Su­je­to pa­si­vo del AJD: ¿so­pla­mos o sor­be­mos?

El Go­bierno ha abier­to una gran puer­ta pa­ra re­cla­mar con re­tro­ac­ti­vi­dad el im­pues­to

Cinco Días - - Opinión - ENRIQUE BEAUS So­cio de Bro­se­ta

Tal co­mo se­ña­la la Ley Ge­ne­ral Tri­bu­ta­ria, los im­pues­tos son los tri­bu­tos exi­gi­dos sin con­tra­pres­ta­ción cu­yo he­cho im­po­ni­ble es­tá cons­ti­tui­do por ne­go­cios, ac­tos o he­chos que po­nen de ma­ni­fies­to la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca del con­tri­bu­yen­te. Por su par­te, es con­tri­bu­yen­te el su­je­to pa­si­vo que rea­li­za el he­cho im­po­ni­ble.

Por tan­to, cuan­do el le­gis­la­dor crea un im­pues­to y de­fi­ne un he­cho im­po­ni­ble es por­que ha iden­ti­fi­ca­do un ne­go­cio, ac­to o he­cho que po­ne de ma­ni­fies­to una ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, y a ese que tie­ne di­cha ca­pa­ci­dad le otor­ga la con­di­ción de su­je­to pa­si­vo. En el me­ro otor­ga­mien­to de una es­cri­tu­ra pú­bli­ca de prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio, la ver­dad, es difícil ver dón­de se po­ne de ma­ni­fies­to la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca ob­je­to de gra­va­men por el im­pues­to so­bre ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos; pe­ro bueno, ad­mi­ta­mos que exis­te esa ma­ni­fes­ta­ción in­di­rec­ta de ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca. Quien es­tá obli­ga­do a ha­cer fren­te al im­pues­to es el su­je­to pa­si­vo y, has­ta hoy, tal co­mo ha con­fir­ma­do el Su­pre­mo en la re­cien­te vo­ta­ción del pleno de la sa­la, esa ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca ra­di­ca­ba en el pres­ta­ta­rio.

Sin em­bar­go, esa con­di­ción de su­je­to pa­si­vo aca­ba de al­te­rar­se en el re­cien­te­men­te apro­ba­do Real De­cre­to Ley 17/2018, asig­nán­do­se la mis­ma a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que con­ce­den el prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio.

Pe­ro ¿es ra­zo­na­ble que pue­da al­te­rar­se la con­di­ción de su­je­to pa­si­vo sin cam­biar­se el he­cho im­po­ni­ble del im­pues­to? Es de­cir, ¿pue­de des­apa­re­cer la ma­ni­fes­ta­ción de ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de un su­je­to pa­si­vo y tras­la­dar­se a otro de los in­ter­vi­nien­tes del ne­go­cio ju­rí­di­co de un día pa­ra otro? Pa­re­ce difícil de en­ten­der, por­que, una de dos, o no ha­bía ma­ni­fes­ta­ción eco­nó­mi­ca ob­je­to del im­pues­to en el pres­ta­ta­rio an­tes o no la hay aho­ra en el pres­ta­mis­ta. Di­cho de for­ma cas­ti­za, no es po­si­ble so­plar y sor­ber a la vez.

Pen­se­mos en el im­pues­to so­bre trans­mi­sio­nes pa­tri­mo­nia­les one­ro­sas. El he­cho im­po­ni­ble lo cons­ti­tu­ye la trans­mi­sión one­ro­sa in­ter vi­vos de bie­nes o de­re­chos. Sien­do ese el he­cho im­po­ni­ble, se con­fi­gu­ra el su­je­to pa­si­vo co­mo aquel que ad­quie­re el bien o de­re­cho. Pa­re­ce ló­gi­co pen­sar que a na­die se le ocu­rri­ría aho­ra, sin mo­di­fi­car el he­cho im­po­ni­ble, apro­bar un real de­cre­to ley que es­ta­ble­cie­ra que la con­di­ción de su­je­to pa­si­vo re­cae en el trans­mi­ten­te. Es de­cir, o se cam­bia el he­cho im­po­ni­ble, o no pue­de cam­biar­se el su­je­to pa­si­vo.

Sin em­bar­go, es­to es pre­ci­sa­men­te lo que aca­ba de ha­cer el Go­bierno. Es de­cir, con­si­de­ran­do que con­cu­rren unas cir­cuns­tan­cias de ex­tra­or­di­na­ria y ur­gen­te ne­ce­si­dad al ha­ber ra­ti­fi­ca­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo que la con­di­ción de su­je­to pa­si­vo re­cae en el pres­ta­ta­rio (cri­te­rio que, por cier­to, ha ve­ni­do apli­cán­do­se du­ran­te los úl­ti­mos 17 años), y ha­cien­do uso de su ca­pa­ci­dad le­gis­la­ti­va ex­cep­cio­nal, ha cam­bia­do la con­di­ción del su­je­to pa­si­vo, pa­sán­do­la del pres­ta­ta­rio al pres­ta­mis­ta, pe­ro no ha ac­tua­do en mo­do al­guno so­bre el he­cho im­po­ni­ble.

