Bue­na ges­tión y fun­da­men­ta­les se­gu­ros son la me­jor gan­ga pa­ra in­ver­tir

Cinco Días - - News -

La pér­di­da del ni­vel de los 9.000 pun­tos en el Ibex, un re­tro­ce­so su­pe­rior al 11% en el año y una se­ma­na con ca­si un 4% de caí­da son ra­zo­nes más que su­fi­cien­tes pa­ra que los ca­za­do­res de gan­gas ha­yan em­pe­za­do a afi­lar sus ar­mas an­te el cam­bio de rum­bo del mer­ca­do. Des­de lue­go, 2018 no se es­tá com­por­tan­do co­mo es­pe­ra­ban los in­ver­so­res a prin­ci­pios de año, cuan­do su preo­cu­pa­ción bá­si­ca era pre­pa­rar­se pa­ra la re­ti­ra­da gra­dual de los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios de los ban­cos cen­tra­les, que in­yec­ta­ron ga­so­li­na al­cis­ta sin pau­sa a los mer­ca­dos. A diez me­ses vis­ta, el pro­ce­so no es­tá re­sul­tan­do to­do lo sua­ve desea­ble a cau­sa de acon­te­ci­mien­tos que no so­lo es­tán re­ba­jan­do las ga­nan­cias, sino que han pues­to en pér­di­das a los gran­des mer­ca­dos bur­sá­ti­les de Eu­ro­pa y Asia.

Los te­mo­res al en­fria­mien­to glo­bal de la eco­no­mía se em­pie­zan a ma­ni­fes­tar con fuer­za, alen­ta­dos por la gue­rra co­mer­cial, las ten­sio­nes en los emer­gen­tes, la re­ba­ja de las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to mun­dial, el re­pun­te de las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da de EE UU por el te­mor a un en­du­re­ci­mien­to más in­ten­so de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y, en tér­mi­nos eu­ro­peos, la in­cer­ti­dum­bre por el bre­xit y por Ita­lia. To­dos ellos son obs­tácu­los que se es­tán ins­ta­lan­do en el áni­mo de los in­ver­so­res y, co­mo con­tra­par­ti­da, ani­ma­rán a los ca­za­do­res de opor­tu­ni­da­des.

Es el jue­go del mer­ca­do y bien es­tá que así sea, pe­ro con­vie­ne una vez más –y nun­ca nos can­sa­re­mos de ha­cer­lo– in­vo­car a la pru­den­cia y a la diversificación del ries­go co­mo pi­la­res cla­ves pa­ra evi­tar so­bre­sal­tos. Los fun­da­men­ta­les de las em­pre­sas y una ges­tión en es­tas bien asen­ta­da y que ha­ya de­mos­tra­do su acier­to son la brú­ju­la más se­gu­ra pa­ra la in­ver­sión, y me­jor si van acom­pa­ña­dos de una sa­lu­da­ble po­lí­ti­ca de di­vi­den­dos. Por­que na­die tie­ne una bo­la de cris­tal que con­vier­ta en gan­gas las opor­tu­ni­da­des que, y eso es cier­to, se es­tán abrien­do en los pre­cios. La me­jor prue­ba es que los ges­to­res es­tre­lla y sus fon­dos va­lue tam­po­co se li­bran de las caí­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.