¿Por qué Goo­gle ha­ce hard­wa­re?

El bus­ca­dor pre­ten­de ser re­fe­ren­cia pa­ra desarrolladores La fir­ma cum­ple dos dé­ca­das y es­tre­na nue­va ga­ma de apa­ra­tos

Cinco Días - - Empresas / Finanzas - RO­SA JI­MÉ­NEZ CANO

Pa­ra Goo­gle la gue­rra del soft­wa­re, el do­mi­nio real, se ha­ce a tra­vés del hard­wa­re, pe­ro no con las ven­tas. Goo­gle, que aca­ba de cum­plir 20 años, y es­ta se­ma­na ha es­tre­na­do una nue­va hor­na­da de gad­gets: mó­vi­les, ta­ble­ta y asis­ten­te pa­ra el ho­gar, no pre­ten­de ha­cer di­ne­ro con mo­de­los bien aca­ba­dos, con pre­cios por en­ci­ma de lo que mar­cas pun­te­ras, so­lo su­pe­ra­dos por Sam­sung y Goo­gle, sino ge­ne­rar un pa­trón que sir­va de ejem­plo de buen uso. Su in­ten­ción es di­fe­ren­te a la de los de­más fa­bri­can­tes, es­pe­cial­men­te Ap­ple. Los de Moun­tain View pre­ten­den mar­car el pa­so, ha­cer que otros fa­bri­can­tes se ins­pi­ren y cons­tru­yan a tra­vés de es­tos, y co­nec­tar con los desarrolladores de apli­ca­cio­nes y pro­gra­mas, la pie­za más cui­da­da del en­gra­na­je de Goo­gle y cla­ve pa­ra su li­de­raz­go. A Goo­gle le im­por­ta po­co que Ap­ple ven­da más iPho­nes, iPads y al­ta­vo­ces. A Goo­gle le ob­se­sio­na con­se­guir una ex­pe­rien­cia tan es­tan­da­ri­za­da co­mo la que con­si­guen los de la man­za­na con iOS, Mac y Si­ri.

Goo­gle res­ca­tó Mo­to­ro­la, un icono ame­ri­cano, na­ci­da en Chica­go y crea­do­ra del te­lé­fono mó­vil. La pu­so al día, im­pu­so sus mé­to­dos y to­mó al­gu­nas pa­ten­tes pa­ra po­ner An­droid en el si­guien­te ni­vel. Tras que­dar­se con al­gu­nos de los di­rec­ti­vos de la his­tó­ri­ca fir­ma, co­mo Rick Os­ter­loh, maes­tro de ce­re­mo­nias du­ran­te la pre­sen­ta­ción y má­xi­mo res­pon­sa­ble de hard­wa­re, la ven­dió. En 2011 la ad­qui­rió por 12.500 mi­llo­nes de dó­la­res. En 2014 pa­só a ma­nos de Le­no­vo por 2.900 mi­llo­nes. El pu­jan­te gi­gan­te chino ya se ha­bía que­da­do con la di­vi­sión de or­de­na­do­res de IBM, los mí­ti­cos Think­pad.

Aho­ra se re­nue­van con los Pi­xel, co­mo de­no­mi­nan a la nue­va ge­ne­ra­ción de mó­vi­les mo­de­lo. An­tes eran Ne­xus; los pre­cios se que­da­ban en la fron­te­ra de los 400 eu­ros, y ca­da vez los fa­bri­ca­ba una mar­ca dis­tin­ta. De Sam­sung a LG, pa­san­do por la Hua­wei. HTC tam­bién tu­vo el honor de es­tar en­tre los ele­gi­dos. La re­la­ción fue tan po­si­ti­va que Goo­gle se de­ci­dió a in­ver­tir 1.100 mi­llo­nes de dó­la­res a cam­bio de con­tar con 2.000 em­plea­dos del fa­bri­can­te co­mo par­te de un equi­po con­jun­tos pa­ra crear nue­vos gad­gets. Los Pi­xel, en apa­rien­cia sin mar­ca, son fru­to de es­te acuer­do.

Su in­cur­sión en los asis­ten­tes de voz no es ca­sual. Co­mo tam­po­co lo es su en­tra­da en la reali­dad au­men­ta­da, un cam­po que les ha in­tere­sa­do más que la vir­tual des­de que em­pe­za­ron a pu­jar. AdWords, los anun­cios por pa­la­bras, son la vía prin­ci­pal de in­gre­sos de Goo­gle. El sis­te­ma in­ven­ta­do por Su­san Woj­cic­ki, hoy CEO de YouTu­be, en cu­yo ga­ra­je se fra­guó es­te im­pe­rio pu­bli­ci­ta­rio. An­tes de que co­mien­ce a dar mues­tras de ago­ta­mien­to, bus­can crear nue­vos so­por­tes. Las ven­tas usan­do la voz, co­mo bien sa­be Ama­zon con Ale­xa, son par­te de su fu­tu­ro. Su­per­po­nen una ca­pa por en­ci­ma de la reali­dad, con­vier­te cual­quier es­pa­cio abier­to o pa­red en una po­ten­cial va­lla pu­bli­ci­ta­ria con pu­bli­ci­dad de gran va­lor aña­di­do. Goo­gle sa­be la ru­ta que se sue­le ha­cer, los in­tere­ses de ca­da cual y la lo­ca­li­za­ción.

Las di f un­tas Goo­gle Glass sir­vie­ron co­mo cam­po de prue­bas. Fue un hard­wa­re fa­lli­do, di­rec­ta­men­te al ce­men­te­rio de los ex­pe­ri­men­tos de Si­li­con Va­lley, pe­ro fue así có­mo se abrió una nue­va ca­te­go­ría, los wea­ra­bles. De aque­llo so­lo que­dan los re­lo­jes, con Ap­ple Watch a la ca­be­za, y al­gu­nas lec­cio­nes so­bre lo que so­cial­men­te se pue­de acep­tar y dón­de es­tán los lí­mi­tes de la pri­va­ci­dad. Las Glass se ve­ta­ron en es­pa­cios ce­rra­dos y se obli­gó a que avi­sa­sen si se es­ta­ban ha­cien­do fo­to­gra­fías o gra­ban­do ví­deos.

Era sen­ti­do co­mún, un bien es­ca­so en­tre los in­ge­nie­ros de éli­te en la bahía de San Fran­cis­co. Goo­gle co­lec­cio­na más fra­ca­sos que éxi­tos con hard­wa­re. Con un ma­tiz, es­te es el ti­po de fra­ca­so que tan­to se ve­ne­ra en Si­li­con Va­lley. El error que sir­ve pa­ra apren­der de ma­ne­ra ace­le­ra­da, en un en­torno con­tro­la­do.

EFE

Nue­vos te­lé­fo­nos Pi­xel 3 de Goo­gle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.