Olga Sán­chez, un es­pí­ri­tu me­tó­di­co pa­ra li­de­rar Axa

La nue­va CEO en Es­pa­ña ten­drá que cul­mi­nar el plan de trans­for­ma­ción de la com­pa­ñía pa­ra 2020

Cinco Días - - Opinión - BE­LÉN JUÁ­REZ

La pri­me­ra mu­jer que ocu­pó el pues­to de con­se­je­ra de­le­ga­da de una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra en Es­pa­ña fue María Do­lo­res Dan­cau­sa, ac­tual con­se­je­ra de­le­ga­da de Ban­kin­ter, que di­ri­gió Li­nea Di­rec­ta has­ta 2010. Ocho años más tar­de, Axa es la úni­ca ase­gu­ra­do­ra en Es­pa­ña li­de­ra­da por una mu­jer. Olga Sán­chez (Ma­drid, 1969) sus­ti­tui­rá a par­tir de abril de 2019 a Jean-Paul Rig­nault, a quien ad­mi­ra y de quien ha apren­di­do mu­cho, al fren­te de la ase­gu­ra­do­ra fran­ce­sa. “Con su tra­ba­jo me ins­pi­ra ca­da día”, ase­gu­ra la nue­va con­se­je­ra de­le­ga­da de Axa Es­pa­ña.

La com­pa­ñía que di­ri­gi­rá Sán­chez es la sép­ti­ma ase­gu­ra­do­ra más gran­de del mun­do. Tie­ne se­des en 56 paí­ses, un vo­lu­men de pri­mas de 2.400 mi­llo­nes de eu­ros y 165.000 em­plea­dos, 2.800 de ellos en Es­pa­ña. La em­pre­sa es­tá lle­van­do a ca­bo un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que ha cos­ta­do 60 mi­llo­nes de eu­ros y con­clui­rá en 2020. Los fon­dos se han des­ti­na­do a in­no­va­ción, di­ver­si­fi­ca­ción, dis­tri­bu­ción y tec­no­lo­gía. Pa­ra con­se­guir­lo, Sán­chez cree que es im­por­tan­te ser me­tó­di­co, pe­ro no ob­se­so. Le da mu­cha im­por­tan­cia al or­den y las ru­ti­nas. “La com­pa­ñía in­te­gra­rá to­dos los ca­na­les exis­ten­tes en el mer­ca­do, es­ta­re­mos to­tal­men­te cen­tra­dos en el clien­te y di­ver­si­fi­ca­dos”, apun­ta.

Olga Sán­chez es hi­ja de un ta­xis­ta y una ama de ca­sa. Tie­ne dos her­ma­nas y un her­mano. Se crio en Ma­drid y es­tu­dió Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. Ter­mi­nó la ca­rre­ra en 1992, el mis­mo año que se ti­tu­ló en el Ins­ti­tu­to de Ac­tua­rios Es­pa­ño­les. Un año más tar­de, en 1993, co­men­zó su ca­rre­ra en Axa co­mo ac­tua­ria en el de­par­ta­men­to de di­rec­ción téc­ni­ca. Sán­chez es una au­tén­ti­ca in­si­der, ya que Axa es la úni­ca em­pre­sa en la que ha tra­ba­ja­do. Ha pa­sa­do por ca­si diez pues­tos. El úl­ti­mo: directora del área de fi­nan­zas.

La di­rec­ti­va pa­sa la ma­yo­ría de su tiem­po libre con su ma­ri­do, su hi­jo y sus ami­gos. Le en­can­ta via­jar y su des­tino pre­di­lec­to es Egip­to, aun­que re­co­no­ce que qui­zá lo es por­que dis­fru­tó del país en un mo­men­to especial pa­ra ella. Es una aman­te de la gas­tro­no­mía, aun­que dis­fru­ta mu­cho con pla­tos sen­ci­llos, co­mo tor­ti­lla de pa­ta­tas o hue­vos con pis­to.

Ca­mi­nar es su de­por­te fa­vo­ri­to y dis­fru­ta de la ac­ti­vi­dad con bue­na mú­si­ca. “Es­cu­cho to­do ex­cep­to rap”, se­ña­la. Sus mú­si­cos pre­fe­ri­dos son Di­re Straits, Cold Play y Ma­don­na y en Es­pa­ña, Luz Ca­sal y Fan­go­ria.

