Ita­lia man­tie­ne el pul­so con Bru­se­las y el mer­ca­do

El mar­tes 13 con­clu­ye el pla­zo da­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra que Roma re­for­mu­le las cuen­tas de 2019. El Eje­cu­ti­vo con­ti­núa en­ro­ca­do en su ob­je­ti­vo de dé­fi­cit del 2,4% y se en­fren­ta a la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te san­cio­na­dor

Cinco Días - - Portada - GE­MA ESCRIBANO

El 23 de oc­tu­bre la Co­mi­sión Eu­ro­pea re­cha­zó por pri­me­ra vez los pre­su­pues­tos de uno de sus so­cios, Ita­lia. Una de­ci­sión que has­ta el mo­men­to no ha­bía to­ma­do en sus 20 años de his­to­ria. A par­tir de ese día Roma pa­só a con­tar con tres se­ma­nas pa­ra re­ela­bo­rar un nue­vo pro­yec­to. El pró­xi­mo mar­tes con­clu­ye el pla­zo pa­ra que el Eje­cu­ti­vo ita­liano pre­sen­te el nue­vo bo­rra­dor en el que la pie­za cla­ve vol­ve­rá a ser el dé­fi­cit, pe­ro sin que Ita­lia dé se­ña­les de en­mien­da y mien­tras cre­ce la in­quie­tud en­tre los in­ver­so­res y la pre­sión so­bre la deu­da so­be­ra­na del país.

Ita­lia con­ti­núa en­ro­ca­da en su ob­je­ti­vo de dé­fi­cit del 2,4% del PIB, una idea que fue reite­ra­da el vier­nes por el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Gio­van­ni Tria, y el res­pon­sa­ble de Tra­ba­jo, Lui­gi di Maio. Es de­cir, si Roma si­gue ade­lan­te con sus in­ten­cio­nes, la ter­ce­ra eco­no­mía de la zo­na eu­ro se en­fren­ta a la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te de pro­ce­di­mien­to de dé­fi­cit ex­ce­si­vo por in­cum­plir el pac­to de es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to que es­ta­ble­ce que aque­llos paí­ses cu­ya deu­da su­pere el 60% del PIB es­tán obli­ga­dos a efec­tuar un es­fuer­zo fis­cal es­truc­tu­ral del 0,5% del PIB ca­da año. La me­di­da de ca­rác­ter dis­ci­pli­na­rio de­ri­va­ría en fuer­tes sanciones y en el des­cré­di­to de Ita­lia an­te los in­ver­so­res. En el ter­cer tri­mes­tre Ita­lia mos­tró los pri­me­ros sig­nos de es­tan­ca­mien­to al cre­cer tan so­lo un 0,2%, su peor da­to des­de 2014.

José Luis Fer­nán­dez-Fi­ga­res, di­rec­tor de aná­li­sis de Link Se­cur­ties, afir­ma que de mo­men­to las par­tes im­pli­ca­das es­tán ju­gan­do su ba­za. “La CE no quie­re mos­trar­se de­ma­sia­do be­li­ge­ran­te pues cual­quier co­sa que di­ga pue­de ser uti­li­za­da por el Go­bierno po­pu­lis­ta pa­ra po­ner a la opi­nión pú­bli­ca en con­tra de la UE. Mien­tras, el Eje­cu­ti­vo ita­liano se man­tie­ne in­fle­xi­ble en su in­ten­ción de ha­cer reali­dad las pro­me­sas elec­to­ra­les”, afir­ma el ex­per­to. Pa­ra po­der lle­var a ca­bo las me­di­das po­pu­lis­tas, las cuen­tas de 2019 re­co­gen un fuer­te in­cre­men­to del gas­to pú­bli­co y de­ja de la­do el com­pro­mi­so de re­du­cir deu­da. “Ita­lia es el se­gun­do país más en­deu­da­do de Eu­ro­pa con una ra­tio de apa­lan­ca­mien­to del 131% del PIB, al­go que so­lo su­pera Gre­cia (179% del PIB)”, afir­ma Vic­to­ria To­rre, ana­lis­ta de Self Bank.