Y, cla­ro, an­te es­to aho­ra al­guno po­dría plan­tear­se que si el le­gis­la­dor ha se­ña­la­do que el su­je­to pa­si­vo del im­pues­to so­bre ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos es el pres­ta­mis­ta, y el he­cho im­po­ni­ble no va­ría, es por­que el le­gis­la­dor en­tien­de que la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca que se po­ne de ma­ni­fies­to ra­di­ca en ese pres­ta­mis­ta. Sien­do es­to así, la con­clu­sión po­dría ser que nun­ca ha ha­bi­do ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca que de­be­ría ha­ber si­do ob­je­to de gra­va­men en el pres­ta­ta­rio, por lo que, in­de­pen­dien­te­men­te de lo que ha­ya di­cho el Su­pre­mo, los que hu­bie­ran sa­tis­fe­cho ese im­pues­to de­be­rían po­der so­li­ci­tar su de­vo­lu­ción por no con­cu­rrir en ellos ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca al­gu­na.

Es de­cir, que es­ta re­for­ma le­gis­la­ti­va no es tal, sino una me­ra con­cre­ción de lo que el le­gis­la­dor siem­pre pre­ten­dió que fue­ra. Por lo tan­to, el Eje­cu­ti­vo, ha­cien­do uso de una po­tes­tad le­gis­la­ti­va ex­tra­or­di­na­ria, po­dría en­ten­der­se que no ha le­gis­la­do ex no­vo, sino que ha ve­ni­do a en­men­dar la pla­na al Su­pre­mo pa­ra in­di­car­le que se ha equi­vo­ca­do al in­ter­pre­tar la nor­ma, y pa­ra que es­to no vuel­va a su­ce­der, ha pro­ce­di­do a una con­cre­ción de lo que siem­pre de­bió es­tar cla­ro, que el su­je­to pa­si­vo en el que se po­nía de ma­ni­fies­to la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca no era el pres­ta­ta­rio sino el pres­ta­mis­ta.

Y uno se pre­gun­ta, si al­guien im­pug­na­ra sus li­qui­da­cio­nes por ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos de los úl­ti­mos cua­tro años ale­gan­do que no con­cu­rría en él el re­qui­si­to esen­cial de ma­ni­fes­ta­ción eco­nó­mi­ca, pues­to que el pro­pio Es­ta­do aca­ba de re­co­no­cer­lo me­dian­te el cam­bio le­gis­la­ti­vo, y el Tri­bu­nal Su­pre­mo tu­vie­ra que de­ci­dir, ¿qué ha­ría?, ¿sor­be­ría o so­pla­ría?

Yo no sé, por­que no me co­rres­pon­de a mí le­gis­lar, si es co­rrec­ta la nor­ma aho­ra o si lo era an­tes, pe­ro me te­mo que el Go­bierno, al in­ten­tar ce­rrar la puer­ta al gra­va­men a los pres­ta­ta­rios, es­tá de­jan­do abier­ta una ven­ta­na muy gran­de que pue­de vol­ver­se en su con­tra. No se­ría de ex­tra­ñar que an­te es­te cam­bio nor­ma­ti­vo, sin mo­di­fi­ca­ción del he­cho im­po­ni­ble, los pres­ta­ta­rios se lan­za­ran a re­cla­mar a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas la de­vo­lu­ción de un im­pues­to que nun­ca de­bie­ron sa­tis­fa­cer. Y si por un ca­sual di­cha te­sis fue­ra ad­mi­ti­da por los tri­bu­na­les, el que­bran­to pa­ra las in­di­ca­das co­mu­ni­da­des se­ría cau­sa­do, ex­clu­si­va­men­te, por la pro­pia ac­tua­ción del Es­ta­do, que al in­ten­tar ves­tir a un san­to ha de­ja­do des­nu­do a otro que pa­re­cía que ha­bía que­da­do ya arre­gla­do pa­ra siem­pre.

Por lo tan­to, me pa­re­ce que la par­ti­da no ha ter­mi­na­do, y que va a ha­ber quie­nes pre­ten­dan que an­te es­ta mo­di­fi­ca­ción los tri­bu­na­les se de­fi­nan so­bre si, a la luz de la mis­ma, el cri­te­rio apli­ca­do a li­qui­da­cio­nes an­te­rio­res a es­ta mo­di­fi­ca­ción de­be cam­biar­se, de­bien­do aho­ra sor­ber­se don­de an­te se so­pla­ba.

El le­gis­la­dor en­tien­de que la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca que jus­ti­fi­ca el im­pues­to no ra­di­ca­ba en el clien­te

MA­NUEL CASAMAYÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.