Bru­se­las de­be­rá ti­rar de di­plo­ma­cia pa­ra sol­ven­tar sin mu­cho rui­do el desafío ita­liano

Cinco Días - - Opinión -

1 In­ver­sión

La si­tua­ción no tie­ne pre­ce­den­tes, pe­ro la preo­cu­pa­ción es so­lo re­la­ti­va; qui­zás por­que na­die cree de ve­ras que la yen­ka (iz­quier­da-de­re­cha) po­pu­lis­ta del Go­bierno ita­liano va­ya a man­te­ner has­ta el fi­nal su desafío de gas­to a Bru­se­las. El mar­tes con­clu­ye el pla­zo pa­ra que el Go­bierno de Giu­sep­pe Con­te pre­sen­te unos nue­vos Pre­su­pues­tos más pru­den­tes, pe­ro has­ta aho­ra no ha mos­tra­do in­ten­cio­nes de en­mien­da. La si­tua­ción más pro­ba­ble es que ha­ga al­gu­nas ce­sio­nes que abran la puer­ta a una ne­go­cia­ción has­ta lle­gar a un pun­to de acuer­do in­ter­me­dio. Ya ha ha­bi­do otros Es­ta­dos sal­tán­do­se los to­pes de dé­fi­cit, so­lo que no man­te­nían una ac­ti­tud po­lí­ti­ca tan pro­vo­ca­do­ra y ra­di­cal al res­pec­to.

El am­bien­te, en to­do ca­so, es ten­so, y la Co­mi­sión Eu­ro­pea de­be­rá ti­rar de di­plo­ma­cia pa­ra sos­te­ner el en­vi­te y que el rui­do de es­te no afec­te a la deu­da de otros paí­ses siem­pre en la cuer­da flo­ja, co­mo es el ca­so de Es­pa­ña.

REUTERS

Lui­gi di Maio, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro ita­liano y mi­nis­tro de Tra­ba­jo, en un mi­tin re­cien­te de su par­ti­do, el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.