El sec­tor del jue­go pide que Lo­te­rías ten­ga su mis­mo tra­ta­mien­to le­gal

La re­gu­la­ción de los anun­cios de apues­tas on­li­ne es­tá pa­ra­da des­de 2011 Su ac­ti­vi­dad pu­bli­ci­ta­ria mue­ve más de 100 mi­llo­nes al año

Cinco Días - - Portada - JA­VIER G. RO­PE­RO

El sec­tor del jue­go se re­be­la con­tra el pac­to pre­su­pues­ta­rio fir­ma­do el jue­ves en­tre el Go­bierno y Uni­dos Po­de­mos. En su pun­to 13.1, es­te con­tem­pla la apro­ba­ción de “una re­gu­la­ción de la pu­bli­ci­dad del jue­go de azar y apues­ta en lí­nea de ám­bi­to es­ta­tal, si­mi­lar a la de los pro­duc­tos del ta­ba­co”, los cua­les tie­nen prohi­bi­da cual­quier ti­po de pro­mo­ción des­de el año 2005. La in­ten­ción, por tan­to, es res­trin­gir un área que no es­tá re­gu­la­da, la pu­bli­ci­dad del jue­go y las apues­tas en in­ter­net, un área que hoy no tie­ne re­gu­la­ción al­gu­na. La pa­tro­nal, Ce­jue­go, es cla­ra: si se lle­va a ca­bo una res­tric­ción, de­be­rá afec­tar tam­bién al ope­ra­dor pú­bli­co: Lo­te­rías y Apues­tas del Es­ta­do.

El cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad pro­mo­cio­nal del jue­go on­li­ne en los úl­ti­mos años es in­con­tes­ta­ble. En 2017 es­ta fue de 221 mi­llo­nes de eu­ros, el do­ble que cua­tro años an­tes. De esa can­ti­dad, 112 mi­llo­nes co­rres­pon­die­ron a pu­bli­ci­dad y pa­tro­ci­nios, y el res­to a gan­chos co­mo los bo­nos pro­mo­cio­na­les. So­lo en el pri­mer se­mes­tre de es­te año, la in­ver­sión en pu­bli­ci­dad y pa­tro­ci­nios de ca­sas de jue­go on­li­ne ha si­do de 88 mi­llo­nes de eu­ros, un 54% más que en el mis­mo pe­rio­do de 2017, en bue­na par­te de­bi­do al Mun­dial de fút­bol ce­le­bra­do es­te año.

A di­fe­ren­cia del jue­go pre­sen­cial, el on­li­ne ca­re­ce de una nor­ma con­cre­ta pa­ra re­gu­lar su ac­ti­vi­dad pro­mo­cio­nal. La Ley de Re­gu­la­ción del Jue­go de 2011 no lo abor­dó, y des­de en­ton­ces se ha tra­ba­ja­do en un real decreto cu­yo úl­ti­mo bo­rra­dor da­ta de no­viem­bre de 2017.

“Es­ta­mos de acuer­do con re­gu­lar la pu­bli­ci­dad del jue­go on­li­ne, en­ten­de­mos que de­be ha­ber un desa­rro­llo, pe­ro no se ha he­cho, si­gue en un ca­jón. No es el sec­tor del jue­go el que no quie­re que se aprue­be”, afir­ma Alejandro Lan­da­lu­ce, di­rec­tor ge­ne­ral de la pa­tro- nal Ce­jue­go, que aglu­ti­na a em­pre­sas co­mo Co­de­re o Cir­sa. Es­te re­cha­za que se equi­pa­re la pu­bli­ci­dad del jue­go on­li­ne a la del ta­ba­co o el al­cohol, ya que, defiende, no es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo una adic­ción en el ma­nual diag­nós­ti­co y es­ta­dís­ti­co de los tras­tor­nos men­ta­les que ela­bo­ra la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­quia­tría. Ade­más, ci­fra en un 0,5% el por­cen­ta­je de adic­tos ge­ne­ra­dos por el jue­go.

