El co­lec­cio­nis­ta de so­ci­mis (de éxi­to)

Luis Ló­pez de He­rre­ra-Oria quie­re re­pe­tir con Ári­ma la gran re­va­lo­ri­za­ción de Axia­re

Cinco Días - - Opinión - CARLOS GÓ­MEZ ABA­JO

Cuen­ta por éxi­tos sus dis­tin­tas in­cur­sio­nes en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, siem­pre ro­dea­do de un equi­po fiel, y con buen hu­mor. Luis Ló­pez de He­rre­ra-Oria (Ma­drid, agos­to de 1956) lle­va tres dé­ca­das en el sec­tor en­ca­de­nan­do bue­nos ne­go­cios, y aho­ra quie­re su­mar uno más con la OPV de la so­ci­mi Ári­ma Real Es­ta­te.

He­rre­ra-Oria con­fía, pues, en su ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to de las pro­pie­da­des y del mun­do de la in­ver­sión pa­ra su­pe­rar las du­das de mer­ca­dos y que no le pa­se co­mo a Azo­ra, Tes­ta o Me­tro­va­ce­sa, que fra­ca­sa­ron to­tal o par­cial­men­te en sus sa­li­das a Bol­sa es­te año, ni co­mo a otras em­pre­sas eu­ro­peas de otros sec­to­res que tam­bién han te­ni­do pro­ble­mas.

Ári­ma Real Es­ta­te anun­ció el mar­tes que tie­ne in­ten­ción de de­bu­tar en el mer­ca­do con­ti­nuo es­pa­ñol el pró­xi­mo día 19, con una am­plia­ción de ca­pi­tal de 300 mi­llo­nes de eu­ros que des­ti­na­rá a in­mue­bles co­mer­cia­les. La idea es imi­tar el éxi­to de la so­ci­mi Axia­re, que na­ció sin ac­ti­vos y aca­bó com­pra­da uni­la­te­ral­men­te por Co­lo­nial, que ab­sor­bió ac­ti­vos por 1.710 mi­llo­nes de eu­ros.

Li­cen­cia­do en Eco­nó­mi­cas por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, He­rre­ra-Oria es miem­bro de la Ro­yal Ins­ti­tu­tion of Char­te­red Sur­ve­yors, una or­ga­ni­za­ción mul­ti­na­cio­nal de ori­gen británico que agru­pa a los pro­fe­sio­na­les del sec­tor de la pro­pie­dad.

Lle­va en el mun­do in­mo­bi­lia­rio des­de los ochen­ta, por lo que ha vi­vi­do to­das las subidas y ba­ja­das pro­pias del mis­mo. Su es­tan­cia más lar­ga en una com­pa­ñía fue co­mo di­rec­tor de Pri­ma In­mo­bi­lia­ria, en­tre 1986 y 2002, pe­rio­do en el que tam­bién la sa­có a Bol­sa (1988). En 1990 se con­vir­tió en la ma­yor em­pre­sa de Es­pa­ña del sec­tor, y en 2000 se fu­sio­nó con Va­lleher­mo­so.

En 2002, He­rre­ra-Oria fun­dó con an­ti­guos com­pa­ñe­ros de Pri­ma la fir­ma Ro­dex As­set Ma­na­ge­ment, don­de pro­bó por pri­me­ra vez la in­ver­sión en el mer­ca­do de ofi­ci­nas de Ma­drid y Bar­ce­lo­na. El ne­go­cio prin­ci­pal de es­ta em­pre­sa se trans­fi­rió en 2007 a Al­za Real Es­ta­te, don­de He­rre­ra-Oria ejer­ció co­mo CEO.

A ni­vel per­so­nal, le ca­rac­te­ri­za el ca­rác­ter afa­ble y la cam­pe­cha­nía. Y a juz­gar por su tra­yec­to­ria, tam­bién la leal­tad a sus co­la­bo­ra­do­res, to­dos 10 o 20 años más jó­ve­nes. Con Chony Mar­tín Vi­cen­te-Ma­za­rie­gos, Gui­ller­mo Fer­nán­dez-Cues­ta y Fer­nan­do Are­nas, que tam­bién es­ta­rán en Ári­ma, coin­ci­dió ya en Pri­ma.

Stuart Wi­lliam McDo­nald, a di­fe­ren­cia del res­to, que son eco­no­mis­tas o abo­ga­dos, es li­cen­cia­do en Len­guas Vi­vas, ade­más de pos­gra­do en Va­lo­ra­ción y Ges­tión In­mo­bi­lia­ria. Y Car­men Bo­ye­ro-Kloss­ner, je­fa de re­la­cio­nes con los in­ver­so­res, es in­ge­nie­ra en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

To­dos ellos es­tu­vie­ron en Axia­re, crea­da por He­rre­ra-Oria en 2014, y don­de de­mos­tró que sa­bía ha­cer ne­go­cio con las so­ci­mis, un –en­ton­ces nue­vo– ti­po de so­cie­dad in­mo­bi­lia­ria que go­za de gran­des ven­ta­jas fis­ca­les y que es­tá obli­ga­da re­par­tir sus di­vi­den­dos.

En el fo­lle­to de la OPV de Ári­ma, el equi­po de He­rre­ra-Oria di­ce es­tar “ple­na­men­te com­pro­me­ti­do” y pre­su­me de “una di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio co­mer­cial en Es­pa­ña, ha­bien­do tra­ba­ja­do pa­ra co­no­ci­dos par­ti­ci­pan­tes en el mer­ca­do”.

Ári­ma, que ya tie­ne el vis­to bueno de la CNMV, em­plea­rá los fon­dos de la am­plia­ción, que con­sis­ti­rá en la co­lo­ca­ción de has­ta 30 mi­llo­nes de ac­cio­nes nue­vas a 10 eu­ros ca­da una en la in­ver­sión en in­mue­bles de ofi­ci­nas o lo­ca­les co­mer­cia­les prin­ci­pal­men­te si­tua­dos en el dis­tri­to fi­nan­cie­ro del cen­tro de Ma­drid (y pun­tual­men­te en Bar­ce­lo­na), en el pla­zo de unos dos años, pa­ra po­ner­los en al­qui­ler.

Ro­dex, el vehícu­lo de Ló­pez de He­rre­ra-Oria, ve­rá di­lui­da su par­ti­ci­pa­ción a cer­ca del 2% de sus­cri­bir­se to­da la ofer­ta, que­dan­do el res­to en ma­nos de in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les.

El ob­je­ti­vo de Ári­ma es al­can­zar una me­dia de ren­ta­bi­li­dad pa­ra el ac­cio­nis­ta de en­tre el 12% y el 15% anual. En el fo­lle­to, los pro­mo­to­res pre­su­men de que do­bla­ron el va­lor de la ac­ción de Axia­re en 3,5 años (des­de la OPV de 2014, a 9,33 eu­ros, has­ta el fi­nal del pro­ce­so de opa por par­te de Co­lo­nial el pa­sa­do enero, a 18,36 eu­ros). Eso no im­pi­dió a He­rre­ra-Oria es­tar en­tre los di­rec­ti­vos me­jor pa­ga­dos de Es­pa­ña, in­gre­san­do más de 30 mi­llo­nes en esos ca­si cua­tro años. Ade­más, al de­jar la com­pa­ñía tras la ven­ta, pac­tó re­ci­bir dos años de una es­pe­cie de pa­ro de Axia­re si el Es­ta­do se la ne­ga­ba.

De ca­rác­ter afa­ble, cuen­ta con un equi­po de fie­les que le acom­pa­ña des­de ha­ce dé­ca­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.