Los ami­gos de los mu­seos son más que ami­gos

Es­tos so­cios son un apo­yo eco­nó­mi­co adi­cio­nal cuan­do la fi­nan­cia­ción es­ca­sea Desa­rro­llan un víncu­lo emo­cio­nal con las pi­na­co­te­cas

Cinco Días - - Portada - PA­BLO SEM­PE­RE / ANA MU­ÑOZ VITA

Cuan­do es­tas lí­neas se es­cri­bían, la pri­me­ra cam­pa­ña de mi­cro­me­ce­naz­go lan­za­da por el Mu­seo del Pra­do a me­dia­dos del pa­sa­do mes ha­bía con­se­gui­do ya más de 92.000 eu­ros. Ca­si la mi­tad del ob­je­ti­vo en me­nos de 30 días. El 17 de sep­tiem­bre, la pi­na­co­te­ca pu­so en mar­cha un pro­yec­to por el que pre­ten­día re­cau­dar 200.000 eu­ros con los que ad­qui­rir la obra Re­tra­to de ni­ña con paloma, de Si­mon Vouet. La idea era que, con do­na­cio­nes mí­ni­mas de 5 eu­ros, y que po­dían so­bre­pa­sar los 3.000, los ciu­da­da­nos y em­pre­sas se con­vir­tie­ran en me­ce­nas de la ins­ti­tu­ción, ac­ce­dien­do ade­más a los be­ne­fi­cios fis­ca­les co­rres­pon­dien­tes por co­la­bo­rar en pro­yec­tos de es­te calado. En la cam­pa­ña, que ter­mi­na el 9 de di­ciem­bre, ya han par­ti­ci­pa­do 3.251 per­so­nas. An­tes del Pra­do, bien pa­ra ad­qui­rir cua­dros o bien pa­ra res­tau­rar­los, otros mu­seos co­mo el Thys­sen-Bor­ne­mis­za o el So­ro­lla hi­cie­ron lo mis­mo.

Es­tas ini­cia­ti­vas, ex­pli­can des­de el Pra­do, ade­más de lo­grar el di­ne­ro ne­ce­sa­rio, tie­nen el ob­je­ti­vo de acer­car la ins­ti­tu­ción al con­jun­to de la so­cie­dad. Es­ta es una me­ta que, le­jos de ser fá­cil, las pi­na­co­te­cas lle­van per­si­guien­do des­de ha­ce mu­chos años, y que a día de hoy en­cuen­tra su má­xi­mo ex­po­nen­te en las aso­cia­cio­nes de ami­gos de los mu­seos. “Los ami­gos su­po­nen una só­li­da red de apo­yo pa­ra el mu­seo, un mo­do de ca­na­li­zar el com­pro­mi­so y ge­ne­ro­si­dad de la so­cie­dad ci­vil, trans­for­mán­do­se así en una reali­dad es­ta­ble en el tiem­po”, ex­pli­ca Gem­ma Mu­ñoz, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción de Ami­gos del Mu­seo del Pra­do, que cuen­ta con 36.700 miem­bros en sus fi­las. Así, pro­si­gue, es­tos sim­pa­ti­zan­tes su­po­nen el más an­ti­guo y de­sin­te­re­sa­do be­ne­fac­tor de la ins­ti­tu­ción, “ha­cien­do po­si­bles nu­me­ro­sos pro­yec­tos y pa­tro­ci­nios”. En 2016, por ejem­plo, la pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña ad­qui­rió la obra La Vir­gen de la Gra­na­da, de Fra An­gé­li­co. “Pa­ra ello, con­tó con fon­dos pro­pios, una apor­ta­ción pú­bli­ca y otra de los ami­gos”.

La fi­nan­cia­ción es, sin du­da, una de las gran­des ayu­das que aportan es­tas aso­cia­cio­nes a sus res­pec­ti­vos mu­seos, mu­chos de ellos de ca­rác­ter pú­bli­co. En fun­ción del mu­seo y de la mo­da­li­dad de ami­go, el usua­rio tie­ne que pa­gar una cuo­ta. En el Pra­do, la do­na­ción anual de un jo­ven es de 25 eu­ros, la de una fa­mi­lia es de 120 eu­ros, la de un me­ce­nas es de 350 y la de un miem­bro de honor as­cien­de a los 1.000 eu­ros.