Con es­tos ar­gu­men­tos, Ce­jue­go pide que cual­quier cam­bio le­gis­la­ti­vo en ma­te­ria de pu­bli­ci­dad del jue­go sea igual pa­ra to­dos los ope­ra­do­res, sean pri­va­dos o pú­bli­cos. Es de­cir, que Lo­te­rías y Apues­tas del Es­ta­do o la ON­CE ten­gan las mis­mas res­tric­cio­nes. “Te­ne­mos que es­tar to­dos en el mis­mo sa­co, por­que la na­tu­ra­le­za es la mis­ma. Un ras­ca de la ON­CE es igual que una má­qui­na de hos­te­le­ría. Una qui­nie­la es una apues­ta de­por­ti­va. Eu­ro­mi­llo­nes ven­de el men­sa­je de que va a cam­biar tu vi­da. Tie­ne que re­gu­lar­se lo pú­bli­co y lo pri­va­do”, defiende Lan­da­lu­ce.

A di­fe­ren­cia de los ope­ra­do­res pri­va­dos, la pu­bli­ci­dad de Lo­te­rías y Apues­tas del Es­ta­do no de­pen­de de la Ley de Re­gu­la­ción del Jue­go (se re­fie­re so­lo al jue­go elec­tró­ni­co), sino de lo que dis­pon­gan los Mi­nis­te­rios de Eco­no­mía y Ha­cien­da, que no es­pe­ci­fi­can nin­gu­na li­mi­ta­ción. Tam­po­co en el ca­so de los sorteos de la ON­CE. En el ca­so de Lo­te­rías, su in­ver­sión pu­bli­ci­ta­ria ron­da los 70 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, y es ha­bi­tual su pre­sen­cia co­mo pa­tro­ci­na­dor de even­tos e ini­cia­ti­vas de­por­ti­vas. El mo­ti­vo, que sus sorteos tie­nen “fi­na­li­dad pú­bli­ca”.

El di­rec­tor ge­ne­ral de Ce­jue­go defiende que el ca­nal on­li­ne, al no dis­po­ner de es­ta­ble­ci­mien­tos fí­si­cos, “ne­ce­si­ta pu­bli­ci­dad”, pe­ro re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de li­mi­tar el ni­vel ac­tual a tra­vés de cier­tas res­tric­cio­nes, co­mo las fran­jas ho­ra­rias de emi­sión o la uti­li­za­ción de ros­tros co­no­ci­dos, al­go que con­tem­pla el bo­rra­dor de real decreto: “Se prohí­be la apa­ri­ción en las co­mu­ni­ca­cio­nes co­mer­cia­les de per­so­nas o per­so­na­jes de re­le­van­cia o no­to­rie­dad pú­bli­ca sean aqué­llos reales o de fic­ción, que re­sul­ten atrac­ti­vos pa­ra, es­pe­cí­fi­ca o prin­ci­pal­men­te, el pú­bli­co me­nor de edad”.

Otra de las cues­tio­nes a las que se ha en­fren­ta­do el sec­tor en los úl­ti­mos tiem­pos es a la al­ta den­si­dad de sa­lo­nes de jue­go en cier­tos ba­rrios de Ma­drid, que a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, no li­mi­ta las dis­tan­cias en­tre lo­ca­les. “El es­tar jun­tas es­tá crean­do cier­ta alarma y lo en­ten­de­mos, pe­ro es un te­ma de re­gu­la­ción, y al no ha­ber li­mi­ta­cio­nes, los ope­ra­do­res com­pi­ten por las ca­lles con más vi­si­bi­li­dad me­tro cua­dra­do más ase­qui­ble”, di­ce Lan­da­lu­ce. Aña­de que el sec­tor “se sien­te có­mo­do con la li­mi­ta­ción de dis­tan­cia, no es al­go que pi­da­mos eli­mi­nar”.

Es­ta aso­cia­ción ha con­tra­ta­do en los úl­ti­mos días a la agen­cia Llo­ren­te y Cuen­ca pa­ra ela­bo­rar un plan de co­mu­ni­ca­ción que, ex­pli­can, les per­mi­ta am­pli­fi­car su men­sa­je a la opi­nión pú­bli­ca.

“Una qui­nie­la es lo mis­mo que una apues­ta de­por­ti­va”, di­ce el di­rec­tor ge­ne­ral de la pa­tro­nal Ce­jue­go, Alejandro Lan­da­lu­ce

BELÉN TRIN­CA­DO / CIN­CO DÍAS

Fuen­te: Di­rec­ción Ge­ne­ral de Or­de­na­ción del Jue­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.