Aun­que las pos­tu­ras es­tán ale­ja­das, los ana­lis­tas de Ma­cro­yield se mues­tran op­ti­mis­tas. “Cree­mos que

La CE pre­vé un dé­fi­cit pa­ra Ita­lia en 2019 del 2,9%, cin­co dé­ci­mas más que el Eje­cu­ti­vo, lo que am­plía la exi­gen­cia de dis­ci­pli­na fis­cal

la cuer­da no se ten­sa­rá más y que, aun­que la res­pues­ta de Ita­lia no se­rá pre­vi­si­ble­men­te sa­tis­fac­to­ria, ha­brá ba­se pa­ra que pue­da dar­se una ma­yor apro­xi­ma­ción de po­si­cio­nes las pró­xi­mas se­ma­nas”, re­mar­can.

En la mis­ma lí­nea se mue­ve To­rre, que des­de que en el año 2000 se im­pul­só que el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit no su­pe­rara el 3% del PIB, no ha ha­bi­do nin­gún año en el que lo ha­yan cum­pli­do to­dos los paí­ses. “Fran­cia ha si­do el país que más ve­ces lo ha in­cum­pli­do, en 11 de los 17 años”, sub­ra­ya la ex­per­ta.

El Go­bierno del M5S y la Li­ga ha reite­ra­do que su po­lí­ti­ca fis­cal ayu­da­rá a im­pul­sar el cre­ci­mien­to y fi­jan pa­ra el pró­xi­mo ejer­ci­cio un al­za del PIB del 1,5%, has­ta tres dé­ci­mas por de­ba­jo de lo es­ti­ma­do por la CE en las pre­vi­sio­nes da­das a co­no­cer el jue­ves. Es­tas di­ver­gen­cias en el cre­ci­mien­to ex­pli­ca­rían tam­bién las di­fe­ren­cias en las ex­pec­ta­ti­vas de dé­fi­cit y deu­da que ba­ra­jan ca­da una de las par­tes. Así, mien­tras Roma es­pe­ra una re­duc­ción de la deu­da en cua­tro pun­tos bá­si­cos, has­ta el 127% del PIB, la CE de­fien­de que es­ta con­ti­nua­rá es­tan­ca­da en el 131% ac­tual. En lo que a dé­fi­cit se re­fie­re, Bru­se­las cree que en 2019 y 2020 el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit su­birá al 2,9% y 3,1%, a cier­ta dis­tan­cia del lí­mi­te de 2,4% que es­ta­ble­ce el Go­bierno. “La di­ver­gen­cia es aún más lla­ma­ti­va des­de el pun­to de vis­ta de dé­fi­cit es­truc­tu­ral. La CE exi­gía una re­duc­ción en 2019 del 0,6% del PIB y en su lu­gar es­ti­ma que los pla­nes ita­lia­nos su­pon­drán un in­cre­men­to del 1,2%”, ex­pli­can des­de Ma­cro­yield.

La prin­ci­pal ame­na­za pa­ra Ita­lia es que el en­fren­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de­ri­ve en un in­cre­men­to del ries­go de sa­li­da del eu­ro, una idea que has­ta el mo­men­to no se ha pues­to en pre­cio. En es­te con­tex­to la pri­ma de ries­go ita­lia­na ex­pe­ri­men­ta­ría nue­vos as­cen­sos. “Los ni­ve­les ac­tua­les (300 pun­tos bá­si­cos) ya su­po­nen un cla­ro fac­tor de de­sa­ce­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y ha­cen im­pro­ba­bles los ob­je­ti­vos de cre­ci­mien­to del Go­bierno”, ex­pli­can en Ma­cro­yield. “De lle­gar a subidas de más de 400 pun­tos bá­si­cos no se­ría de ex­tra­ñar que la pre­sión obli­ga­ra al Eje­cu­ti­vo a rom­per su coa­li­ción”, aña­de Vic­to­ria To­rre. Es­to se pro­du­ce en un mo­men­to en el que el pro­gra­ma de com­pras del BCE lle­ga a su fin. Las ren­ta­bi­li­da­des de la deu­da aun­que ten­sio­na­das ha­bían es­ta­do con­te­ni­das por el pa­ra­guas de Ma­rio Drag­hi, el prin­ci­pal y ca­si úni­co com­pra­dor de deu­da ita­lia­na en los úl­ti­mos me­ses.

GETTY IMAGES

El pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, y Jean-Clau­de Junc­ker, pre­si­den­te de la CE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.