“En mu­chos ca­sos, las aso­cia­cio­nes son una fuen­te de fi­nan­cia­ción re­le­van­te que com­ple­men­ta el es­ca­so pre­su­pues­to de las ins­ti­tu­cio­nes mu­seís­ti­cas”, cuen­ta Ra­fael Me­sa, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ami­gos de Mu­seos (FEAM). Mu­chas de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes com­pran una obra pa­ra do­nar­la al mu­seo, pa­tro­ci­nan la res­tau­ra­ción de fon­dos de la co­lec­ción, fi­nan­cian la pu­bli­ca­ción de ca­tá­lo­gos de ex­po­si­cio­nes y so­li­ci­tan ayu­das y sub­ven­cio­nes a la Ad­mi­nis­tra­ción. La FEAM, que a día de hoy tie­ne 107 aso­cia­cio­nes y fundaciones de ami­gos de los mu­seos, re­pre­sen­ta a al­re­de­dor de 65.000 per­so­nas.

Una ins­ti­tu­ción co­mo el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Bar­ce­lo­na (Mac­ba) pue­de lle­gar a re­cau­dar unos 18.000 eu­ros al año gra­cias a la con­tri­bu­ción de sus 800 in­con­di­cio­na­les. Por su par­te, los in­gre­sos as­cien­den a 600.000 eu­ros anua­les, a tra­vés de sus 6.000 so­cios, en el ca­so del Mu­seo Thys­sen-Bor­ne­mis­za, aun­que sus cálcu­los tam­bién in­clu­yen a los miem­bros cor­po­ra­ti­vos. A pe­sar de ello, des­de am­bos or­ga­nis­mos ha­cen hin­ca­pié en que es­te mé­to­do no es su prin­ci­pal fuen­te de fi­nan­cia­ción. “El ob­je­ti­vo del pro­gra­ma no es la fi­nan­cia­ción”, re­cal­ca la en­car­ga­da de desa­rro­llo de au­dien­cias del Mac­ba, Ma­de­li­ne Carey.

Una idea que tam­bién re­pi­te Me­sa, pa­ra quien la labor de es­tas aso­cia­cio­nes tam­po­co es úni­ca­men­te eco­nó­mi­ca. En lí­neas ge­ne­ra­les, de­ta­lla, ha­cen di­fu­sión de la co­lec­ción y de las ex­po­si­cio­nes or­ga­ni­zan­do vi­si­tas guia­das, con­fe­ren­cias, ta­lle­res, cur­sos, via­jes cul­tu­ra­les… “Son el víncu­lo que une a la ins­ti­tu­ción con la so­cie­dad. Son los fie­les alia­dos del mu­seo y el me­jor in­di­ca­dor so­bre los in­tere­ses del pú­bli­co”, ase­gu­ra, no sin re­cor­dar la im­por­tan­cia de la labor que rea­li­zan los ami­gos de los mu­seos más pe­que­ños, con un pun­to de ac­ción mu­cho más lo­cal.

“Aun­que hay un apo­yo emo­cio­nal muy im­por­tan­te, el co­lec­ti­vo de los ami­gos fun­cio­na so­bre to­do co­mo em­ba­ja­do­res, de al­ta­vo­ces que cuen­tan la im­por­tan­cia del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral a gen­te que a lo me­jor no es tan cons­cien­te”, ilus­tra la je­fa del área de desa­rro­llo es­tra­té­gi­co de ne­go­cio y pú­bli­cos del Thys­sen, Ele­na Benarroch.

