xión a un mer­ca­do ba­jis­ta es­tá más cer­ca La re­ba­ja de la pre­vi­sión de cre­ci­mien­to mun­dial es un avi­so de la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía y su efec­to en las Bol­sas

Cinco Días - - Portada - NURIA SA­LO­BRAL / GE­MA ES­CRI­BANO

Las Bol­sas se mue­ven en te­rreno ca­da vez más pan­ta­no­so. La se­ma­na ha de­ja­do nue­vos mo­men­tos de so­bre­sal­to, parecidos a los vi­vi­dos en los pri­me­ros días de fe­bre­ro. En­ton­ces se pro­du­jo la pri­me­ra lla­ma­da de aten­ción, la pri­me­ra sa­cu­di­da de cier­ta mag­ni­tud des­pués de años de rally inin­te­rrum­pi­do. Co­mo en aque­lla fe­cha, el de­to­nan­te de las pro­nun­cia­das ven­tas bur­sá­ti­les de es­tos días ha si­do el al­za en la ren­ta­bi­li­dad del bono es­ta­dou­ni­den­se, que ha tre­pa­do a má­xi­mos de los úl­ti­mos sie­te años. La for­ta­le­za de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se no de­ja de sor­pren­der, aun­que en el mer­ca­do tam­bién sea vox pó­pu­li que su de­cli­ve va a ser cues­tión de tiem­po, una vez se eva­po­re el efec­to po­si­ti­vo de la re­for­ma fis­cal y co­mien­ce a ha­cer me­lla el pro­tec­cio­nis­mo.

El al­za del trea­sury es­ta­dou­ni­den­se ha res­ca­ta­do de nue­vo el te­mor a una subida de ti­pos en EE UU, más in­ten­sa de lo pre­vis­to y pre­ci­pi­ta­da por el as­cen­so del pre­cio del pe­tró­leo, que ha al­can­za­do ni­ve­les de los úl­ti­mos cua­tro años y que al­gu­nas fir­mas de aná­li­sis ven en los 100 dó­la­res a fi­na­les de 2018. Se ha desata­do una vez más la ló­gi­ca in­con­tro­la­ble de an­ti­ci­par que ta­les subidas de ti­pos pue­den ser la se­ñal de­fi­ni­ti­va pa­ra el cam­bio de ci­clo, ya sin es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios y en la que lo si­guien­te es es­pe­rar la lle­ga­da de una nue­va re­ce­sión.

Las ven­tas de la jor­na­da del jue­ves se ce­ba­ron es­pe­cial­men­te en Wall Street, que has­ta el mo­men­to ha­bía ig­no­ra­do evi­den­cias co­mo el im­pac­to que pue­de lle­gar a te­ner en la pro­pia eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se la gue­rra co­mer­cial –so­bre lo que ad­vir­tió es­ta mis­ma se­ma­na el FMI– o el cas­ti­go que el al­za del dó­lar es­tá pro­vo­can­do en los mer­ca­dos emer­gen­tes. El Nas­daq re­gis­tró el miér­co­les una caí­da del 4%, la ma­yor des­de el bre­xit, y el S&P per­dió otro 3,29%, mos­tran­do la ra­pi­dez con que los in­ver­so­res es­tán dis­pues­tos a re­co­ger be­ne­fi­cios de ín­di­ces que se han re­va­lo­ri­za­do co­mo la es­pu­ma y pa­ra los que, en al­gún mo­men­to, se es­pe­ra un cam­bio de ter­cio. “Es­ta­mos ca­da vez más cer­ca de un cam­bio de ci­clo, aun­que na­die se­pa cuán­do va a pro­du­cir­se. Hay mu­chos fac­to­res que apun­tan a ello, co­mo su­ce­dió es­te ve­rano con la cri­sis tur­ca o la aten­ción pues­ta aho­ra en el ni­vel de ti­pos de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos”, ex­pli­ca Mi­guel For­te­za, ase­sor de in­ver­sio­nes de ban­ca pri­va­da de Ci­ti en Es­pa­ña.

Co­rrec­ción con pies de plo­mo

Las os­ci­la­cio­nes del mer­ca­do y el pun­to de ma­du­rez del pre­sen­te ci­clo eco­nó­mi­co y bur­sá­til in­vi­tan a la pru­den­cia y los ges­to­res asu­men la cre­cien­te di­fi­cul­tad pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­da­des. “Los fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía son só­li­dos aun­que hay un nú­me­ro de ries­gos mu­cho ma­yor de los que he­mos vis­to en los úl­ti­mos años. La fle­xi­bi­li­dad es cla­ve da­do que es­ta­mos an­te el fin de la era de es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios”, se­ña­la Oli­ver Black­bourn, ges­tor del equi­po mul­ti­ac­ti­vo de Ja­nus Hen­der­son.

La te­sis ma­yo­ri­ta­ria que cir­cu­la en­tre las ca­sas de aná­li­sis apun­ta a que lo vi­vi­do en las úl­ti­mas se­sio­nes es so­lo un avi­so de lo que es­tá por lle­gar, pe­ro que el ini­cio del pun­to de in­fle­xión no se ha pro­du­ci­do. En la rec­ta fi­nal de la se­ma­na los in­ver­so­res se afa­na­ron por mi­ti­gar las caí­das, al­go que en Eu­ro­pa re­sul­tó fa­lli­do. El peor sin du­das del vier­nes fue el Ibex, que ce­dió un 1,18%, caí­da que am­plía al 3,8% en la se­ma­na y le arras­tra a nue­vos mí­ni­mos de 2016. Los in­ver­so­res co­ti­za­ron el ner­vio­sis­mo que ge­ne­ra el acuer­do en­tre el Go­bierno y Po­de­mos pa­ra los Pre­su­pues­tos. En­tre las me­di­das que más in­quie­tan des­ta­can el re­cor­te en las re­tri­bu­cio­nes de las eléc­tri­cas, el in­cre­men­to en 5.000 mi­llo­nes del gas­to pú­bli­co y su im­pac­to en el dé­fi­cit.

El ín­di­ce es­pa­ñol no fue el peor de la se­ma­na. El Mib, las­tra­do por las in­ten­cio­nes po­pu­lis­tas del Eje­cu­ti­vo ita­liano, volvió a ser el fa­ro­li­llo ro­jo tras caer un 5,28%. Le si­guió el Dax, con un des­cen­so del 4,88%, afec­ta­do por la re­ba­ja de las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to del Go­bierno de An­ge­la Mer­kel, el FTSE británico (-4,38%) y el Cac fran­cés (-4,9%).

En EE UU los in­ver­so­res de­ja­ron de la­do el re­pun­te de las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da y di­ri­gie­ron la mi­ra­da a la tem­po­ra­da de re­sul­ta­dos con JP Mor­gan, Ci­ti y Wells Far­go co­mo pio­ne­ras. El S&P 500 su­mó un 1,37%; el Dow Jo­nes, un 1,15%, mien­tras el Nas­daq subía un 2,29%. Es­tos avan­ces li­mi­tan las pér­di­das se­ma­na­les al 3% (pa­ra el S&P 500 y el Nas­daq) y del 4% pa­ra el Dow Jo­nes. Son las ma­yo­res des­de mar­zo, cuan­do el es­cán­da­lo por la fil­tra­ción de da­tos de Fa­ce­book y un re­pun­te de las ren­ta­bi­li­da­des en el mer­ca­do de deu­da es­ta­dou­ni­den­se ac­ti­va­ron el pri­mer avi­so de co­rrec­ción.

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.