Uber: ins­pi­ra­ción, Ja­mes Bond; mo­de­lo de ne­go­cio, co­pia­do

Los orí­ge­nes de Uber no son exac­ta­men­te co­mo nos han con­ta­do El úl­ti­mo li­bro de Brad Sto­ne ex­plo­ra los ini­cios de la com­pa­ñía

Cinco Días - - Retina - MA­NUEL G. PAS­CUAL

El ori­gen de Uber es­tá li­ga­do a Ja­mes Bond. Tra­vis Ka­la­nick no tu­vo na­da que ver con su sur­gi­mien­to. La com­pa­ñía co­pió su mo­de­lo de ne­go­cio de otras com­pe­ti­do­ras que aca­bó su­pe­ran­do. Ka­la­nick de­jó a su no­via por­que sen­tía me­nos pa­sión por ella que por Uber. Uber de­ci­dió en 2012 de­jar de ser res­pe­tuo­sa con la ley, rin­dién­do­se a una nue­va má­xi­ma: cuan­do fa­llen los abo­ga­dos, usa el po­der de los usua­rios y los he­chos con­su­ma­dos pa­ra pre­sio­nar a los po­lí­ti­cos.

Es­tas son al­gu­nas de las afir­ma­cio­nes que des­gra­na el pe­rio­dis­ta Brad Sto­ne en su li­bro Lo que vie­ne. Có­mo Uber, Airbnb y las nue­vas em­pre­sas de Si­li­con Va­lley es­tán cam­bian­do el mun­do (Deus­to, 2017), una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción so­bre los orí­ge­nes de los dos gran­des tó­tems de la mal lla­ma­da eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va. El res­pon­sa­ble de la sec­ción de tec­no­lo­gía de Bloom­berg News vuel­ca en la obra de­ce­nas de en­tre­vis­tas con los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de es­tos fe­nó­me­nos em­pre­sa­ria­les, in­clui­dos Ka­la­nick y Brian Chesky, fun­da­dor de Airbnb, pa­ra ha­cer un re­tra­to ri­gu­ro­so y po­co con­ven­cio­nal de sen­das com­pa­ñías.

Los res­pon­sa­bles de las star­tups que al­can­zan el éxi­to gus­tan de di­fun­dir unos orí­ge­nes ins­pi­ra­do­res de sus em­pre­sas. En el ca­so de Uber, la le­yen­da ofi­cial di­ce que el pro­pio Ka­la­nick tu­vo la vi­sión de un ser­vi­cio de ni­vel al al­can­ce de un bo­tón.

Sto­ne ofre­ce en su li­bro una ver­sión al­ter­na­ti­va. El em­pren­de­dor Ga­rrett Camp, que más tar­de en­ro­la­ría a su cau­sa a Ka­la­nick, lle­va­ba tiem­po fi­ján­do­se en los ta­xis clan­des­ti­nos que re­co­rrían San Fran­cis­co. Por lo ge­ne­ral, se­da­nes ne­gros sin se­ña­li­zar que co­mu­ni­ca­ban su dis­po- ni­bi­li­dad ha­cien­do lu­ces a la gen­te que pa­re­cía es­pe­rar un ta­xi. La ma­yo­ría de usua­rios, so­bre to­do las mu­je­res, se man­te­nían al mar­gen de ellos, preo­cu­pa­dos por su se­gu­ri­dad y por la au­sen­cia de ta­xí­me­tro.

Camp se dio cuen­ta de que, por lo ge­ne­ral, es­tos co­ches es­ta­ban lim­pios. Y, tras ha­cer­se con una agen­da de va­rios de ellos y es­tu­diar sus há­bi­tos, com­pro­bó que una de sus ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes eran los ra­tos li­bres que pa­sa­ban en­tre via­je y via­je.

Fue en­ton­ces cuan­do co­nec­tó es­ta idea con una es­ce­na de Ca­sino Ro­ya­le en la que el agen­te 007 ve en una pan­ta­lla en tiem­po real una lu­ce­ci­ta que re­pre­sen­ta un co­che. Camp que­ría desa­rro­llar una apli­ca­ción ca­paz de de­ri­var pa­sa­je­ros a los con­duc­to­res y mos­trar al clien­te dón­de es­tá su co­che. Co­rría el año 2009 y los iPho­nes, el pri­mer smartp­ho­ne del mer­ca­do, ya es­ta­ban de­mos­tran­do que ha­bían inau­gu­ra­do una ca­te­go­ría de pro­duc­tos.

Re­sul­ta que, aun­que sea el cla­ro do­mi­na­dor mun­dial del mer­ca­do, Uber no in­ven­tó el ne­go­cio en el que triun­fó. “Lo más sor­pren­den­te es que ya ha­bía ubers an­tes de Uber y airbnbs an­tes de Airbnb. Pe­ro co­mo am­bas na­cie­ron en San Fran­cis­co tu­vie­ron mu­cho ac­ce­so a la co­mu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca y a ca­pi­tal ries­go. Ex­po­ner tus ideas a la gen­te ade­cua­da te pue­de per­mi­tir le­van­tar mu­cho di­ne­ro, y cuan­do se tra­ta de cre­cer rá­pi­do y ex­pan­dir­se por el mun­do pa­ra con­tar con la ven­ta­ja de ser el pri­me­ro en lle­gar, el ac­ce­so al ca­pi­tal pue­de mar­car la di­fe­ren­cia”, ex­pli­ca Sto­ne por te­lé­fono. Seam­less Wheels, Ta­xi Ma­gic o Ca­bu­lous son al­gu­nos de los pio­ne­ros en el ne­go­cio. To­dos ellos fue­ron en­gu­lli­dos por Uber.

Un frag­men­to del li­bro lo ilus­tra a la per­fec­ción. John Wol­pert, un an­ti­guo tra­ba­ja­dor de IBM, fue quien desa­rro­lló la app de Ca­bu­lous. Se lan­zó seis me­ses an­tes de que apa­re­cie­ra Uber y contenía mu­chas de las par­ti­cu­la­ri­da­des que lue­go le da­rían éxi­to a es­ta úl­ti­ma, co­mo por ejem­plo el he­cho de mos­trar a los con­duc­to­res en un ma­pa. Un año des­pués, en 2010, Uber pu­so un anun­cio en Crai­glist: bus­ca­ba in­for­má­ti­cos pa­ra desa­rro­llar una apli­ca­ción si­mi­lar a Ca­bu­lous. Wol­pert no veía bien que Uber usa­ra el iPho­ne co­mo ta­xí­me­tro pa­ra cal­cu­lar ta­ri­fas, ope­ra­ción muy re­gu­la­da en Ca­li­for­nia. A Uber no le im­por­tó me­ter­se en ese jar­dín.

Wol­pert de­jó Ca­bu­lous en 2011. Po­co des­pués, que­dó aho­ga­da fren­te a Uber, que le­van­tó el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra su­pe­rar con fa­ci­li­dad a sus pri­me­ros ri­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.