La si­tua­ción se re­pi­te en el Gug­gen­heim Bil­bao. “Aun­que por su­pues­to que los ami­gos con­tri­bu­yen a la fi­nan­cia­ción del mu­seo, so­bre to­do fun­cio­nan co­mo un apo­yo so­cial. Por ello te­ne­mos ta­ri­fas que par­ten de can­ti­da­des muy re­du­ci­das, que­re­mos que la pi­na­co­te­ca es­té pre­sen­te en la vi­da cul­tu­ral de la ciu­dad y que sea cer­ca­na a la so­cie­dad”, de­ta­lla la sub­di­rec­to­ra de miem­bros in­di­vi­dua­les de la ins­ti­tu­ción, Mai­te Gon­zá­lez, quien defiende que los in­te­gran­tes del pro­gra­ma, que cuen­ta con 18.000 adep­tos, lo ha­cen so­bre to­do por un víncu­lo emo­cio­nal.

Tam­bién en el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te de Ca­ta­lu­ña (MNAC) co­no­cen de so­bra los be­ne­fi­cios que su­po­ne con­tar con una aso­cia­ción así. “Los amics del MNAC na­cie­ron en 1996 pa­ra fi­de­li­zar a un pú­bli­co re­cu­rren­te y desa­rro­llar unas ac­ti­vi­da­des des­ti­na­das a di­vul­gar la co­lec­ción. Con los años, he­mos evo­lu­cio­na­do ha­cia la cap­ta­ción de fon­dos

Fun­cio­nan co­mo em­ba­ja­do­res del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral ELE­NA BENARROCH (MU­SEO THYS­SEN)

y he­mos si­do ca­pa­ces de com­prar va­rias obras”, apun­ta Cristina Mar­tí, di­rec­to­ra de es­ta aso­cia­ción. Las más re­cien­tes, en 2017, fue­ron un Ca­sa­ge­mas y un Gui­no­vart. An­tes, en 2013, es­ta agru­pa­ción per­mi­tió ad­qui­rir La pre­gà­ria, de Ma­riano For­tuny; res­tau­rar El vio­li­nis­ta, de Pa­blo Gar­ga­llo, o com­prar li­bros pa­ra la bi­blio­te­ca. “Ce­rra­mos el año 2017 con 2.791 ami­gos y ac­tual­men­te so­mos 3.025”.

Los mu­seos, por su par­te, pa­ra ase­gu­rar­se es­tas cu­rio­sas amis­ta­des, ofre­cen a sus lea­les una se­rie de ven­ta­jas. El aso­cia­do “dis­fru­ta de ac­ce­so gra­tui­to, cuo­tas es­pe­cia­les o gra­tui­dad, in­vi­ta­ción a las inau­gu­ra­cio­nes y to­do aque­llo que la aso­cia­ción con­si­de­re opor­tuno”, ex­pli­ca Me­sa. Ade­más, re­cuer­da Mar­tí, “dis­fru­tan de des­cuen­tos en la tien­da-librería y en los res­tau­ran­tes del mu­seo, pue­den ac­ce­der a una de­ce­na de otros mu­seos del te­rri­to­rio y, lo más im­por­tan­te en nues­tro ca­so, pue­den apun­tar­se al pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les que or­ga­ni­za­mos con es­pe­cia­lis­tas”.

Di­fe­ren­cias con otros paí­ses

En Es­pa­ña, el apo­yo a la cul­tu­ra y al ar­te, en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, no es­tá tan arrai­ga­do. Aquí, “el aso­cia­cio­nis­mo en torno a mu­seos es re­la­ti­va­men­te jo­ven y aún que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer en el re­co­no­ci­mien­to a vo­lun­ta­rios y do­nan­tes”, apun­ta Me­sa. En ello coin­ci­de Gem­ma Mu­ñoz, ya que, ade­más, el Pra­do cuen­ta con una de­le­ga­ción de ami­gos ame­ri­ca­nos: “Si com­pa­ra­mos la si­tua­ción con otros paí­ses, es­pe­cial­men­te al­gu­nos co­mo EE UU o In­gla­te­rra, po­de­mos de­cir que allí el do­nar es­tá más arrai­ga­do y con ma­yor tra­di­ción. No obs­tan­te, la evo­lu­ción de los úl­ti­mos años ha si­do muy no­ta­ble y ca­da vez más per­so­nas se ha­cen ami­gos, lo cual de­mues­tra que hay una ma­yor con­cien­cia y com­pro­mi­so”.

Las me­ni­nas de Ve­láz­quez en el Mu­seo del Pra­do (Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.