La nue­va CEO de Axa cree que un buen lí­der de­be ser un ejem­plo pa­ra los de­más. Apar­te del res­pe­to por su pre­de­ce­sor, Jean-Paul Rig­nault, ad­mi­ra a Ba­rack Oba­ma por su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y a Ma­don­na “por rom­per mol­des, rein­ven­tar­se y es­tar se­gu­ra de quién es y de lo que quie­re lle­gar a ser”, afir­ma.

Olga Sán­chez ac­túa de ma­ne­ra dis­tin­ta se­gún don­de es­té. “Ten­go dos Ol­gas. En ca­sa, mues­tro un ca­rác­ter más tran­qui­lo, más de es­cu­cha y me­nos proac­ti­vo. Sin em­bar­go, en el ám­bi­to la­bo­ral soy más co­mu­ni­ca­ti­va, ex­tro­ver­ti­da y ac­ti­va”.

Siem­pre qui­so de­di­car­se al mun­do de la em­pre­sa, aun­que cuan­do es­tu­dia­ba en la fa­cul­tad se veía co­mo una fi­nan­cie­ra de Wall Street. Aho­ra, al fren­te del se­gun­do gru­po ase­gu­ra­dor de la zo­na eu­ro, afron­ta­rá el re­to de con­ti­nuar trans­for­man­do la com­pa­ñía, co­mo hi­zo su pre­de­ce­sor.

En ju­nio, Axa se alió con el ban­co ING, el lí­der de Ho­lan­da con pre­sen­cia en 12 paí­ses, pa­ra dis­tri­buir se­gu­ros en to­do el mun­do. Es­ta alian­za se vio en los mer­ca­dos co­mo un cam­bio ra­di­cal pa­ra la ase­gu­ra­do­ra, que nun­ca ha­bía que­ri­do ha­cer acuer­dos de ban­ca­se­gu­ros. Las dos em­pre­sas ofre­cen un se­gu­ro con­jun­to de co­che, vi­da, sa­lud y ho­gar en cin­co paí­ses de la Unión Eu­ro­pea y Aus­tra­lia.

Tam­bién es­te ve­rano, cuan­do los ta­xis­tas boi­co­tea­ban el ser­vi­cio de vehícu­los de al­qui­ler con con­duc­tor por con­si­de­rar­lo com­pe­ten­cia des­leal y las VTC exi­gían su de­re­cho a tra­ba­jar, Axa ase­gu­ró a 150.000 con­duc­to­res y re­par­ti­do­res en Eu­ro­pa. La com­pa­ñía dio co­ber­tu­ra por ac­ci­den­tes y en­fer­me­dad. Aun­que en Es­pa­ña la me­di­da no tu­vo un gran im­pac­to, por­que mu­chos vehícu­los VTC ya te­nían su pro­pio se­gu­ro.

La ase­gu­ra­do­ra fran­ce­sa tam­bién ha he­cho al­gu­nas com­pras du­ran­te es­te año. Ha ad­qui­ri­do a otra com­pa­ñía del sec­tor, XL Group, por 12.400 mi­llo­nes de eu­ros, justo des­pués de que su ri­val es­ta­dou­ni­den­se AIG com­pra­ra Va­li­dus. Axa cree que la com­pra ge­ne­ra­rá 400 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les de be­ne­fi­cio.

La com­pa­ñía ha afir­ma­do en va­rias oca­sio­nes que su ob­je­ti­vo pa­ra 2020 se­rá au­men­tar el be­ne­fi­cio por ac­ción en­tre el 3% y el 7%. La par­te glo­bal no es­tá en ma­nos de la nue­va CEO, pe­ro ten­drá que aten­der otros pro­ble­mas que le to­can de cer­ca: Axa ha emi­ti­do un in­for­me es­te año en el que afir­ma­ba que el frau­de a las ase­gu­ra­do­ras se ha du­pli­ca­do en Es­pa­ña des­de 2012. El año pa­sa­do se re­gis­tra­ron al­re­de­dor de 20.000 si­nies­tros de es­te ti­po: Cá­diz es la pro­vin­cia don­de más se tra­ta de en­ga­ñar a las ase­gu­ra­do­ras, con un ín­di­ce del 4,7%; exac­ta­men­te cin­co ve­ces más que Ma­drid (0,8%). Olga Sán­chez ten­drá que en­con­trar una fór­mu­la pa­ra com­ba­tir es­tos nú­me­ros.

En ca­sa tie­ne un ca­rác­ter tran­qui­lo y de es­cu­cha, pe­ro en el ám­bi­to la­bo­ral es co­mu­ni­ca­ti­va, ex­tro­ver­ti­da y ac­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.